“Te han sitiado, corazón, / y esperan tu renuncia. / Los únicos vencidos, corazón, / son los que no luchan. / No te entregues, corazón libre. / No te entregues!” (Rafael Amor)

MONTON «EROS» >POEMAS DE JORGE FALCONE

Por Jorge "Chiqui" Falcone

Jorge Falcone (FOTO):-Dirán que habrá más canallas / y nuevos vindicadores, / pero lo cierto es que aquellos /tornaron insoslayable que no sólo / entran balas en el corazón del pobre. //Texto del libro «Prevaleceremos» duodécimo poemario del autor.

NAC&POP

07/09/2009

MONTÓN EROS

Poemas de Jorge Falcone

 

“Te han sitiado, corazón,

y  esperan tu renuncia.

Los únicos vencidos, corazón,

son los que no luchan.

No te entregues, corazón libre.

No te entregues!”

Rafael Amor

 

Advertencia

 

Argentin@ que te hartaste

de lo que alguna vez se llamó historia,

mejor pasáme por alto.

 

A mí no me leas poeta

abstracto que prefiere

que tinta y acontecer

colectivo no se encuentren.

 

Estas líneas no son para ustedes.

Son para gente que aún cree.

Destino, causáme la vejez…

Causáme el guadañazo…

Pero nunca arrebates la sorpresa

de este pendejo azorado.

 

El Timbre de la Historia

 

Cuando el mundo rabioso se partía en dos

y política consistía en aplastar

a quien se plantara en el medio,

cuando el hervor del continente

burbujeaba en el Caribe,

a la misma hora en que otros pibes

hacían servicio en el ashram entonando melopeas

al dulce Bargolestwar

y buceaban sus adentros

con meditación trascendental,

estos clavaron su índice en el timbre de la historia

prescindiendo en el acto de su adolescencia,

enfundados en gavancitos del Colegio Nacional

y uniformes escamoteados

al Servicio Militar.

 

Y fueron recibidos cortésmente por el tirano,

escribas de entonces descreyeron

de la hazaña y la atribuyeron

a internas del gobierno de facto.

 

Aún se empeñan los cagatintas en buscarle el lado flaco,

supuestas inquinas dentro de aquel comando…

 

Pero ellos resplandecen incólumes en sus veinte años,

tras de su rimmel o engominados,

en un afiche que dice “Buscados”.

 

En qué rincón del sótano esconder la verdadera

soberbia armada que fusila

sin extremaunción y acribilla

el ómnibus escolar…

 

Con qué jurisprudencia que no sea

un siglo y medio de pelea

por defender la tez morena

se conforma el tribunal

que al verdugo condena…

 

Imberbes antes de saberlo estigma

ponen en acto lo que el pueblo espera

y conociendo las reglas

clavan su quilla en Pizzería La Rueda.

 

Dirán que habrá más canallas

y nuevos vindicadores,

pero lo cierto es que aquellos

tornaron insoslayable que no sólo

entran balas en el corazón del pobre.

 

 

49 días de Justicia

 

Cabían los primeros en el huequito

de la palma de su pueblo.

 

Forjados en sindicatos o instruidos

por hombres de Sierra Maestra

fueron ganando primeras planas

a medida que tomaban

poblados o combatían

en la puerta de las empresas.

 

Si cayeron en Alta Gracia o callaron

el balazo por no distraer

al compa que iba al volante

fue porque barrenaron en la ola

de una victoria popular en ciernes.

 

Y la plaza que llenaron fue acordobada

por un rosario de ellos conjurado

a no aceptar un cielo aceitunado.

 

Y asomaron al balcón que enalteciera

tiempo atrás otra descamisada,

y abrieron todas las jaulas

mientras estrellas de ocho

y de cinco puntas en lo alto brillaban.

 

Y algunos ocuparon bancadas

hasta que el poder jugó mala pasada,

y después del portazo no se llevaron nada

más que la cuatro y medio para resistir

si otra vez los emboscaban.

 

¡Pobrecita generación,

al palco de Ezeiza de los pelos izada

para que las falanges de la diestra universal

montando el caballo pinto de El General

la aplastaran

con rigor de apocalípticos jinetes

dando cuenta de la plaga

soviética que nunca encarnara!

 

Pero qué peritaje validara que son falsas

las fotos que la muestran

llenando a pleno estadios y plazas…

 

La Gran Herejía Generacional

 

Vi a mi padre dejar los bofes

tragando el sapo del personalismo y soltando

su peor augurio un 26 de julio.

 

Supe también que conspiró

sin contraseguimiento ni tabicación

volviendo siempre a casa

como si el enemigo tuviera

algún código de nobleza.

 

Apostó no obstante

una vez más por El Hombre

y me advirtió que aquel no consentiría

que el Olimpo fuera interpelado.

 

Pero allá fuimos igual

a protagonizar capítulo

que una malversada historia embarra,

y reclamamos bajo el balcón

hasta que Júpiter Tonante

nos condenó a ser nuevamente mortales.

 

Tanto lo fuimos que hoy no alcanza

a contener nuestras fotos

de carnet aquella plaza.

