"Estoy desde la desaparición de mi hijo Alejandro. El me había hablado de este organismo. Me mostró el camino".

MABEL GUTIÉRREZ PRESIDENTA DE FAMILIARES ENTRABA AL COMANDO CELESTIAL

Por Ofelia Rosales*

Taty Almeida, de Madres-Línea Fundadora, dijo que Mabel -era el -Alma Mater- de Familiares y agregó que -ha sido y seguirá siendo mi amiga, una compañera de lucha con la que compartimos alegrías y dolores y la desaparición de nuestros Alejandros, porque mi hijo también se llama como el suyo.

Llegó al organismo tras la desaparición de su hijo Alejandro en 1976. Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo, lamentó su muerte.

 

MABEL GUTIÉRREZ PRESIDENTA DE FAMILIARES ENTRO AL COMANDO CELESTIAL

 

NAC&POP

11/04/2009

La presidenta de la organización de derechos humanos Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, Mabel Gutiérrez, falleció de un infarto este viernes a los 77 años en su casa de Capital Federal.

Fuentes del organismo que agregaron que estuvo asistida por dos compañeras de militancia, a quienes llamó tras los primeros síntomas del ataque.

-Fue una sorpresa, porque no estaba enferma, señaló una de compañeras de labor en Familiares, organización de DDHH que se constituyó en septiembre de 1976, pocos meses más tarde del Golpe de Estado.

El velatorio de Mabel se realizaba esta tarde en la calle Riobamba 34, en esta capital, a la espera de la llegada de dos hijos de la luchadora por los derechos humanos que viven en el exterior.

Por pedido de Gutiérrez, el cuerpo será cremado y las cenizas serán esparcidas en el Parque de la Memoria, ubicado en la costanera norte de la ciudad de Buenos Aires, monumento al que ella contribuyó con su labor a levantar en honor de los desaparecidos y asesinados por el terrorismo de Estado.

Al conocer la noticia, Taty Almeida, de Madres-Línea Fundadora, dijo que Mabel –era el -Alma Mater- de Familiares y agregó que –ha sido y seguirá siendo mi amiga, una compañera de lucha con la que compartimos alegrías y dolores y la desaparición de nuestros Alejandros, porque mi hijo también se llama como el suyo.

-Era inteligente, realmente clara y de una formación política espléndida y deja un agujero que nadie lo va a poder llenar en Familiares, finalizó Almeida.

Mabel había llegado a Familiares luego de la desaparición de su hijo Alejandro, hecho que ocurrió el 24 de julio de 1978.

Alejandro le había hablado a Mabel de Familiares, razón por la cual fue al primer organismo al que acudió para iniciar la búsqueda.

Gutiérrez era presidenta de Familiares desde hace muchos años: –Estoy desde la desaparición de mi hijo Alejandro.

El me había hablado de este organismo.

Me mostró el camino, reconoció con humildad.

Mabel era oriunda de Carlos Casares, en la provincia de Buenos Aires, donde se casó con un médico y tuvo cuatro hijos.

11/04/2009

TESTIMONIO DE MARÍA LAURA BRETAL SOBREVIVIENTE DE

-LA CACHA-

Ante el Consulado General de España en Buenos Aires, Marzo de 1998

CONSULADO GENERAL DE ESPAÑA EN BUENOS AIRES.

COPIA DE LA ESCRITURA DE ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN OTORGADA POR Dº MARÍA LAURA BRETAL ANTE DON JOSÉ RICARDO GÓMEZ-ACEBO RODRIGUEZ-SPITERI.

ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN  NÚMERO DOSCIENTOS NOVENTA Y TRES.

En la ciudad de Buenos Aires, a diez de marzo de mil novecientos noventa y ocho.

Ante mí, José Ricardo Gómez- Acebo Rodríguez- Spiteri, Cónsul de España, en funciones notariales por delegación del Señor Cónsul General de España en Buenos Aires,

COMPARECE:

Doña María Laura BRETAL, mayor de edad, casada, socióloga, de nacionalidad argentina, vecina de La Plata (Buenos Aires), con domicilio en la Calle Once, número trescientos treinta y tres, provista de Documento Nacional de Identidad número 10.391.743, expedido por el Registro Nacional de las Personas el 30 de mayo de 1997.

