Casullo, fundador de Carta Abierta. Era "un lujo poder leerlo" afirmó Schuster, de la UBA quien destacó su "estatura humana y envergadura intelectual".

EN OCTUBRE DEL 2008, EL COMPAÑERO NICOLÁS CASULLO ENTRABA AL COMANDO CELESTIAL.

Entre sus novelas se cuentan: «Para hacer el amor en los parques» (1970), «El frutero de los ojos radiantes» (1984) y «La cátedra» (2000). Entre sus ensayos: «La comunicación, una democracia difícil»(1986), «El debate modernidad-posmodernidad» (1988), «Viena del 900: la remoción de lo moderno» (1992), «Itinerarios de la modernidad» (1996), «Modernidad y cultura crítica» (1998), y «Palabras a destiempo» (1999)).
 

EL 9 DE OCTUBRE DE 2008 EL COMPAÑERO INTELECTUAL Y ESCRITOR NICOLÁS CASULLO ENTRABA AL COMANDO CELESTIAL.

NAC&POP

9 de octubre de 2008 

Nicolás Casullo era escritor, ensayista, novelista, docente de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Buenos Aires, y director de la revista Pensamiento de los Confines.  

Cuando se produjo el Mayo Francés, se encontraba en París.

Producto de esa vivencia es el libro «París 68. Las escrituras, el recuerdo y el olvido».

Como otros tantos intelectuales del país, Casullo debió exiliarse en noviembre de 1974.  

Su primer destino fue Cuba, por cuatro meses. Caracas, Venezuela, fue su segundo destino en 1975.  

En 1976 viajó a México, donde vivió hasta el año 1983.

En ese año regresó al país. 

Entre sus novelas se cuentan: «Para hacer el amor en los parques» (1970), «El frutero de los ojos radiantes» (1984) y «La cátedra» (2000). 

Entre sus ensayos: «La comunicación, una democracia difícil»(1986), «El debate modernidad-posmodernidad» (1988), «Viena del 900: la remoción de lo moderno» (1992), «Itinerarios de la modernidad» (1996), «Modernidad y cultura crítica» (1998), y «Palabras a destiempo» (1999)).

Participó del grupo «Carta Abierta», que nuclea a intelectuales kirchneristas.

En 2018 era profesor de la carrera de Comunicación Social en la UBA.

Nicolás Casullo nacido en Buenos Aires en 1944, falleció en Buenos Aires, el 9 de octubre de 2008 a los 64 años.

Casullo fué velado en la Biblioteca Nacional, de Aguero 2502, gracias a la iniciativa de su director, Horacio González.

Su cuerpo fué acompañado por los compañeros y compañeras durante toda la noche en la Biblioteca y llevado al Cementerio Británico en la Chacarita donde se dió descanso definitivo a sus restos.

Una de las primeras repercusiones de su fallecimiento provino del decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Federico Schuster.

-Es una enorme tristeza porque se trata de una persona entrañable a la que aprendí a querer mucho, un gran profesor de nuestra facultad y un gran intelectual,
dijo Schuster, quien destacó la -estatura humana y envergadura intelectual de Casullo y afirmó que era un lujo poder leerlo.

Fuente:Los andes On Line