Lucia Cullen, la esposa de Jose Luis Nell, el amor de Carlos Mugica.

MUJERES SON LAS NUESTRAS: LUCIA CULLEN

Su labor social en la guardería de la villa, y el club de Madres le crearon lazos con la gente. Luego de la muerte de Nell, Lucía perdió un embarazo de ocho meses.

LUCIA CULLEN, LA ESPOSA DE JOSE LUIS NELL, EL AMOR DE CARLOS MUGICA

De la redacción de la

NAC&POP

07/03/2009

Lucía venía de una familia muy cristiana.

Su libro de cabecera era el evangelio y su utopía transformar el mundo en un lugar más justo.

Por esto supongo que su relación con la asistencia social tenía que ver con su cristianismo.

Además el cristianismo en ese momento tenía, por lo menos el difundido a nivel juventud, un profundo contenido social.

Hablamos de la década del ’70.

Ella tuvo relación con la gran difusión en ese momento de los Sacerdotes para el Tercer Mundo.( Rafael Cullen, hermano de Lucía)

Lucía había empezado a estudiar veterinaria porque quería mucho a los animales.

Pero en un Campamento Solidario de Trabajo descubrió que su vocación era el Trabajo Social.

-Con estos campamentos recorrió distintos lugares del país mientras convivía y trabajaba a la par de los sectores más excluidos. esto fue a fines de4 los ’60. (Emma Almirón, amiga de Lucía)

Con los jóvenes que hacían estos campamentos conformaron un grupo de trabajo que empezó a reunirse en la Villa de Retiro.

Justamente allí, Lucía se vinculó a la labor del Padre Mugica, capellán del peronismo tercermundista (Rafael Cullen).

Este comenzó a trabajar duro para y con la gente de Retiro.

-Ella fue siempre muy voluntariosa, entusiasta por todo lo que hacía, siempre andaba apurada y de buen humor (Rafael Cullen).

Por su personalidad dinámica, casi hiperactiva, directa, franca y simpática, se había hecho muy querida por todos en la villa.

Sus amigas empezaron a ser –las chicas de Retiro.

«Me acuerdo que se juntaba sólo con las jóvenes que pensaban igual que ella.» (Emma Almirón)

Pero esta situación le trajo problemas con su familia, pues no todos entendían sus ideas.

Volviendo a su formación como Trabajadora Social, Lucía –no soportaba a los intelectuales que vivían de la abstracción mientras otros obreros tenían que trabajar mucho para mantener la Universidad y sin acceso a ella. (Emma Almirón)

-Sobre todo protestaba mucho contra el ambiente muy tradicional de la Facultad de Derecho. (Rafael Cullen)

(En ese momento, trabajo Social se cursaba en esa Facultad).

Sin embargo reflexionaba que, adems de su militancia en la Villa, -pues se había incorporado a la J.P. a través de Mugica- necesitaba ciertas herramientas y metodologías para trabajar que sólo podía adquirir en la Universidad.

Por esta razón me pide que la acompañe a anotarse en la Facultad de derecho(Emma Almirón).

En esa época, Lucía –leía al Che, a Cortázar, Fannon, Neruda, mucha poesía española de García Lorca; no olvidemos que en esos años se dio el boom de la literatura latinoamericana. (Rafael Cullen).

Además, escuchaba mucho folklore, chamamé, Tarragó Ross (padre), Mercedes Sosa, Serrat…-y lo que le encantaba hacer cuando tenía tiempo era deporte. (Rafael Cullen)

Por otro lado también se incorporó a la Organización Montoneros.

Pero sólo hasta el ’72; en ese momento decide abrirse por disconformidad con quienes dirigían la Organización.

Recuerdo que hacía muchas críticas, por eso en el ’73 ya no estaba vinculada a ninguna organización.

La crítica era hacía todos los que aparecían en la Villa, en nombre de una organización, a decir lo que había que hacer o simplemente a tratar de dirigir a la gente e inmiscuirse en el trabajo que ya estaba organizado desde hacía años. (Rafael Cullen)

Las elecciones presidenciales del ’73 provocaron un corte muy grande en el país.

