"La religión tiene que ser bandera de rebeldía. Está en el alma de los pueblos porque los pueblos viven cerca de Dios."

COLECTIVO EVITA (TODO LO QUE QUERÍAS SABER DE EVITA)

Por Adriana Cetti y Miguel Angel Coliva; Eduardo A. González; Cesar Guerreiro Murta; Jorge Abelardo Ramos...

Evita:-Yo siempre he visto en cada descamisado un poco de Dios que me pedía un poco de amor que nunca le negué, pero es más grande el amor de Perón por el pueblo que mi amor.

COLECTIVO EVITA

_________________

MARÍA EVA DUARTE DE PERÓN

FUNDACION DE AYUDA SOCIAL MARIA EVA DUARTE DE PERON

LA FUNDACIÓN EVA PERON

CAMPO EDUCACIONAL

ASISTENCIA MEDICA

ACCION SOCIAL

MI VOLUNTAD SUPREMA

A  EVITA,  POEMA DE CESAR GUERREIRO MURTA

LA EVITA DE JORGE ABELARDO RAMOS

LA VISIÓN RELIGIOSA DE EVA PERÓN

EL SENTIMIENTO RELIGIOSO Y LA JUSTICIA SOCIAL

LA RED DE LAS VIRTUDES CRISTIANAS

UNA TEOLOGÍA DESDE LOS POBRES

HOY ES NAVIDAD. NAVIDAD DE 1950

MI MENSAJE: UNA INTERPRETACIÓN CRÍTICA DESDE LA FE

UNA RELIGIÓN LIBERADORA

EN LA TARDE DE LA VIDA, TE JUZGARÁN EN EL AMOR

______________________________________

MARÍA EVA DUARTE DE PERÓN

(1919-1952)

 Por Adriana Cetti

y Miguel Angel Coliva

 NAC&POP

07/05/2009

Frente a las tolderias de los Indios Coliqueo,  a veinte kilómetros de la localidad de Los Toldos, Partido de General Viamonte, en la Provincia de Buenos Aires.

Su padre JUAN DUARTE, su madre JUANA IBARGUREN, la que fue asistida por una comadrona de origen indio llamada Juana Rawson de Guayquil.

Fué bautizada en la Iglesia Parroquial de Los Toldos, el 21 de Noviembre de 1919. Junto con ella y en una ceremonia conjunta fueron bautizados dos de sus hermanos Juan Ramón y Erminda Lujan, además de su primo Fortunato Valenti.

En este mismo lugar, Iglesia Nuestra Señora del Pilar, a la edad de siete años tomó su primera comunión.

Evita ingresó a los ocho años en la única escuela de General Viamonte, completando el primero y segundo grado.

El tercer grado no llegó a terminarlo, pues su familia se mudó a la Ciudad de Junín.

El domicilio de los Duarte en Los Toldos era en la calle Francia de dicha localidad.

Los archivos de la Escuela Nro. 1 Catalina Larralt de Estrugamou consignan que el día 11 de Agosto de 1930 se le aceptó el pase de General Viamonte a una alumna de nombre EVA MARÍA DUARTE.

Estos mismos ficheros indican que Evita completó el tercer grado en la Escuela Nro: 1, o sea que la familia se había trasladado a Junín a mediados de 1930.

En un principio la familia residió en la calle Roque Vazquez, actual Moisés Lebehenson y luego en las calles Lavalle y Winter.

Evita vivió en Junín desde Agosto de 1930 hasta los primeros meses del año 1935.

Allí terminó sus estudios primarios.

Sus notas indican que fue una alumna mediana, con dificultades en una sola materia: matemáticas, debido quizás a sus numerosas inasistencias, consignadas en sus boletines, lo cual no obstante no le impidió destacarse entre sus compañeras por su afición a recitar.

Al poco de tiempo de llegar a Junín, Evita tuvo la oportunidad de actuar en un verdadero escenario, ya que su hermana Erminda, que había ingresado al Colegio Nacional, pertenecía a la Comisión de Cultura y Arte, un grupo estudiantil que organizaba representaciones teatrales; y es a través de ella que ingresa al grupo y a pesar de su edad formó parte de una obra titulada Arriba Estudiantes. 

Tambien participaba en la Hora Selecta, que consistía en un programa que se llevaba a cabo una vez por semana de 19:00 a 20:00 horas en la casa de música de Primo Arini, donde desfilaban los jóvenes talentos de la ciudad, para recitar, cantar etc.

Con Evaristo Tello Sueyro, habían conformado un pequeño grupo que se dedicaba a interpretar algunas obras de teatro, como por ejemplo la obra Cortocircuito, que fue interpretada en beneficio de una biblioteca.

Palmira Repetti, su maestra de sexto grado, afirma : que Evita preparó tres poesías (Una Nube; Muerta y El Día Que Me Quieras), para luego viajar a Buenos Aires en compania de su madre, a hacer una prueba en Radio Belgrano. Erminda coincide con la maestra excepto con el nombre de la Radio, ya que afirma que la prueba se realizó en Radio Nacional.

Eva regresó con su madre a Junín y aparentemente al no obtener respuesta alguna de la radio, le habría manifestado a su maestra –No importa igual me voy.

La mayoría de los autores coinciden en que en los primeros días de 1935, la pequeña Eva Duarte, de solo quince años , llegó a Buenos Aires, con una valijita de cartón en las manos, para ir al encuentro de su destino extraordinario .

 Marzo de 1935:

Se incorpora a la Compania Argentina de Comedias, encabezada por Eva Franco y el día 28 de ese mes estrenan la obra La Señora de Pérez de Ernesto Marsilli, en el Teatro de La Comedia, interpretando a una mucama. Este fue su primer papel en teatro.

 Junio de 1935:

Estrena Cada Casa es un Mundo, de Carlos Goicoechea y Rogelio Cardone. 

26 de Noviembre de 1935:

Se estrena Madame Sand Gêne, de Victorien Sardou y Emile Moreau.

 02 de Enero de 1936:

Interviene en la comedia La dama, el caballero y el ladrón, de F. Mateos Vidal.

 Mayo de 1936:

Se incorpora a la Compañia de Comedias de Pepita Muñoz, José Franco y Eloy Alvarez, para iniciar un gira por el interior del país, con la obra Miente y serás feliz de Arnaldo Malfatti y Nicolas de las Llanderas.

 Desde el 22 de mayo de 1936 hasta el 11 de Junio del mismo año, la compania puso en escena las siguientes obras: ¿Trabajar? ….¡Nunca!, de Juan Ferlini y Malfatti; Doña María del Buen Aire, de Luis Bayón Herrera; Y así las estoy pagando, de tito Insausti y A: Ballesteros; Mis cinco papás, de Malfatti y De las Llanderas; Mamá Clara, de Federico Martens; estrenando el 11 de junio la obra principal : El Beso Mortal de Loic de Gouradiec, traducida por Federico Basso; luego Baturros y mas Baturros, de Malfatti y De Las Llanderas; Llovido del Cielo, de Goicoechea y Cardone; Delirio de Grandeza, de José Antonio Saldías.

 A su regreso a Buenos Aires, se incorpora a la Compañia de Pablo Suero, interviniendo en la obra Las Inocentes, de Lili Hellman, que se estrena el 05 de marzo de 1937, en el teatro Politeama.

Se trata de una satira de Pirandello, dirigida por Armando Discépolo, en compañia de Anita Jordán, Rosa Catá, Carlos Perelli, Eduardo Cuitiño.

 Mediados de 1937:

Hace su primera película Segundos Afuera, dirigida por Chas de Cruz, roles principales: Pedro Quartucci, Pablo Palitos y Amanda Várela.

 Agosto de 1937:

Radio Teatro en LR3 Radio Belgrano, Obra Oro Blanco, autor Manuel Ferradás Campos.

 5 de Noviembre de 1937:

Teatro Liceo No Hay Suegra Como la Mía, pieza de Marcos Bronenberg, papel Dorita.

 Principios de 1938:

Hace amistad con Pierina Dalessi, se preparaba el elenco de la Gruta de la Fortuna, en la compania dirigida por Rafael Firtuoso (ganaba $180 por mes).