Interviene en su propio nombre y derecho.

Tiene, a mi juicio, interés legítimo para este acto, y expone:

Que en relación con los hechos ocurridos en la República Argentina y que están siendo objeto de enjuiciamiento por el Juzgado número cinco de la Audiencia Nacional, ha realizado por escrito manifestaciones, que le interesa queden recogidas en documentos públicos, a los efectos que fueren procedentes.

Expuesto lo que antecede, la compareciente me hace entrega del referido escrito conteniendo sus declaraciones, y me requiere su protocolización.

Acepto el requerimiento, y procedo a incorporar al Protocolo corriente de instrumentos públicos de este Consulado General, bajo el número inserto al comienzo de esta matriz, el mencionado escrito, que consta de cuatro hojas de papel común escritas a máquina y suscritas por la compareciente.

Con lo que se da por terminada la presente acta, que ha sido extendida en un pliego de papel común.

Leída por mí a la compareciente, por su opción, se ratifica y firma conmigo.

De todo lo cual, doy fe.

Está la firma de María Laura Bretal.

Ante mí, José Ricardo Gómez Acebo. Rubricados. Hay un sello en tinta de este Consulado General.

CONCUERDA fielmente con su original que obra en el Protocolo corriente de Instrumentos Públicos de este Consulado General, con el número inserto al principio de este documento, y para que conste expido la presente copia a petición de la requirente, que firmo y sello en Buenos Aires, hoy, día de su autorización. Doy fe.

TESTIMONIO DE SECUESTRO Y DESAPARICIÓN

CAMPO CLANDESTINO DE DETENCIÓN  «LA CACHA»

DURACIÓN DEL CAUTIVERIO 05/05/78 AL 22/08/78

María Laura Bretal, argentina nativa, docente, licenciada en Sociología en la Universidad Católica de La Plata de la República Argentina, identificada con Documento Nacional de Identidad Nº 10.391.743, con fecha de nacimiento el día 21 de septiembre de 1952, en la ciudad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires, República Argentina; hija de Raúl Osvaldo Bretal y Elena Cristina Marta Othaz, vivos y descendientes de españoles; de estado civil casada en primeras nupcias con Federico Alberto Deschamps, argentino nativo, Documento Nacional de Identidad Nº 7.663.995; ambos padres de tres hijas; con domicilio real en la calle 11 Nº 333, CP 1900, ciudad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires, República Argentina, para que dicho testimonio sea remitido a la Audiencia Nacional de Madrid para su agregación en las diligencias previas 108/96 que tramitan por ante el Juzgado Central de Instrucción Nº 5 a cargo del Señor Juez Baltasar Garzón Real. Me presento ante Usted y respetuosamente digo:

A) Que en legal tiempo y forma vengo a manifestar todo lo que me ha ocurrido y conozco como víctima de la metodología represiva y del genocidio llevado a cabo por la dictadura militar instaurada en la República Argentina el 24 de marzo de 1976. 

B) Que para facilitar la comprensión de mi exposición ordeno mi testimonio conforme a lo siguiente:

1) RELATO

El día miércoles 5 de mayo a las 22.30 hs llego a mi domicilio de la ciudad de Ensenada, sito en calle Horacio Cestino Nº 455, (distante 150 metros de la Comisaría Seccional Ensenada de la Policía de la Provincia de Buenos Aires) con mi hija Juliana de 3 años de edad.

A la media hora rodean el lugar de tres a cuatro automóviles presuntamente civiles, e irrumpe en mi domicilio un grupo de diez individuos fuertemente armados, disfrazados con pelucas, máscaras y medias de mujer en la cabeza.