En ese momento ella empezó a militar más todavía en la Villa. Al mismo tiempo, la Villa se convirtió en una espacie de centro político.

-La primera visita que hace Cámpora como presidente es a esta villa.

Hay una foto que salió en el Diario Mayoría donde están Lucía, Mugica, Cámpora y Lastiri en el Centro Comunitario de la villa (Rafael Cullen).

Mientras estuvo en la Organización Montoneros, conoció a José Luis Nell , con quien se casó en la capilla de Retiro.

El también se alejó de Montoneros en la misma época, y se incorporó a la J.P. Lealtad.

-Lucía nunca dejó de ir a Retiro (Rafael Cullen).

Su constante labor social, que incluía trabajos en la guardería de la villa, en la proveeduría, en el club de Madres y en un dispensario de atención médica, le habían creado estrechos lazos con la gente.

-Recuerdo una anécdota que recuerda su sensibilidad y su interés especial por el bienestar de los niños.

Un día llegó a la casa de una familia donde se había muerto la señora y los chicos quedaban solos, y la veo a Lucía llorando en la puerta.

Después se hizo una misa por la señora. Carlos Mugica allí comparó el llanto de Lucía con el de Jesús, en la parte de la muerte de Lázaro.

Aquella reflexión nos ayudó mucho, y Lucía encontró una explicación, de esta manera, en el Evangelio. (Rafael Cullen)

Lucía coordinaba actividades en las distintas instituciones y –siempre andaba con su Ami 8 todo desvencijado buscando ropa en la casa de nuestros parientes y además artículos de venta barata, pues tenía la preocupación de no regalar nada, sino que sea un asunto de participación. (Rafael Cullen)

-Su Trabajo Social no estaba disociado de su visión política.

El trabajo en ese momento estaba continuamente influido por lo político.

Hoy, la política pasa por lo institucional, la Facultad, por ejemplo.

Ella no militó en la Facultad, optó por militar con la gente del barrio, de la villa, gente con problemas concretos para enfrentar. (Rafael Cullen)

Pero le tocaron vivir días muy duros.

En el tiroteo de Ezeiza del 20 de junio, en el momento de la vuelta de Perón, su esposo fue herido de un tiro en la cabeza y quedó paralítico.

Así vivió durante un año y cuatro meses.

Lucía nunca se separó de él, aunque no pudo ir a la villa durante mucho tiempo.

Nell decidió suicidarse en septiembre de 1974, –lo cual conversó con Lucía hasta que la convenció que era lo mejor para todos; convenció, incluso, a su psicóloga.(Emma Almirón)

Luego de la muerte de Nell, Lucía perdió un embarazo de ocho meses.

Paralelamente, retomó su actividad en la villa.

En ese momento, decide estudiar psicología. –Le había pedido a su hermana un libro que se llama Psicología de la Muerte.  

Esto se relaciona con la muerte de su esposo, de Mugica, y de otros tantos compañeros que desaparecieron en esa época.

-Ella fue avisada de que su vida corría peligro y le ofrecieron distintos lugares donde ir.

Un amigo le ofreció ir a Francia, sin embargo eligió quedarse. (Emma Almirón)

-En el tiroteo de Ezeiza (un 20 de junio), en el que Nell quedó paralítico, murió un Capitán del Ejército.

Entonces, a ella la secuestran, justamente, un 22 de junio, en 1976.

Eligieron esa fecha como venganza por ese capitán. (Rafael Cullen)

Luego, una de mis hermanas, mi mamá y yo nos vinculamos con el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) y con las Madres; pero después, mi mamá se alejó. Se hicieron todas las cuestiones judiciales, pero no se pudo averiguar nada.

-Cuando desapareció, ya se había recibido de Trabajadora Social, pero todavía no tenía el título por los trámites burocráticos.

El título se lo dieron a mi madre, en el año 1984. (Rafael Cullen)

Y hoy, seguimos recordando a la compañera Lucía Cullen en homenaje a todos los Trabajadores Sociales que creyeron y lucharon por un país más justo.