 

Auténticos

 

Más vale que no fuimos propietarios

de ninguna exclusividad identitaria,

menos acaso los mejores

intérpretes de un sentir de  masas,

pero vaya si creímos a pie juntillas

en esa Actualización que pregonaba

escuchar a los jóvenes también,

pegar al poderoso donde más duele y apostar

por el entierro del capital…

 

Búsquese en los anales del nosotros

el encuentro del abuelo resistente

con el nieto revolucionario

 

y se nos hallará en  palco que no distingue

al nobel patriota del septuagenario.

 

Qué libro de historia, qué claustro

canta la gesta del joven y del viejo

dueños de aquel abrazo…

 

Sin embargo cuánta tinta gasta

la versión canalla de los infiltrados…

 

La Guerra Condicional

 

Fue en abril y en la Ciudad de los Césares

que pensadores, artistas y combatientes

dimos a conocer un programa

que sometía toda acción directa a la condición

de que tuviera el pobre conchabo y casa

 

Hoy perdieron esa foto

muchos conversos de la democracia,

y disimulan si arrecia el argumento

que exalta nuestro apego a las armas.

 

Pero nadie que indague hallará prueba

de que no quisimos ser

padres, amigos, laburantes

deseosos de vacación y aguinaldo,

de salud a cargo de obras sociales,

y al fin de la larga marcha

jubilación digna esperando.

 

El Arca de la Santa Alianza

 

Escribas del hambre nos prefieren

nihilistas y blindados,

kamikazes sin ningún sueño entre manos,

ayer irreverentes con el poder de facto

y hoy cruzando la estafa electoral a contramano.

 

No conviene que nadie se entere

que la lucha financiada con plusvalía del potentado

blandía un proyecto largamente elaborado

por sabios que ningún arma empuñaron,

que nuestro afán de erguirnos sobre las ruinas

se llamó Bases para la Alianza

Constituyente de la Nueva Argentina.

 

 

Primera Línea de Fuego

 

Qué manual del revisionismo nuevo

mentará el nombre del comandante

que cayó peleando en la primer línea de fuego.

 

Quién tirará la piedra en un masivo medio

contando que los desaparecidos

no fueron faenados como borregos.

 

Dónde habrá de escucharse o leerse

que no hubo píldora fatal para los giles

y exilio dorado de los jefes.

 

Quién que no medre con gesta ajena

puede disimular que ninguno

de los que hicieron punta amasa fortuna.

 

Qué juicio justo cabe al que ayer eludió la guadaña

y hoy ofrece el pescuezo generoso

para una nueva hazaña.

 

Irredento

 

Si empujan al débil estoy en pie de guerra,

si él clama democracia quiero mis documentos en regla.

 

Si me capturan no parece

que este viento sople

a favor de nuestros sueños.

 

Si me deportan es seguro que el reparto en ciernes

no ha de favorecer justo al que menos tiene.

 

Si me encierran ha de ser que la Constitución vigente

es la que el patriciado creó para sojuzgar la gente.

 

No esperan que atraviese

los muros de la prisión mi simiente,

ni que entre reo y salga doctor

para desenmascarar al que miente.

 

Suplanten con mi cabeza

la que hubo en Plaza de Olta.

 

Cárguenlo todo a mi cuenta

para tranquilizar conciencias.

 

Guarden bajo siete llaves

mi título en vuestra academia,

desempolven a Keynes

los abogados de sus empresas,

prorroguen el simulacro electoral de pocos,

que aunque no prospere clandestinamente

ninguna tropa insurgente

ni amague el aluvión con cruzar los puentes

otra generación colmó la plaza

y no reculó hasta voltear un presidente.

 

La Voz de los Mudos

 

Ahora que abunda la palabra sensata,

ahora que es gratis chucear al opresor

vale la pena revisar el tiempo

en que  había apenas una sola voz.

 

Cuando algún que otro patriota subía

batería y antena desplegable en mano

a una terraza para emitir

mensajes de Radio Liberación.

 

El único modo de retrucar

a Marianos y Bernardos

era tacharlos un rato

con  Don Hugo Del Carril…

 

Tecnología criolla parida

por Favallis que nunca faltan,

generosa con resistentes

Farabundos y araucanos.

 

Antecedente casero de esa radio

que desde suelo tico

ni bombardeada por marines

calló su mensaje encriptado,

alentando al patriota que resistía

en su tierra camuflado.

 

 

El Ave Fénix

 

El rédito mayor de la gesta montaraz

es ese pibe que busca en el kiosko Repensar,

que compra en librerías La Voluntad,

o se interroga mediante un documental.

 

Que ofrece su voluntariado

de norte a sur de este país saqueado

poniendo al fin y al cabo en duda

toda la Historia Oficial.

 

Los hambrientos y humillados

alguna vez lo escucharon:

“Será Justicia cuando impere

la Justicia Social”.-

 

 

JORGE FALCONE

Texto del libro inédito Prevaleceremos

duodécimo poemario del autor


 

N&P: El Correo-e del autor es Jorge Falcone falconej@speedy.com.ar