Vicky Walsh, las Chicas Diana, Marina, Beatriz y Estela Oesterheld, Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Dorita Falco...

MUJERES SON LAS NUESTRAS: LAS JOVENES CUMPAS MILITANTES.

Por Sabina Crivelli

Laura Carlotto, Vicky Walsh, Diana, Marina, Beatriz y Estela las chicas Oesterheld, Claudia Falcone, María Clara Ciocchini y demás chicos y chicas de la Noche de los Lápices, algunas salvadas como Emilse Moler, (FOTO), Dorita Falco, las chicas de Almagro o Balvanera, tantas y tantísimas jóvenes que dieron, muchas, su vida en la lucha por el pueblo y por la Patria.

 

MUJERES SON LAS NUESTRAS: LAS JOVENES CUMPAS MILITANTES.

LAS CHICAS DE ALMAGRO Y BALVANERA

LAS CHICAS Y CHICOS DE LA NOCHE DE LOS LAPICES

LAS CHICAS OESTERHELD

VICKY WALSH, COMBATIENTE PERONISTA

LAS CHICAS DE ALMAGRO Y BALVANERA

Dorita Falco era un angel.

Dulce y Luminosa

Fue detenida-desaparecida el 18/4/78

Tenia 19 años

Era estudiante de escuela secundaria

Fue secuestrada de su domicilio en Capital

No hay testimonio de su paso por un campo clandestino de detención.

Su poster habita las paredes de la Mesa de los Sueños de los Compañeros de Utopías

Su nombre  ha bautizado una escuelita de guardapolvos blancos.

Sus padres Dorita Falco y Carlos Falco son grandes luchadores de la Causa Nacional y Popular.

LAS CHICAS Y CHICOS DE LA NOCHE DE LOS LAPICES

Entrevista a Emilce Moler

Por Sabina Crivelli

NAC&POP

Ocurrió entre el 15 y el 16 de setiembre de 1976: los militares secuestraron y torturaron a varios alumnos secundarios de La Plata…

La Noche de los Lápices.

Hubo cuatro sobrevivientes. Emilce Moler es una de ellos.

Nos da su testimonio y, a diferencia de lo que cuenta la película que hizo conocidos estos hechos, ella no relaciona la detención con la lucha por el boleto estudiantil sino con su militancia en la Unión de Estudiantes Secundarios.

El 16 de setiembre de 1976, Emilce había ido al Bachillerato de Bellas Artes.

Cursaba 5to. año y ese día estaba organizando la fiesta de la primavera. En medio de los preparativos, alguien le avisó que la noche anterior se habían llevado a sus dos amigas: Claudia Falcone y María Clara Ciocchini.

También habían secuestrado a Claudio de Acha, Daniel Racero, Horacio Ungaro y Francisco Muntaner.

Todos compartían la militancia en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). Emilce tuvo miedo.

Enseguida llamó a su padre que le pidió que escapara. Emilce no quería irse dejando a sus compañeras en esa situación, pero sospechaba que sería la próxima en la lista.

Y no se equivocó.

Esa misma noche, un grupo de hombres encapuchados y armados irrumpió a los gritos en la casa de la familia Moler.

Dijeron que eran del Ejército y que venían a buscar a una estudiante de Bellas Artes.

Casi se llevan a su hermana, 5 años mayor. Emilce era bajita, estaba en pijama y parecía una nena.

Cuando la identificaron, su madre pidió que la dejaran vestirse.

Los militares accedieron.

Le pusieron las esposas -que se le salían porque le quedaban grandes- y se la llevaron.

En el camino pasaron a buscar a otras dos compañeras.

Una no estaba.

La segunda era Patricia, otra de los cuatro sobrevivientes.

Todas fueron llevadas a un centro clandestino.

Con el tiempo sabría que era en Arana.

Ahí se encontró con sus dos amigas secuestradas la noche anterior.

Tenía los ojos vendados, pero mientras caminaba rumbo al cuarto de tortura reconoció los gritos de otros dos amigos y compañeros de la UES: Gustavo Calotti, que sobrevivió para contarlo, y Horacio Ungaro, uno de los tantos desaparecidos.

El 21 de setiembre se sumó a ellos un estudiante de la legión extranjera que sería el cuarto sobreviviente: Pablo Díaz.

-Supuestamente estuvimos juntos en Arana dos días -recuerda Emilce-, pero nunca supe que estaba. Él no militaba en la UES. Al no conocerlo de antes y no haber hablado con él en ese momento, no supe que estaba ahí.

El 23 de setiembre cargaron a todos los estudiantes, maniatados y encapuchados, en un camión.

Después de un rato, la marcha se detuvo.

Alguien leyó una lista: Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Horacio Ungaro, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Claudio de Acha… Los hicieron bajar y nunca más se supo de ellos.

Muchos años más tarde, la que era directora del Bachillerato de Bellas Artes, Elena Makaruk, declaró que se enteró por comentarios que los chicos de la Noche de los Lápices estaban desaparecidos, pero que la institución no hizo gestiones para buscarlos porque no se podía considerar verdad un comentario.

Emilce Moler sigue siendo bajita y hoy su vida transcurre en Mar del Plata.

Por aquel entonces estaba de novia con Fernando, un joven de 22 años que militaba en la JUP de Agronomía.

Ahora es su marido y tienen tres hijos.

La chica de Bellas Artes ya tiene 44 años, pero no es difícil imaginarla a los 17.

Habla y ríe todo el tiempo con una vitalidad contagiosa que no abandona ni a la hora de recordar los momentos más duros de su vida.

-¿Cómo empezás a militar?

-Yo diría al revés: ¿Cómo no iba a militar?

Habría que haber vivido esos años para darse cuenta.

Por supuesto que también estaban los que no se enganchaban, pero a la edad que yo tenía, y en Bellas Artes donde todo era libertad, participación y solidaridad, era imposible no militar.

La revolución parecía estar ahí nomás. Latinoamérica estallaba por todos lados.

Teníamos los modelos socialistas de Chile y Cuba.

Yo podía no saber en qué partido, pero que iba a participar no tenía ninguna duda.

Había todo un clima en el que estaba muy mal visto aquel que no se comprometía.

Decirle a alguien, «sos un teórico», era el peor insulto.

Podías discutir, pero si no militabas y no llevabas a la práctica tus ideas, eras lo peor.

De primero a cuarto año participé en todas las actividades de la escuela, pero todavía no lo hacía desde ningún partido.

Quería tener un poco más de idea de dónde me iba a meter.

Venía de una familia absolutamente anti-peronista.

Hice la primaria en un colegio de monjas, en el Eucarístico, y entré a Bellas Artes en el 72.

En el 73 todos mis compañeros fueron a buscar a Perón.

Yo era re gorila.

Poco a poco fui cambiando y me di cuenta de que cualquier cambio en este país venía por el peronismo.

Una anécdota es que yo estaba convencida de eso, pero nunca pude cantar la marcha peronista porque no la sabía.

¿Dónde la iba a aprender?

Me daba muchísima vergüenza.

Cuando me detuvieron, militaba en la peronista UES.

-¿Cuánto tiempo estuviste detenida?

-Casi dos años, más el año de libertad vigilada.

Desde enero del 77 hasta abril del 78, estuve en Villa Devoto.

Era una presa legal bajo disposición del PEN, siendo menor, con sólo 17 años.

Llegar a Devoto fue uno de los peores momentos de mi vida.

Cuando entré, una celadora me leyó los cargos en mi contra: asociación ilícita, tenencia de armas y explosivos.

Yo lloraba y decía que no era cierto.

Sentía una terrible impotencia.

Después me encerraron en una celda.