También trabaja con Pierina Dalessi en la pieza Si los Viejos Levantasen la Cabeza de Malfatti y Llanderas, su papel: sirvienta que dio el mal paso. 

Fines de Julio de 1938:

Estrena en el teatro Liceo una farza: El Cura de Santa Clara, junto a Pascual Pelliciotta, obra de Martignone y Bertonasco.

 Año 1939:

En el Teatro Astral estrena Mercado de Amor en Argelia, con la compañia de Camila Quiroga, dirigida por Edmundo Guibourg, además trabajan Rosa Catá, Ada Pampin y Daniel Alvarado. Papel de Evita: Odalisca.

 Marzo de 1939:

La Revista Antena anuncia que el primero de mayo la compañia de Teatro del Aire, iniciaría en Radio Mitre un programa de Radioteatro con libretos de Hector P. Blomberg, encabezada por Evita Duarte, Pascual Pelliciota y Marcos Zuker, llamada Los Jazmines del 80.

 21 de julio de 1939:

Estrena en Radio Prieto Las Rosas de Caseros.

 Febrero de 1940:

Tomó parte en la filmación de La Carga de los Valientes, que se estrena el 12 de Julio de 1940. Escrita por Belisario Garcia Villar, dirigida por Adelqui Villar. Primeras Figuras: Anita Jordán, María Santos, Roberto Fugazot y Santiago Arrieta. Gran cine Monumental.

 16 de Agosto de 1940:

Obra La Plata Hay que Repartirla, de Antonio Botta, compañia cómica de Leopoldo y Tomas Simari.

 Año 1941:

Filma dos películas: El mas infeliz del pueblo, dirigida por Luis Bayon Herrera, se estrenó el 19 de marzo de 1941, figura principal Luis Sandrini.

 Mediados de 1941:

Evita vuelve a la Radio con el patrocinio de la firma Guereño y en Octubre al cine, para filmar la segunda película que se llamó Una novia en apuros, adaptación de Conrado Nale Roxlo, dirigida por John Reinhardt, con Pepita Muñoz, Esteban y Teresa Serrador, Pedro Cuartucci y Felisa Maris, estrenada el 15 de marzo de 1942.

 Mayo de 1942:

Su compania juvenil de radioteatro que irradiaba sus programas por Radio Argentina, se trasladó a Radio El Mundo, integrada en la compania Candilejas, de Martineli y Maza.

 Septiembre de 1943:

Revista Antena, anuncia que la actriz Evita Duarte iniciaría un ciclo en la radio, de lunes a sábado, dedicado a biografías de mujeres ilustres de la historia.

 16 de Octubre de 1943:

Radio Belgrano, Madame Linch, la amazona del destino, obra de Alberto Inzua y Francisco Muñoz Aspiri.

 16 de Noviembre de 1943:

La mujer que nos dieron.

 16 de Diciembre de 1943:

Llora una emperatriz (Carlota de Mexico).

Esta obra fue interrumpida ante la proximidad del verano, continúa el 03 de Febrero de 1944, con la presencia de los Coroneles Juan Domingo Perón y Domingo Mercante.

 26 de Febrero de 1944:

Mi Reino por el amor (Isabel I de Inglaterra), obra escrita por Francisco Muñoz Azpiri. Perón concurrió acompañado por Aníbal Imbert y Hector Russo.

 Abril de 1944:

Un ángel pisa la escena (La Vida de Sara Bernhardt), libretistas Antonio Gimenez y Francisco Muñoz Azpiri.

 15 de Mayo de 1944:

Nieva sobre mi ensueño (Alejandra Fedorovna).

 31 de Mayo de 1944:

Cine Gran Palace, calle Maipu 456, estreno La Cabalgata del Circo, dirigida por Mario Soffici, protagonizada por Libertad Lamarque y Hugo del Carril, secundados por Evita Duarte, Orestes Caviglia, Juan José Miguez y Armando Bo, filmada en Estudios San Miguel.

 1 de Junio de 1944:

Comenzó por Radio Belgrano el programa Hacia un futuro mejor, escrito por Francisco Muñoz Azpiri.

Estos libretos explicaban al auditorio el sentido de la Revolución Proto-Peronismo. 

En el resto del año 1944, Evita continuó con el ciclo de la Heroínas y Hacia un Futuro Mejor.

 Principios de 1945:

Se anuncia su participación protagonica en un film que se llamaría Amanece en las ruinas, película que no se realizó.

 Se realizó en Abril del mismo año La prodiga del español Pedro Antonio de Alarcon, con Juan José Miguez, film que nunca se estrenó.

 Durante todo el invierno, Evita siguió con sus historias de heroínas, siendo su último trabajo Ana de Austria, cuya emisión se interrumpió por los sucesos previos al 17 de Octubre de 1945.

 Perón, ya desde su época de funcionario en el gobierno militar, había prometido la concesión del voto femenino.

Ya electo, su promesa se hizo efectiva principalmente por el interés y el empuje que Evita puso en su cumplimiento.

 El 21 de agosto de 1946 el proyecto de ley que consagraba el sufragio para las mujeres -cuyo autor era el senador Lorenzo Soler- era aprobado en el Senado; a partir de entonces Eva fogoneó su aprobación en Diputados, que llegó el 9 de septiembre de 1947.

 Celebrando la ley 13.010, la CGT organizó un acto el 23 del mismo mes, en el cual habló el Ministro del Interior, Angel Borlenghi, quien resaltó el hecho de que Perón había cumplido su promesa electoral.

Después llegó el discurso de Perón, y la firma del decreto, que fue ofrecido simbólicamente a Eva, quien manifestó: –Recibo en este instante, de manos del gobierno de la Nación, la ley que consagra nuestros derechos cívicos.

Y la recibo, ante vosotras, con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas.

Sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria.

Aquí está, hermanas mías, reunida en la letra apretada de pocos artículos, una larga historia de lucha, tropiezos y esperanzas.

 Era claro.

El gobierno cumplía con las mujeres y lo hacía en la persona de quien las representaba, Evita.

Y pese al disgusto que causó en las opositoras que su derecho al voto llegara de manos de quien despreciaban, las mujeres del pueblo, que vivían como propios los éxitos de Eva, se sintieron encarnadas en ella, que no las había olvidado y traicionado.

 Ese reconocimiento le permitió organizar con rapidez y eficacia la actividad política de las mujeres peronistas.

Evita se manejó con independencia del partido masculino, y dejando en claro que si bien la doctrina y el liderazgo de Perón eran indiscutibles, también lo era su función al frente del partido femenino.

 El 26 de julio de 1949 había comenzado su tarea, con una reunión celebrada en el Teatro Cervantes donde concurrieron aproximadamente mil delegadas de todo el país.

Durante dos años, con la ayuda de las delegadas censistas que ella misma había seleccionado, fue conformando al partido en cada rincón del país, de modo que ya el 29 de octubre de 1949 se inauguraba la sede en la Capital Federal, y para febrero de 1951 existían 3.600 unidades básicas.

 En las elecciones de ese año -las primeras en las que votarían las mujeres- logró seis candidaturas a senadoras y veintitrés a diputadas.

Todas ellas fueron elegidas.

 Los resultados de esas elecciones muestran el alto impacto que había producido Evita en el electorado femenino.

El 90,32% de las mujeres que integraban el padrón fueron a votar; de esas 3.816.654 que votaron, 2.441.558 (el 63,9%) lo hicieron por el peronismo.

Esto quiere decir que el voto femenino por el peronismo fue superior al masculino.

 -No tengo otra vanidad ni otra ambición que ésta: servir, ser útil, volcarme en la quietud de cualquiera de los millones de mujeres, que ahora poseen un claro sentido de su deber y una noción real de sus derechos.

FUNDACION DE AYUDA SOCIAL MARIA EVA DUARTE DE PERON

 Existe la creencia generalizada (gracias a la labor ineficiente de algunos historiadores y la por el contrario muy hábil labor de los detractores) de que el origen de la acción social de Evita se debió al rechazo sufrido por ella por parte de la oligarquía argentina cuando Perón ascendió al Gobierno.

 Examinando los hechos se puede afirmar que no existió por parte de Evita un proyecto para atacar a la Sociedad de Beneficencia, los problemas dentro de la misma eran de larga data.

