PATRIA Y PUEBLO, EL 25 DE MAYO.

Patria y Pueblo

mariano_moreno-2-1
A 198 años de la Revolución, Argentina sigue sin sentar bases de país industrial, de masas, unificado con América Latina, proyecto de Mariano Moreno y la Pª Junta.

PATRIA Y PUEBLO, EL 25 DE MAYO.

 

A 198 años de la Revolución de Mayo, la Argentina sigue sin sentar las bases de un país industrial, de masas, unificado con sus pares de América Latina, proyecto inicial de Mariano Moreno y la Primera Junta.

 

La Sociedad Rural Argentina, Carbap y CONINAGRO, herederas actuales de la pandilla rivadaviana que lo ahogó en sangre, siguen condenándonos a ser una plataforma agroexportadora semicolonial, plutocrática y de espaldas a su destino americano.

 

Ése es todo el secreto de la algarada en bombacha bataraza y disfraz de gaucho rico que desde principios de marzo están encabezando Luciano Miguens, Mario Llambías y otros «ruralistas» de triste estela.

 

El mero hecho de que puedan sostener un lock-out por casi dos meses demuestra que en modo alguno se trata de «pobres productores» esquilmados por un perverso gobierno intervencionista.

 

Por el contrario, beneficiados espectacularmente por el Dr. Kirchner, pagan tanta generosidad como cabía esperar de una clase social que jamás se ha interesado por la Patria: negándose a financiar la industrialización, "gesta" en la que han arreado a la clase media rural y urbana con ayuda del sistema de prensa y los políticos revanchistas del más granado antiperonismo.

 

La pretensión de ponerse de igual a igual con un gobierno democráticamente elegido pone en negro sobre blanco la verdadera intención: destituir de hecho al gobierno de la Dra. Fernández de Kirchner.

 

Pero este gobierno tiene, al igual que el del Dr. Kirchner que lo precedió, neto origen popular, nacional y democrático.

 

En cumplimiento de su mandato, ambos han insinuado repetidamente su voluntad de recorrer el camino correcto para superar el desastre antinacional legado tanto por los golpes cívico-militares de 1955, 1966 y 1976 como por sus continuadores a partir de 1983 y hasta 2001.

 

Tras un comienzo espectacular, en los inicios del gobierno del Dr. Kirchner, ha terminado por primar una timidez que terminó por dejar en manos de una minúscula y poderosa minoría buena parte de las clases medias agrarias y urbanas.

 

Estas clases medias constituyen, así, la base de maniobra del intento desestabilizador que ha sido bien definido como "destituyente".

 

Estas intentonas solo se terminarán si se profundiza el rumbo elegido.

 

La retracción del ritmo transformador y su estrechamiento a cuestiones periféricas empezó ahora a pagar dividendos tan escasos como amargos.

 

Es fundamental retomar la iniciativa.

 

La unificación de clases medias, trabajadores y excluidos en un poderoso frente nacional no requiere pies de plomo, sino paso de vencedores.

 

A los sediciosos se debe aplicar la misma audacia y decisión con que se están clarificando hasta el hueso las violaciones a los derechos humanos perpetradas a partir de 1976.

 

Retomar la iniciativa implica expropiar las grandes propiedades pampeanas, crear sobre esa base una Empresa Nacional de Producción Agropecuaria, nacionalizar el comercio exterior, recuperar soberanía revirtiendo las delictivas "privatizaciones" del Proceso y de sus sucesores, liquidar las medidas financieras y fiscales de Martínez de Hoz y Cavallo, repudiar el falso federalismo de la Constitución ilegítima de 1994, en fin, poner punto final al Proceso y la Libertadora en todas sus consecuencias.

 

Mientras no lo hagamos, seguiremos viviendo episodios de innecesaria zozobra y el campo nacional volverá a correr el riesgo de nuevas derrotas.

 

Buenos Aires, 24 de mayo de 2008

 

Partido Patria y Pueblo

Envio de Pablo Lopez Fiorito lopezpablo2@yahoo.com.ar