Cuando me largan no me dejan volver a La Plata y nos vamos con toda mi familia a Mar del Plata, donde estuve bajo libertad vigilada.

-¿Qué sabés de los demás sobrevivientes?

-Con Gustavo Calotti, sigo siendo amiga.

Él vive en Francia, es docente de castellano y está muy bien.

Dio su testimonio para el juicio a las juntas militares y ante el juez Baltasar Garzón.

Hay otra chica, Patricia, que es muy respetable que nunca haya hablado porque no tenía ninguna relación con la militancia política y le faltaron muchos elementos para comprender lo que le estaba pasando.

Tuvo una historia de vida muy dura porque se le murió la mamá estando ella presa.

Nunca la dejaron salir a verla y tenía sólo 17 años.

Cuando salió, estaba sola y su familia tenía una situación económica complicada.

Con ella me comunicaba los primeros años y después fui perdiendo contacto.

Ella prefirió callar.

Yo la entiendo y la respeto muchísimo.

-¿Cómo vivieron tus padres toda esta situación?

-Fue muy duro.

Mi padre era policía, jubilado por suerte.

No fue un policía de alma ni mucho menos.

Pero fue durísimo para él. Por un lado tenía acceso a montones de lugares para salvarme, pero por el otro recibía todas las humillaciones posibles.

Mi mamá lo vivió con mucha vergüenza.

Sin embargo los dos, a pesar de que estaban lejos de compartir las cuestiones políticas conmigo, estuvieron firmes ahí desde lo afectivo.

No faltaron nunca a las visitas.

Mi mamá me escribía semanalmente dos cartas.

Eso para mí fue un salvavidas.

Yo me sentía muy culpable por lo que vivían mis viejos.

Pasaron muchos años para que la sociedad nos reivindicara.

En aquellos momentos éramos la lepra.

A mi familia más de uno le retiró el saludo.

Ellos tenían un proyecto de vida clase media y se encontraron con que en su ciudad los abandonaron.

Lo terrible era que nunca sabíamos cuándo se acababa.

En diciembre del ’77, según averiguaciones de mi padre, me habían hecho una condena de 5 años más.

Los militares hacían como parodias de juicios a algunos compañeros.

Eso se llamaba Consejo de Guerra.

En ese entonces, en la cárcel, vos no sabías cuánto tiempo ibas a estar, y tampoco sabías cuándo abrían una puerta, te sacaban y te llevaban andá a saber a dónde.

Yo ya había pasado por los centros clandestinos y sabía de las torturas…

Además, venían nuevos compañeros en estado calamitoso y contando historias de terror.

Sacaban compañeras de Devoto que nadie sabía a dónde las llevaban.

Los de la Masacre de Margarita Belén salieron del penal.

Y allí, precisamente mataron a un primo mío.

Yo no tenía ni relación con él pero mi mamá se veía con sus primas, que también iban a ver a su hijo a la cárcel y un día, cuando volvió, mi tía le dijo a mi vieja: «Lo mataron».

No sabemos por qué, pero por suerte decidieron darme la libertad vigilada.

-¿Qué pasó cuando saliste?

-Fue en el Mundial, en el ’78.

Todos festejaban y yo lloraba.

Sentía que nunca iba a poder contar lo que me había pasado.

«Nunca me van a creer», pensaba…

Estaba presente todo eso de «Los argentinos somos derechos y humanos».

Cuando escuchaba a los comunicadores en la televisión, lloraba de la bronca.

Hoy sigo teniendo terror de que la gente no vea los procesos históricos.

Salí bajo libertad vigilada en una ciudad que no conocía.

Empecé a rendir libre las materias de 5to. año.

En La Plata me declararon alumna libre por «faltas».

Mis padres lograron con gran esfuerzo que me dieran los papeles de 4to. año para que pudiera rendir 5to. libre.

Tuve que decir que había tenido hepatitis.

Para ese entonces ya tenía 19.

Me sentía viejísima.

Mucho más tarde me di cuenta de la atrocidad que viví en plena adolescencia.

Me iban a buscar a determinados lugares, venían a mi casa a vigilarme, controlaban con quién estaba y no podía reunirme con muchas personas a la vez.

Pero venía de tal horror que eso no me molestaba.

Pensaba que a mí, dentro de todo, no me había pasado nada.

Tardé mucho en darme cuenta de que yo también fui víctima.

-¿Cómo empezaste a estudiar Matemáticas?

-Con un permiso especial me dejaron ingresar a la Facultad.

No podía pensar en estudiar arte porque me detenían al día siguiente, entonces me anoté en matemáticas.

Me seguían y me esperaban en la puerta de la Facultad.

Yo seguía de novia con el que hoy es mi marido, Fernando.

Él militaba en la JUP y era más grande.

Estaba estudiando en La Plata y siempre mantuvo el contacto con mi familia.

Eso fue muy importante porque tuve un compañero y amigo al lado mío.

Con él podía hablar de todo.

-¿Cómo termina la libertad vigilada?

-Como me vieron tranquila y aburrida -no me hablaba con nadie-, en julio del ’79 me liberaron de todo y no me molestaron más.

A partir de entonces, Fernando se vino a vivir a Mar del Plata.

En el ’82 nos casamos.

Ese año, por primera vez, le conté a una amiga algo de mi historia.

Era una compañera de la Facultad; venía a nuestra casa y me sentí en la obligación de hacerlo.

Nunca se lo imaginó.

Tardó años en entender.

Fue la única persona, en ese entonces en Mar del Plata, a la que le contamos nuestra historia.

Hoy seguimos siendo amigas, es dirigente gremial y en política la tiene más clara que yo.

-¿Cómo viviste la vuelta de la democracia?

-Empezamos a contactarnos con otra gente que había vivido lo mismo.

En el ’85 di mi testimonio al equipo de Antropología Forense y en el ’86, contra Camps, donde también declaró mi padre.

Fue el primer policía en testimoniar contra Camps.

Ese mismo año me ubicó una radio de Mar del Plata.

Si mi primera declaración hubiese sido en Buenos Aires, seguramente los hechos se hubieran contado como fueron.

Yo nunca me negué a contar la historia.

Sin embargo me pasó con María Seoane que cuando ella me pidió que escribiera mi testimonio yo acepté pero le pedí leer el borrador del libro.

Seoane se negó a dármelo y entonces yo y mi padre no escribimos.

A partir de ahí viene el castigo en el libro y después en la película.

Ni siquiera menciona la existencia de otros sobrevivientes. (N. de la R.: «La Noche de los Lápices», de María Seoane y Héctor Ruiz Núñez, en base al cual se hizo el guión de la película de Héctor Olivera)

A mí me interesó salir siempre a decir cómo son los hechos reales y yo siempre los conté así.

Éramos estudiantes secundarios y no relaciono nuestra detención con la lucha por el boleto estudiantil, que fue en el ’75, sino con nuestra militancia.

Estoy segura de esto.

No es una negación de la historia anterior sino es como agregarle algo más, recrearla.

-Sin embargo, todavía es fuerte la versión de que existió sólo un sobreviviente…

-Es bastante extraño porque he hablado muchas veces.

Estuve en 1998 en el programa de Santo Biasatti.

Esto fue tapa de La Nación en el mismo año y Página/12 también lo publicó.

Fui a muchas entrevistas radiales y a charlas en muchas ciudades y se vuelve a decir lo mismo.

Más de una vez me ocurre que gente que me conoce, cuando tiene que decir lo que fue «La Noche de los Lápices», vuelve a repetir el tema del boleto estudiantil y que hubo un único sobreviviente.