Dicen pertenecer a la Policía Federal Argentina y Fuerzas Armadas Argentinas, ingresan por la fuerza a mi casa, requisan las habitaciones, saquean y roban objetos y me secuestran conjuntamente con mi hija.

A pesar de manifestarles mi estado de gravidez de cuatro meses, soy igualmente maltratada e introducida brutalmente en el asiento posterior de uno de los autos, entre dos inidividuos armados que me encapuchan y encañonándome con sus armas.

Mi hija es ubicada en el asiento delantero en brazos de uno de estos siniestros personajes.

A los cinco minutos de marcha, a través del relato infantil de la descripción de la ruta que mi hija hacía, me percato de estare en la calle 126 y 43 (próximo a la ciudad de La Plata) en donde me hacen despedir de mi hija que es introducida en otro de los vehículos.

Ante mi desesperación por su destino sólo recibo más golpes, insultos y humillantes amenazas.

Meses después cuando me liberan, me entero lo sucedido con mi hija Juliana: los secuestradores retornaron con ella a mi domicilio, la durmieron con algún somnífero o de un golpe, ya que apareció con una herida en el labio, robaron a su paso lo que pudieron, cerraron la casa arrojando la llave en la vereda y avisaron a las tres de la madrugada a mi abuela de 80 años que la niña estaba sola y abandonada en la casa.

Al día siguiente mi hijita Juliana con su labio lastimado contó que » unos señores malos se llevaron a mi mamá».

Mi secuestro y viaje en auto continúa una media hora más, pasamos un puesto de control y llegamos al Campo Clandestino de Detención, que después me entero era «La Cacha» o «Cachavacha, llamado así por un personaje de cuentos infantiles, la Bruja Cachavacha, que hacía desaparecer personas.

Soy encerrada en una habitación a la llamaban «laboratorio» que era la sala de torturas, en la que hay una cama con bastidor elástico de metal («la Parrilla»), una mesa, una silla, un balde para las necesidades, un tablero , una mesa para la «picana eléctrica», ganchos y sogas para colgar personas en las paredes, sangre en las paredes y otros elementos de tortura que no identifico.

Durante una semana permanezco en esa habitación macabra, sin ningún contacto con el mundo, sólo escucho ladridos de perro, el paso de uno o dos ferrocarriles por día y los pasos de los torturadores. Se suceden largas sesiones de golpiza e interrogatorios sobre mis actividades docentes, políticas y sindicales.

Participan siempre dos torturadores: el «bueno» y el «malo».

Mi estado comenzó a deteriorarse apareciendo vómitos, hemorragias y desvanecimientos, obviamente para ellos mi embarazo no cambiaba su proceder.

Recién el miércoles 13/05/78 me trasladan al edificio principal de «La Cacha», donde me encuentro con otros secuestrados desaparecidos en las mismas condiciones mías, algunos permanecían en cautiverio desde octubre de 1977.

También había dos mujeres embarazadas de siete meses ubicadas en la planta baja.

Me alojan en una cueva del piso alto sobre un bastidor con colchoneta y frazada, encapuchada y encadenada durante 107 días hasta mi liberación.

Las condiciones sufridas por todos durante el cautiverio eran vergonzantes, indignas e inhumanas. Permanecíamos encadenasos acostados en el piso o en catres durante todo el dia, desnudos o semidesnudos, encapuchados, sin hablar, sin ver, a merced de los guardias que aburridos se entretenían verdugueando o abusando de alguno de nosotros. Sólo nos levantaban dos veces al día para hace nuestras necesidades.

Durante las noches permanecía la luz encendida.

El baño semanal era a puertas abiertas y con agua fría, cosa que permitía a los guardias abusar de las mujeres.

Algunas noches eramos llevados afuera a interrogatorios y simulacros de fusilamientos.

A raíz de los frecuentes «traslados» de detenidos de un campo de concentración a otro, nos enterábamos por aquellos que sobrevivían, de las golpizas de que eran objeto y que en rigor de verdad la mayoría de los «traslados» significaban la muerte por distintos tipos de métodos (fusilamientos, masacres, falsos enfrentamientos, vuelos en donde se los arrojaba al mar, etc).

