"El que quiera ser el más importante entre ustedes, que se haga servidor de todos, y el que quiera ser el primero, que se haga el siervo de todos. "(Mc 10, 42-43)

JESÚS Y NO EL CESAR, ES EL HIJO DE DIOS. EL EVANGELIO VIENE DEL POBRE, NO DEL PODER.

Por Ruben Dri

El trabajo en su sentido más profundo es precisamente creación.Mediante el trabajo nos creamos a nosotros, creamos los bienes con los que vivimos, y creamos el ethos o casa espiritual en la que habitamos.  El capitalismo previerte este acto esencial del ser humano, y en la etapa neoliberal, literalmente se lo quita a la mayoría de los sectores populares. Recuperarlo, pues, en su realidad y en su profundo sentido es tarea prioritaria.  

<

p class=»MsoNormal» style=»text-align: center;» align=»center»>

JESÚS Y NO EL CESAR, ES EL HIJO DE DIOS. EL EVANGELIO VIENE DEL POBRE, NO DEL PODER.

Por Ruben Dri

Revista Koeyu

-Los que son considerados como jefes de las naciones, las gobiernan como si fueran sus dueños; y los poderosos las oprimen con su poder. Pero entre ustedes no ha de ser así. Al contrario, el que quiera ser el más importante entre ustedes, que se haga servidor de todos, y el que quiera ser el primero, que se haga el siervo de todos (Mc 10, 42-43) .

Hegemonía y poder.  

Como es sabido el triunfo de la revolución en la Rusia zarista y las derrotas de los intentos revolucionarios de la segunda década del siglo XIX en Alemania, Hungría e Italia, llevaron a Antonio Gramsci a una profunda reflexión sobre las causas de tan dispar destino de los intentos revolucionarios.  

La contribución más importante de estas reflexiones gira alrededor del concepto de hegemonía que, desde entonces figura en todas las elucubraciones que tienen que ver con la realidad política.  

Me interesa en estas reflexiones trabajar sobre la relación que veo entre dicho concepto y la construcción del poder popular, reinterpretando el concepto de hegemonía, o, incluso, corrigiéndolo.  

Para empezar, hay una observación importante que hace Gramsci al referirse a las diferencias existentes entre las tareas que le esperan a la revolución de octubre y las que es perentorio realizar en las revoluciones del los países centroeuropeos.

Siendo la sociedad zarista una sociedad en la que prácticamente no había sociedad civil, tomado el Estado, o la fortaleza, como lo denomina Gramsci, la tarea a realizar era nada menos que la de crear la sociedad civil, lo que significa, crear la hegemonía, entendida ésta como consenso de los ciudadanos.  

Ese consenso es poder.  

Construir la hegemonía es construir poder, poder horizontal, democrático. Esta tarea no puede ser creada desde arriba, pero es el único lugar en que esa revolución la podía realizar.  

Una contradicción prácticamente insoluble, como se mostró ulteriormente.  

Como se ve, me estoy sirviendo del concepto gramsciano de hegemonía, pero transformado o reinterpretado, como se quiera.  

Es muy difícil, por no decir imposible, que la revolución soviética no terminase en el estalinismo.

De hecho, esto ya había sido expuesto por Hegel en la célebre dialéctica del señor y el siervo.  

El camino del señor es un callejón sin salida.  Desde el poder de dominación, aunque éste se denomine dictadura del proletariado es imposible pasar a una sociedad del mutuo reconocimiento.  

Los sujetos no se realizan por una concesión que hace desde arriba.

Se conquista en una lucha en la que los siervos, dejan de serlo, no se reconocen como siervos, sino como sujetos.

Gramsci plantea correctamente, para las sociedades avanzadas, con sociedad civil ampliamente desarrollada, que la hegemonía debía preceder a la toma del poder o del Estado.  

Creo que ese principio vale para toda revolución y no sólo para las sociedades avanzadas, porque si la hegemonía no se construye en el camino, no se la construirá posteriormente.

Se repetirán las prácticas anteriores.  

La hegemonía como consenso democrático no puede ser construido desde arriba, porque ello implica subordinación.  

Quien detenta el poder del Estado o el poder político y económico puede obtener legitimación, que implica aceptación de la dominación, pero no hegemonía en el sentido de consenso democrático.  

Éste sólo puede lograrse desde el seno de la sociedad civil.  Es una construcción que se realiza entre iguales.  

Algunos ejemplos históricos ilustrarán lo que quiero expresar.  

Tomaré dos de los más significativos, el del cristianismo primitivo y el de la Revolución Francesa.  

El primero como un caso histórico que muestra la conquista y la pérdida de la hegemonía, y el segundo, el de una conquista que se mostró irreversible.  

Después de la muerte de Jesús de Nazaret que había bregado por una revolución igualitaria en la sociedad hebrea del siglo primero, sus discípulos, una vez recuperados del desconcierto de la derrota que significó la muerte de su líder, comenzaron a repensar su práctica en un contexto totalmente distinto.  

Efectivamente, del pueblo hebreo, en el cual había una historia en la que se insertaba el proyecto liberador de Jesús habían pasado a habitar en pueblos sometidos por el imperio romano, en los que la única manera de insertar el proyecto era enfrentar al poder opresor del imperio.  

La tarea que emprenden es la de una verdadera lucha por la hegemonía que implica, entre otras cosas, reinterpretar determinados símbolos, cambiando su sentido, de opresor en liberador, y crear otros.  

Tomaré algunos de los símbolos más significativos que tuvieron esta metamorfosis.  

El evangelio viene del pobre, no del poder.  

-Principio del evangelio de Jesús Cristo, Hijo de Dios (Mc 1,1). 

Así comienza Marcos su narración sobre la práctica y el mensaje de Jesús de Nazaret, conocida como evangelio.  

