1818:En Maipú, San Martín derrota a los realistas

WIKIPEDIA

batallademaipu-2-1 1818 :En los llanos de Maipo o Maipú (Chile) el ejército libertador del general José de San Martín derrota completamente a las tropas realistas.  

 

Batalla de Maipú

Fecha 5 de abril de 1818

Lugar Valle del Maipo, Chile

Resultado: Victoria decisiva patriota

 

Beligerantes

 Gobierno provisorio de Chile  Monarquía Española1

Comandantes

 José de San Martín

 Bernardo O'Higgins       Mariano Osorio

Fuerzas en combate

Ejército de los Andes

5.000 a 6.000

Ejército Patriota

s/d     Ejército Realista

4.000

Bajas

1.000 muertos y heridos  2.000 muertos y heridos

2.400 prisioneros

Patria Nueva

Chacabuco · Talcahuano · Sorpresa de Cancha Rayada II · Maipú . Curalí · Quilmo · Tritalco · Hualqui · Pileo · Yumbel · El Avellano · San Pedro · Pangal · Tarpellanca · Vegas de Talcahuano · Alameda de Concepción · Vegas de Saldías

 

 

La Batalla de Maipú fue un enfrentamiento armado que tuvo lugar el 5 de abril de 1818, en el valle del Maipo, entre las fuerzas patriotas argentino-chilenas y los realistas, el cual decidió en gran parte la independencia de Chile.

 

La batalla

 

Se enfrentaron el ejército realista (de 4.000 hombres y 12 piezas de artillería), bajo las órdenes de Mariano Osorio, contra el ejército patriota (6.000 hombres y 21 piezas de artillería), al mando del general argentino José de San Martín.

 

El hecho de armas acaeció al sur de Santiago de Chile, en los llanos del río Maipo, allí San Martín organizó a su ejército en una posición elevada esperando el ataque español, el cuál se colocó casi cara a cara en una posición elevada de la misma manera que la posición patriota.

 

Poco antes del mediodía, el ejército patriota rompió fuego con la artillería de Manuel Blanco Encalada, pero luego de un tiempo San Martín se da cuenta de que los realistas tomaron una posición defensiva y decide iniciar el ataque.

 

Envía las fuerzas atacando el centro y la derecha de los españoles, mientras que Las Heras comanda ataque por las fuerzas colocadas en otro cerro, allí los patriotas toman un cerro amenzando la izquierda realista.

 

Mientras tanto los ataques patriota no parecían funcionar y la batalla estaba pareja, entonces San Martín decide enviar su escolta personal a la batalla atacando y cargando con todo los flancos y el centro español, muchos creen que esa decisión definió la victoria.

 

En el flanco izquierdo, Las Heras y sus hombres junto con un grupo de Granaderos a Caballo — división creada por San Martín — toman la posición española en el cerro a su izquierda, cuyos defensores (españoles) se repliegan al centro del otro cerro donde todavía se encarnizaban duros combates.

 

Pero todas las fuerzas de las Heras y otros atacaron la izquierda española mientras con un movimiento oblicuo los patriotas cargan sobre la derecha y el centro enemigo.

 

Mariano Osorio, creyéndolo todo perdido se retiró con su caballería buscando salvar su vida.

 

Ordóñez nunca se resignó a perder la batalla y organizó maniobras con las que solo se desorganizó más, debido a lo estrecho del terreno.

 

Así, la mayor parte del ejército patriota sube al llano donde solo quedan los 4 batallones españoles, Burgos, Arequipa, Concepción y D. Carlos, rodeados por todas partes.

 

A pesar de ello, se resisten a rendirse o a huir.

 

Entonces del batallón de Burgos salen unas voces, ya legendarias. "Aquí está el Burgos". 18 batallas ganadas, ninguna perdida"., mientras hacen ondear su laureada bandera, victoriosa en Bailén y en tantos otros combates.

 

La situación es trágica para estos valientes. Los otros batallones españoles, deciden resistir de la misma manera, el de Arequipa está mandado por el legendario y posteriormente heroico Rodil, el héroe del Callao.

 

Los batallones forman el cuadro para resistir a la caballería. Los cazadores a caballo son rechazados. Pero al formar el cuadro, se convierten en un blanco más fácil para los fusiles de los infantes enemigos.

 

Los batallones comienzan a sufrir horriblemente por la fusilería y a continuación el 1º chileno carga para ser rechazado.

 

El 7º de los Andes lo intenta a su vez y es rechazado. Los cuadros españoles, llenos de muertos y heridos mantienen la posición.

 

Los cuadros españoles comienzan a moverse, retirándose hacia el caserio de Lo Espejo dirigidos por el general Ordóñez.

 

Durante el movimiento son atacados continuamente y van dejando un reguero de muertos durante su trayecto, pero no rompen las filas y mantienen el orden.

 

La artillería se acerca, ya corta distancia, la metralla rompe las filas, pero es inútil, no rompen su formación y lentamente se van retirando del campo de batalla, hostigados por todas partes.

 

San Martín, testigo del combate diría: "Con dificultad se ha visto un ataque más bravo, más rápido y más sostenido, y jamás se vio una resistencia más vigorosa, más firme y más tenaz".

 

Los granaderos de Primo de Rivera, se retiran al mismo sitio, el caserío de Lo Espejo.

Deben formar el cuadro y soportan 8 cargas del enemigo, sufren un tercio de las bajas pero mantienen la formación y llegan al caserío.

Los realistas se agrupan en el caserío; O´Higgins, con 1.000 hombres, llega al campo de batalla.

El batallón de cazadores de Coquimbo se lanza contra el caserío, creyendo que los fatigados realistas van a ceder. Pero las descargas de fusilería, y de 2 cañones que les quedan, les infringen 250 bajas y deben retirarse.

 

San Martín no quiere arriesgar mas hombres, por lo que ordena concentrar la artillería. 17 piezas se concentran y arrasan Lo Espejo.

Los restos de los batallones españoles soportan el fuego. Apoyados por las piezas, los patriotas se lanzan al asalto definitivo.

Los escasos defensores que quedan en el caserío son arrollados. Ordóñez y Primo de Rivera se rinden; la batalla ha terminado.

 

 

El Abrazo de Maipú


El general chileno Bernardo O'Higgins, convaleciente de una gran herida (producto de la derrota aliada en Cancha Rayada), se presentó poco antes de terminado el último ataque contra los realistas y entusiasmados por la victoria San Martín y O'Higgins se abrazaron victoriosos en una escena que dio origen a un cuadro, el histórico abrazo conocido como El abrazo de Maipú, donde O'Higgins le dice a San Martín ¡Gloria al salvador de Chile! y San Martín le responde General: Chile no olvidará al ilustre inválido que se presenta herido en el campo de batalla.


Gracias a esta batalla se aseguró la independencia de Chile.

 

Los patriotas tuvieron 1.000 hombres entre muertos y heridos. Los españoles sufrieron más de 2.000 muertos y 2.400 prisioneros.


Además se capturaron grandes cantidades de municiones.