La tortura psíquica era constante, y la física la realizaban por medio de golpes, picana eléctrica, extracción de uñas y dientes, «submarino» (inmersión de la cabeza en un balde de agua) quemadura, suspensión en ganchos de las paredes, violaciones y vejámenes de todo tipo.

La alimentación era mate cocido y pan de mañana y tarde, guiso de porotos,polenta o sopa como almuerzo  y ocasional cena.

Durante todo mi secuestro sólo recibí, a pesar de mi embarazo, dos o tres frutas y algún trozo de carne hervida.

Durante mi permanencia en cautiverio, tomo conocimiento, por deslices de un guardia del Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires que se hallaba en estado de ebriedad, que el Campo Clandestino de Detención «La Cacha» era la antigua planta transmisora de LS-11 Radio Provincia de Buenos Aires, ubicada a doscientos metros de la cárcel de mujeres de la localidad vecina de Lisandro Olmos.

La comida nos llegaba en ollas del Servicio Penitenciario de la cárcel mencionada, algunos utensilios tenían sello y monograma del Regimiento 7º de Infantería del Ejército Argentino (con asiento en la ciudad de La Plata).

Los medicamentos utilizados provenían de la Armada como por ejemplo la «Aspirinaval». 

En el período de mayo a agosto, el promedio de secuestrados era de 40 entre el sótano y el piso alto. El período de mayor movimiento de entradas y salidas fue durante el Campeonato Mundial de Fútbol 1978. A partir de julio y agosto se sucedieron bastantes «traslados» hacia otros centros o hacia el denominado «destino final».

Los mismos guardias comentaban que se estaba desmantelando «La Cacha».

El diá 22 de agosto de 1978 recupero mi libertad. Soy trasladada encapuchada a «La Casita» (pequeño chalet contiguo) donde me dan ropa nueva, comprada para mis ya ocho meses de embarazo.

Durante dos horas permaneció mi interrogador, torturador y responsable «Daniel» arengando y dando órdenes sobre mi futuro proceder en libertad (que de hecho constituyó una «libertad vigilada» por varios años).

Entre las recomendaciones recibidas, debía , bajo amenaza de muerte, no residir a menos de 60 kilómetros de la ciudad de La Plata, durante un período inferior a diez años, no salir del país, no trabajar en la docencia ni en la profesión, no efectuar declaraciones ni denuncia sobre lo vivido y conocido durante mi sescuestro, no contactarme con persona alguna, salvo los familiares directos.

También me obligó con un arma en la cabeza a escribir y firmar una «confesión» de mis supuestos delitos como «subversiva». Luego me introdujeron encapuchada en un automóvil y me liberan a 100m de la Estación Terminal de Omnibus de la Ciudad de La Plata con la indicación de no voltear la vista hacia el vehículo del que descendía.

Durante largo tiempo continúan siguiendo mis movimientos y cambios de domicilio, controlándome por teléfono y amenazándome a mí y a toda mi familia, a lo que debía responder en clave por medio de avisos clasificados en un periódico de difusión nacional.

2) PERSONAS SECUESTRADAS Y VISTAS POR MI CON VIDA EN -LA CACHA- ENTRE EL 05/05/78 AL 22/08/78:

 

2.1) ALEJANDRO GUTIERREZ, alias «Luciano»:

25 años, casado, dos hijos, estudiante de Veterinaria, entró el 30/07/78, alojado primero en el sótano y reubicado luego de una semana en la Planta Alta cerca de Luis Córdoba, hasta por lo menos la fecha de mi liberación.

2.2) LUCÍA ZWICA:

2.3) JORGE CARABELOS:

Con respecto a mis recuerdos de Lucía Zwica Y Jorge Carabelos (alias «Bigote o «Mostacho»), fueron ingresados a «La Cacha» a fines de mayo del 1978.

Fueron secuestrados en la calle 8 y 48 de La Plata a las 20 o 21 hs.