Yo convivo con eso y no pongo energía ahí sino en contar lo que fueron los hechos, lo que significaron y en la transmisión de la memoria para los jóvenes de hoy en día.

-¿Tu familia volvió a La Plata?

-Mis padres nunca pudieron volver y a mí me cuesta horrores.

Tardé muchos años.

Para volver a mí escuela necesité 20 años y fue durísimo, con mucho llanto.

Vine para un acto por los desaparecidos.

Recién ahí pudimos abrazarnos y llorar entre varios compañeros.

Ahora vuelvo un poco más entera.

También fui al acto por los 25 años del golpe con mis hijas y vieron toda la parte de la escuela que yo les había contado.

Fue algo fuerte pero reparador.

-¿Cómo te acercás al equipo de Antropología Forense?

-Ellos se acercaron primero para tener mi testimonio.

A partir de eso tuve conciencia de la importancia del sobreviviente.

Creo que las Abuelas, los Hijos, las Madres, todos juegan roles importantes, cada uno desde su lugar.

Cuando llevé mi relato al equipo ellos me empiezan a preguntar por el color de la blusa de tal persona que yo había visto, para poder identificar los restos, y yo ahí veo que puedo describirlo.

Me di cuenta de que yo tenía información.

Además de las personas a las que vi, tenía detalles de marcas, olores, sensaciones y sonidos que no los tiene nadie.

Entonces me di cuenta de que iba a ser un rol mío el del relato.

Yo recuerdo todo: las palabras de la compañera que no vi nunca más, el apretón de mano, la palabra de aliento.

Mucha gente ha olvidado. Cada uno elaboró como pudo.

Yo hice el ejercicio de registrar todo porque, inconscientemente, sabía que eso iba a ser importante.

-¿Cómo llegás a trabajar con el equipo?

-Cómo yo recordaba todo con mucha precisión, cada dos por tres el equipo de Antropología Forense me volvía a llamar.

Así empezamos a tener una cierta amistad.

Después ocurrió una casualidad: ellos empezaron a encontrar documentación, huellas que pertenecían a desaparecidos.

Sin embargo los peritos las rechazaban porque no se podían ver bien.

Alguien les dijo entonces que en Mar del Plata había una persona que se dedicaba al procesamiento de imágenes…

¡Casualmente era yo!

Me vinieron a ver y empezamos a trabajar juntos.

Hoy mi proyecto de investigación en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Mar del Plata es la identificación de huellas dactilares para la identificación de desaparecidos.

Me he especializado en eso y ya se identificaron varios.

Desde un primer momento yo lo institucionalicé.

Está aprobado por el Consejo Académico.

Por este trabajo obtuve un premio en el año 2000, en Estados Unidos.

Mirá qué paradoja dónde me premian.

Era la primera vez que alguien de Latinoamérica obtenía un premio así..

Esto es parte de mi trabajo y no lo quiero dejar porque, ¿quién lo va a hacer?

Otros cobrarían mucho por esto.

Yo lo hago desde otro lugar y es muy reparador.

-¿Cuál es tu lectura de la situación política actual?

-Estoy enloquecida de contenta.

En el ’86 parecía que con el juicio a las juntas las cosas empezaban a cerrar, pero después vinieron las leyes de Obediencia Debida y el Punto Final.

Entonces lloré.

Después vino el indulto, pizza y champagne y mirar para adelante.

Decían que la historia había terminado de la mano de la convertibilidad.

En el ’98 pensé que no avanzaríamos más.

Todos los chicos que crecieron durante esos años se formaron con la idea de que la lucha no sirve.

Como docente, siempre les repetí a mis alumnos que la lucha hay que darla.

Si no se da este saneamiento moral, no se puede construir nada.

De todas formas, la teoría de los dos demonios hoy todavía circula.

Estoy segura de que a mí me llevan a todas las charlas porque soy «la pobre chica del colegio secundario».

Si hubiera tenido una historia de lucha armada, no me llevarían.

La sociedad todavía no está preparada para ver y aceptar esto.

Lo peor que nos puede pasar es hacer análisis equivocados.

Todos mis amigos de la JUP están desaparecidos.

Hoy no tengo ninguna militancia en ningún partido.

Estoy cercana a la asociación de familiares y ex detenidos.

En el ’98 me di cuenta, por lo que sentía, de que ese era mi grupo de pertenencia.

-¿De qué cosas te arrepentís y cuáles te marcaron?

-Vi tanta arbitrariedad, por ejemplo con esta chica Patricia que no había estado en nada, que si no me hubiera metido a militar tampoco era seguro que no me pasara nada.

Siento que fui coherente con lo que pensé, aunque mi militancia fue muy chiquita.

Ojo que ser militante en ese momento, pegar carteles en contra de la dictadura, con ese gobierno militar era muchísimo.

Yo no me hubiera bancado la dictadura sin decir nada.

Nadie previó una dictadura con tanta represión.

Hoy no me podría pensar sin esta experiencia de vida.

El silencio y las ausencias de las personas que yo hubiera necesitado que estén al lado mío y de mis padres, me han dolido mucho.

Mi objetivo es que mis hijos no se formen con esos valores.

Quiero que mis hijos sean solidarios, siempre que puedan y que alguien lo necesite.

Fuente: La Pulseada / La Fogata

LAS CHICAS OESTERHELD

                                                       

En el lenguaje de El Eternauta, Héctor Germán Oesterheld (HGO) cumple ahora 91 años.

Hijo de padre alemán judío y de madre vasco-española, HGO nació en Buenos Aires el 23 de julio de 1919.

No hay fecha para su muerte.

En la historia dramática de la humanidad, tal vez el eufemismo más terrible es el de desaparecido.

El dictador argentino Videla es autor del siguiente aforismo: –No están vivos ni muertos; están desaparecidos.

HGO es un desaparecido.

El número 7.546 (en la lista Conade, Comisión Nacional de Desaparecidos).

Se sabe que en la Nochebuena de 1977, sus captores le dejaron cinco minutos de visión, sin capucha, que saludó uno por uno a sus compañeros de cautiverio y que cantó con un joven detenido-desaparecido la canción Fiesta de Joan Manuel Serrat.

De forma premeditada, sus hijas también fueron hechas desaparecer, por este orden: Beatriz (19 años), Diana (23), Estela (24) y Marina (18). HGO es uno de los más extraordinarios creadores de aventuras del siglo XX.

Cambió el perfil del héroe. El Eternauta, su principal creación, una estremecedora ficción premonitoria, atraviesa las fronteras políticas y de los géneros literarios y se erige en un clásico para mayor número de lectores cada día.

Una obra homérica del cómic que interpela al género humano.

Una familia aniquilada. Héctor Germán Oesterheld, con su esposa Elsa y sus cuatro hijas: Estela, Marina, Diana y Beatriz, todas desaparecidas en 1976 y 1977, cuando contaban entre 18 y 24 años.

Además, Elsa, tras un tortuoso peregrinaje, sólo pudo recuperar el cuerpo de Beatriz.

Las fotografías son del álbum familiar de los Oesterheld y de Vicente Curtis.-

Lo dijo El Negro Fontanarrosa

 “Después de leer a Oesterheld ya no admitiríamos leer cualquier cosa”.

No lo dijo cualquier crítico boludo en un rapto magnánimo.

Lo dijo El Negro. Lo dijo Roberto Fontanarrosa.

Respetado por cualquier barra, canallas o bostas, y en cualquier cancha de fútbol o literatura. Incluso al fondo y a la izquierda, en cualquier redacción, donde se suelen sentar los censores.

Y los cínicos.

Eso lo dijo Enrique Medina, lo del lugar donde se sientan los censores.