 La tendencia de los gobiernos surgidos de la Revolución del 4 de Junio de 1943 era modernizar, reestructurar y ampliar el aparato estatal, estableciendo un mayor control sobre algunas instituciones y también poniendo en práctica una política social esencialmente opuesta a la que existía hasta ese momento.

 Ya bajo el gobierno de Ramírez, el decreto de 1943 que crea la Dirección de Salud Pública y Asistencia Social dentro del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto del cual dependía la pasa a esta nueva repartición; La intervención se originó en el Senado.

El Senador Diego Luis Molinari justificó el pedido de intervención por entender que su fundador (Bernardino Rivadavia) concibió esa institución como un medio de darle a la mujer una actividad noble y filantrópica que la arrancase de la vida sin empleo que tenia a principios del Siglo XIX.

En la actualidad explicó, la dirección de la Sociedad de Beneficencia se reduce a un estrecho círculo, de damas que se consideran de alcurnia, con exclusión total del coeficiente democrático en todo lo que se refiere a su gobierno y administración.

 Según Molinari eran un –reducido círculo oligárquico que manejaba numerosos hospitales donde se pagaban salarios de hambre.

Recomendó que esos hospitales fueran dirigidos por el Ministerio de Salud Pública ya que el gobierno iba a reorganizar la asistencia social nada mejor que comenzar interviniendo la Sociedad.

 El discurso de Molinari no encontró oposición en el Senado y el 25 de Julio de 1946, su presidente transmitió el pedido al Poder Ejecutivo.

 El 6 de Setiembre de 1946, por el Decreto 9414 se intervenía la Sociedad, nombrándose como interventor al Dr. Armando Méndez San Martín. 

Es importante señalar, que el problema de los salarios en los institutos de la Sociedad de Beneficencia había sido discutido por el Parlamento en varias ocasiones.

 En 1939 el diputado Juan Antonio Solari denunció que había empleados en la Sociedad que trabajaban entre 12 y 14 horas por día y algunos no tenían descanso nada más que cada 10 o 15 días, habiendo asimismo, –serenos y serenas que carecen de descanso y perciben salarios de 45,75 y 90 pesos, cuando el salario mínimo debía ser de 120 pesos.

 Evita muy poco tuvo que ver con el destino final de la Sociedad de Beneficencia.

La maquinaria estatal ya se había puesto en marcha en 1943 antes que Evita conociera a Perón.

 Cuando Molinari propuso la intervención ella no tenía la influencia necesaria para influir sobre una decisión de tal magnitud y aunque la hubiese tenido, existían razones válidas para que el gobierno tomara esa medida. 

A partir de 1946 la Sociedad de Beneficencia dejó de existir como tal.-

LA FUNDACIÓN EVA PERON

 Desde el punto de vista formal la Fundación nació el 8 de Julio de 1948.Por el Decreto 20564 firmado por Belisario Gache Pirán, ministro de Justicia e Instrucción Pública y por Perón se le otorgó personería jurídica, su nombre FUNDACION MARIA EVA DUARTE de PERON.

 Por Decreto 20268 del 25 de Setiembre de 1950 pasó a llamarse FUNDACIÓN EVA PERON nombre que conservó hasta poco después del levantamiento militar que puso fin a la segunda presidencia de Perón.

 Sin embargo, debemos señalar que ya a fines de 1947 existía algo que la prensa llamaba la Cruzada de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón, que repartía subsidios a ancianos, habilitaba Hogares de Tránsito para mujeres desamparadas, y donaba viviendas, realizando así muchas funciones que luego desarrollaría la Fundación.

 En un discurso que Evita pronunció el 5 de Diciembre de 1949 en el Primer Congreso Americano de Medicina del Trabajo explicó que la Fundación –fue creada para cubrir lagunas en la organización nacional, porque en todo el país donde se realiza una obra, siempre hay lagunas que cubrir y para ello se debe estar pronto para realizar una acción rápida, directa y eficaz. 

Su preocupación en un primer momento fue colaborar con la política social del gobierno en aquellos terrenos donde esta se hacia sentir con mayor dificultad o donde penetraba más lentamente, o sea en los niños, las mujeres más desamparadas y los ancianos.

 Estos eran sectores marginales por cuanto no podían beneficiarse directamente de toda la legislación social que acompasaba a obreros, empleados, peones de campo, etc., ya sea porque no tenían trabajo regular o porque como en el caso de los ancianos, si bien habían trabajado toda su vida, no tenían jubilación, por lo tanto necesitaban de pensiones o subsidios para no terminar sus días en la indigencia. 

Para muchos argentinos, la acción social de Evita se caracterizó principalmente por la ayuda que prestaba a todos los que venían a visitarla por las tardes en el Ministerio de Trabajo y Previsión.

Pero en realidad y pese a que las jornadas de trabajo allí eran extraordinariamente extensas y el contacto con los humildes era directo, solo resultan una pequeña parte de todo lo que ella realizó por medio de la Fundación.  

CAMPO EDUCACIONAL

 La Fundación Eva Perón construyó un total de:

 1.000 escuelas

 18 Hogares-Escuela en el interior del país, donde unos 3000 niños de 4 a 10 años de padres sin recursos estudiaban, ya fuera como internos o externos, según las necesidades de cada familia.

 La famosa Ciudad Infantil AMANDA ALLEN.

 La Ciudad Estudiantil, ambas en la Capital Federal.

 Ciudad Infantil AMANDA ALLEN, inaugurada el 14 de Julio de 1949, estaba construida en medio de amplios jardines.

Contaba con aulas y dormitorios alegres y espaciosos, una enfermería, un comedor decorado con personajes y animales de cuentos infantiles y una serie de edificios que configuraban una ciudad en miniatura donde correteaban unos 300 niños, de edad preescolar inclusive.

 La Ciudad Estudiantil estaba construida también en medio de hermosos jardines y con inmejorables facilidades para deportes, ocupaba cinco manzanas.

Inaugurada en octubre de 1951 albergaba a muchachos del interior que por sus estudios debían vivir en la Capital.

Las provincias de Córdoba y Mendoza también contaban con una ciudad infantil cada

 ASISTENCIA MEDICA

 En este campo, la Fundación construyó un total de 4 policlínicos solamente en Buenos Aires, el de EZEIZA .

 Y los tres policlínicos gemelos de Avellaneda, Lanús y San Martín.

Cada uno con capacidad de 500 camas, equipos supermodernos, revestimientos de mármol, amplias ventanas, cuartos hospitalarios- en el buen sentido de la palabra – y atención totalmente gratuita.

 Se construyeron también policlínicos en: Salta, Mendoza, Jujuy, Santiago del Estero, Catamarca, Corrientes,Entre Rios, y Santa Fe (Rosario), no llegó a inaugurar su policlínico de Niños en Baigorria (Catamarca) pues lo hizo la Revolución Libertadora, en cambio esta última interrumpió la construcción de un hospital en Corrientes y abandonó también las obras del Hospital de Niños en Capital ya muy adelantadas y en las cuales la Fundación había invertido 400 millones de pesos.

 La Fundación mantenía también una clínica de recuperación infantil en Termas de Reyes (JUJUY) y otro para niños enfermos del pulmón en Ramos Mejía y el Instituto del Quemado.

ACCION SOCIAL

 En Buenos Aires la Fundación mantenía 3 HOGARES de TRANSITO, con una capacidad total para 1150 personas.

 HOGAR DE LA EMPLEADA: se alojaban allí las muchachas solteras que trabajaban en la Capital Federal y por cualquier circunstancia no tenían donde vivir , el hogar tenía una capacidad para 500 personas.

 Mantenía la Fundación también 4 HOGARES de ANCIANOS, el de Burzaco, ocupaba 32 hectáreas y proporcionaba casa, comida, recreo y trabajo a unos doscientos ancianos.

 Construyó unidades de Turismo en Uspallata ( MENDOZA) Chapadmalal (BUENOS AIRES) y Embalse Río Tercero (CORDOBA)

 Construyó asimismo viviendas para obreros como el barrio Presidente Perón ( Saavedra ) y Ciudad Evita (La Matanza) que proporcionó viviendas a 25000 familias. 