Hoy el vocablo evangelio, reinterpretado desde el poder de dominación, ha pasado a significar una narración religiosa sin connotación alguna con cuestionamientos que tenga que ver con situaciones sociales, económicas o políticas.

Sin embargo, se trata de una de las geniales creaciones del lenguaje anti-imperial de algunas de las primeras comunidades que contraponen la práctica y el mensaje liberador de Jesús de Nazaret a la práctica y el mensaje opresor del imperio romano.  

Efectivamente, según el Diccionario Teológico del Nuevo Testamento es -un término técnico para -nuevas victorias, especialmente en las batallas militares. (Ched Myers, 1988 p. 123).  

El evangelio del imperio se transmitía a través de las victorias de las tropas que significaban destrucción, muerte y opresión para los vencidos.  

La descripción del -endemoniado de Gerasa nos muestra claramente las consecuencias de semejante evangelio: -Andaba siempre, día y noche, entre los sepulcros y por los cerros, gritando y lastimándose con piedras. (Mc 5, 5).  

El demonio que se había apoderado de este individuo se llamaba legión, es decir, el imperio romano en su expresión más tenebrosa para los dominados, el ejército.  

La dominación ocasiona desequilibrios en los dominados.  

A éstos se les cierra el horizonte, se les truncan las posibilidades de realizarse como sujetos. Son reducidos a objetos descartables.

La osadía de Marcos es mayúsculas.  

El verdadero evangelio no es el que transmite el imperio sino el que surge del mensaje del campesino de Nazaret llamado Jesús.  

El evangelio es: -Se ha cumplido el tiempo y está cerca el Reino de Dios: conviértanse y crean en el evangelio. (Mc 1, 15)

El evangelio o buena nueva o excelente noticia no es el imperio romano sino el Reino de Dios.  

El Reino de Dios es una sociedad antimonárquica, antijerárquica, antitributaria.  Es una sociedad de iguales, de hermanos, en la que todo se comparte.  

El único rey aceptado es Dios quien ni vive en templos sino en el pueblo.  

Toda la actividad de Jesús se realiza en las aldeas, en el campo, en las casas de familia, en las sinagogas.  

El templo, para Jesús, es como la higuera que no da frutos.  

El campesino Jesús es el Señor, no el emperador.  

En la ideología del imperio, había un solo Señor, el emperador, el verdadero señor del mundo como la denomina Hegel.

En su lucha contrahegemónica las comunidades cristianas otorgan ese título a Jesús, el campesino de Nazaret que pasa a ser el Cristo, el Señor – Kyrios- Ésta es la raíz de las persecuciones que sufrirán diversas comunidades cristianas.  

Celso nos proporciona un buen testimonio sobre el tema.

En efecto, al principio que sostienen los primeros cristianos sobre la imposibilidad de servir a dos señores, contesta Celso que ésas son -palabras de facciosos que quieren hacer grupo aparte y separarse del común de la sociedad. (Celso, 1989 p.111)  

Más adelante agrega Celso: -quien, hablando de Dios, declara que hay un solo ser al que se debe el nombre de ´Señor´, es un impío que divide el reino de Dios e introduce en él la sedición, como si hubiese dos partidos opuestos, como si dios tuviese delante de sí un rival para hacerle frente. (Id. p. 112).  

La indignación de Celso es explicable.  Los cristianos admiten al Cristo como único Señor.  Ello significa que se lo niegan al emperador y a los dioses del imperio.

En consecuencia se niegan a participar en los cultos públicos, pues éstos significaban la legitimación del imperio.  

Era la utilización te la teología para legitimar el poder de dominación imperial, ese pecado que es imperdonable al decir de Jesús. (Mc 3, 28-30).  

Con más claridad y contundencia todavía se expresa Celso: -Suponed que os ordenen jurar por el Jefe del Imperio. No hay ningún mal en hacer tal cosa. Porque, es entre sus manos en donde fueron colocadas las cosas de la tierra, y es de él de quien recibís todos los bienes de la existencia. Conviene atenerse a la antigua frase: ´Es necesario un solo rey, aquel a quien el hijo del artificioso Saturno confió el cetro´. Si procuráis minar este principio, el príncipe os castigará, y razón tendrá; es que si todos los demás hiciesen como vosotros, nada impediría que el Emperador se quedase en solitario y abandonado y el mundo entero se tornaría presa de los bárbaros más salvajes y más groseros. No existiría en breve ninguna señal de vuestra hermosa religión, y lo mismo acontecería de la verdadera sabiduría entre los hombres. (Celso, 1989 p. 122).  

Hic Rhodus, hic salta! Aquí hay que saltar.  

Aquí está el problema que los cristianos le plantean al imperio, aquí se encuentra la clave de las persecuciones.

Celso es claro y contundente. Dice que en manos del emperador -fueron colocadas todas las cosas de la tierra.  Los cristianos lo niegan.  

Ellas están en manos del único Señor que no es precisamente el emperador. Éste las ha usurpado.

Del emperador reciben todos los bienes de la existencia sólo los poderosos, los que pertenecen a la burocracia imperial o a la aristocracia.  

La mayoría no sólo no recibe esos bienes, sino que recibe los males de la opresión militar, de la opresión económica, del hambre y la muerte, denunciados por el apocalipsis en las figuras de los jinetes. (Ap ).  

Jesús es el Hijo de Dios, no el emperador.  

-Cayo Octavio nació el 23 de septiembre del año 63 a.e.c. y se convirtió en hijo adoptivo y heredero legítimo de Julio César, asesinado el 15 de marzo del 44 a.e.c.

Luego de la deificación de César por el Senado de Roma el 1º de enero del 42 a.e.c., Octavio se convirtió inmediatamente en divi filius, hijo de un divino (Crossan 1996 p. 20).  

Octavio, el fundador del imperio romano es proclamado Hijo de Dios.

El poeta Virgilio se encargará de fundamentar la naturaleza divina del emperador en la Eneida y en la Cuarta Égloga.  