Tuvo el valor de ir allí, a la oficina de censura, justo antes del golpe, a preguntar por su libro Las hienas, qué puntería.

Y después recibió una llamada de teléfono: “¡Sos boleta!”.

Qué manía con los eufemismos.

El miedo que meten los eufemismos.

Mejor que te digan: “Se te ha acabado el permiso del enterrador”.

Bueno, a lo que íbamos.

Hay dos factorías maravillosas en la historia de Argentina: el fútbol y la historieta.

El Negro Fontanarrosa era un experto en ambas.

Creo que el mejor cuento de fútbol que leí fue la historia de Cardaña, el número 5 del Peñarol, primero apodado El Hombre y más tarde, con mayor precisión,

El Hombre de Neanderthal. Cardaña, bruto y sentimental, va a visitar por caridad al hospital a un niño en estado grave y aquel hincha botija, con los días contados, recibe al ídolo como se merece: “¡Hijos de puta!

¿Cómo pueden perder con esos chotos del Nacional?”.

Así era El Negro escribiendo.

No cedía ni un centímetro.

Ni una lágrima gratis.

Fue él quien vino a decir: “Y después de Oesterheld, ¿qué?”.

Escribir como un loco

Cuando estudiaba geología en la universidad, ya trabajaba de corrector y escribía historias como un loco.

Cuando trabajaba como especialista en “oro y platino” para el Banco de Crédito Industrial de la República Argentina, hacía notas de divulgación y escribía historias como un loco.

Cuando andaba por los montes y las llanuras como un Robinsón Crusoe escribía historias como un loco.

Le ofrecieron trabajar en Pato Donald y aceptó, porque no era un apocalíptico de la cultura y lo que le gustaba era escribir historias como un loco.

Y escribió literatura infantil, mucha con el seudónimo de Sánchez Puyol.

Fue un tiempo de esplendor para el género en la Argentina de los años cuarenta y cincuenta, con Gatitos y Bolsillitos.

Le gustaba escribir para la infancia. “Siempre al bebito se le trata como tonto”.

Sería también una edad de oro para la historieta argentina, cuando fundó con su hermano Jorge la editorial Frontera y con dos publicaciones periódicas que harían historia.

Hora Certo y Frontera rondaban los 100.000 ejemplares.

¿Y qué hacía HGO metido en la industria cultural?

Escribir como un loco.

En treinta años, los guiones para al menos 150 series de historietas en los que colaboró con medio centenar de dibujantes.

Siempre prolífico y exigente.

¿Por qué eligió la historieta?

¿Podía haber sido un gran escritor?

Es muy enriquecedor hablar con Martín Mórtola y Fernando Oesterheld, sus nietos.

“Quería romper ese dilema tramposo de alta y baja cultura.

No tenía prejuicios elitistas.

Quería llegar a la gente y no lo consideraba incompatible con la calidad.

Ésa es otra de las lecciones de El Eternauta, una obra de vanguardia que llegó a la gente, una gran aventura, y una literatura extraordinaria”.

Guillermo Saccomanno, en Escritura y memoria, plantea un sugerente paralelismo: “Si el Martín Fierro, un poema criollo y popular, pudo plantarse como la gran novela fundadora de nuestra literatura, ¿por qué no tirar de la cuerda y afirmar lo mismo de esta historieta que se llamó El Eternauta?”.

Borges estaba cautivado por el universo Oesterheld.

Además, HGO era un extraordinario suministrador de ciencia-ficción… Y no tan de ficción.

“Leía las revistas científicas más avanzadas de todo el mundo”, recuerda Elsa Sánchez, su mujer.

Llenó Argentina, y otros países, de gente interesante. Ray Kilt, Sargento Kira, Indio Suárez, Bull Rocket, Ernie Pike, Ticonderoga, Randall the Killer, Sherlok Time…

Y el grupo, el héroe colectivo, de El Eternauta.

Cuando pasó a la clandestinidad, y se sabía perseguido por Los Ellos, ¿qué hacía Oesterheld? “Escribir como un loco”.

Lo cazaron, lo hicieron desaparecer, lo chuparon.

¿Qué hacía Oesterheld?

Ana María Caruso, desde el cautiverio del centro clandestino de detención llamado Sheraton, consigue escribir una carta que figura en el informe Nunca Más de la Comisión Nacional de Desaparecidos: “Ahora está con nosotros

El Viejo, que es el autor de El Eternauta y El Sargento Kirk. ¿Se acuerdan?

El pobre viejo se pasa el día escribiendo historietas que hasta ahora nadie tiene intenciones de publicarle”.

Escribía como un loco.

Barro en los borceguíes

Nadie que haya leído El Eternauta admitiría leer después cualquier cosa.

Le habrá cambiado la mirada.

Es una de esas obras que responden a la demanda de Kafka, la de “morder en la estupidez”.

O a la de Cioran: “Un libro ha de ser un peligro”.

–¿Qué hacer? ¿Qué hacer para evitar tanto horror?

¿Quién grita eso?

Es el guionista, Oesterheld, al final de El Eternauta.

No está fuera, sino dentro, en una viñeta.

Una de las rupturas de Oesterheld fue implicarse en la obra como personaje.

Un atrevimiento formal, que acabará teniendo muchas implicaciones.

Estamos en 1957.

Francisco Solano López (Buenos Aires, 1928) lo hace reconocible.

Lo dibuja con sus trazos.

Al comienzo de la trama, El Eternauta se le aparece al guionista en la buhardilla donde trabaja y le relata su historia de aventurero perdido en la eternidad.

Al final, El Eternauta consigue regresar a su hogar, con su mujer e hija, que le reprochan haber tardado media hora en ir a buscar pan.

¿Media hora?

El guionista, es decir, Oesterheld, nuestro HGO, trata de disuadir a El Eternauta.

¡Todo lo que le ha contado, todo lo que se avecina!

La nevada mortal.

La invasión dirigida por un poder oscuro, Los Ellos, que utilizan para sus propósitos a los monstruosos Cascarudos y a los inteligentes Manos, esclavos del miedo, que a su vez convierten a los humanos supervivientes en hombres-robot.

Pero El Eternauta ya no reconoce al guionista.

Ha perdido la memoria del futuro al volver al pasado.

La memoria es transferida al guionista.

¿Quién es ahora El Eternauta?

Estamos en 1957. HGO grita desde el tebeo: “¿Qué hacer? ¿Qué hacer para evitar tanto horror?”.

Es en la primera versión de El Eternauta.

En 1969 habrá una segunda versión, dibujada por Alberto Breccia, y en la que las coordenadas geopolíticas son más concretas.

La publicación resulta muy polémica.

La revista Gente fuerza el final.

El Eternauta empieza a ser un personaje inquietante, demasiado verosímil.

En 1976, con dibujo de Solano López, se publica una prolongación de la aventura, una segunda parte.

Se trata de un proceso muy accidentado.

Guionista y dibujante apenas se ven.

A HGO le pisan los talones Los Ellos.

Dicta capítulos desde cabinas telefónicas.

Las últimas veces que acudió a la editorial Récord, donde iba a publicar El Eternauta II, siempre andaba a deshoras, como una silueta.

Sólo lo delataba “el reguero de barro seco de sus borceguíes” en la alfombra.

Y es que HGO, entre otros lugares, buscaba refugio en la isla de Tigre.

La tecnología del infierno

Habían llegado Los Ellos, como llamaría El Eternauta a los dictadores.

En el prólogo de Ernesto Sábato para el informe Nunca Más, donde se documentan los horrores de la dictadura y la usurpación del Estado por una mafia uniformada, se dice: “De nuestra información surge que esta tecnología del infierno fue llevada a cabo por sádicos pero regimentados ejecutores”.

