1949, Mao Tse-tung proclama la República Popular China

 y el Gobierno comunista establece su capital en Pekín.