Lucía era psicóloga, pelo castaño largo, muy bonita, de 25 o 26 años, ambos tenían una hija  de seis años llamada Sofía. Lucía fue alojada en la cueva 1 de Planta Baja.

Jorge, flaco, alto y morocho, militante de FAL, había estado preso y fue liberado con la amnistía de Cámpora, en 1973, hecho que no se lo perdonaban.

Lo instalaron en la Planta Alta incomunicado de Lucía y era llevado a interrogatorio y tortura durante varios días al «Laboratorio».

A mediado de junio los «trasladan» y son asesinados en un simulacro de enfrentamiento del mismo modo como luego fueron Laura Carlotto y Carlos Lahite (2.11 y 2.12).

2.4) MARÍA CRISTINA GARCÍA, alias «La Gringa»:

23 años, casada con Daniel Boone, una hija de 1 año que al año siguiente me entero que falleció.

Residente en Ensenada, trabajaba en Petroquímica General Mosconi, fue secuestrada en octubre o noviembre de 1977.

Reconoció en «La Cacha» el reloj o pullover de su marido y el lavarropas robado de su casa.

2.5) MARÍA BALDASARE, alias «Angelita»:

37 años, separada, una hija de 14 años. Empleada en Laboratorios Rosemblet, residía en Capital Federal, secuestrada en Mar del Plata en enero o febrero de 1978, trasladada a «La Cacha» en abril, permaneció hasta el 17/08/78 en que fue trasladada.

2.6) LUCÍA PERRIER DE FOURRIER, alias «Chispi»:

22 años, casada, dos hijas, oriunda de Paraná, secuestrada en febrero de 1978 en la ciudad de Necochea, Provincia de Buenos Aires, permaneció en la Base Naval de Mar del Plata hasta que ingresa a «La Cacha» en abril del mismo año.

2.7) NÉSTOR FOURRIER, alias «Vizcacha»:

28 años, estudiante de Ciencias Económicas, ídem 2.6).

2.8) «JIMMY» :

24 años soltero, estudiante, conocido de 2.3) y 2.4) venían juntos de Mar del Plata.

2.9) SILVIA SISCARD DE SALAZAR, alias «Anita»:

25 años, casada, 2 hijos, vivía en Morón, Provincia de Buenos Aires. Secuestrada junto a los precedentes en las playas de la Costa Atlántica. Su ex marido secuestrado y trasladado a otro campo.

2.10) «ROSITA»:

22 años aprox. Casada, cuatro hijos, embarazada de siete meses.

Secuestrada en marzo de 1978 en La Plata.

Trasladada el 18 o 19/06/78 en trabajo de parto.

Los guardias informaron que tuvo el hijo ensesguida por lo que supongo que el parto fue en la cárcel de Olmos.

Su esposo fue torturado y asesinado.

2.11) LAURA ESTELA CARLOTTO, alias «Rita»:

22 años, estudiante de Historia, embarazada de  meses, residente de La Plata.

Secuestrada con su compañero («Chiquito») en diciembre de 1977, él torturado y asesinado en su presencia.

El 26/06/78 la trasladan en trabajo de parto, nació un varón al que llamó «Guido», se lo robaron cinco horas después del parto, regresó sin él a»La Cacha»  aproximadamente 10 días más tarde, permaneciendo hasta mi salida.

Luego me entero que el día 25/08/78 la asesinan junto a Carlos Lahitte dentro de un automóvil en Isidro Casanova, Provincia de Buenos Aires, en un falso enfrentamiento.

2.12) CARLOS LAHITTE, alias «Carlitos»:

27 años, soltero, secuestrado en diciembre de 1977, trasladado y asesinado con Laura Estela Carlotto.

2.13) «HUGO», alias «Osito»:

26 años, estudiante, secuestrado en La Plata, huyó, cayó baleado desde un primer piso en una farmacia, fue capturado herido y torturado, se recuperó a pesar de sus catorce proyectiles alojados en distintos lugares del cuerpo.

