NULL

HECTOR OSVALDO POLITO, MILITANTE POPULAR ¡PRESENTE!

Luis Conde

fotopolitodepibe-2-1.jpg
Hector Osvaldo Polito cayo acribillado cerca de donde mataron a Carlitos Mugica, que por otra parte era amigo y compañero de Hector. Aqui en una foto de su niñez.

HECTOR OSVALDO POLITO, MILITANTE POPULAR ¡PRESENTE!

 
Por Luis Fernando Conde  

De lo que se trata es de recordar el trabajo militante de Hector Osvaldo Polito en el período histórico que va desde 1968 hasta su fallecimiento, o asesinato, o caída en combate en Noviembre de 1978. 
 

El se inició como tantos jóvenes de su época y con el peronismo excluido y prohibido en un gremio pequeño pero activo en donde además de su tarea sindical prestaba sus instalaciones y apoyaba los muchos grupos de la juventud peronista que se reunían para activar una salida democrática y que el pueblo volviera nuevamente al gobierno luego de su violenta expulsión en septiembre de 1955. 
 

El sindicato era SUTIAGA, que agrupaba trabajadores de la industria de aguas gaseosas y cuyo secretario general, Rachini, tenia una activa participación en la CGT de aquel entonces. 
 

Allí se realizaban charlas y conferencias sobre historia , economía y la realidad nacional con ejemplos de cada rubro como el hijo de Scalibrini Ortiz, El Dr. Mondragón, José María Rosas, y lo que se dio en llamar las cátedras nacionales cuyo fundador fue Gonzalo Cárdenas. 
 

Se participaba en actos políticos donde se pedía la legalización del Partido peronista y la vuelta de PERON sin condicionamientos, mientras se estudiaban diversos tópicos como historia nacional, latinoamericana y algunos movimientos social políticos de importancia mundial como fueron la revolución rusa y la china sin olvidar la lucha que llevaban adelante algunos pueblos como el vietnamita en contra de la invasión norteamericana. 
 

Eran momentos de grandes cambios en todas partes mientras en nuestro país la actividad política estaba suprimida por decreto bajo el régimen de la dictadura militar que encabezaba el general Ongania, o sea en medio de tanta ebullición social el partido militar y sus aliados civiles imponían un régimen cruel y despótico cerrando todo dialogo porque ellos no tenían plazos sino objetivos….
 

Sin embargo la juventud de entonces se organizaba y peleaba con lo que tenia a mano junto a los sindicatos combativos y las fuerzas políticas de entonces que aunque prohibidas seguían activando buscando caminos alternativos. 
 

Son de aquellos tiempos sucesos sociales importantes como el cordobazo y la CGT de los argentinos destacables pero no los únicos en medio de tanta injusticia y opresión.
 

Es así como de esas experiencias surge un grupo de jóvenes que optan por organizarse fuera de las estructuras partidarias y sociales para reflexionar sobre la realidad imperante y organizarse para encontrarse con otras organizaciones juveniles que posteriormente desembocarían en lo que se dio en llamar la Tendencia revolucionaria dentro del movimiento peronista de la época que dicho sea de paso contaba con el apoyo y el aliento de su líder máximo Juan Peron.
 

Hector fue uno de los promotores de este grupo político juvenil que se reunía todas las semanas en su casa y en la de otros compañeros realizando tareas de estudio, formación política y apoyos puntuales a varios desarrollos políticos que se dieron como por ejemplo en este barrio de Villa Luro, la UTN y la coordinadora del transporte que encabezaba Eustaquio Tolosa secretario general del gremio de los portuarios luego de salir de la cárcel a la que lo había sometido el régimen de Ongania luego de encabezar el primer conflicto gremial contra el régimen. 

La vuelta de Peron, la campaña electoral del 73, la represión de Ezeiza y otros acontecimientos produjeron una actividad muy intensa que nos encontró entre los primeros participantes en las múltiples tareas con una militancia que se multiplicaba cada vez mas. 
 

De la misma manera se multiplicaron las contradicciones y una represión feroz contra nuestra línea política revolucionaria y que desembocaron en la triple A y el posterior golpe de estado de marzo del 76.
 

Hector participó activamente en esta etapa poniendo todo su entusiasmo y fuerza vital, analizando los acontecimientos que se producían a gran velocidad y con consecuencias nada halagüeñas para nosotros, como venia del peronismo ortodoxo le costó mucho entender algunas cosas como por ejemplo el papel de Peron en la última etapa de su vida, aunque con el tiempo se dio cuenta de los graves errores que este líder cometió que alentaba nuestra exclusión y represión. 
 

Sin embargo se comprometió plenamente con su militancia revolucionaria y trató de adaptar su accionar a los tiempos que  no resultaron ante la tremenda represión desatada como nunca antes vista en cantidad y en calidad.
 

La reacción del sistema imperante fue perfectamente planeada y ejecutada, miles de muertos, presos y exiliados fue el saldo de tamaña campaña utilizando al Estado como herramienta eficaz sin importar los medios para lograr sus fines. 
 

Todavía hoy sufrimos las consecuencias de todo aquello y se nota la falta de una generación que actualmente seria indispensable para producir los cambios que el pueblo aun reclama. 
 

No debemos olvidar que el estado terrorista del 76 también contó desgraciadamente con la complicidad de parte de la sociedad argentina que popularizó la frase de por algo será, cuando se llevaban a alguien detenido o lo fusilaban en la calle como le pasó a nuestro compañero Hector.
 

Sí, en algo andaban…andaban o tenían un sueño de un mundo mejor por caminos revolucionarios que eliminara la explotación del hombre por el hombre tratando de articular las numerosas organizaciones políticas y sociales de base popular que existían en aquel momento, y poder converger así en una poderosa organización que tomara el poder político en sus manos y desarrollar nuevos caminos de participación y consenso. 
 

El momento histórico se prestaba para la realización de estos sueños en contra de los privilegios que venían de larga data en nuestro país al igual que en la mayoria de nuestros hermanos latinoamericanos con la sola excepción de Cuba cuyos principios también alentaba nuestra utopías y esperanzas de llegar a buen puerto. 
 

Por falta de calculo y un desarrollo político que se transformó en un diseño militarista nuestros jóvenes también cometieron errores y desembocaron en una guerra de aparatos en condiciones francamente desfavorables. 
 

Sin embargo acá no hubo dos demonios como el señor Sabato esbozó hace años atrás, solo hubo uno que fue el estado terrorista que encabezaron las Fuerzas armadas argentinas que olvidaron y pisotearon todo el espíritu que San Martín impuso cuando formo el heroico ejercito de los Andes.
 

Para terminar queremos decir que lo que quisimos hacer con este homenaje o recordatorio de este militante popular Hector Osvaldo Polito, a treinta años de su caída en la lucha, es que sus principios e ideales siga iluminado los anhelos y los sueños de sus vecinos actuales y de todos aquellos que siguen luchando por un mundo mejor, con una ética y entrega como la de aquella generación que lo dio todo porque así suceda, y marque nuevos caminos de lucha y entrega que tanto necesita hoy nuestra patria en su camino de su autentica liberación. 

 
¡ COMPAÑERO HECTOR OSVALDO POLITO ¡PRESENTE AHORA Y SIEMPRE! 

LC/
  

N&P:
El Correo-e del autor es Luis Conde luis.conde@ensi.com.ar