A partir de 1948 la Fundación patrocinó los Campeonatos Infantiles de futbol, convirtiéndose luego en torneos de atletismo pues incluían competencias de natación, basquetbol, esgrima, etc.

 En 1949 se inscribieron en el campeonato de futbol 100.000 niños y se formaron unos 25 equipos.

MI VOLUNTAD SUPREMA

 Capitulo 29 de Mi Mensaje, último escrito de Eva Perón.-

 Leído por el locutor oficial desde los balcones de la Casa de Gobierno en presencia del general Juan Domingo Perón el 17 de Octubre de 1952, a 82 días de su muerte desde los balcones de la Casa Rosada, en Plaza de Mayo.

 -Quiero vivir eternamente con Perón y con mi Pueblo.

-Esta es mi voluntad absoluta y permanente y será también por lo tanto cuando llegue mi hora, la última voluntad de mi corazón.

-Donde esté Perón y donde estén mis descamisados allí estará siempre mi corazón para quererlos con todas las fuerzas de mí vida y con todo el fanatismo de mi alma.

-Si Dios llevase del mundo a Perón antes que a mí, yo me iría con él porque no seria capaz de sobrevivir sin él, pero mi corazón se quedaría con mis descamisados, con mis mujeres, con mis obreros, con mis ancianos, con mis niños para ayudarlos a luchar con el fuego de mi fanatismo y para ayudarlos a sufrir un poco de mis propios dolores.

-He sufrido mucho, pero mi dolor valía la felicidad de mi pueblo y yo no quise negarme, acepto sufrir hasta el último día de mi vida si eso sirve para restañar alguna herida o enjugar alguna lágrima.

-Pero sí Dios me llevase del mundo antes que a Perón, yo quiero quedarme con él y con mi pueblo, y mi corazón y mi cariño y mi alma y mi fanatismo seguirán en ellos, seguirán viviendo en ellos, haciendo todo el bien que falta, dándoles todo el amor que no les pude dar en los años de mi vida, y encendiendo en sus almas todos los días el fuego de mi fanatismo que me quema y me consume como una sed amarga e infinita.

-Yo estaré con ellos para que sigan adelante por el camino abierto de la justicia y de la libertad hasta que llegue el día maravilloso de los pueblos.

-Yo estaré con ellos peleando en contra de todo lo que no sea pueblo puro, en contra de todo lo que no sea la -ignominiosa raza de los pueblos.

-Yo estaré con ellos, con Perón y con mi Pueblo, para pelear contra la oligarquía vendepatria y farsante, contra la raza maldita de los explotadores y de los mercaderes -e los pueblos.

-Dios es testigo de mi sinceridad. Él sabe que me consume el amor de mi raza, que es el pueblo.

-Todo lo que se opone al pueblo me indigna hasta los limites extremos de mi rebeldía y de mis odios, pero Dios sabe también que nunca he odiado a nadie por sí mismo, ni he combatido a nadie con maldad, sino por defender a mi pueblo, a mis obreros, a mis mujeres, a mis pobres grasitas a quienes nadie defendió jamás con mas sinceridad que Perón y con mas ardor que Evita.

-Pero es más grande el amor de Perón por el pueblo que mi amor; porque él, desde su privilegio militar, supo encontrarse con el pueblo, supo subir hasta su pueblo, rompiendo todas las cadenas de su casta. Yo, en cambio, nací en el pueblo y sufrí en el pueblo. Tengo carne y alma y sangre del pueblo.

-Si muriese antes que Perón, quisiera que esta voluntad mía, la última y definitiva de mi vida, sea leída en acto público en la Plaza de Mayo, en la Plaza del 17 de Octubre, ante mis queridos descamisados.

-Quiero que sepan, en ese momento, que quise y que quiero a Perón con toda mi alma y que Perón es mi sol y mi cielo. Dios no me permitirá que mienta si yo repito en este momento una vez más, como Leon Bloy, que -no concibo el cielo sin Perón.

-Pido a todos los obreros, a todos los humildes, a todos los descamisados, a todas las mujeres, a todos los pibes y a todos los ancianos de mi Patria que lo cuiden y lo acompañen como si fuera yo misma.

-Quiero que todos mis bienes queden a disposición de Perón como representante soberano y único del pueblo.

-Deseo que todos mis bienes, que considero en gran parte patrimonio del pueblo y del movimiento peronista, que es del pueblo, y que todo lo que dé La Razón de Mi Vida y Mi Mensaje, sea considerado como propiedad absoluta de Perón y del Pueblo Argentino.

-Mientras viva Perón, él podrá hacer lo que quiera de todos mis bienes: venderlos, regalarlos, e incluso quemarlos si quisiera, porque todo en mi vida le pertenece, todo es de él, empezando por mi propia vida que yo le entregué por amor y para siempre, de una manera absoluta.

-Pero después de Perón, el único heredero de mis bienes debe ser el pueblo y pido a los trabajadores y a las mujeres de mi pueblo que exijan por cualquier medio el cumplimiento inexorable de esta voluntad suprema de mi corazón que tanto los quiso.

-Todos los bienes que he mencionado y aun los que hubiese omitido deberán servir al pueblo, de una u otra manera.

-El dinero de La Razón de Mi Vida y Mi Mensaje, lo mismo que la venta o el producido de mis propiedades, deberá ser destinado a mis descamisados.

-Quisiera que se constituya con todos esos bienes un fondo permanente de ayuda social para los casos de desgracias colectivas que afecten a los pobres y quisiera que ellos lo aceptasen como una prueba más de mi cariño.

-Deseo que en estos casos, por ejemplo, se entregue a cada familia un subsidio equivalente a los sueldos y salarios de un año, por lo menos.

-También deseo que, con ese fondo permanente de Evita, se instituyan becas para que estudien los hijos de los trabajadores y sean así los defensores de la Doctrina de Perón, por cuya causa gustosa daría mi vida.

-Mis joyas no me pertenecen. La mayor parte fueron regalos de mi pueblo. Pero aún las que recibí de mis amigos o de países extranjeros, o del General, quiero que vuelvan al pueblo.

-No quiero que caigan jamás en manos de la oligarquía y por eso deseo que constituyan en el Museo del Peronismo, un valor permanente que solo podrá ser utilizado en beneficio directo del pueblo.

-Que así como el oro respalda la moneda de algunos países, mis joyas sean el respaldo de un crédito permanente que abrirán los bancos del país en beneficio del pueblo, a fin de que se construyan viviendas para los trabajadores de mi Patria.

-Desearía también que los pobres, los ancianos, los niños, mis descamisados, sigan escribiéndome como lo hacen en estos tiempos de mi vida y que el monumento que quiso levantar para mí el Congreso de mi Pueblo recoja las esperanzas de todos y las convierta en realidad por medio de mi Fundación, a la que quiero siempre pura como la concebí para mis descamisados.

-Así yo me sentiré siempre cerca de mi pueblo y seguiré siendo el puente de amor tendido entre los descamisados y Perón.

-Por fin, quiero que todos sepan que si he cometido errores los he cometido por amor y espero que Dios, que ha visto siempre mi corazón, me juzgue no por mis errores ni mis defectos, ni mis culpas, que fueron muchas, sino por el amor que consume mi vida.

-Mis últimas palabras son las mismas del principio: -Quiero vivir eternamente con Perón y con mi pueblo.

-Dios me perdonará que yo prefiera quedarme con ellos, porque él también está con los humildes y yo siempre he visto en cada descamisado un poco de Dios que me pedía un poco de amor que nunca le negué.

 

https://www.www.evaperon.cjb.net/

____________

A  EVITA  * 

Poema de Cesar Guerreiro Murta 

 

Naciste en la amplia llanura

De la pampa argentina.

Nadie sospechó tu bravura

De mujer, casi divina.

 

Llegaste a la gran ciudad

En busca de un camino

No te importó la dificultad,

Porque te guió el destino.

 

Subiste uno a uno los escalones

De la cuesta de tu genial ambición,

Llenaste de luz, los apagones,

Con la fuerza de tu corazón.

 

Pusiste poderosa voluntad

Para lograr los objetivos

No te detuvo la impiedad

De los intereses escondidos

 

El  amor a los necesitados

Se transformó en tu bandera

A los que brindaste mil cuidados

En invierno y en primavera.

