KIRCHNER OFRENDÓ SU VIDA EN LA PELEA CONTRA LAS COORPORACIONES POR UNA ARGENTINA MÁS DEMOCRÁTICA

Luis D´Elia

La muerte de Néstor Kirchner nos ha causado un inmenso dolor que golpea profundamente a la clase trabajadora y a los pobres de nuestro país.

KIRCHNER OFRENDÓ SU VIDA EN LA PELEA CONTRA LAS COORPORACIONES POR UNA ARGENTINA MÁS DEMOCRÁTICA

 

Por Luis D´Elia

 

La muerte de Néstor Kirchner nos ha causado un inmenso dolor que golpea profundamente a la clase trabajadora y a los pobres de nuestro país. Queremos hacer llegar nuestra más profunda condolencia a la compañera Cristina y a sus hijos.

 

Kirchner es un patriota que dio su vida por la Argentina. Estoy convencido en el destino mesiánico de algunas muertes, que dan vida y vida en abundancia. Su muerte va a volver en términos de felicidad y justicia para el pueblo argentino.

 

Lo conocí en el año 2000 durante el matanzazo, me llamo por tel. y me dijo: "negro, todas estas injusticias las vamos a cambiar una por una cuando sea presidente".

 

El primer día de su mandato me recibió junto a otros dirigentes y yo no pude hablar por que me puse a llorar como un chico por que sabia que se venía un gran tiempo en términos de avance del pueblo argentino.

 

Néstor nos deja un legado enorme en lo político, en lo moral, en los principios.

 

Él asumió la presidencia en condiciones de una enorme debilidad política por la fuga electoral inédita de Carlos Menem. Durante los primeros tres años de su Gobierno hablamos casi cotidianamente y fui la voz de muchas cosas que él no podía decir.

 

Él fue capaz de enfrentar a TODO y a TODOS por construir una patria que nos contenga y en la que podamos ser felices. Pude viajar con él a varios lugares de Latinoamérica y sentir el enorme orgullo de recuperar la dignidad perdida como Nación, en la larga noche neoliberal conservadora de los '90. Él me regalo la posibilidad enorme de ser el responsable organizativo de la Contra Cumbre de los Pueblos, celebrado en Mar del Plata el 4 de Noviembre de 2005 que prepare con Fidel Castro y Hugo Chávez.

 

Aun en medio de este océano de dolor, recogemos tus banderas y las vamos a llevar a la victoria. Nadie nos va a impedir continuar la Argentina democrática que nos merecemos y que el egoísmo corporativo quiere negarnos una vez más.

 

Sé que desde el cielo junto a la compañera Evita vas a seguir acompañando nuestro destino de grandeza y custodiando nuestro presente. ¡Hasta la victoria siempre! ¡Patria o muerte! Venceremos!