Mientras en la primera de estas obras narra la historia de la estirpe divina de los emperadores romanos, en la segunda celebra el -nuevo orden que comienza con el imperio.  

En la moneda que le presentaron a Jesús cuando tramposamente lo interrogan sobre la licitud del pago del tributo al César se leía: Ti(berius) Caesar Divi Aug(usti) F(illius) Augustus cuya traducción es: -Tiberio Augusto, César, hijo del divino Augusto.  

De modo que el poder del emperador se encontraba legitimado religiosamente. Había una teología imperial que sostenía la naturaleza divina de quien detentaba el poder.  El título de augusto que recibía tenía carácter divino.  

El Apocalipsis tiene las expresiones condenatorias más terminantes para este tipo de legitimación religiosa.  Marcos inicia su evangelio de la siguiente manera: -Principio -arjé- del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. 

El Génesis inicia la obra de creación del mundo de la misma manera: -En el principio -en arjé-.

No es casual. Se trata de una nueva creación.  

Jesús crea un mundo nuevo, una nueva sociedad. Mujeres y hombres nuevos.  Con Jesús comienza el mundo nuevo y no con Octavio como proclamaba Virgilio en la célebre cuarta égloga. Jesús, el Cristo, es decir, el Ungido, el Mesías es el trae el evangelio, no el emperador, como hemos visto.  

Por otra parte, Jesús es el verdadero -Hijo de Dios, no el emperador romano.  

Menester es captar esta categoría aplicada a Jesús, el Cristo, en todas sus dimensiones, es decir, en su dimensión político-religiosa.  En primer lugar, su sentido político.  

Proclamar a Jesús de Nazaret, un campesino de la oscura región de Galilea como el verdadero Hijo de Dios, tenía un claro sentido antiimperial.  

Marcos escribe su evangelio para mostrar que efectivamente es ese campesino el verdadero Hijo de Dios.  

Esta proclamación, por otra parte, tenía un profundo significado religioso en el que se encuentra implicado no sólo Jesús, sino también todos los hombres.  

Para entender esto debemos pasar del concepto al símbolo, o mejor, devolver esa expresión a su expresión simbólica como lo fue en su creación.  

Su paso del símbolo al concepto y, de éste, al dogma, lo empobreció, unilateralizó y permitió que se lo utilizara en forma opresora.

La realidad es infinita, inagotable.  

El ser humano se encuentra abierto a esa infinitud.

Abierto a ella, pero sin poder nunca agotarla o abarcarla completamente.

Los símbolos expresan esa infinitud, por lo cual son polisémicos. Poseen múltiples, inagotables significaciones.  

El concepto, en cambio, acota las significaciones de los símbolos.  

El símbolo transformado en concepto pasa a tener una significación unívoca, presta para ser propuesta como dogma.

La expresión Hijo de Dios es uno de los símbolos más ricos y profundos de la experiencia religiosa.  En ese nivel, es decir, como símbolo expresa, por una parte que en Jesús de Nazaret, en su práctica y su mensaje se nos presenta Dios.  

En otras palabras, la práctica y el mensaje de Jesús nos hablan de la presencia de Dios.  

Por otra parte, esa elevación del hombre a la divinidad pertenece a todo hombre. Jesús, el Cristo, es una manifestación eximia de la elevación del ser humano.  

Nadie puede saber, conceptualmente, qué significa ser Hijo de Dios.

Sabemos qué significa ser hijo de un padre y de una madre humanos. 

Transportar esta experiencia a la divinidad sólo puede hacerse de manera simbólica, o, en todo caso, analógica, pero nunca como una verdad que puede afirmarse conceptualmente y, menos, dogmáticamente. 

Pero en una sociedad como la helenista el paso de lo simbólico a lo conceptual era una necesidad. Ello no significa todavía su paso a lo dogmático. Éste se dará no por una necesidad cultural sino política.  

Efectivamente, se hace en el siglo IV cuando las comunidades cristianas conforman la iglesia, una institución ya avanzada en su proceso de jerarquización que negocia con Estado, esto, con el imperio romano los espacios de poder.  

El símbolo reducido al concepto y éste, al dogma, queda bajo la interpretación de la institución que ha realizado la transmutación.  Naturalmente que no se puede entender conceptualmente cómo es eso de que un hombre sea al mismo tiempo Dios o Hijo de Dios.  

Se lo impone dogmáticamente y se lo declara un misterio que debe ser aceptado por la fe o adhesión ciega, incomprensible.  

Efectivamente, la elevación del ser humano a la divinidad, o, en otras palabras, la trascendencia del ser humano es incomprensible para el intelecto, es decir, no se puede traducir conceptualmente.

Pero es plenamente comprensible en el nivel simbólico, únicamente manera de expresar las experiencias más profundas del ser humano. 

¿Alguien puede, acaso, expresar conceptualmente, en forma acabada, la experiencia del amor o la amistad?  Poetas, novelistas y músicos pueden hacerlo de manera mucho más satisfactoria. 

Jesús es el Salvador, no el emperador.  

Según Lucas el ángel del Señor se les presentó a unos pastores y les anunció -una gran alegría que será para todo el pueblo: les -a ustedes- ha nacido un Salvador, que es el Cristo Señor. (Lc 2, 11).  

Dos puntos son importantes en este anuncio.  

En primer lugar, se hace a los pastores, pobres entre los pobres, marginados entre los marginados.  

En segundo lugar, se les anuncia que para ellos ha nacido el Salvador.

El signo distintivo de los cristianos en ciertas comunidades primitivas, como las de Roma según puede verse todavía por ejemplo, en la catacumba de San Calixto, era el pez que en griego se dice ixtús.  

Esta palabra da lugar a un acróstico que se descompone de la siguiente manera: Iesoús Xristós Theoú Uiós Sotér.  

