24 DE SEPTIEMBRE DE 1973 INDEPENDENCIA DE GUINEA-BISSAU.

Daniel Chiarenza

guinea-2-1.jpg
La bandera con las siglas del Movimiento de Liberación PAIGC. El monopolio de la agricultura y el comercio de Guinea había sido entregado a una empresa privada, la Unión Fabril.

 24 DE SEPTIEMBRE DE 1973  INDEPENDENCIA DE GUINEA-BISSAU.
fidelycabraldeguinea-3-1.jpg
              Fidel Castro y Luiz Cabral (traje clarito)          
                                                                                              
                                                                                                Por Daniel Chiarenza

jueves 23 de septiembre de 2010

 


La colonización portuguesa de Guinea fue brutal.

 

Como el país era pobre y pequeño, el monopolio de la agricultura y el comercio fue entregado a una empresa privada, la Unión Fabril.

 


Los nativos fueron sometidos a trabajos forzados en la producción destinada a la exportación, mientras el área destinada a los cultivos de subsistencia fue reducida (igual que aquí, Argentina, con el boom de los pools sojeros).

 

En la década del ´50, la mortalidad infantil alcanzó el índice escalofriante de seiscientos muertos por cada mil nacimientos.

 

Había once médicos en todo el país y sólo el uno por ciento de la población rural estaba alfabetizada.

 

A comienzos de los años ´60, apenas once guineanos tenían educación secundaria.

 

Guinea-Bisseau tenía las tasas de mortalidad infantil y analfabetismo más altas del mundo.

 

En este cuadro de miseria y explotación, Amílcar Cabral fundó, en 1954, la Asociación de Deportes y Recreación, que dos años más tarde se convertiría en el Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC).

 

El partido convocó a todos los guineanos y caboverdianos para la resistencia al colonialismo, con independencia del color de la piel, la raza o la religión.

 

Después de tres años de inútiles tentativas de llevar a los portugueses a una negociación, el PAIGC inició la guerra de guerrillas, en septiembre de 1959.

 

La lucha se amplió rápidamente y en 1968 los portugueses sólo controlaban la capital, Bissau, y las zonas costeras. cuatro años más tarde, el PAIGC había liberado dos tercios del territorio de Guinea.

 

En septiembre y octubre de 1972 se realizaron las primeras elecciones libres en la zona controlada por el PAIGC.

 

Se eligió una Asamblea Nacional Popular, que un año después, el 24 de septiembre de 1973, proclamó la "república democrática, antiimperialista y anticolonialista de Guinea", reconocida dos meses más tarde por la Asamblea General de la ONU.

 

Amílcar Cabral no pudo ver realizado su sueño.

 

En febrero de 1973, en Conakry, fue asesinado por agentes secretos portugueses.

 

Cabral dejó una vasta producción de libros y estudios sobre la lucha de liberación anticolonial de los países africanos.

 

Lo sucedió en el cargo Luiz Cabral, quien instaló el Consejo de Gobierno de Guinea en la pequeña aldea de Madina do Boé, en el corazón de la zona liberada.

 

El impacto de la independencia unilateral de Guinea Bisseau y del reconocimiento inmediato por las Naciones Unidas, conmovieron las estructuras del colonialismo portugués.

 

El propio general Antonio Spínola, comandante de los 55.000 soldados coloniales, comprendió que no podía ganar la guerra contra el PAIGC y planteó la necesidad de cambios políticos en la metrópolis.

 

En Bissau nació el Movimiento de los Capitanes, que más tarde se convirtió en el Movimiento de las Fuerzas Armadas, responsable del derrocamiento del régimen dictatorial portugués, el 25 de abril de 1974.

 

Cuatro meses después de la revolución, Portugal reconoció la independencia de Guinea-Bissau.

 

Al establecer su gobierno sobre todo el país comenzó para el PAIGC la gran tarea de reconstruir la economía nacional y resolver los graves problemas sanitarios y educativos heredados del colonialismo.

 

La agricultura fue diversificada, para dar preferencia a la alimentación de la población.

 

 Se nacionalizó el comercio exterior, se implantó una reforma agraria y se inició una masiva campaña de alfabetización popular.

 

El tercer Congreso del partido, realizado en noviembre de 1977, definió como tarea principal la creación de una democracia nacional y revolucionaria.

 

En política exterior, los nuevos gobernantes se pronunciaron por el no alineamiento, por el fin del colonialismo en África y por el apoyo incondicional en la lucha contra el apartheid.

 

Se definió también como tarea prioritaria la integración económica con el archipiélago de Cabo Verde, con el fin de crear las bases de una futura fusión entre los dos Estados.