Trasladado, posiblemente, con Miguel Alberto Arias a fines de junio de 1978.

2.14) HUGO MASSUCCO, alias «El Tuerto»:

37 años, secuestrado a fines de 1977 en La Plata.

Trasladado en la primera semana de agosto.

2.15) SERGIO ZURITA, alias «Coli» o «Coliche» :

25 años estudiante, secuestrado en febrero de 1978 en La Plata, trasladado de «La Cacha» en el mes de julio.

2.16) CARLOS A. YUNK, alias «Teté»:

22 años, soltero, estudiante de medicina de La Plata, secuestrado en abril de 1978, enfermo de artrosis en las manos, trasladado en julio con Sergio Zurita.

2.17) MIGUEL ALBERTO ARIAS, alias «Toti»:

25 años, casado, un hijo, estudiante de La Plata, trasladado a fines de junio.

2.18) RAÚL BONAFINI, alias «Bigotito» :

24 años,soltero, estudiante de Zoología, secuestrado en diciembre de 1977 en La Plata, permaneció en «La Cacha».

2.19) WALTER ROSENFELD, alias «Emilio» :

22 años, casado, obrero y estudiante, secuestrado en la clínica donde nació su hijo varón, nunca supo su destino ni el de su mujer, torturado en extremo caquéctico con 20 kilos de menos sin control motriz ni esfínteres, verdugueado por su condición de judío, empezó a alimentarse y a mejorar en julio de 1978 por la atención de sus compañeros de cautiverio, siendo trasladado el 17/08/78.

2.20) MARÍA INÉS PALEO, alias «Cristina»:

25 años, casada, un hijo, estudiante de arquitectura, secuestrada a principios de julio de 1978, cruelmente torturada por «El Oso», liberada al mes.

2.21) ESPOSO DE MARÍA INÉS PALEO:

Entró con ella y fue liberado a los dos días.

2.22) VALENTI, alias «El Zorro»:

Entró en julio 1978 y fue alojado en el sótano.

2.23) PATRICIA VALERA, alias «Pato»:

24 años, vino de Mar del Plata durante el Campeonato Mundial de Fútbol 1978, estuvo dos semanas y volvió a ser trasladada.

2.24) ALCIRA RÍOS DE CÓRDOBA:

37 años, casada, dos hijos varones, abogada, residente en San Nicolás, Pcía de Buenos Aires, entró el 29/07/78, permaneciendo alojada en la cueva de abajo, donde anteriormente estaba Lucía.

Años después me entero de su liberación junto con su esposo Luis Córdoba.

2.25) LUIS CÓRDOBA:

40 años, esposo de Alcira Ríos, torturado y quemado, con ácido en el torso, permaneció depositado en la Planta Alta, frente a mi cueva, sin atención médica, a veces permitían que Laura Estela Carlotto curara sus heridas. Liberado.

2.26) ALMIRÓN, alias «Negro»:

Casado, dos hijos, oriundo de Villa Unión, Pcía de Salta.

2.27) «MARÍA»:

20 años, casada, tres hijos y embarazada de 5 meses, secuestrada junto con su madre, torturadas ambas, luego alojadas en el sótano.

2.28) Madre de 2.27 (María)

2.29) GONZÁLEZ, alias Don Vera:

50 años, casado, una hija desaparecida, obrero del Frigorífico Swift de la localidad de Berisso, estuvo durante el mes de agosto de 1978 alojado en una de las cuevas de la Planta Baja.

2.30) Dejo constancia de haber escuchado voces y gritos de otras personas secuestradas, permanentes o en traslados en las mismas condiciones de detención y torturas, pero que por permanecer en el sótano no las pude reconocer.

3) DESCRIPCIÓN DE LAS FUERZAS REPRESIVAS QUE ACTUARON DURANTE MI CAUTIVERIO EN «LA CACHA» DE ACUERDO A VIVENCIAS PERSONALES.