Entre miles de desaparecidos, la “tecnología del infierno” se llevó a HGO y a sus cuatro hijas.

Habían pasado a la clandestinidad cuando comenzó la dictadura argentina, que se prolongaría durante siete años crueles (1976-1983).

El único cuerpo que pudo recuperar Elsa fue el de Beatriz.

Ella, con 19 años, fue la primera víctima de Los Ellos.

El 19 de junio de 1976 llamó a la madre y se citaron en una confitería.

Dos días después, en un tren, camino del trabajo, un joven trajeado, muy nervioso, se acercó a Elsa para decirle que su hija había sido secuestrada por una patota o “grupo de tareas” del Ejército.

Elsa Sánchez de Oesterheld comenzó el peregrinaje para recuperar a Beatriz.

Pero, en verdad, había caído una “nevada mortal” sobre Argentina.

Se encontró con muros de silencio.

Con conocidos que la desconocían.

Incluso un sobrino y sacerdote poderoso, Jorge Oesterheld, hoy portavoz de la Conferencia Episcopal argentina, prefirió “mirar hacia otro lado”.

Elsa fue consciente también de que se había convertido en un “peligro” para sus hijas.

Todos sus movimientos eran vigilados para llegar a ellas y a HGO.

De alguna forma, ella también era una desaparecida en aparente libertad.

El exterminio programado de la familia de HGO siguió adelante.

El 4 de julio de 1976, en Tucumán, cayó Diana, de 23 años, embarazada.

El 27 de abril de 1977 fue secuestrado HGO.

El 14 de diciembre del mismo año desaparece Estela, de 24 años.

Su última carta lleva esa fecha.

En ella dice: “Mamita: Marina hace un mes que no está con nosotros”.

Significa: Marina ha desaparecido.

Tenía 18 años.

La tortura metafísica

Inspirados en el nazismo, el franquismo y la guerra argelina, Los Ellos, con sus patotas de Gurbos, Cascarudos, Manos y Hombres-Robot, aplicaron la tecnología del infierno a una escala industrial.

Para hacer desaparecer los cuerpos utilizaron una variante diferente de la incineración: los vuelos de la muerte.

Quizá calcularon que la desaparición submarina de miles de personas sería inodora, inocua, imperceptible.

El mayor detective de la historia, Sigmund Freud, había escrito:

“Censurar un texto no es difícil, lo difícil es borrar sus rastros”.

Los verdugos ignoraban que el cuerpo humano es también un texto.

Y ésa es la verdad de fondo de El Eternauta, su potencia pasados tantos años.

“La persistencia de El Eternauta es en sí misma una práctica de la memoria”, escribe Judith Filc.

En el primer aniversario del golpe militar, el 24 de marzo de 1977, otro genial eternauta argentino, el escritor Rodolfo Walsh, compañero en muchos sentidos de HGO, envía por correo y distribuye clandestinamente la Carta abierta de un escritor a la Junta Militar, uno de los pasquines de denuncia más estremecedores de la historia, en el que da a conocer al mundo la dimensión del genocidio, con 15.000 desaparecidos en aquel entonces.

“Han llegado ustedes a la tortura absoluta, intemporal, metafísica”.

La palabra metafísica aquí, asociada a la tortura, pierde toda su abstracción para expresar lo inconmensurable del horror carnal.

Una de las veces que registraron su antiguo domicilio, donde sólo vivía Elsa, el oficial cascarudo al mando del “grupo de tareas” explicó que andaban a la caza de Héctor,

El Judío. Elsa replicó que era hijo de un estanciero alemán y madre española. Añadió: “Y si es judío, ¿qué?”.

Entre los precedentes que inspiraron a Los Ellos para poner en marcha la “tecnología del infierno”, la tortura y desaparición forzada de miles de personas como HGO y sus cuatro hijas, figuran métodos nazis como el decreto Nacht und Nebel, derivado de la orden de Hitler: “En la noche y en la niebla”.

El texto de este decreto, reconstruido en el tribunal de Nuremberg, desaconsejaba la entrega del cuerpo del eliminado a su familia.

Se trataba de “diseminar el terror” para minar toda resistencia.

En el tiempo en que fue detenido HGO, en 1977, el general Ibérico Saint Jean, gobernador de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura, y bajo cuyo mandato se produjo la Noche de los lápices (desaparición y asesinato de un grupo de adolescentes), declaró en público y esta vez sin eufemismos: “Primero mataremos a los subversivos; después, a sus simpatizantes, y por último, a los indiferentes”.

Entre los miles de desaparecidos figuran cien poetas, escritores y guionistas de historietas.

Otro de Los Ellos, un colega militar del general Ibérico, el entonces jefe del III Cuerpo, Luciano Menéndez, y responsable de la mayor quema de libros, efectuada el 29 de abril de 1976, declaró: “De la misma manera que destruimos por el fuego la documentación perniciosa que afecta al intelecto y nuestra manera de ser cristiana, serán destruidos los enemigos del alma argentina”.

Los Ellos, como Creonte, castigando más allá de la muerte.

Gritándole a Antígona, a las hijas de Oesterheld: “Si tu naturaleza es amar, ve entre los muertos y ámalos.

Mientras yo viva, no mandará una mujer”.

Torturar a Ernie Pike

Cuando creó Ernie Pike, uno de esos grandes personajes que cambiaron el perfil del héroe, para hacer tipos complejos, de madera humana y no de palo, los primeros episodios los dibujó Hugo Pratt.

Y él se quedó perplejo cuando vio la historieta: El rostro de Ernie Pike, corresponsal de guerra que siempre pone en duda las versiones oficiales, era el suyo.

Eso también lo supieron ver los torturadores.

Reconocieron en HGO a Ernie Pike.

Así que le pegaron duro a Ernie Pike.

Elsa Sánchez de Oesterheld me cuenta otra historia que la dejó sin habla.

Hace unos años, en 2002, al término de un acto, se le acercó una mujer que había estado detenida-desaparecida en la Esma (Escuela de Mecánica de la Armada, desde donde se calcula que se hicieron desaparecer cerca de 5.000 personas) y que había sobrevivido al cautiverio.

Era médica de profesión y le contó que un día Alfredo Astiz, oficial de la Esma, conocido como El Ángel de la Muerte, sacó de un cajón de su mesa un libro y le dijo, más o menos: “Toma, lee esto. Es el mejor libro de Argentina”.

Se trataba de El Eternauta.

Allí, uno de los personajes se lamenta: “Todos desaparecidos… como si no hubieran existido nunca”.

Un encargo para HGO

Estamos en 2008.

El 23 de julio, de vivir, Héctor Germán Oesterheld habría cumplido 87 años.

Su condición terrenal es la de “desaparecido” forzado.

Fue secuestrado por uno de esos eufemismos criminales denominados “grupos de tareas” y estuvo recluido en al menos tres cárceles clandestinas, es decir, no-lugares, Campo de Mayo, El Vesubio y Sheraton, donde se le conocía como El Viejo.

Los indicios, las evidencias circunstanciales, hacen suponer que HGO murió a principios de 1978.

No hay cuerpo.

La negación era la respuesta sistemática a los miles de recursos de hábeas corpus.

Por lo que se sabe y va sabiendo, HGO, al principio, sufrió maltrato y tortura.

Después, promovido por un militar, hubo un intento de implicarlo en la escritura de una biografía del liberador San Martín.

Al fin y al cabo, Oesterheld había triunfado como biógrafo.

Ya en 1951, cuando hacía literatura infantil, Perón quiso que le escribiera una biografía.