 

Fuiste cuna y ataúd

Para el desguarnecido,

Te adoró la multitud

Con cariño muy sentido.

 

A la mujer hiciste respetar

Con el voto femenino.

El derecho supiste brindar,

Desechando lo  mezquino

 

Tu fortaleza, fue ejemplo

De tu espíritu samaritano.

El pueblo te guarda en el templo

Del gran amor ciudadano.

 

Con los años se agrandará tu figura,

Perderán vigencia los desprecios.

Lo que hiciste tiene una altura,

Prohibida a los ruines y a los necios.

 

César Guerreiro Murta  25/7/2004

 La historia contemporánea de los benefactores de la humanidad, es por lo general incomprensiva de sus obras y, combate por egoísmo o por envidia, a quienes así proceden.

El reconocimiento viene después, por lo general cuando el benefactor ha desaparecido. Evita, María Eva Duarte de Perón, fue amada y odiada.

Más amada por quienes apreciaron su  afán de solucionar infinidad de necesidades de los más pobres y humildes.

Dio pescado y cañas para que pescaran.

Buscó dignificar con trabajo y apoyo a las mayorías que siempre la recordarán.

La civilización (ilustración de cultura hueca), solo mira sus intereses particularizados, y está en contra de los hacedores bien intencionados y humanos.

 La Historia no recuerda a los corruptos de Roma, sino a los hermanos Graco , tribunos de la necesidad popular.

____________________

CAUSA POPULAR

-Con las banderas de Arturo Jauretche, Jorge Abelardo Ramos

y Juan Domingo Perón

EVITA

 

Por Jorge Abelardo Ramos

 

-Calzaba alpargatas al llegar a la Capital y en su mano apretaba un monedero de hule. Su cara estaba lavada con jabón amarillo y las crenchas peinadas hacia abajo, marcando el pómulo reminiscente. Enseguida se conchababa -con cama adentro-. Y la patrona dominaba su vida por completo. Fregaba, cocinaba, lavaba los platos, cosía, lavaba y planchaba, colocaba y descolocaba las cortinas, limpiaba los caireles uno a uno, mientras el hijo varón de la patrona la miraba golosamente desde abajo.

Si no le hacían un hijo (que, en ese caso, era enviado enseguida a su pueblo para que lo criara la madre) al llegar el domingo, después del medio día, la patrona –ese gran ojo que la miraba sin cesar- le decía: -Andate a dar una vuelta y volvé antes de las ocho para hacer la cena.

 Tomaba el tranvía y llegaba a Plaza Italia, frente a los leones y bajo el sol.

Allí apretaba la mano áspera de un conscripto de los cuarteles, sentada en un banco.

Ambos soñaban con la provincia, las cabras, el cielo, los amigos y la música lejana.

Pero llegó la guerra y con ella el desarrollo de la industria.

 Las fábricas se erigían por todas partes.

Nuevas industrias reclamaban mano de obra, en particular mujeres.

Ella oyó hablas vagamente del tema.

Finalmente, una compañera de plaza la invitó a entrar a una fábrica.

Así la sirvienta se transformó en obrera.

Cambió servidumbre personal por la explotación impersonal del capitalista. Esto se dice fácil, pero era menester vivirlo.

¡Y los marxistas! ¡Qué decepción!

Pues resultaba que pasar de la servidumbre y humillación personal a la explotación capitalista, constituía para ella un salto a la libertad.

 Era una doble emancipación.

 La primera, era sacarse de encima a la patroncita, -oligarca, mujer de médico, esposa de un bancario o empleado público, cónyuge de un comerciante, si la sirvienta era lo más barato que había en la Argentina-.

 Y en segundo lugar, ganar más dinero con menos tiempo de trabajo.

De este modo, ella vendía 8 horas a la fábrica.

Después era completamente libre para apoderarse de aquella hermosa ciudad hostil. 

La primera quincena envió un giro a su madre. 

La segunda, adquirió un par de zapatos con tacos y su cuerpo cambió.

A la siguiente, compró en las cadenas de tiendas Etam un delicado vestido arrancado de un modelo de Vogue, con tela de imitación francesa, fabricado por la nueva burguesía judía de Villa Lynch, que dejaba de ser importadora para transformarse en productora.

Una maravillosa, indescriptible transformación se operaba en la ex sirvienta.

Con dos o tres quincenas más se compró una cartera, artilugios de maquillaje, alguna biyutería.

Entonces asestó un toque final a la transformación milagrosa.

 En todos los barrios habían aparecido salones de belleza.

Nuevas cosmetólogas brotadas de la nada la tendieron durante unas horas, le dieron consejos y la lanzaron a la calle transformada en platinada.

Aquella muchacha aindiada era hermosa, tenía rulos, tacos altos (había cambiado de estatura) y nadie hubiera imaginado jamás que al pasear por Santa Fé, Callao o Corrientes, la ex sirvienta era menos bella que las chicas de la clase media o la oligarquía.

 Al mismo tiempo, entraba en crisis la oferta del servicio doméstico.

Aparecía el Estatuto del servicio Doméstico con derechos a la siesta.

¡Cuántos izquierdistas aprendieron a odiar al peronismo en la mesa familiar de boca de su madre, antes de buscar en venerables textos las razones para rechazarlo en nombre de la Ciencia! 

Cuando ellas, las mujeres excluídas del interior llegaron a Buenos Aires, no sólo desempeñarían un papel político y social decisivo en la historia argentina, sino que los sociólogos hubieran podido decir, sin incurrir en error, que el número de mujeres rubias había aumentado en la Capital.

Cuantas más chinitas llegaban, más rubias aparecían.

¿Qué científico entendería al peronismo sin las mujeres de negro que llegaron a ser rubias?

 Eva les tocó el corazón y ellas fueron su fuerza, energía poderosa que había atravesado muchas generaciones en silencio y ahora hablaban a gritos. 

·        Fragmento de La Era del Peronismo Ediciones del Mar Dulce – Junio de 1981- pag. 116

·        Tomo V de Revolución y Contrarrevolución en la Argentina

 Todo lo que podamos decir de Evita siempre nos quedaremos cortos porque decir Evita es decir pueblo argentino, obreros redimidos, patria enaltecida, Naciòn soberana e independiente, REVOLUCION…

 Por la mirada mansa del hombre que cruce y juntaba cartones para que deje su mansedumbre y estalle en Revolucion definitiva de una vez y para siempre.

 Por nuestros muertos, desaparecidos, torturados, encarcelados y caìdos en combate. 

Por nuestro pueblo romper lo que haga falta hasta arder en revolucion.

Libres o Muertos, pero Jamàs Esclavos.

 

Gentileza de edgar smith condornacional@yahoo.com.ar

_________________________________________

LA VISIÓN RELIGIOSA DE EVA PERÓN

 Por Eduardo A. González

 NAC&POP

No pretendo estudiar las virtudes de María Eva Duarte de Perón (EP) hasta llegar al título de la novela de Tomas Eloy Martínez Santa Evita, ni asumir una tarea de abogado del diablo que culminara en algo similar a las descripciones de Silvano Santander en La mujer del látigo O para resumirlo en la poesía de María Elena Walsh: En los altares populares, santa.

Hiena para los gorilas, pero eso sí, solísima en la muerte.

 Mi intención va por otro camino.

Parte del dato indiscutible que EP fue una mujer de amplio liderazgo político-social, de una presencia trascendente a los poco más de treinta años de su vida, y con  resonancias de invocación, que le permite a la CGT del 2000 empapelar las calles con un pedido: Evita, ayuda a tus amados trabajadores para que la Justicia Social se haga realidad. 

Recibió la influencia del catolicismo de su tiempo, sobre todo en lo referente a  la doctrina social de la Iglesia a través del obispo del Chaco, Nicolás De Carlo, con quien dialogó en muchas oportunidades.

Él mismo le regaló el 26 de octubre de 1947 una reliquia de Santa Teresita del Niño Jesús, y a partir de ese momento se convirtió en una fiel devota de la Doctora del Caminito«.

En un ámbito más personal, contó con el acompañamiento de su confesor, el P. Hernán Benítez.

 ¿Qué visión tuvo del cristianismo?

