El presidente Héctor Cámpora firmó, esa misma noche, la libertad de los detenidos políticos, antes que el Congreso votara la amnistía.

25 DE MAYO DE 1973: CÁMPORA AL GOBIERNO, PERON AL PODER.

Por Daniel Alberto Chiarenza

El Tío Cámpora con la presencia del presidente de la Cuba Dorticós Torrado, y de la República Socialista de Chile, Salvador Allende. Un día glorioso para la Argentina y la Patria Grande. Volvía Perón y el peronismo.

25 DE MAYO DE 1973: CÁMPORA AL GOBIERNO, PERON AL PODER.

Por Daniel Alberto Chiarenza

NAC&POP

Lunes 25 de mayo de 2009

La izquierda peronista, con sus acciones guerrillera o sus movilizaciones populares, había contribuido en una gran medida a la desestabilización del régimen militar.

Toda Latinoamérica veía que su progreso estaba ligado a la lucha por la liberación nacional, en contra de la dependencia del imperialismo norteamericano, y que éste sería posible en un gobierno nacional y popular.

En noviembre de 1972 el Congreso del Partido Justicialista había trabajado por la actualización doctrinaria, oficializando el lema Socialismo Nacional.

En la Plataforma del Partido Justicialista (1972) se afirma: –El Movimiento Justicialista -ha dicho el general Perón– es de base socialista por cuanto tiene como pivote la justicia social que es el fundamento de su promoción revolucionaria.

Y es nacional por cuanto encarna la idiosincrasia propia y los valores intrínsecos de la comunidad a la que interpreta ideológica y políticamente.

 -Por eso el justicialismo rechaza al socialismo internacional dogmático en tanto ideología y está decidido, en cambio, a aplicar todas las experiencias de socialización de la economía que sirvan para elevar la condición humana y en la medida que respeten las esencia y aspiraciones del hombre argentino.

 En este sistema mixto, donde el capital privado sería respetado mientras cumpliera una función social, el Estado tendría preeminencia para trazar la política económica, social, el Estado tendría preeminencia para trazar la política económica, social e internacional. 

La consigna era Liberación o Dependencia.

Si bien los comicios del 11 de marzo tuvieron un gran proscripto, Perón, abrían la puerta hacia una verdadera democracia política.

Mediante ella ingresó arrolladoramente todo el pueblo argentino, con un Perón que parecía modernizado por el nuevo discurso europeo de la socialdemocracia y de la ecología.

Nadie parecía darse cuenta del deterioro físico del pensante general, quien seis meses más tarde -el 23 de septiembre- sería votado no ya por cinco millones de electores, como en el caso de Cámpora, sino por siete millones y medio.

El 25 de mayo de 1973, con una Plaza desbordante y plena, sobre todo de una juventud enfervorizada que alentaba a los nuevos tiempos de justicia social que se avecinaban en toda América Latina, juraba El Tío Cámpora.

Y nada menos que con la presencia del presidente de la Cuba socialista de Fidel, Dorticós Torrado, y del presidente de la República Socialista de Chile -llegado por la vía electoral, democrática- Salvador Allende.

Nuevos soplos de libertad y de esperanza por ver concretada la plasmación del Hombre Nuevo recorrían el país, América Latina, el Mundo.

El presidente Héctor Cámpora firmó, esa misma noche, la libertad de los detenidos políticos, antes que el Congreso votara la amnistía.

Su ministro del Interior, Esteban Righi, disolvió las secciones policiales encargadas de la represión política y social. 

Era el peronismo soñado por los luchados de la resistencia y por esa juventud iconoclasta que había tenido en muchos de sus padres contreras, gorilas.

Lo de iconoclasta viene a colación que los iconos irreemplazables de aquellos días era Evita y el Che. Tanta alegría no duraría demasiado.

Clarín -últimamente Cornetín o Trompetín-, el gran diario argentino ( jua,jua,jua…) del 26 de mayo publica una noticia típica de la época: «El día de la asunción de Cámpora el padre Mugica, con pantalones grises y campera negra, encabezó una manifestación de veinte personas de la Villa del Retiro, donde el sacerdote oficia. El grupo llevaba una bandera argentina con el nombre ‘Montoneros’.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner resaltando la acción de Cámpora en la Historia Argentina

-Por esos imponderables del destino, estaba a menos de 150 metros del estudio de abogado de su padre, Adolfo Mugica, donde en junio de 1943 se decidió que fuera Robustiano Patrón Costa candidato a presidente de la República por las fuerzas conservadoras…. 

Mugica sería asesinado al año siguiente.

El Poder Ejecutivo envió al senado tres proyectos de ley que la cámara alta aprobó con ligeras modificaciones: la ley de amnistía, la derogación de normas penales (Cámara del Terror) y normas de garantía procesal.

Todos los bloques parlamentarios aprobaron dichos proyectos.

Por el justicialismo habló el senador Martiarena. El senador De la Rúa criticó suavemente al –régimen que instauró la violencia.

El revolucionario cristiano Francisco Cerro apoyó los proyectos y sostuvo que la pacificación buscada por medio de las leyes sólo podría hacerse efectiva si se adoptaban –medidas realmente revolucionarias.

También aprobaron la ley de amnistía Camilo Muniagurria (Demócrata progresista), Amadeo Frúgoli (Demócrata mendocino), Américo García, del MID.

La ley fue aprobada por unanimidad, del mismo modo que en la Cámara de Diputados. 

DCH/

N&P: El Blog del autor es Daniel Alberto Chiarenza https://profesor-daniel-alberto-chiarenza.blogspot.com/