A MARIANO WITIS

Raquel Witis

mariano-witis150
Las imagenes reales/se mezclan con las fotos/atesoradas delicadamente /y se detiene el tiempo en tu mirada fresca,/en esa sonrisa que invita a devolverla en ese gesto tuyo que dice/aquí estoy.  

A MARIANO WITIS

 

El tiempo pasa inexorablemente

y la ausencia física permanece…

 

Los recuerdos perduran, nos trascienden

parecen espiarnos desde papeles viejos,

en objetos guardados amorosamente,

un mechón de cabellos, tus escritos,

partituras, medallas de la escuela,

diplomas, certificados, que dan cuenta

de los momentos compartidos

 

Las imágenes reales

se mezclan con las fotos

atesoradas delicadamente

y se detiene el tiempo en tu mirada fresca,

en esa sonrisa que invita a devolverla,

en ese gesto tuyo que dice claramente

aquí estoy.

 

Sí aquí estoy

en la brisa que acaricia y te despeina

en la melodía que arrulla y te mece,

en el rayo de sol que entibia y te ilumina,

en el aroma del naranjo en flor que inunda los sentidos

en el mar que convida a la reflexión serena

y trae a la memoria la vida y la alegría.

 

El tiempo pasa inexorablemente

y la ausencia física permanece…

sin embargo estas aquí,

el verdugo, sus cómplices, los que no resuelven…

no han podido, ni podrán desvanecerte

aunque su duros corazones aún no lo comprenden.

 

Y agradezco a Dios, a la vida, al universo

el haberte llevado en mis entrañas,

el verte florecer y liberarte

acompañar tu vuelo, volar contigo,

ayer, hoy, mañana, siempre…

 

Aunque el tiempo pase inexorablemente

y la ausencia física permanezca,

los 23 años compartidos

los llevo en el corazón, en la piel, en la memoria

porque sé que en un futuro, próximo o lejano,

volveremos a vernos,

volveremos a estar juntos

porque el amor trasciende la materia

es el lazo que nos une, que perdura,

el sentimiento válido

para la reunión y el reencuentro.

 

 

Raquel Witis 11/05/10

 

N&P: El Correo-e de la autora es WITIS fliawitis@fibertel.com.ar