En castellano: -Jesús Cristo de Dios Hijo, Salvador, o sea, Jesucristo, Salvador, Hijo de Dios.

Igual que evangelio, para nosotros -salvador tiene un sentido puramente -religioso.  Jesús nos salva de los pecados.  

Éstos, por otra parte, pertenecen a la intimidad de cada uno. Se encuentran al margen de toda connotación política o social.

Jesús nos salva de la condenación eterna que habríamos merecido por pecados tales como haber consentido a malos pensamientos, haber tenido relaciones sexuales fuera del matrimonio bendecido por la Iglesia  

Pero salvador -sotér- era uno de los títulos preferenciales de los emperadores.  

La salvación tenía, pues, un clarísimo significado político y social.  

El nacimiento del nuevo emperador era saludado como el nacimiento del salvador.  

La comunidad de Lucas celebraba el nacimiento de Jesús como el nacimiento del verdadero salvador, entendiendo la salvación en toda su densidad y profundidad, es decir, abarcando todas las dimensiones del ser humano.  

Efectivamente, en esa comunidad se recitaba el célebre cántico que Lucas pone en boca de María: -Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios en el sentir de su corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes; a los hambrientos colmó de bienes y a los ricos despidió vacíos. (Lc 1, 52-53).  

Los soberbios, en la terminología profética y, por ende, evangélica son los poderosos, los miembros de la corte o de la nobleza, mientras que los humildes son los pobres, en especial los campesinos.  

El Reino de Dios contra el imperio.  

El evangelio que anunciaba Jesús es el advenimiento del Reino de Dios: -Se ha cumplido el tiempo y está cerca el Reino de Dios. Conviértanse y crean en el evangelio. (Mc 1, 15).  

La proclamación del Reino de Dios es polémica.

Su primera proclamación se confunde con el mismo nacimiento de los hebreos como pueblo.  

Los hebreos eran tanto el grupo que, con Moisés logra salir de Egipto, como los grupos que, en la tierra de Canaán, en el siglo XIII aC se habían sublevado contra las monarquías cananeas.  

La propuesta del grupo de Moisés es pactar una nueva sociedad que reconozca Yavé, el Dios de Moisés, como único rey.  

En el siglo XIII la proclamación del Reino de dios era polémica frente a las monarquías del momento, las que se alternaban en el dominio de la Media Luna de tierras fértiles o Fértil Creciente, es decir de las monarquías babilónica, asiria, hitita, mitanni, y, en general, cananeas.  

La proclamación realizada por Jesús de Nazaret, retomada por diversas comunidades cristianas, como podemos ver en los evangelios de Marcos, Mateo y Lucas, se hace en contra del imperio romano.  

En la comunidad de Marcos, al imperio se lo presentaba como -el hombre fuerte al que había que amarrar para saquear la casa (Mc 3, 27) y como el demonio al que es necesario expulsar (Mc 5, 9).  

Recuperar la radicalidad del mensaje del Reino de Dios es una de las tareas prioritarias para la conquista de la hegemonía.

Parece que hablar de imperio o imperialismo pertenece a una etapa que ya ha sido completamente superada.  

En cierto sentido tienen razón quienes así piensan, pues ya estamos integrados al imperio en relaciones que pornográficamente fueron definidas como carnales.  

Esta integración al imperio tiene como contrapartida la marginación de la mayor parte de la población que presenta los síntomas de desintegración y descomposición de la propia personalidad que leemos en el endemoniado a quien Jesús libera del demonio del imperio: -Andaba siempre, día y noche, entre los sepulcros y por los cerros, gritando y lastimándose con piedras. (Mc 5, 5).  

La violencia volcada sobre sí mismo o sobre sus iguales.

El ser humano desarticulado, humillado, drogado que anda por los basurales buscando sobras inmundas con qué alimentarse.  

Después del encuentro con Jesús, -el que había tenido la legión estaba sentado, vestido y en su sano juicio. (Mc 5, 15).

Comenzada la lucha contra el demonio imperial, se produce la liberación. 

El dominado recupera su sano juicio, se recupera a sí mismo cuando reconoce al opresor y contra él vuelve su fuerza.  

Son conocidos los análisis de Frantz Fanon sobre los desequilibrios psicológicos producidos por el colonialismo.

El segundo ejemplo al que me quiero referir brevemente es la Revolución Francesa.  Todos los grandes teóricos de la revolución socialista, ya se trate de Marx, Engels o Lenin, la han tenido en cuenta.  

Gramsci la propone como uno de los casos históricos, tal vez el mejor logrado, de conquista de la hegemonía, que la tornó irreversible.  Efectivamente, la lucha por la hegemonía se produce a lo largo de dos siglos, XVII y XVIII,.  

En el primero se sientan las bases filosóficas del consenso, la racionalidad burguesa, que debía sustituir a la racionalidad medieval.

Son Descartes, Malebranche, Spinoza, Leibniz, Locke, Hume y otros quienes se encargan de la tarea.  

En el siglo siguiente, se da propiamente la lucha ideológica, la construcción del nuevo consenso, con nombres como los de Voltaire, D´Alambert, Diderot.  

La Enciclopedia es el símbolo máximo de esta etapa. A fines del siglo ya el nuevo consenso se había logrado, lo que significa el poder burgués había sido construido.  

El poder ya no se encontraba ya no se encontraba en Versalles, sino en el Tercer Estado.  Sólo había que cambiar los símbolos, el rey, la corte, y poner los nuevos, correspondientes a la República.  

El símbolo máximo del poder monárquico, la Bastilla, se encontraba vacía.  

El poder es uno de esos temas cuya historia es tan antigua como la humanidad.  

Desde siempre, a pesar del individualismo liberal, sabemos que el hombre es un ser esencialmente social.  Nunca existió el ser humano solo, en soledad absoluta.  

