CARTA A GERARDO VALLEJO

Jorge Luis Pellegrini

vallejogerardin-2-1.jpg
Vallejo, pienso que la crítica culta no te disculpó el mensaje del Martin Fierro y te atropelló la película para silenciarte.


 


CARTA A GERARDO VALLEJO

( Donde sea que él se encuentre)

Por Jorge Luis Pellegrini*

Caro Gerardín:

La verdad que se te anda extrañando.

Te pasaré novedades y remembranzas.

Tu Martín Fierro la proyectarán nuevamente en  la Sala Hugo del Carril.

Idea de San Luis Cine para juntarnos con vos.

Otra vez asistimos al momento mágico de tu mirada sobre el pueblo argentino.

Cuando el criollo, a punto de degollar al pampa, grita: –¡Gaucho no mata indio! deteniendo el facón en el aire.

La vieja idea que siempre compartimos: juntar a quienes deben liberarse de los mismos cepos, no enfrentarlos como sucedió tantas veces en nuestra historia cuando se dividió a nuestro pueblo en lugar de encolumnarlo.

Si, ya sé que José Hernández de alguna manera abonó eso  de pelear a unos contra otros.

Pero también es cierto, como vos decías, que cuando Martín Fierro necesitó cobijo contra la partida policial enderezó para las tolderías con el Gaucho Cruz.

Pienso que la crítica culta no te disculpó ese mensaje y te atropelló la película para silenciarte.

¿Qué era eso de hacerle decir al  Ave solitaria lo que vos pensabas?

¿Que los pobres, los humillados, los humildes, los excluidos, deben unirse?

Estaremos tus amigos en el cine y, quizás, dejemos una butaca vacía.

Por las dudas.

¿Te acordás del homenaje que te hicieron por El Rigor del Destino?

¿Hace más de veinte años, no?

Fuiste el primero en hacer cine con las desapariciones durante la Dictadura Militar. Luego, bastante luego, el tema volvió a ser tocado en muchas producciones.

Pero vos eras políticamente incorrecto, Gerardín.

Hasta tal punto que te reservaron el ninguneo.

Te perdonaron muy poco haber vivido junto a Torrijos en Panamá, enseñar cine en Cuba, y vivir en Puerta de Hierro con Perón, sin hacer gala alguna de tu exilio.

Para colmo la remataste viniendo con Adolfo y Alberto a San Luis, de donde no quisiste irte ya más.

¿Fue una bomba la que te destruyó la casa en Tucumán? ¡Linda manera de decirte que debías irte!

Año 1975.

Te llevaste bajo el brazo el poema de Hernández; también Mi mensaje  de Eva Perón, y alguna campera raída de las que andabas siempre portando.

Tu sombrero aludo apto para cobijar las ideas e imágenes nacionales revolucionarias con tus amores sencillos.

En la pared del Hospital de nuestros compartidos afectos sigue pegado el afiche de Memorias de un salvaje, aquella maravilla que hiciste en la aldea española de tus abuelos, con todos los campesinos haciendo de estrellas cinematográficas.

Viéndola nuevamente traté de imaginarme a tu abuelita pequeña, la que luego en Tucumán te pidió aprender a leer para poder seguirla a Evita.

Y vos le enseñaste, así como nos educaste el ojo a nosotros, tus compañeros.

Mi nieto siempre habla de vos. –¡Qué lindo puteaba el abuelito Vallejos! (Es cierto que los niños y los locos dicen la verdad ¿no?)

Casi cometo la tontería de preguntarte por tu regreso.

Así que iremos con Miguelito a El Volcán por las dudas te encontremos.(Ya estuvimos el otro día, y el lugar te sigue abrigando, como lo pediste).

Seguimos caminando la Argentina, seguimos con la Marcha de los Sueños.

El común amigo hace crecer la esperanza adonde va, y el 2011 llegará adónde vos siempre imaginaste.

Por lo tanto andá comprando sombrero nuevo, con tiempo, alisándote la pelada y elgiendo lugar entre los tuyos.

No te voy a pedir que filmes los días de lucha y esperanza que se vienen.

Estás muy cansado para eso, viejo Gerardín.

Por otra parte no seremos grandes alumnos, pero la mirada que nos formaste pienso que puede funcionar sola.

Aunque sería mejor con vos aquí ¿no?

JLP/

PD: Por favor: responder en caso de haber recibido este mail

N&P: El Correo-e del autor es Jorge Luis Pellegrini < jpellegrini@sanluis.gov.ar>

* El Dr. Jorge Pellegrini quien al frente del Hospital de Enfermos Mentales de San Luis desarrollo un historico proceso de “liberacion” de sus enfermos, con participación de la comunidad del personal y de la sociedad sanluiseña toda, es actualmente Vice Gobernador de la Provincia de San Luis.