Las «Fuerzas Conjuntas» que actuaban en «La Cacha» estaban compuestas por el Ejército Argentino, la Armada Naval Argentina, el Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires, el Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE) y en algunos casos también actuaba la Policía Federal.

Las guardia en el campo eran por turnos de 24 horas formadas por cuatro integrantes. El «encargado o responsable del funcionamiento» era «Don Eduardo» de Ejército Argentino y su acompañante o segundón era «Romo». ( Se encargaban de las requisas, traslados, alimentación y la administración del campo).

3.1) EJÉRCITO ARGENTINO:

«VILLA»: Oficial, Torturado (posible apropiador del bebé de Laura Carlotto).

«LOS POROTOS»: (eran los guardias) «Don Otto», «Don Ricardo», «Roberto», «Eduardo».

3.2) ARMADA NAVAL ARGENTINA:

«DANIEL»: Suboficial, Investigador, Torturador.

«KOYAK»: Suboficial. Torturador.

«GORDO ACOSTA» o «GORDO COSTA».

«LOS CARLITOS»: no recuerdo nombres.

3.3) SERVICIO PENITENCIARIO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES:

«LOS PIRULOS»: «Palito», «Sabino», «Pájaro Loco» y «Romo» (visto en los «traslados» de presos y en el robo de elementos de las casas, sería oriundo de Lisandro Olmos).

3.4) SERVICIO DE INTELIGENCIA DEL ESTADO (SIDE)

«LA PATOTA»: «Daniel»(Jefe y Torturador), «Pablo», «Marpla», «Gustavo» y «Tarzán». Además de las funciones que cumplían en «La Cacha» se jactaban de ser el grupo de élite que salía a secuestrar.

3.5) POLICÍA FEDERAL:

«El Oso»: Torturador.

4) RESPONSABLES DE LOS SECUESTROS, DETENCIONES, TORTURAS Y ASESINATOS LLEVADOS A CABO EN EL CAMPO CLANDESTINO DE DETENCIÓN «LA CACHA». 

En mi condición de secuestrada desaparecida de CCD «La Cacha» hago responsables a :

4.1) JUNTA DE COMANDANTES EN JEFE:

Teniente General Jorge Rafael Videla.

Almirante Emilio Eduardo Massera.

Brigadier Mayor Orlando Ramón Agosti.

4.2) COMANDANTE PRIMER CUERPO DE EJÉRCITO ZONA 1:

General Carlos Guillermo Suárez Mason.

4.3) COMANDO DÉCIMA BRIGADA DE INFANTERÍA:

General de Brigada Juan Baurista Sasiaiñ. (Comandante).

Coronel Jorge Álvarez. (Subcomandante).

4.4) JEFATURA DE REGIMIENTO SÉPTIMO DE INFANTERÍA:

Coronel Aldo José Barufaldi.

4.5) GOBERNACIÓN DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES: 

General de Brigada Ibérico María Saint Jean. (Gobernador).

Jaime Smart (Ministro de Gobierno)

4.6) JEFATURA DE POLICÍA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES:

Coronel Pablo Ovidio Richeri. (Jefe).

Coronel Rodolfo Aníbal Campos. (Subjefe).

Comisario Mayor Miguel Osvaldo Etchecolatz. (Director de Investigaciones).

Comisario Mayor Juan Miguel Wolk. (Director de Investigaciones de Area Metropolitana).

Comisario Mayor Eduardo Isidoro Arana. (Director de Seguridad del Area Metropolitana).

4.7) JEFATURA DE LA BRIGADA DE INVESTIGACIONES DE LA POLICÍA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES:

Comisario Bernabé Jesús Corrales. (Subjefe)

C) PETITORIO: 

C.1) Solicito de V.S se me tenga por presentado en legal tiempo y forma el presente escrito testimonial.

C.2) Que quedo a disposicón para ampliar mi declaratoria y todo otro trámite que usía estime conveniente.

JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES

Proveer de conformidad que SERÁ JUSTICIA.

MARÍA LAURA BRETAL

DNI 10.391.743