Existieron ermitaños que vivieron su soledad en el desierto, pero previa su propia socialización.  Pues bien, la simple relación de dos personas plantea el problema del poder.  

Si queremos influir en un cambio social, si pensamos en la revolución, resistiendo la corriente de considerarla como una cosa del pasado, propia de mentes simplemente románticas o nostalgicas, no podemos menos de replantearnos ese problema tan antiguo y tan nuevo.  

Es lo que trataré de hacer en estas breves reflexiones.  

El poder como objeto.  

En los movimientos sociales y políticos de las décadas del 60 y 70 que marcaron profundamente a nuestra sociedad, el problema del poder fue planteado con fuerza, en contra de concepciones de izquierda tradicionales para la cuales el tema se postergaba de manera indefinida.  

Partidos considerados siempre de izquierda como el Partido Comunista, los diversos Partidos Socialistas, las variantes maoístas y trotzquistas no se planteaban el problema del poder.  

No significa ello que no hablasen sobre el poder.  El asunto es que para ellos el problema no se imponía como una exigencia perentoria a realizar.  

No se cuestionaba en los hechos seriamente el poder del capitalismo.  Por una u otra razón, la revolución estaba postergada, de manera que había tiempo de sobra para debatirlo.  

El problema, en cambio, adquirió no sólo actualidad, sino exigencia perentoria en las diversas agrupaciones y partidos de una nueva izquierda, por llamarla de esa manera, que se proponían hacer la revolución.

Ello significaba, terminar con la sociedad capitalista, sustituirla por una sociedad socialista. Ya no se trataba de una meta lejana, sino de algo que estaba en cierta manera a la mano.  

El debate sobre el poder fue intenso, y las concepciones, diversas, pero todas, de una u otra manera se sintetizaban en -la toma del poder.  

En realidad la expresión pertenece a la teoría que fundamentó los procesos revolucionarios del siglo veinte. Toma del poder, asalto al poder, asalto al cielo, son expresiones equivalentes.

Sin duda que son movilizadoras, encienden en la imaginación figuras utópicas que impulsan a la voluntad para la lucha.  

El poder, en primer lugar, es concebido como un objeto. Así como se puede tomar, asir, o, en términos populares, -agarrar un objeto, también se puede tomar o agarrar el poder.

De esta manera, se piensa que no se tiene el poder, no se lo ejerce, hasta que no se lo ha tomado.  

El poder está en manos de las clases dominantes, de los grandes consorcios, del ejército.

En fin, alguien, o algunos lo tienen. Se trata de arrebatárselo.  

En segundo lugar, el poder está en un lugar determinado.

Ese lugar puede ser la Casa Rosada, Campo de Mayo o La Tablada.

Quienes están ahí tienen el poder.

Para arrebatárselo es necesario trasladarse hasta ese lugar.  

La columna del Che, desde la sierra Maestra a Santa Clara, y desde allí a la Habana, o la Larga Marcha a Pekín son símbolos de este ir hasta el lugar donde se encuentra el poder, para tomarlo, arrebatándoselo al enemigo.  

El poder, en consecuencia, es como una cosa que está en un determinado lugar al que hay que trasladarse para tomarlo.  Algo semejante a la expedición de los Argonautas dirigidos por Jason a la Cólquide para arrebatar el célebre vellocino de oro.  

Pero ya se sabe, semejante tesoro está bien guardado, bien custodiado.  La marcha para su conquista no es una fiesta, sino una lucha. Menester es tener la organización y los instrumentos necesarios para dar esa lucha.

El instrumento por excelencia es el partido político.  

Para la toma del poder se necesita un partido revolucionario y para que éste lo sea, debe estar constituido por el sujeto o los sujetos revolucionarios.  

Como en la teoría marxista tradicional el sujeto revolucionario es el proletariado, el partido debe ser un partido obrero y, su meta próxima es la conquista del poder y el establecimiento de la dictadura del proletariado.  

El concepto de dictadura del proletariado es por demás significativo.  Normalmente significó lo contrario a la democracia, en cualquiera de sus formas. Entiendo que no fue ésa la concepción de Marx, en el cual, por otra parte, el concepto es marginal, nunca tematizado.  

Pero en él el concepto de dictadura no se oponía al de democracia, en el sentido de elecciones, partidos políticos diferentes, en la medida en que consideraba que las democracias burguesas eran dictaduras.  

Ello significa que para Marx la dictadura implicaba la dominación de una clase sobre las otras, no necesariamente la de un partido político. Así como la dictadura de la burguesía se ejerce mediante diversos partidos políticos, lo mismo podría hacer el proletariado.  

Quiero decir que la lógica de la dominación de clase no implica necesariamente el partido único.  El establecimiento de las dictaduras del proletariado ha producido resultados decepcionantes.

Los partidos revolucionarios que lograron la toma del poder establecieron efectivamente una dictadura que se llamó dictadura del proletariado pero que, en realidad, fue una dictadura del partido, del aparato burocrático y finalmente del líder, depositario de la ciencia.  

La revolución se había realizado para construir una sociedad plenamente liberada, con igualdad efectiva de derechos para todos.  

La realidad fue decepcionante.

La dominación no fue quebrada sino sustituida. Los revolucionarios pasaron a ser los nuevos señores. Mentiras, crímenes y corrupción acompañaron a la nueva sociedad, que no resultó nueva, sino antigua.  

La caída del Muro de Berlín es el símbolo de la derrota de las revoluciones que tomaron el poder.

Hablar de traición, referirse a las condiciones difíciles en que se produjo la revolución soviética, a la temprana muerte de Lenin y a otras circunstancias, de ninguna manera logran explicar un fracaso tan rotundo.

Volver al debate entre Lenin y Rosa Luxemburgo pude ser un ejercicio excelente, no para darle ahora la razón a Rosa, sino para bucear en el destino de una revolución realizada por una organización, el partido político, que toma el poder.

El poder como relación social.  