Habló y escribió sobre el hecho religioso, especialmente  en la Argentina a partir de las expresiones populares:

 Podrá el clericalismo ser impopular, pero nada más popular que el sentimiento religioso y la idea de Dios.[1]

 Por eso dispuso que siempre existiera una capilla en las obras de la Fundación Eva Perón, poderosa organización que ella dirigía personalmente, con capacidad operativa similar a la que hoy es un Ministerio de Acción Social.

Su acción se extendía más allá de las fronteras.

El 2 de enero de 1950 el Papa Pio XII le agradece un obsequio de víveres argentinos.

 En la última década del siglo XX todavía era posible encontrar  en algún kibutz de Israel frazadas con el sello de la Fundación, enviadas en 1948, cuando Argentina se convertía en el primer país que reconoció la soberanía del Estado judío.

En las oficinas centrales de la Fundación  transcurrieron muchas horas de los tres últimos años de la vida de EP, especialmente dedicada a la atención personalizada de todos los que solicitaban su ayuda. 

EL SENTIMIENTO RELIGIOSO Y LA JUSTICIA SOCIAL

Según cuenta el P. Hernán Benitez, cuando María Eva Duarte era una artista radial, le solicitó una entrevista.

Combinaron en un día determinado, pero el sacerdote, en un gesto que él mismo califica de soberbio no asistió a la cita.

Cuando en 1946 el ya entonces Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, le presentó a su esposa, ella le recordó: Padre, ya nos conocemos.

Usted me dejó plantada…claro, yo no era de esas damas que usted acostumbraba atender. 

Pero el suceso no tuvo ningún resultado negativo.

Al contrario, el Padre Benitez, que  todavía pertenecía a la Compañía de Jesús, comenzó  su tarea de confesor, llegando con el tiempo a ser asesor de la Fundación Eva Perón.

 Es fácil suponer que esas relaciones con De Carlo y Benítez llevaron a EP a conocer, reflexionar y escribir sobre el tema religioso en general y el catolicismo en particular.

 Lo cierto es que el diario Democracia reproduce el artículo que Eva Perón escribe en el semanario político francés La Tribune des Nations con motivo de tratarse el tema de los Derechos de la Ancianidad en la Asamblea General de la ONU, reunida en París, un artículo titulado Emoción cristiana y justicia social

Aparece allí un párrafo que interesa a su visión de la religiosidad:

 Los Derechos de la Ancianidad contienen todos los elementos de una nueva y elevadísima doctrina, en la que se han conjugado armónicamente los principios rigurosos de la justicia social con los evangélicos conceptos de la emoción cristiana.[2] 

La frase, algo oscura, permite captar que Eva Peron ha descubierto al cristianismo bajo el aspecto de la emoción, pero que no se detiene en el sentimentalismo, sino que lleva el sentimiento-emoción al nivel de componente de una nueva y elevadísima doctrina en la que el otro componente será la justicia social.

 La base de este proceso se encuentra en que, siguiendo a la antropología del tomismo, la orientación fundamental hacia la perfección se convierte en el viviente humano en un apetito racional, que hace de la voluntad una afectividad espiritual.

He aquí una definición que resume todas las demás: la voluntad es el amor del bien.[3] 

La vertiente del sentimiento ha sido explicitada por Pascal, en aquello de que –el corazón tiene razones que la razón no conoce y que en Eva Peron adquiere el nombre más popular de intuición

 La intuición no es para mí otra cosa que la inteligencia del corazón; por eso es también facultad y virtud de las mujeres, porque nosotras vivimos guiadas más bien por el corazón que por la inteligencia.

Los hombre viven de acuerdo con lo que razonan; nosotras vivimos de acuerdo con lo que sentimos; el amor nos domina el corazón y todo lo vemos en la vida con los ojos del amor…

Los hombres con más facilidad pueden destruir, haciendo la guerra.

Ellos no saben lo que cuesta un hombre, nosotras, sí.[4]

 El otro componente de los Derechos Humanos concretados en ese momento en los Derechos de la Ancianidad es el de la justicia social.

Reconocido en la vida de EP como una apasionada carga, pertenece en el esquema clásico de las virtudes al ámbito de las partes subjetivas de la justicia [5]

Esta relación entre  evangelio y justicia social adelanta lo que dos décadas después, en plena etapa postconciliar, dirá el Sínodo de los Obispos: La acción en favor de la justicia y la participación en la transformación del mundo se nos presenta claramente como una dimensión constitutiva de la predicación del Evangelio, es decir, la misión de la Iglesia para la redención del género humano y  liberación de toda situación opresiva.[6]

LA RED DE LAS VIRTUDES CRISTIANAS

 Desde aquí Eva Peron desarrolla una red conceptual que escalona como vertientes de las virtudes cristianas la limosna, la ayuda social, la justicia social y la caridad. 

No se ha de confundir la ayuda social con la limosna, entendida esta última en el sentido popular de una contribución ocasional, aislada y excepcional.

En el siglo V el término  limosna es una denominación que incluye una extensa gama de obras de misericordia, de modo que todos los fieles son capaces de practicarla[7] 

 En cambio, en el siglo XX fue reduciendo su significado a una circunstancial contribución económica, reflejada en el cine argentino en la figura del mendigo interpretado por Arturo de Cordova: Que Dios se lo pague.

Puede incluso llegar a tener una característica negativa tanto en quien la recibe como en quien la da.

 A quien la recibe, porque experimenta, percibe y siente que –es pan para hoy y hambre para mañana.

A quien la da, porque su aporte pudo llegar para ser distribuido silenciosa y racionalmente, con un verdadero concepto de solidaridad humana…  

 La limosna prolonga la enfermedad, es accidental. No tiene método ni meta.

Y supervive en nuestros tiempos, en nuestro medio, porque algunos sectores necesitan ejercitarla, entendiendo que así lavan culpas en la puerta de una iglesia. [8][9] 

 Pero la limosna puede ser una respuesta urgente a una necesidad imprevista.

En ese caso se integra en el primer escalón de la actitud cristiana.

 Yo no niego la limosna como principio cristiano.

Ello sería negar la cristiandad misma.

Allí donde aparece una necesidad, es imprescindible cubrirla bajo cualquier forma. Pero aspiro – y a esto deben aspirar todos los hombres buenos del mundo – a que la limosna no sea necesaria.[10]  (En otra ocasión dirá algo más: –Dónde hay una necesidad, hay un derecho)

 El segundo escalón es la ayuda social, considerada como una exacta interpretación de la doctrina cristiana y definida en relación a los beneficios del trabajo y a la solidaridad con los que por distintas razones están impedidos de trabajar.  

 Es la exteriorización del deber colectivo de los que trabajan, de cualquier procedencia o clase social, con respecto a los que no pueden trabajar…

Va dirigida a otro sector humano, que el Estado y la sociedad no pueden ni deben ignorar.

Es un deber de solidaridad humana que supera todo prejuicio.

No reconoce fronteras, razas ni religiones.

Apuntala y preserva el derecho de vivir para aquéllos que por razones de edad, por causas de enfermedad o por incapacidad física, no son aptos para el trabajo.

Es la habitación, el vestido, el alimento, la medicina para el enfermo que no está capacitado para el trabajo y que no pudo adquirirla.

No es limosna.

Es simplemente solidaridad humana.[11]

 Cuando con motivo de la globalización capitalista va desquebrajándose el Estado Benefactor o de Bienestar aparece como responsabilidad actual volver a esta ayuda social que podría definirse desde el mínimo de Estado Protector.

 El tercer escalón es la justicia social que juega en el orden de los seres aptos para el trabajo, puesto que los que dejan de serlo, ya sea por accidentes, por enfermedad o por causas que la ley contempla, no quedan jamás desamparados…

La felicidad de un pueblo, en cuanto a sus medios de vida se refiere, se logra con una adecuada legislación en materia de justicia social y una equitativa distribución de la ayuda social.[12] 

Finalmente, en el último escalón aparece la Caridad, encuadrada en esta oportunidad en el contexto de la militancia política, con la precisa mención al fundador del Movimiento Justicialista.  