Supo decir que no. Su mujer, Elsa, piensa que desde que escribió La vida del Che, ilustrada por Alberto Breccia y su hijo Enrique, HGO estaba marcado.

Se publicó en 1968, en plena dictadura de Onganía.

El editor le había propuesto que apareciese como obra anónima, pero Héctor respondió: “Un personaje como el Che no merece que su trabajo se haga a escondidas”.

Tuvo un éxito fulgurante.

La primera edición se agotó en un mes.

Pero la editorial fue allanada.

Breccia y Oesterheld, amenazados de muerte.

Luego ocurrió algo curioso.

Una llamada desde la Embajada de Estados Unidos.

Le propusieron algo similar, una biografía de ese estilo, tan viva, tan directa, pero dedicada a John F. Kennedy.

HGO declinó.

Ya estaba preparada la de Evita.

No se editó.

Se habían acabado las biografías.

¡Y ahora en el cautiverio le vienen con San Martín!

No se sabe adónde llegó ni qué fue de las notas.

¿La vida de San Martín contada por Oesterheld?

Los Ellos se habrían dado cuenta del desliz: de realizarse la biografía, tendrían que hacer desaparecer a San Martín.

Las estatuas se pondrían a hablar.

Tendrían que arrojarlas al fondo del mar.

Una extraña visita

La mayor tortura a la que debieron de someter a Oesterheld, además del tormento físico, fue mostrarle las fotos de sus hijas muertas. Allí estaban Los Ellos, al estilo Creonte, castigando más allá de la muerte. Mostrando los cuerpos sucesivos de Antígona. A Elsa sólo le devolvieron el cuerpo de la primera eliminada, Beatriz, de 19 años. “La que más se parecía al padre”. Después cayó Diana, de 23 años, con su pareja, Raúl. La tercera fue Marina, de 18 años. Sobrevivía Estela, la mayor, de 24 años. Existe un testimonio de cuando estaba cautivo en la cárcel clandestina del Campo de Mayo. Juan Carlos Scarpatti contó: “Yo no lo conocía personalmente y… bueno, me llamó la atención. Lo vi, digamos, como golpeado, o sea, como con mucha angustia y… bueno, me acerqué, le pregunté qué le pasaba. Me dijo que le habían mostrado las fotos de las hijas…muertas”. Pero la noticia de la caída de Estela y de su marido, también llamado Raúl, la tuvo cuando los carceleros del Sheraton le dijeron que tenía una visita especial. El hotel Sheraton, eufemismo del chupadero, el no-lugar, era otro centro de detención clandestino, situado en un sector oculto de la comisaría de Villa Insuperable, dentro de la ciudad. Era el 14 de diciembre de 1977. La “visita especial” era de un niño de tres años. Su nieto Martín. Ese día habían matado a los padres. El recuerdo de Martín ahora es el de haber estado sentado horas con su abuelo “en un pasillo horrible con paredes de látex azul brillante”. No podemos dejar de verlo como un episodio de El Eternauta arrancado a la realidad. El Viejo y el nieto que apenas ha podido conocer, juntos en un no-lugar, en un chupadero de gente. Hay 800 niños robados en la época de Los Ellos, de los que sólo 90 han podido ser devueltos a sus familias originarias. Otra ramificación de la “tecnología del infierno”. De hecho, dos nietos de HGO y Elsa, bebés de Diana y Marina, forman parte de los desaparecidos. La aparición de Martín en el chupadero, el que alguien decidiera llevarlo con El Viejo, a quien se suponía muerto, tiene una interpretación morbosa, pero también se puede ver a la luz de El Eternauta. Tal vez fue cosa de un Mano. Los Manos, subalternos muy inteligentes de los Ellos, se hacen desobedientes cuando deja de funcionar la “glándula del horror”. Por una vez, Oesterheld dio una dirección. La de los padres de Elsa. Y de allí, Martín fue llevado con la abuela. Antígona, desde la muerte, enviaba una señal.

El gorrión peleador

Ana di Salvo, psicóloga, compañera de cautiverio de HGO en el centro de detención ilegal de El Vesubio, me cuenta que se mantenía distante, desconfiado. Eso fue en mayo del 77, así que no hacía mucho que lo habían detenido. “Nos dijeron: ‘Va a venir El Viejo’. Yo, al principio, no sabía quién era. No sabía la historia de El Eternauta. Él tenía un problema en la piel, granos en la cara y en la cabeza. Había una doctora entre las chicas prisioneras y le ofrecimos una pomada. Pero él no quiso. Desconfiaba. Una noche en que hacía mucho frío, dormía en un suelo de madera, le dimos una frazada. La aceptó. Pero con desconfianza. Por la mañana se lo llevaban y lo traían a la noche. Comentó que lo tenían haciendo una historia sobre San Martín. Le hablé de mi hijo Luciano. Le pedí un poema, una pequeña historia para él. Pero no hubo tiempo. Después de estar desaparecida sin explicaciones durante 73 días, me devolvieron a casa. Todo el tiempo pensando que te van a matar. Y en el trayecto, ante el paisaje, uno de los secuestradores comenta: ‘Buen sitio para venir a cazar’. Y yo, no sé cómo, le digo: ‘Hay que respetar la veda’. Se quedó perplejo. Las cosas suceden así. Mi hijo Luciano, a la vuelta, me rechazaba. Pensaba que lo había abandonado a propósito. Un día le compré un cuento infantil titulado Chipió, el gorrioncito peleador. A Luciano le gustaba mucho la cara de aquel pajarito. Aprendió a leer con él. Me reconcilió con él. Yo no sabía que lo había escrito El Viejo. Usaba seudónimo. Muchos años después, en una exposición sobre Oesterheld, le conté la historia a Martín, su nieto, y él me dijo: ‘En ese cuento estaba lo que mi abuelo escribió para tu hijo”.

La última carta

Lleva por fecha el día que la asesinaron, el 14 de diciembre de 1977. La última carta de Estela a su madre. Es breve, escrita con una intensa premura, pero sin desaliño, con una caligrafía que intenta no desfallecer. Cada carta, cada nota, en aquellos días, tenía una textura nerviosa. Da la impresión de que la carta a Elsa es también una carta necesaria que Estela se escribe a sí misma. No es difícil imaginarla murmurando hacia dentro, empujando el trazo para darle a Elsa la noticia de la muerte de Marina sin nombrar la muerte. Como en El Eternauta, el tiempo de la carta es un Continum 4, una especie de futuro del pretérito: “Marina ya no está con nosotros y ese dolor ya no hay nada que lo pueda mitigar, pero quiero que sepas que murió heroicamente como vivió”. Consonantes y vocales se apiñan en un presente recordado: “Creo que tenemos que estar orgullosos de ella, como de Bi (por Beatriz), de Di (por Diana) y de Dad (por Héctor), y quiero que sepas que estoy orgullosa de vos (por Elsa)”. Esta última afirmación tiene mucho significado. Va más allá de la cortesía filial. Todos los citados han desaparecido. La feliz camada de Beccar está a punto de ser exterminada. Elsa, la madre, antiperonista, tan racional como intuitiva, “muy celta”, dice ella, no les ha acompañado en su compromiso revolucionario. Ha discutido con dureza con HGO, con el hombre que ama. Sí, está de acuerdo con él. Es una juventud maravillosa. Culta, rebelde, linda. La mejor generación que tuvo Argentina. Como Héctor, Elsa comparte su música, salta de Mozart a Janis Joplin, ¿por qué no?, sus gustos artísticos, su estilo de vida libre, una sexualidad sin tabúes, su aversión a la injusticia. Todo eso, dice Elsa, lo compartía. Pero ella, la mujer que fue tan feliz en Beccar, en aquella casa que era a la vez como el taller del artista romántico, donde “todo bullía y cantaba”, donde todos llegaban y nadie quería marchar, nadie quería apagar la luz, las chicas no querían ir a fiestas ni a clubes, donde encontraban “gente tonta”, no, no, querían estar allí, en Beccar, con sus amigos y los de los padres, dibujantes, músicos, artistas, escritores, gente que traía historias; ella, que conoció el paraíso, pudo distinguir bien el traqueteo de la maquinaria del horror que se acercaba. Sí, discutió con HGO. No acababa de asumir aquella metamorfosis en el Oesterheld que quería y admiraba, el hombre tranquilo, ilustrado, progresista y más bien libertario, por la influencia de sus amigos anarquistas españoles exiliados, con esa mirada antidogmática que es la de sus héroes. HGO no era nada elitista. Su propia opción literaria, el guión de historieta, lo demuestra. Pero denostaba el populismo peronista. HGO cambió.