El poder, decíamos, no es un objeto o una cosa que se encuentra en algún lugar al que es necesario ir para tomarlo.

Es una tendencia difícil de vencer, como anotaba Hegel, poner en movimiento las representaciones propias del entendimiento.  

El poder concebido como objeto no es otra cosa que una representación del entendimiento.  Menester es fluidificarlo, ponerlo en movimiento.  

El poder es una realidad propia del ámbito de las relaciones humanas que, de una u otra manera, siempre son sociales y políticas.  

No existe, no es, igual que los sujetos. 

Se hace, se construye en la misma manera en que se construyen los sujetos.

Éstos, para crearse, empeñan una lucha a muerte por el reconocimiento.  

Esta lucha genera poder.

Todo cambio, toda transformación, toda revolución que se proponga siempre tiene en su centro el tema del poder que significa quién y como será reconocido.

La frase que he puesto como acápite es el corte que le da Jesús a la discusión que se había entablado entre los componentes más cercanos de su movimiento, cuando, al dirigirse a Jerusalén pensaban en el triunfo de la propuesta liberadora.  

Los dirigentes del movimiento de Jesús discuten sobre cómo se van a repartir el poder en la nueva sociedad, y Jesús les replica que no habrá nada que repartir, porque habrá que pensar el poder de una manera totalmente distinta, contraria a la que ellos pensaban.  

No como poder de dominación, no en la relación señor-siervo, sino como diakonía, como servicio, como mutuo reconocimiento de sujetos plenamente libres.  

Ese poder no puede empezar a construirse una vez que se lo ha tomado, porque en realidad entonces lo que se ha hecho es ocupar el lugar que antes tenían los otros.  

No se rompe la relación señor-siervo, aunque se sostenga que ello constituye una fase para romper la dominación anterior.  

La célebre dictadura del proletariado que es, siempre, la dictadura del partido, de determinados aparatos del Estado o de una persona, el líder, no se instala para desinstalarse en función de la diakonía, sino que llega para quedarse a perpetuidad si ello es posible.  

El poder es esencialmente relación social, relación de reconocimiento.  

En ese sentido es fluido, circula, cambia.

Pero necesita momentos de reposo, de instalación.  

Es el momento de las célebres estructuras, sin las cuales todo poder se evapora.

La mínima relación, la que se produce entre dos sujetos, sean éstos madre e hijo, amigo con amigo, novios, es lucha por el reconocimiento y, en consecuencia genera un ámbito de poder.  

En ese sentido todos hacemos ejercemos y se ejerce poder sobre nosotros.  

Crear nuevo poder, crear poder popular significa crear nuevas relaciones humanas, nuevas relaciones sociales, nuevas relaciones políticas.  

Éstas no pueden comenzar cuando, por ejemplo, de tome el aparato del Estado. Se realizan en el camino, en el proceso.

Si el otro es un objeto para mí, o un súbdito, mero soldado del partido o de al organización, se está reproduciendo el poder de dominación.  

Microfísica del poder, en consecuencia, y redes del poder. Foucault tiene razón.  Pero dicho así es una media verdad y, en consecuencia, un error.  

Los poderes que circulan entre los componentes de una sociedad, se encuentran englobados en megapoderes.  

De la microfísica es necesario pasar a la macrofísica, no en forma línea sino dialéctica.  Los pequeños poderes se encuentran englobados en los megapoderes. No hay paso lineal de unos a los otros.  

Esto significa que toda lucha, ya sea barrial, villera, campesina, en las cárceles, en la escuela, en la familia debe conectarse dialécticamente con una lucha más amplia, que tenga como horizonte la totalidad.  

Si ello se pierde de vista, estamos condenados a movernos en un círculo sin salida.  Es un magro consuelo o una burla decirles a desocupados que ellos también ejercen poder. Micropoderes, redes de poder, circulación de poderes, fluidez de relaciones.  

Todo ello es cierto, pero toda fluidez tiene momentos de condensación.  Dicho de otra manera, el movimiento necesita estructurarse.  

Lo social y lo político.  

La revolución burguesa o capitalista produjo una escisión entre el ámbito político, perteneciente al Estado, y el de la sociedad civil.

Los estamentos, grupos sociales en los que lo político y lo social se encontraban completamente soldados, se rompen.

Pasan a ser clases.  Su significado ya no es directamente político como en los estamentos, sino social.  

Son las clases sociales.  

Aristóteles había definido al ser humano como animal político.

La traducción que se realizó como animal social, no tiene ningún sentido si con ello se quiere hacer una verdadera exégesis de lo expresado por el filósofo griego.  

Lo social como diferenciado de lo político estaba completamente fuera del horizonte cultural griego.  

Lo mismo pasaba en la sociedad feudal y en las sociedades precapitalistas de América, que se escalonaban desde un determinado comunismo primitivo hasta sociedades tributarias.

-La sociedad política, decía Marx en la Cuestión judía, refiriéndose a la revolución burguesa, destruyó necesariamente todos los estamentos, corporaciones, gremios y privilegios, que eran otras tantas expresiones de la separación entre el pueblo y su comunidad. La revolución política suprimió, con ello, el carácter político de la sociedad civil». Éste es un aspecto fundamental de la sociedad capitalista que se conoce con el nombre general de «la cuestión social. 

Fue Hegel el primero en exponer con claridad la diferenciación de los dos ámbitos, el de la sociedad civil y el del Estado, que pasó a ser luego, la diferenciación entre la cuestión social y la cuestión política.  

Marx hundió su análisis en la sociedad civil, o sea, en la estructura, señalando su carácter político, pero no directamente político como en las sociedades estamentales.  

De manera que hay una escisión entre lo social y lo político, pero no se trata de una escisión total. Lo que se ha roto es la relación inmediata entre ambos.  

En lugar de relación inmediata, relación mediata a través de un cúmulo de mediaciones  Ello significa que todo es político y todo es social, pero no lo es de la misma manera.  