 Debemos recordar algo que dijo Perón no hace mucho, y fue esto: -Nosotros no solamente hemos visto en Cristo a Dios, sino que también hemos admirado en Él a un

hombre. Amamos a Cristo no sólo porque es Dios; lo amamos porque dejó sobre el mundo algo que será eterno: el amor entre los hombres [13]

UNA TEOLOGÍA DESDE LOS POBRES

 En 1986 Gustavo Gutiérrez, participando en la Primera  Semana de Teología en Quilmes, contestó una pregunta sobre el pobre en la Argentina, repreguntando: ¿No creen que hace cuarenta años hubo una cierta irrupción del pobre en la Argentina con el descamisado?

A partir de este hecho hay una posibilidad de pensar en –una irrupción del pobre en la política, en la sociedad, y también la posibilidad de una distinta reflexión teológica 14]

 A los descamisados se refiere Eva Peron en su libro más divulgado La razón de mi vida.

Si bien  no fue la redactora directa, se sabe que la obra fue escrita por el periodista español Manuel Penella de Silva, luego de infinitos encuentros en los que ella seguía letra por letra la evolución de su autobiografía…

A medida que el periodista iba leyéndole el manuscrito, Evita asentía emocionada: –Así fue, así mismo ocurrió, repetía entre lágrimas.

Poco antes de morir le dijo-Gracias por el libro, es el hijo que no tuve. [15]

 Aunque otros autores mencionan que la redacción definitiva estuvo a cargo de Raúl Mendé, lo cierto es que EP siempre lo aceptó como fiel transcripción de sus ideales. [16]

 Los descamisados son una realidad que le permite a EP abrir una nueva reflexión teológica, a partir de una identificación entre esos descamisados con los humildes y  pobres, representados en los pastores de Belén.

Con la exégesis de la época, pensaba que las puertas del albergue le fueron cerradas a la familia de Nazaret.

Más allá de los actuales aportes sobre el lugar al que hace referencia el evangelio de Lucas, lo cierto es que los pastores son los primeros que reciben el mensaje de la Buena Noticia.

Esto permite una relectura desde la perspectiva de los descamisados.

HOY ES NAVIDAD. NAVIDAD DE 1950.

 -Anoche, como todos los años, al promediar la nochebuena, hablé a los descamisado en un mensaje radial.

Les dije que para mí la nochebuena les pertenece con derecho de propiedad exclusivo.

 La nochebuena es de los pobres, de los humildes, de los descamisados desde que Cristo, despreciado por los ricos que le cerraron todas las puertas, fue a nacer en un establo…y ¿acaso los ángeles no llamaron a los pastores, a los hombres más humildes y pobres de Belén…y únicamente a ellos le comunicaron la buena nueva que venía a alegrar el mundo?

 Únicamente a los pastores, a los humildes, a los pobres les fue anunciada la «paz a los hombres de buena voluntad…»[17]

 La mención del Juicio Final de los pueblos ( Mateo 25,31-45 ) es tratado con ocasión de dar respuesta a una persona que le sugirió que fuese más cristiana y que invocase a Dios con mayor frecuencia en la actividad pública.

 Es cierto lo que Ud. Dice.

Yo no invoco a Dios muy frecuentemente.

La verdad es que no lo quiero complicar a Dios en el bochinche de mis cosas.

Además casi nunca lo molesto a Dios pidiéndole que me recuerde, y nunca reclamo nada para mí.

 Pero lo quiero a Cristo mucho más de lo que usted cree: yo lo quiero en los descamisados.

¿Acaso no dijo El que estaría en los pobres, en los enfermos, en los que tuviesen hambre y en los que tuviesen sed?[18]

 En la identificación de Cristo con el pobre, el descamisado en terminología de EP, lleva a la entrega de la vida por ellos.

Se produce una secuencia que parte de Cristo, va al encuentro con el pobre y culmina en la donación gratuita de la existencia.

 …creo firmemente que el primer mandamiento es el del amor. El mismo Cristo dijo que…-nadie ama más que el que da la vida por sus amigos.

Si alguna vez lo molesto a Dios con algún pedido mío es para eso: para que me ayude a dar la vida por mis descamisados [19]

MI MENSAJE: UNA INTERPRETACIÓN CRÍTICA DESDE LA FE

 El pensamiento más extenso de EP sobre la religión, el cristianismo y las jerarquías eclesiásticas se encuentra en su obra póstuma y poco divulgada Mi mensaje.

Sus páginas fueron dictadas al sindicalista Juan Jiménez Domínguez,  fundador de la Unión de Docentes Argentinos. Según el historiador Fermín Chávez

Mi mensaje fue dictado entre los meses de marzo y junio de 1952, cuando apenabas pesaba 38 kilos,  es decir en los últimos meses de su vida, ya que murió el 26 de julio de 1952.

 En ese tiempo, y después de haber sido sometida a una gran operación se iba a cumplir, en el sentimiento de sus seguidores más humildes lo que había reflexionado pocos meses atrás:

Pareciera que Dios lo hace a uno más grande cuanto más sufre.[20]

 El texto de Mi mensaje dedica una buena parte de sus 30 secciones o capítulos a señalar los riesgos de quienes al llegar a las altas jerarquías militares, sindicales o eclesiásticas. se separan del pueblo y llegan a traicionarlo.

Lo específicamente religioso se concentra en los  capítulos 20 Las jerarquías clericales; 21 La religión; 22 Las formas y los principios; 23 Los pueblos y Dios.

 A las jerarquías religiosas les reprocha haber abandonado a los pobres, a los humildes, a los descamisados, a los enfermos, y haber preferido en cambio la gloria y los honores de la oligarquía.

Les reprocho haber traicionado a Cristo que tuvo misericordia de las turbas.

Les reprocho olvidarse del pueblo y de hacer todo lo posible por ocultar el nombre y la figura de Cristo tras la cortina de humo con que lo inciensan. [21]

 Unos veinticinco años después, un  análisis similar realizará Mons.

Arnolfo Romero en El Salvador en una sucesión de homilías que resaltan la necesidad de una Iglesia que abandona todo prestigio basado en la alianza con los poderosos y hace del sentir con la Iglesia un auténtico sentir con el pobre».  

 No podemos trabajar por quedar bien con los de arriba…

 No es un prestigio para la Iglesia estar bien con los poderosos.

Este es el prestigio de la Iglesia: sentir que los pobres la sienten como suya, sentir que la Iglesia vive una dimensión en la tierra llamando a todos, también a los ricos, a convertirse y a salvarse desde el mundo de los pobres, porque ellos son únicamente los bienaventurados.[22]

 En dirección inversa, el retorno al origen popular de los responsables pastorales refuerza la opción por los que viven en sistemas económicos que continúan aumentando el número de excluídos y excluidas.

Lo resumió Juan Pablo IIº en un mensaje a los sacerdotes: Ustedes proceden del pueblo y son para el pueblo.

Recuerden que actúan en nombre de la Iglesia, la cual  manifiesta hoy particularmente su opción en favor de los pobres. [23]

 La afirmación, puede extenderse a toda la jerarquía (episcopado, presbiterado y diaconado) poniéndola en relación con el pueblo de donde procede y es destinada, originando uno de los fundamentos de la pastoral popular.

 Esta praxis supone la conversión, término que en la teología se ha venido desarrollando paulatinamente, desde el comienzo de la predicación de Jesús en Marcos –conviértanse y crean en el evangelio(1,15 ) hasta expresiones más contemporáneas , que la considera. como progresiva consolidación y gradual realización de la opción fundamental misma. [24]

 Desde la perspectiva de los Obispos Latinoamericanos la conversión abarca, además de los sentidos ya mencionados, una nueva dimensión social: Afirmamos la necesidad de conversión de toda la Iglesia para una opción preferencial por los pobres, con miras a su

liberación integral [25]que se convierte en la dinámica de …una conversión y purificación constante en todos los cristianos, para el logro de una identificación cada día más plena con Cristo Pobre y con los pobres[26]          

 En Eva Peron el servicio al pueblo  supone la conversión en un sentido muy amplio, porque es una  conversión…¡al cristianismo! y un sentir con el pueblo.

 El clero de los nuevos tiempos, si quiere salvar al mundo de la destrucción espiritual, tiene que convertirse al cristianismo.

Empieza por descender al pueblo.