Su obra principal contiene también las huellas de una biografía subyacente. Entre el primer Eternauta (1957) y la segunda versión (1969) hay una revolución óptica. Las referencias geopolíticas se hacen muy concretas. América Latina es abandonada a su suerte. Y Ellos, los oscuros poderes cósmicos, son las grandes potencias. HGO se radicalizó, pero también el suelo se movía a los pies. Las hojas del calendario se caían de miedo y asco. El golpe de Aramburu, en 1956, con la Operación Masacre, que contará de forma genial Rodolfo Walsh. El golpe de Onganía, en 1966, con la noche de los bastones largos, cuando fueron cruelmente apaleados los profesores y alumnos de la Universidad de Buenos Aires, mientras eran conducidos a los coches celulares. El mandato de Lanusse, en 1972, con la masacre de Trelew. En todo este calvario de desdichados fastos y calamitosas salvaciones, el país vio una “chispa de esperanza” en la gran movilización cívica que arrancó con el cordobazo. A continuación, y acudiendo a la oftalmología, podríamos decir que se pasó de un estrabismo divergente a otro convergente. Y el punto de convergencia fue otra vez Perón. Gran parte de la izquierda argentina se injertó en el tronco peronista. Para muchos era la esperanza posible. Una alianza frente a Los Ellos. Y allí estaba HGO con sus hijas. Elsa, no. Elsa mantenía la distancia cuando de la música se pasaba a las palabras. Y allí estaba también Rodolfo Walsh con sus hijas Vicky y Patricia. Casi siempre se cita A sangre fría, de Truman Capote, como obra inaugural de la narrativa del “nuevo periodismo”. Es por ignorancia hemisférica. La primera fue Operación masacre, de Rodolfo Walsh, en 1957, el año en que nació también El Eternauta. Walsh, de origen irlandés, era entonces también antiperonista. Prefería jugar al ajedrez que la política e incluso la literatura. Pero un día, camino de casa, oyó el grito de un soldado moribundo: “¡No me dejéis solo, hijos de puta!”.

Pero la vuelta de Perón, el gran día de la resurrección nacional, pasará a la historia por la “matanza de Ezeiza”. Allí, en el aeropuerto, se inició el exterminio de la “juventud maravillosa”. Más de treinta muertos y trescientos heridos en el que iba a ser el día más feliz. El halago se convirtió en condena: la “juventud imberbe”. Perón falleció cuando se acercaba el día de la “nevada mortal”. El prócer había regresado con la momia de Evita y con un espectro de Evita, Isabel, manejado por un siniestro prestidigitador, el secretario López Rega, organizador de la Triple A, que mezcló la brujería con la producción industrial de la muerte. Se multiplicó el doble empleo. Muchos que ejercían de día de jefes de policía ejercían de jefes de la Triple A de noche. Hasta que vino el gran eufemismo. El Proceso de Reorganización Nacional. Es decir, el golpe militar con toda su red de poderosas complicidades. Era el régimen de Los Ellos. Y se puso en marcha, a pleno rendimiento, la “tecnología del infierno”. Walsh denuncia: “Las 3 A son hoy las 3 Armas, y la Junta que ustedes presiden no es el fiel de la balanza entre ‘violencias de distinto signo’ ni el árbitro justo entre ‘dos terrorismos’, sino la fuente misma del terror que ha perdido el rumbo y sólo puede balbucear el discurso de la muerte”. La carta de Estela a Elsa terminaba diciendo: “Hay mucho por dar todavía en esta vida y muchas razones para seguir adelante”. Ese día, después de enviar la carta, la cazaron.

Oesterheld, Hugo Pratt y Elsa

 “Él escribía a mano. Odiaba la máquina de escribir. Por eso aprendí taquigrafía y mecanografía. Para ayudarle. Después de casarnos, pasamos cuatro años en un departamento chico, en el barrio Desarrollo. Él entonces investigaba minerales. Amaba la naturaleza áspera, dura. La estepa donde no había nada.

Cuando lo conocí era un misántropo.

Nacieron una tras otra las nenas. Ya dibujaba. ‘Papu, dibujitos’. Les hacía monigotes todo el tiempo. Leía todo. Recibía revistas en alemán, italiano, inglés, francés. Tenía muchísima información. Le interesaban los descubrimientos científicos, todo aquello que se movía en el límite de la ciencia-ficción. A Borges le encantaba charlar con él. Las chicas se enteraron. Un día se fueron los cinco. Y allí estuvieron con él, en la penumbra de la Biblioteca Nacional.

Sí, tenía conocimientos extraordinarios, enciclopédicos. Un día, Hugo Pratt le muestra muy ufano unos dibujos. Un nuevo héroe. Un soldado en la época de la conquista del Oeste. Héctor le dice: ‘Está muy bien, pero tendrás que volver a dibujarlo. No puede llevar ese tipo de arma. La culata no era así’. Hugo se sentó, suspiró, gritó: ‘¡Lo mato, lo mato! Dime, Héctor Oesterheld, ¿a quién le va a importar cómo era la culata?’. ‘A mí’, respondió Héctor.

Todo estaba lleno de libros. También el garaje. Todo. Leía sesenta o cien historias a la vez. Así que Héctor se levanta. Va hacia el garaje. Un pandemonio. Cuando me ponía a arreglarlo, él se desesperaba. Revuelve en la maraña. Y al final vuelve con lo que buscaba en la mano. Se lo pasa a Hugo.

 –Aquí está –le dice–. Así debe ser el arma.

Era muy deportista. Jugaba al tenis. El fútbol le gustaba, pero para verlo. Tenía una fijación con el estadio del River. Cuando iba al centro, siempre se pasaba por allí. Y es en ese estadio donde transcurre una batalla decisiva de El Eternauta. Fue un tiempo idílico, un paraíso, la casa de Beccar. Eso ya lo conté, ¿verdad?

Cuando llegaron los dibujantes italianos, eso fue antes, también fue una época maravillosa. Entre ellos, Hugo Pratt. ¡Medio locos, los tanos! Era un lindo muchacho. Tenía un carisma único. Todos los días se caía por casa. Venía con apetito. Le preparaba algo para cenar. Había amigas que me preguntaban: ‘¿Vos no te enamorás de este chico?’. Todas se enamoraban…”.

¿Y?

Elsa, la Elsa que recuerda, también está ahora en la cocina preparando algo para cenar. Uno se imagina allí, en el quicio de la puerta, en Beccar, a Corto Maltés, el mítico personaje de Pratt. Murmuro: “Tal vez era él el enamorado”. Elsa escucha en silencio. Y zanja la conversación sobre amores con un gesto irónico, una interjección trazada en el aire.

