EL INTERMINABLE CAMINO DE LA LUCHA INDÍGENA EN CHIAPAS

Cesar Gonzalez-Calero

zapatistasencapuchadas-2-1.jpg
Arranca entonces la leyenda del guerrillero encapuchado de verbo ágil y humor corrosivo, que se erige en portavoz de los insurgentes.

Los zapatistas sorprendieron al mundo con su insurrección el 1 de enero de 1994.

EL INTERMINABLE CAMINO DE LA LUCHA INDÍGENA EN CHIAPAS

Por Cesar Gonzalez-Calero

EL MUNDO

Lunes, 12 de marzo de 2001

CIUDAD DE MEXICO.- Las cañadas chiapanecas han estado inquietas desde los tiempos de la Conquista. Bernal Díaz del Castillo calificó a los indios de Chiapas como los más guerreros de Nueva España, y no es para menos.

 

Tzeltales, tzotziles, zoques y demás pueblos de entronque maya se levantaron en armas contra los españoles desde 1532 hasta 1712.

 

Aunque las revueltas siguieron con la Independencia, curiosamente la Revolución mexicana no prendió su mecha de Tierra y Libertad en la región.

Desde principios de los años 70, sacerdotes de la diócesis de San Cristóbal de las Casas, encabezados por el obispo Samuel Ruiz, difunden la palabra de la teología de la liberación entre las comunidades indígenas de la selva Lacandona y los Altos de Chiapas. «La Iglesia sólo tiene razón de ser si toma la opción por los pobres», fue su lema.

Y los pobres comenzaron a organizarse.

En el otoño de 1983 llega a la selva Lacandona un reducido grupo de raza blanca, miembros de las Fuerzas de Liberación Nacional, embrión del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Son media docena de visionarios de la izquierda radical, a cuyo frente se encuentra Fernando Yáñez, el comandante Germán, que ahora, sin capucha, negocia con el Parlamento como interlocutor de la guerrilla.


Un año más tarde se incorpora a la cédula un joven profesor universitario de Tampico (en la costa este de México) al que se conoce con el alias de Marcos.

«La selva Lacandona, para un ladino, es lo peor que te puede pasar», diría nada más llegar.


Con el paso del tiempo, Germán delegó en Marcos la dirección del aparato militar de la guerrilla, y éste no le defraudó: a finales de los años 80, el EZLN contaba en sus filas con 5.000 indígenas armados y dispuestos para la guerra.

 

Y la guerra llegó.

El 1 de enero de 1994, los rebeldes toman cuatro cabeceras municipales de Chiapas (San Cristóbal de las Casas, Ocosingo, Las Margaritas y Rancho Nuevo).

La insurrección cogió por sorpresa al Gobierno de Carlos Salinas de Gortari, que celebraba ese mismo día la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio.

Portavoz de la insurgencia

Arranca entonces la leyenda del guerrillero encapuchado de verbo ágil y humor corrosivo, que se erige en portavoz de los insurgentes.

Los combates duraron 10 días.


Sin preparación para luchar en la ciudad y precariamente armados (algunos llevaban rifles de madera), los indígenas se repliegan hacia la selva.

Irritado, Salinas responde a la agresión con una sevicia desproporcionada, bombardeando comunidades enteras.

A los pocos días, y ante la presión internacional, el presidente declara el cese de las hostilidades y anuncia que está dispuesto a dialogar y «a perdonar».

En ese momento aparece el genio epistolar de Marcos. «¿De qué nos van a perdonar?», pregunta en su primer comunicado.

 Abandona las apergaminadas consignas marxista-leninistas características de los grupos guerrilleros de América Latina y las sustituye por un lenguaje sencillo y mordaz, al que añade un barniz cristiano-indigenista.


La mezcla es explosiva.

La imagen del poeta encapuchado recorre medio mundo y crecen como las setas las adhesiones de intelectuales y políticos izquierdistas.

 La guerrilla zapatista se convierte entonces en el primer grupo armado que dispara a través de comunicados.

El sub va afinando su pluma y regala al mundo una prosa repleta de parábolas basadas en el Popol Vuh (la Biblia maya), salpicada por comentarios burlescos hacia toda forma de poder.

 En febrero de 1995, el Gobierno de Ernesto Zedillo revela la supuesta identidad de Marcos: Rafael Sebastián Guillén (de 37 años), y ordena una ofensiva para detener a los dirigentes del alzamiento armado.

A golpe de machete, los zapatistas se internan en los confines de la selva.


Un año más tarde, las dos partes firman los Acuerdos de San Andrés, que establecían la concesión de una cierta autonomía a los pueblos indios tanto en la explotación de sus tierras como en la gestión política y cultural de sus comunidades.

Pero el Gobierno daba marcha atrás e incumplía los acuerdos.

Tras la toma de posesión de Vicente Fox (que puso fin a 71 años de gobiernos del PRI), el 1º de diciembre de 1999, los zapatistas resucitaron ante la opinión pública y comenzaron el proceso de paz que vivió en Ciudad de México uno de sus capítulos más emotivos.

 

ALERTAN SOBRE ATAQUES PARAMILITARES EN CHIAPAS

 CMM

El Universal

Viernes 31 de diciembre de 2010  

 Chiapas – El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo responsabilizó al gobierno estatal por los ataques de los que han sido blanco y anunció la posibilidad de nuevos conflictos.

 

Los miembros del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo denunciaron su preocupación por posibles ataques de grupos paramilitares

 

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) denunció que bandas paramilitares que operan en los poblados de Las Perlas, en el municipio de Altamirano y El Carrizal, muicipio de Ocosingo, podrían realizar ataques en contra de miempros de la Organización Campesina Emiliano Zapata.

 

Mediante un comunicado, el FNLS informó que los grupos paramilitares que actúan en la región están bajo el mando de Humberto Castellanos, y denunció que el 30 de diciembre miembros del grupo dividido del ejido de Las Perlas, municipio de Altamirano, quienes constituyen parte del grupo paramilitar Yachil´Atel (Nuevo Trabajo), se reunieron en la entrada del ejido desde el medio día con la intención de entrar al poblado para provocar otro enfrentamiento, por lo que existe preocupación, tensión y zozobra en la zona.

 

Miembros del Frente realizaron denuncias los días19, 20 y 22 de diciembre por los ataque de los que han sido blanco y en los que según sus cifras, han dejado 7 personas heridas, dos de ellas de gravedad.

 

Acusaron al gobierno de Juan Sabines Guerrero, por su –política contrainsurgente de militarización y paramilitarización en contra de las organizaciones independientes y contra toda disidencia, por lo que lanzaron un llamado a los organismos defensores de los derechos humanos para estar atentos ante este hecho que puede desembocar en un enfrentamiento provocado por los grupos paramilitares, para la ejecución de sus buenos oficios y tomar cartas en el asunto.

·        Centro de Noticias Mariano Moreno de San Miguel Arcángel, Bs.As; Argentina, Nación Iberoamericana.