Las luchas por los derechos humanos son políticas, sin ninguna duda.  Sin embargo su acento no está puesto directamente en lo político, sino en lo social.  Menester es, pues, poner un poco de claridad sobre el significado preciso que pretendemos darle a uno y otro concepto.  

Cuando hablamos de lo político en sentido estricto nos estamos refiriendo al poder, a la voluntad de construir y ejercer el poder para transformar la realidad, se entiende la realidad humana, social, política.

Cuando, en cambio, pretendemos significar sólo lo social, nos referimos al logro de determinados derechos, a su reivindicación, sin que de por sí, explícitamente, se plantee el tema del poder.  

Cuando se plantea lo político siempre se tiene en mente la totalidad. Lo político por excelencia es el Estado.  Allí se concentra, o se debe concentrar el poder supremo.  

Todo el pensamiento y la acción política tiende a apoderarse del Estado, o mejor, a construir un nuevo Estado.

Se hacen análisis y se crean los instrumentos necesarios como partidos políticos, organizaciones políticas de base o intermedias que reciben diversas denominaciones, etc.  

Cuando se plantea lo social, desaparece, del horizonte, explícitamente el tema del poder. No se piensa en construir un nuevo Estado, ni siquiera en reformarlo.  

Naturalmente que se dan matices que dejamos de lado, para tipificar en forma pura ambos tipos de comportamientos.  

Se analizan problemas parciales como falta de agua, insalubridad de la vivienda, destrucción de la naturaleza y se crean organismos para trabajar en esas reivindicaciones.

La acción política debiera tener siempre en mente estos dos ámbitos que en la realidad nunca están en estado puro. 

Son dos ámbitos dialécticamente conectados que tiene cada uno de ellos su propia lógica y sus propios instrumentos. 

Hay momentos históricos en los que la dominación ha logrado tal fragmentación del movimiento popular, que hace casi imposible una acción política concertada que cuestione al sistema.  

Son momentos, además, en los que la práctica política es completamente desnaturalizada, corrompida.  

En esos momentos pasa a primer plano la acción social.  Lo político entra en una especie de cono de sombra.  Es lo que ha pasado en nuestro país.

Organismos de derechos humanos, luchas por los derechos de la mujer, de los homosexuales, movimientos ecologistas, sociedades de fomento, cooperativas, agrupaciones de base, movimientos sociales en general y tantos otros, pusieron su acento en lo social.  

Como lo expresaba un militante de los movimientos sociales: -En el trabajo social somos locales. En lo político, somos visitantes.

Esto es una gran verdad, pero tiene su techo.

La política neoliberal nos lo hace sentir cada día en forma por demás dolorosa e intransigente.  

Esto plantea la imperiosa necesidad de que lo social vaya adquiriendo cada vez más, no digo significación política, pues de por sí la tiene, sino organización política que se proponga expresamente la conquista de hegemonía y construcción de poder.  

Para ello habría que tener en cuenta algunos criterios fundamentales:  a) No partir de organizaciones o partidos políticos ya estructurados, con línea que se pretende clara para bajarla a los sectores populares que se están movilizando.  

Esta práctica expresa todo lo contrario de la construcción de una nueva sociedad en la que sus miembros sean sujeto reconocidos.  

Dejar de lado, en consecuencia, la concepción leninista de que al proletariado o, en nuestro caso, a los sectores populares, se les inyectará conciencia desde afuera.  

Sería conveniente, al respecto, como dije más arriba, revisar las polémicas entre Lenin y Rosa Luxemburgo sobre el partido.  

b) Por el contrario, hacer efectiva la concepción gramsciana de que se debe partir del buen sentido que radica en el desagregado y caótico sentido común que se encuentra en dichos sectores.  

O, en palabras del Che, ayudar a desarrollar -los gérmenes de socialismo que se encuentran en el pueblo.

Toda pretensión de construcción que tenga que ver con una elaboración teórica separada de las aspiraciones, expectativas, valores presentes en los sectores populares, contribuirá a instalar una nueva dominación.

El socialismo tendrá sentido y será una verdadera solución si es el despliegue de valores profundamente arraigados en los seres humanos.  

Ello no significa renegar de la teoría.  

El problema es que se confunde teoría o ciencia o filosofía con conciencia.

La conciencia nunca puede venir de fuera.

La conciencia es autoconciencia desde el primer momento, pero sólo lo es implícitamente.

Avanza de desde los primeros balbuceos en el plano de lo sensible.  

Toda teoría al entrar en relaciones dialécticas con la conciencia será motivo de crecimiento de ésta, tanto de la conciencia del teórico como de aquél a quien se comunica la teoría, la cual a su vez sufre un proceso de transformación en el proceso.  

De avanza de la conciencia a la autoconciencia, o de la conciencia en sí a la conciencia para sí, como dice Marx en la Miseria de la filosofía.

c) No interesa el pregonado problema de la unión de la izquierda, si ello significa hacer unidos lo mismo que se está haciendo en forma separada. 

La verdadera unión hay que encontrarla atreviéndose a criticar las formas tradicionales de concepción de los partidos de izquierda e ir confluyendo con inserción verdadera en los sectores populares.  

d) Un proyecto alternativo que ya se encuentra en germen en agrupaciones, comunidades, organismos de derechos humanos, luchas de diverso tipo deberá asumir una forma movimientista que será necesario ir descubriendo y construyendo, a medida que se avance.  

Esto hay que comenzar a hacerlo.

e) Para la construcción de la identidad, sin la cual no hay sujeto, por una parte, es necesario recuperar auténticos símbolos populares como Agustín Tosco, John W. Cooke, Enrique Angelelli, Evita.  

El Che se está mostrando como un poderoso símbolo convocante para las nuevas generaciones.  