Como Cristo, vivir con el pueblo, sufrir con el pueblo, sentir con el pueblo…[27]

 

UNA RELIGIÓN LIBERADORA

 La radicalidad de ese compromiso parte de la fidelidad al mandato misionero de Jesús, porque Cristo les pidió que evangelizasen a los pobres y ellos no debieron jamás abandonar al pueblo donde está la inmensa masa oprimida de los pobres.[28]

 En este marco avanzará, en primer lugar enfrentado al ateísmo leninista para fundamentar el origen de la liberación cristiana en el principio de la igualdad de la filiación ante un Padre Dios que nos reconoce iguales en dignidad y libertad.

¿ No estamos ante los prolegómenos de la teología de la liberación enunciados por una mujer, laica, política y polémica?

 Yo no creo, como Lenin, que la religión sea el opio de los pueblos.

La religión debe ser, en cambio, la liberación de los pueblos; porque cuando el hombre se enfrenta con Dios alcanza las alturas de su extraordinaria dignidad.

 Si no hubiese Dios, si no estuviésemos destinados a Dios, si no existiese religión, el hombre será un poco de polvo derramado en el abismo de la eternidad.

 Pero Dios existe y por El somos dignos, y por El todos somos iguales y ante El nadie tiene privilegios sobre nadie. ¡Todos somos iguales! [29]

 Pero la religión puede ser alienante, sobre todo si predica la resignación ante las situaciones de injusticia y explotación. En realidad, dejarían de ser una auténtica religión.

 Yo no comprendo entonces por qué, en nombre de la religión y en nombre de Dios, puede predicarse la resignación frente a la injusticia. 

La religión no ha de ser jamás instrumento de opresión para los pueblos…

 Yo me rebelo contra las religiones que hacen agachar la frente de los hombres y el alma de los pueblos.[30]

 Se hace necesario una vuelta al sentimiento religioso de los pueblos, que ha de ser defendido de toda impureza y manipulación.

 Mi mensaje está destinado a despertar el alma de los pueblos de su modorra frente a las infinitas formas de la opresión, y una de esas formas es la que utiliza el profundo sentido religioso de los pueblos como instrumento de esclavitud.

 El sentimiento religioso debe ser defendido por los pueblos y por eso todas su deformaciones reclaman una condenación imperdonable. [31]

 Por el contrario, en la medida que lo religioso está expresando la fe del pueblo, es decir, su cercanía de Dios, se convierte en fuerza de la noble lucha por la justicia social, la igualdad y la libertad de los pueblos. 

La religión tiene que ser bandera de rebeldía.

Está en el alma de los pueblos porque los pueblos viven cerca de Dios, en contacto con el aire puro de la inmensidad.

Nadie puede impedir que los pueblos tengan fe…

 La religión debe levantar la cabeza de los hombres.

Yo admiro a la religión que puede hacerle decir a un humilde descamisado frente a un emperador –¡ Yo soy lo mismo que Usted, hijo de Dios! [32]

EN LA TARDE DE LA VIDA, TE JUZGARÁN EN EL AMOR

 Finalmente, unas sugerencias para volver a una pastoral que hable el lenguaje del corazón, la sencillez y el amor.

 Apoyada en el testimonio de los pastores, y para decirlo en lenguaje de hoy, de todos los agentes de pastoral. 

Y para que la religión sea sí, profundamente popular, debe volver a ser como antes.

Ha de volver a hablar en el lenguaje del corazón que es el lenguaje del pueblo, olvidándose de los ritos excesivos y de las complicaciones teológicas también excesivas.

 Cuando al pueblo se le habla con sencillez y con amor, acepta la verdad que se le ofrece.

Y con más fe todavía si se le predica con el ejemplo. [33]

 Así se entiende una visión en la que vuelve a reunir la situación del pueblo y el servicio que le brindan sus auténticos pastores.

 -Yo sé – y lo declaro con todas las fuerzas de mi espíritu – que los pueblos tienen sed de Dios. Y sé también como trabajan sacerdotes humildes en apagar esa sed. [34]

 Mi Mensaje concluye con el capítulo Mi voluntad suprema, que fue difundido el 17 de octubre de 1952.

Allí en un tono más confidencial y personalizado presenta una concepción del juicio definitivo de Dios basado en el examen sobre el amor.

 – Por fin quiero que todos sepan que si he cometido errores los he cometido por amor y espero que Dios, que ha visto siempre mi corazón, me juzgue no por mis errores, ni mis defectos, ni mis culpas, que fueron muchas, sino por el amor que consume mi vida.[35]

 Y comentando su deseo de vivir eternamente junto con el pueblo vuelve a ver los –descamisados, es decir, a los pobres, el rostro sufriente de Dios.

 – Dios me perdonará que yo prefiera quedarme con ellos, porque él también está con los humildes, y yo siempre he visto en cada descamisado un poco de Dios que me pedía un poco de amor que nunca le negué.[36]

 Este es el anticipo de lo que señalarán los Obispos Argentinos al trazar las  Lineas Pastorales para la Nueva Evangelización: Y al profesar que todo hombre nos torna visible al Señor, Primogénito entre muchos hermanos, reconocemos la particular y específica cualidad que poseen los pobres para ser –sacramento de Cristo [37]

 Todo esto, vivido desde la peculiaridad de la mujer: Nuestro símbolo – mujeres – debería ser el de la Madre de Cristo al pie de la Cruz.[38]

 EAG/

 

NOTAS:

[1] Eva Perón: Clases y Escritos completos.1951.Editorial Megafón, San Isidro, 1987, tomo 3, pag 130

[2] Diario Democracia Buenos Aires, 25 de noviembre de 1948

[3] J. Dubois, Los actos humanos, en Iniciación Teológica, Herder,  1962, Tomo II)

[4] Eva Perón: Clases y Escritos completos. Año 1951 Editorial Megafón,, 1987, tomo 3, pag 18

[5] ver: Royo Marín: Teología de la Perfección Cristiana, B.A.C., 1962, nº 287

 [6] Sínodo de los Obispos 1971: La justicia en el mundo.

[7] San León Magno, Sermón 6 sobre la Cuaresma.

[8]

[9] Eva Perón : Diario Democracia, 28.de juliode.1948

[10]  Eva Perón: Diario Democracia

[11] Eva Perón: Diario Democracia

[12] Eva Perón: Diario Democracia

[13] Eva Perón: Clases y Escritos completos. Año 1951 Editorial Megafón, San Isidro, 1987, tomo 3, pag 45

[14] Gustavo Gutiérrez: Evangelización y opción por  los pobres, Paulinas, Bs.As. 1987, pag.69

[15] Judith Gociol, Diario Clarín,Buenos Aires,  15.de octubre de 1996

[16] Ver: Nicholas Fraser – Marysa Navarro: Eva Perón, la verdad de un mito, Bruguera, Barcelona, 1982

[17] Eva Perón: La razón de mi vida, Peuser, Buenos Aires, 17a. Edición Escolar, pág.217

[18] Eva Perón: La razón de mi vida, pag. 218

[19] Eva Perón, La razón de mi vida pag. 219

 [20] Eva Perón: Clases y Escritos completos.1951. Editorial Megafón, San Isidro, 1987, tomo 3, pag 177.

[21] Eva Perón: Mi Mensaje Editorial Futuro, Bs.As. 1994, pag. 50.

[22] Mons. Arnolfo Romero: Homilías del 15 de julio de 1979 y del 17 de febrero de 1980. Citadas por Miguel Cavada  Diez: Revista Latinoamericana de Teología, nº 40, enero abril de 1997, pag. 8

[23] Juan Pablo II Homilía en Tarnox, Polonia, el 10 de junio de 1987

[24] S. Bastianel, Conversión, en Nuevo Diccionario de Teología Moral, Paulinas, Madrid, 1992

[25]  Obispos Latinoamericanos: Documento de Puebla, 1134

[26] Documento de Puebla, 1140.

[27] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 50

[28] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 50

[29] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 51

[30] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 51

[31] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 52

[32] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 51

[33] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 52

[34] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 53

[35] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 61

[36] Eva Perón: Mi Mensaje, pag. 61

[37] Conferencia Episcopal Argentina: Líneas Pastorales para la Nueva Evangelización, San Miguel, 1990. nº 27.

[38] Eva Perón, según cita del P. Francisco Compaña