MENDOZA EN LA REVOLUCIÓN DE MAYO DE 1810

Carlos Campana

La Revolución de Mayo comenzó siendo un fenómeno porteño pero enseguida buena parte de los territorios del Virreinato, entre ellos Mendoza, adhieren a la Revolución

 

 

MENDOZA EN LA REVOLUCIÓN DE MAYO DE 1810

Las noticias sobre los hechos ocurridos llegaron en junio.

 


Por Carlos Campana.

El Virrey

 

-La Revolución de Mayo comenzó siendo un fenómeno porteño pero después deja de serlo porque enseguida buena parte de los territorios del Virreinato, entre ellos Mendoza, adhieren a la Revolución, destaca el investigador Di Meglio.

 

Y agrega que –Mendoza en un primer momento apoyó a la Revolución y no tuvo durante los primeros años revolucionarios una injerencia muy fuerte más que enviar a sus diputados a la Junta.

 

Pero adquiere un peso muchísimo mayor a partir de 1814 y ni hablar cuando el plan sanmartiniano se empieza a ejecutar desde Mendoza y se instala con una base fuerte, única, en Cuyo y en especial en Mendoza.

 

-Ahí claramente va a convertirse en un foco sin el cual es imposible entender la Revolución.

 

Di Meglio explica que si bien Mendoza –hasta ese momento no interviene tanto, porque más allá de que muchos líderes revolucionarios del período independentista provinieran de Mendoza, como Tomás Godoy Cruz, no tuvo un peso determinante.

 

Pero no porque no lo tuviera Mendoza en sí misma, sino porque salvo Córdoba, que se resiste a la Revolución de 1810, las demás zonas que se pliegan al principio mantienen la lógica que tenían con respecto a la capital virreinal.

 

El historiador desarrolla este concepto: –La capital tomaba las decisiones en un sistema centralista que nadie discute al principio hasta que aparece el artiguismo en el Litoral y empieza a desafiar el centralismo; el resto de lo que termina siendo Argentina, no estaba incómodo con eso.

 

Recién a mediados de la década es cuando aparece el hastío tanto en el Norte como en Cuyo respecto del centralismo porteño. Pero al principio nadie lo consideraba un gran problema, sobre todo porque la Primera Junta incorporó a los diputados del interior.

 

-Al principio hay una convivencia bastante pacífica entre las que serían las provincias. El problema es que las guerras independentistas fueron tan desgastantes y tan targas que eso empezó a erosionar no sólo el sistema revolucionario sino también las relaciones entre todos los que lo integraban, finaliza el investigador.

 

La noticia llega en Junio a Mendoza: cronología

 

Nuevas autoridades reflejan la adhesión del cabildo local a la política de la Primera Junta. Mientras los antiguos funcionarios esperan un veredicto de la justicia, tropas locales parten para Córdoba en un intento por recuperar la paz social.

 

La abdicación de Carlos IV y su hijo Fernando VII dejó vacante el trono español por lo que los virreinatos podían tomar decisiones por sí solos.

 

En Buenos Aires, se declaró al Cabildo como órgano representante de la voluntad popular y depositario de la soberanía y se conforma la Primera Junta de gobierno.

 

Así comienza el proceso independentista de la Nación Argentina.

 

Esta es la cronología de cómo llegó la noticia a Mendoza

 

6 de junio

 

Circulan en Mendoza los primeros rumores acerca de la formación de un gobierno patrio en Buenos Aires.

 

13 de junio

 

El comandante de Frontera Manuel Corvalán, llegado de Buenos Aires, confirmó que el virrey Cisneros había sido destituido y que en su lugar se había conformado el primer gobierno patrio.

 

14 de junio

 

Córdoba hace su primer anuncio de no obedecer a la Junta. 21 de junio Llegaron a Mendoza órdenes expresas de obedecer al nuevo gobierno patrio y de castigar a quienes no obedecieran al nuevo gobierno.

 

23 de junio

 

A las 14 se realizó el Cabildo Abierto Extraordinario, en donde el cura vicario de la ciudad, Domingo García, fue uno de los oradores.

 

Después de pedir la rendición del comandante español Faustino Ansay -que se había venido a vivir a Mendoza- , se designó comandante a Isidro Sáenz de la Maza y representante para la Primera Junta a Bernardo Ortíz.

 

27 de junio

 

Se produce en Córdoba el levantamiento armado en contra de la Primera Junta.

 

28 de junio

 

Ante la rebelión de Ansay, el Cabildo decidió tomar medidas de represión en su contra.

 

Ante estos hechos, la intervención del cura García y del vicario Corvalán fue clave para evitar el choque entre las fuerzas que respondían a Ansay y los vecinos de la ciudad. En la madrugada, este había asaltado un cuartel, llevándose cientos de armas.

 

1 de julio

 

Mendoza llegó a un acuerdo con el Cabildo.

 

Además se dejó constancia de que no se habían producidos enfrentamientos entre el grupo liderado por el comandante Ansay y los vecinos.

 

La primera parte del convenio relata que “los señores que suscriben acordaron convenir de un medio que conciliando las opiniones divididas reúna los ánimos y asegure la pública tranquilidad”.

 

2 de julio

 

Se realizó el Tedéum en donde se celebró el acuerdo entre Mendoza y la Primera Junta patria firmado el día anterior.

 

3 de julio

 

Por el caos social que se vivía por aquellos días en Córdoba, su máxima autoridad, Gutiérrez de la Concha, solicitó soldados a Mendoza para luchar contra la Primera Junta.

 

Este pedido no sólo fue rechazado por las autoridades locales, sino que estas le informaron a Gutiérrez que Mendoza ya había firmado el convenio de adhesión y reconocimiento a la Primera Junta.

 

10 de julio

 

Llegó el coronel Juan Bautista Morón a Mendoza, quien había sido enviado por la Primera Junta, con el objetivo principal de reclutar fuerzas locales y armamento para unirse a la Expedición Auxiliadora y enfrentar la rebelión que se vive Córdoba.

 

El Cabildo mendocino y Ansay apenas conocieron las noticias se pusieron a disposición del coronel Morón, quien en un informe a la Junta expresó que –se puede contar con todo este vecindario, ya que ellos –se han opuesto a cara descubierta a las circulares del gobernador de la provincia…y están dispuestas a derramar hasta la última gota de sangre para sostener la autoridad de esta junta respetable.

 

20 de julio

 

La primera Junta patria destituyó a Ansay y a los ministros de Hacienda Domingo Torres y Joaquín Gómez de Liaño.

 

En su lugar, la decisión tomada por los integrantes de dicho gobierno en Buenos Aires es que esas bancas sean ocupadas por el español Isidro Saénz de la Maza, José Clemente Benegas y Alejo Nazarre.

 

Además, el coronel Juan Bautista Morón, quien llegó a Mendoza días atrás, ordenó reclutar tropas para enviar a Córdoba que sirvan para controlar el caos social que por estos momentos se vive en aquella ciudad.

 

Sin embargo, son muchos los funcionarios que creen que esta va a ser una expedición dificultosa de llevar a cabo debido a las desfavorables causas económicas y aseguran que puede atentar contra el buen funcionamiento del gobierno de las nuevas autoridades.

 

Por otra parte, los depuestos funcionarios están en prisión, a disposición de la justicia y preparados para viajar a Buenos Aires.

 

www.periodicoelvirrey.com.ar/