Por otra parte, es necesario dar la lucha hermenéutica en torno a los símbolos arraigados en los sectores populares.

f) Desde las diversas prácticas sociales y políticas es necesario ir confluyendo en un proyecto político común que sea la unión en la diversidad.  Para ello se necesita la voluntad política de hacerlo.  

Por el anterior análisis aquí insinuado éste sería el momento de intentarlo con fuerza.  

Desde la base.  

Recuperación del proyecto y la utopía. 

Es absolutamente imposible construir un sujeto, tanto a nivel individual como colectivo, sin proyecto, porque lo propio del sujeto es proyectar y proyectarse.  

Pero no se trata de mirar directamente hacia el gran proyecto que significa luchar directamente contra las transnacionales y los organismos multilaterales como el FMI y el BIRD.  

Ése debe ser el horizonte, la meta última, por decirlo así.

Es necesario proceder por niveles.  

En un primer nivel, local, se trata de elaborar proyectos que apunten a las necesidades básicas como el trabajo, el salario, la tierra, la vivienda.  Para esa tarea se crean organizaciones particulares.  

Aquí se comienza a construir el socialismo de cada día.

El segundo nivel estaría constituido por la región.  

Las distintas organizaciones particulares crean redes, las cuales juntan los problemas, discuten los temas del poder, de la lucha, etc.  

Un tercer nivel podría ser el nacional, en el cual ya habría redes de redes, que rematarían en el nivel latinoamericano.  

El proyecto siempre remata en una utopía.  

Ésta debe siempre estar presente y actuar en forma crítica frente a toda posible burocratización.  

Es como utopía que hay que tener siempre presente el comunismo como sociedad en la que se realice plenamente la fraternidad.  

Recuperación de la memoria histórica.  

Así como no hay sujeto posible sin proyecto y utopía, tampoco lo hay sin memoria.  

La dominación necesita borrar la memoria de las luchas y los símbolos populares, para que no se pueda reconstruir el sujeto popular capaz de cuestionar su dominación.  

También aquí es necesario distinguir niveles.  

En el nivel local es necesario reconstruir la memoria del barrio, del colegio, de la Facultad, del gremio, de la parroquia, de la comunidad de base, de la zona, de la ciudad.  

El segundo nivel sería el regional.  

Así, se puede distinguir una zona Sur, otra del NO, una tercera de Buenos aires, una cuarta del Litoral.  

De cada zona sería necesario reconstruir la memoria de las luchas populares y sus símbolos.  

Así de la zona Sur es necesario recuperar la memoria de los mapuches, su historia, sus luchas, sus símbolos; luego la historia de los peones de la Patagonia.

En la zona del Litoral se recuperará la memodira de los charrúas y guaraníes; José Gervasio Artigas y su ideario; López Jordán y sus luchas. Un tercer nivel estaría formado por la nación. 

Luchas que atraviesan todo el territorio y toda su historia. Símbolos señeros como los de Artigas, San Martín, Felipe Varela, los 30.000, etc.  

Recuperación la realidad y el sentido del trabajo.  

Ser sujeto es hacerse sujeto, crearse como sujeto. Crearse, a su vez, implica crear.

En la medida en que transformamos el mundo nos transformamos a nosotros.  El acto creativo es esencial al sujeto. 

El trabajo en su sentido más profundo es precisamente creación.

Mediante el trabajo nos creamos a nosotros, creamos los bienes con los que vivimos, y creamos el ethos o casa espiritual en la que habitamos.  

El capitalismo previerte este acto esencial del ser humano, y en la etapa neoliberal, literalmente se lo quita a la mayoría de los sectores populares.

Recuperarlo, pues, en su realidad y en su profundo sentido es tarea prioritaria.  

Todos los avances tecnológicos deberían servir para acortar las horas y la intensidad del trabajo necesario para reproducir las condiciones de vida y otorgar tiempo para el trabajo creativo al que cada uno se sienta inclinado.  
Construcción del poder. 

También aquí se trata de no pretender inmediatamente la gran meta, lo que históricamente se conoce como la toma del poder.  

En primer lugar, porque el poder es ninguna cosa u objeto que se tome y, en segundo lugar, porque es necesario plantearse metas reales, a las que sea posible acceder.  

El poder no es una cosa u objeto, sino relación social.  

Se trata, en consecuencia, de ir creando nuevas relaciones sociales, acordes con lo que pensamos que deba ser una realización del poder que sea efectivamente liberadora.  

En consecuencia, relaciones lo más horizontales posibles, con la vista puesta en el horizonte utópico de un poder horizontal, profundamente democrático.  

No es que no queramos transformar toda la sociedad, derrotar definitivamente al capitalismo.  

Claro que queremos hacer eso, pero debemos tratar de clarificarnos sobre lo que nos corresponde hacer hoy, en un hoy en el que debemos hacer presentes los valores socialistas.  

Construcción del socialismo de cada día.  

El socialismo no se ha de construir a partir de las ideas científicas que tengamos en nuestra cabeza o en nuestros libros, ni por la acción de un grupo esclarecido.  

Ya ha comenzado su construcción.  

Está en camino en los diversos movimientos a los que hemos hecho alusión.  Como decía el Che, el socialismo está en germen en el pueblo.  

No es el socialismo ninguna construcción teórica o científica pensada desde fuera, sino el desarrollo contradictorio, creativo, que se realiza todos los días en nuestras luchas, proyectos, encuentros, debates.

La solidaridad, la ayuda, el diálogo, la fiesta, el compartir constituyen valores esenciales del socialismo de cada día.  

RD/                   

N&P: El Correo-e del autor es Ruben Dri rubendri@yahoo.com.ar

Rubén Dri es profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Fue sacerdote. Escribió La utopía de Jesús, Autoritarismo y democracia en la Biblia y Racionalidad, Sujeto y Poder, El movimiento antiimperialista de Jesús, y el segundo tomo de Símbolos y fetiches religiosos.