CHE BANDONEON

Bosquin Ortega e Ignacio Copani

Era una voz encarnada a un bandoneón, se desangraba al interpretar y lo transfiguraba la transfusión por ósmosis del instrumento. Me gustaba verla en Café Homero, o el Bar Olimpo

CHE BANDONEON

EL NEGRO DEL FUEYE BLANCO

POR FIN TE VEO EN TN

___________________________________________

EL NEGRO DEL FUEYE BLANCO

 

Por Bosquín Ortega

 NAC&POP

o2/06/2010

Era una voz encarnada a un bandoneón.

 Se desangraba al interpretar y lo transfiguraba la transfusión por ósmosis del instrumento.

 Podía ser un cantor, un actor y un decidor, al servicio, siempre, de letra y música, virtud de un artista dotado y donado a su oficio.

 Conquistaba el escenario a cuero propio, y a la manera del protagonista de la tragedia -el hombre que combate desde la vida a la muerte- agonizaba y regresaba convencido de su destino.

 Lo suyo era una misa en escena, presidida por su fueye blanco, de fulgor eucarístico: Rubén Juárez, moría para nacer en el misterio del tango ritual. Así brilló, entre nosotros, invicto en su gloria.

 Nos queda su apostura gardeliana de juventud y su contextura troileana de madurez.

 En efecto, subió de peso para filmar una película sobre Aníbal Troilo, frustrada por la desidia (con lo nuestro) de los productores argentinos.

 

No pudo volver a su piné de galán latino, pero habitó su morada excedida con la ternura y el humor de un Pichuco auténtico.

 

Y con su genio heredado, por cierto.

 

El fraseo, genoma de su estilo -flor súbita entre los dedos – tenía la filigrana ensimismada y melancólica del buda porteño, resuelta en un irse o regresarse (Doble A adentro) hasta el hueso del alma donde palpita la infancia del paraíso.

 Un frasear simultáneo entre cordajes y falanges, entre cadencia y partitura, entre metáfora y melodía.

 Alumbraba una criatura que respiraba y jadeaba en el parto de una vida que se canta y cuenta en un siglo de dos por cuatro.

 Lúcida herida que abría la música en el mar de su desvelo, respiración cifrada en una caja –catedral de sonidos-donde pájaros oficiantes rapsodian la vigilia de la porteñidad. 

Verlo tocar era un trance de sangre en vilo. 

Semejante a una catarsis a dos manos y un corazón: yema y cuerda, el dúo de un absoluto, llamado tango.

 BO/

 

 N&P: El Correo-e del autor es Bosquín Ortega bosquinortega@live.com.ar

 

_____________________________

POR FIN TE VEO EN TN

Por Ignacio Copani

 NAC&POP

02/06/2010

Querido Ruben.

 Qué bueno verte en la televisión.

 Se ve que los que antes TN gaban,  ahora TN cesitan para llenar unos minutos de su miserable programación. 

A mi me gustaba más, verte en el Café Homero o en el Bar Olimpo,  junto a los que nunca te olvidaremos.

 Esperame que ahí voy… Esperame acariciando o acogotando al fuelle…

 Pero esperame sentado, que no tengo ningún apuro para ir a hacerte  ¨la segunda¨,  ni para ser destacado por estos hipócritas que no ponían un tema tuyo ni en el informe meteorológico.

 Te voy a extrañar, Negro…. tanto que capaz que hincho por tu Academia algún domingo. 

Ellos no.

 Al fin estás al lado de Pichuco…

No lo cargues con las últimas noticias de River que a lo mejor se embronca y te perdés de hacer el dúo que siempre soñaste.

 Un beso, gordo.

 

Ignacio Copani.

 

www.copani.com.ar