La memoria

Marcelo Brodsky, el artista y fotógrafo creador del parque de la Memoria de Buenos Aires, se enteró de la desaparición de su joven hermano Rubén en una llamada desde una cabina telefónica. Él estaba en España, exiliado. El universo tuvo, de repente, la dimensión de una cabina. “La ausencia de un desaparecido nunca termina. ¿Cómo se les cuenta a las nuevas generaciones? ¿Cómo se narra semejante horror? En el parque de la Memoria, cada recorrido es una nueva forma del recuerdo. Caminamos entre estelas que se apoyan, que se sostienen, donde lo colectivo es un entrelazamiento”.

A la hora de hablar del hermano, Brodsky juró que lo haría como si estuviera oyendo a Julio Fusik, en el Reportaje al pie del patíbulo: “Que la tristeza no sea nunca asociada a mi nombre”.

La eternauta

Cuando Elsa y Héctor se casaron, él trabajaba para aquel banco de crédito minero, analizando muestras de metales preciosos. Gran parte de su trabajo lo hacía sobre el terreno. Le gustaba andar. Recorrer solitario los grandes espacios. El viento patagónico en la cara. “Es un trabajo duro, puede ser destructiva esa soledad del geólogo, conocí gente que se alcoholizó”, dice Elsa. “Pero él amaba esa relación solitaria con la naturaleza. Amaba todo en la naturaleza. Los caracoles nos comían las rosas y yo le decía que les pusiera veneno, pero Héctor exclamaba: ‘¡También ellos tienen derecho a vivir!’. Yo le decía: ‘Oye, que la celta panteísta soy yo, pero no quiero que me coman las rosas’. Le ofrecieron un buen trabajo, pero eso significaba la separación. Y fue cuando se decidió por el mundo editorial”.

Elsa nació en Buenos Aires, en una familia de emigrantes gallegos llegados de una pequeña aldea, Loño, cerca de Santiago. Cuando Elsa pasó por Loño, en 1983, se fijó en el hórreo de madera del que tanto le había hablado el padre. Esperaba algo más monumental. “Qué pasa?”, le preguntó su tío. “Está despintado”. “Es que tu abuela no quiso que lo tocaran. Que lo dejaran tal como lo había pintado el hijo”.

 El hijo era el padre emigrante de Elsa. HGO pasó por aquella aldea en 1962, en un “desvío” de un viaje a Alemania. Hay una foto en la que se le ve retratado como el Robinsón que era, camuflado en la hierba de campesino segador. En Argentina, los padres de Elsa laburaron duro para salir adelante, pero tenían otro rasgo: amaban la música con locura. La ópera y la clásica. Escuchaban cada concierto en la radio de galena. El tío Pedro llevaba siempre una flor en el ojal. La madre de Elsa leía a Lorca. Lo había visto en un teatro bonaerense, abarrotado, recibido por una multitud en la calle de Corrientes. “Yo me parezco mucho a papá. Soy Vicente Sánchez en mujer, tremendamente impulsiva. Yo era un marimacho. El varón equivocado de la familia. Tuvimos un golpe terrible. Murió mi hermana mayor cuando yo tenía 12 años. Estudié música. Y danza clásica. Y samba. Es verdad que todos querían bailar conmigo. No, Héctor no era muy bailarín. Yo tenía 17 años y él 24 cuando nos enamoramos”.

Elsa habla y habla como un cuerpo abierto, que contiene su vida y la de otros. Su mirada corre más que la flecha del tiempo. Desde el apartamento bonaerense se escucha cada poco el paso de un convoy ferroviario. Los trenes, la luz cambiante del día, todo parece esforzarse para seguir la velocidad, la intensidad del recuerdo de Elsa, que estaba hablando feliz de su adolescencia bailarina, danzando con las palabras, y de repente se gira y dice: “Hasta los psicólogos se estremecían. Toda la experiencia psicológica no servía para enfrentarse a nuestro caso. Me preguntan cómo he resistido, cómo estoy viva. No lo sé. Estoy aquí por una extraña obligación. Yo ya he gastado todo el miedo del mundo”.

A la altura de nuestros ojos, en un estante del mueble librería, hay una foto que nos mira. Son ellas. Las cuatro.

En la casa de Beccar.

En la hora azul.

Las cuatro chicas Oesterheld.

Toda la belleza del mundo.

 

Fuente :

https://www.elpais.com/articulo/portada/desaparecido/HGO/historia/argentina/elppgl/20080824elpepspor_7/Tes

________________________________________________________

VICKY WALSH, COMBATIENTE PERONISTA

El 29 de septiembre de 1976, Vicky Walsh muere resistiendo a un comando militar. A continuación las cartas que su padre, Rodolfo, escribió en aquel año.

1/10

Querida Vicki.

La noticia de tu muerte me llegó hoy a las tres de la tarde.

Estábamos en reunión…cuando empezaron a transmitir el comunicado.

Escuché tu nombre, mal pronunciado, y tardé un segundo en asimilarlo.

Maquinalmente empecé a santiguarme como cuando era chico.

No terminé ese gesto.

El mundo estuvo parado ese segundo.

Después les dije a Mariana y a Pablo: -Era mi hija. Suspendí la reunión.

Estoy aturdido. Muchas veces lo temía.

Pensaba que era excesiva suerte, no ser golpeado, cuando tantos otros son golpeados.

Si, tuve miedo por vos, como vos tuviste miedo por mi, aunque no lo decíamos.

Ahora el miedo es aflicción. Se muy bien por qué cosas has vivido, combatido.

Estoy orgulloso de esas cosas.

Me quisiste, te quise.

El día que te mataron cumpliste 26 años.

Los últimos fueron muy duros para vos.

Me gustaría verte sonreír una vez más.

No podré despedirme, vos sabés por qué.

Nosotros morimos perseguidos, en la oscuridad.

El verdadero cementerio es la memoria.

Ahí te guardo, te acuno, te celebro y quizá te envidio, querida mía.

5/10

Hablé con tu mamá. Está orgullosa en su dolor, segura de haber entendido tu corta, dura, maravillosa vida.

Anoche tuve una pesadilla torrencial, en la que había una columna de fuego, poderosa pero contenida en sus límites, que brotaba de alguna profundidad.

Hoy en el tren un hombre decía: -Sufro mucho. Quisiera acostarme a dormir y despertarme dentro de un año. Hablaba por él, pero también por mi.

13/10 (Carta a Emiliano Costa, yerno de Rodolfo Walsh, en ese momento detenido).

Emiliano:

Al morir Vicki, la niña quedó en manos del Ejército.

Después se la dieron a tu padre. Vicki quería que estuviera con nosotros.

Hoy eso no parece posible sin desatar un conflicto familiar cuyas proyecciones son difíciles de calcular.

En consecuencia estamos proponiendo a tu padre un acuerdo que sin modificar esa situación de hecho, reconozca a los familiares de Vicki que son los que antes de su muerte tuvieron mayor trato con la niña –y por lo tanto se encariñaron más con ella- el derecho a verla y a retirarla dos días a la semana.

Yo garantizo que ese acuerdo se cumpla.

De este modo podría ver a la niña regularmente, la memoria de la madre no le sería borrada y aquellos que la quieren podrían seguir viéndola.

Como por un lado temo que tu familia pueda oponer reparos, y por otro estimo que tu opinión es la que más puede pesar en la solución del problema, te escribo para pedirte que me apoyes en esta proposición.

Por lo demás, te acompaño en tu dolor como se que me acompañás en el mío.

Te mando esta carta por dos vías.

Una de ellas es tu padre, que está autorizado a leerla.

Espero tu respuesta.

Un abrazo.

CAPITAN