«NI EVITA, NI HILLARY»

cristina-kirchner-joven-2-1
La candidata del Frente para la Victoria (FV) inició su militancia política en la Juventud Peronista durante la década del 70, cuando era estudiante universitaria en La Plata.

"NI EVITA, NI HILLARY"

 

Por Roberto Bardini

 

Algunos de sus partidarios dicen que es una segunda Eva Perón y otros la llaman "la Hillary argentina" -comparándola con la esposa del ex presidente William Clinton- pero sus detractores la apodan "Imelda", en alusión a la mujer del ex dictador filipino Ferdinand Marcos, célebre por llevar una vida de lujo. La senadora Cristina Fernández, esposa del presidente Néstor Kirchner, se podría convertir hoy en la primera mujer en toda la historia del país que llega a la presidencia a través de elecciones.

 

Otra mujer ocupó ese lugar, pero por circunstancias diferentes. María Estela Martínez, electa vicepresidenta en septiembre de 1973 y más conocida como Isabelita, accedió imprevistamente a la Casa Rosada en julio del año siguiente, tras la muerte de su marido, el tres veces presidente Juan Domingo Perón (1946, 1951, 1973).

 

Casi todos los sondeos de opinión indicaban que CFK,  como denomina la prensa argentina a la candidata del Frente para la Victoria -54 años, abogada, dos hijos, dos décadas de actividad pública como diputada y senadora, primera dama desde el 25 de mayo de 2003- podría ganar en la primera vuelta electoral, para lo que requiere obtener 45 por ciento de los votos.

 

A ella no le gusta que la comparen con Hillary Clinton o con Eva Perón. "No hay que imitar a nadie", afirma. "Hillary tiene algunas coincidencias conmigo en cuanto a que hemos sido senadoras y somos abogadas. Hasta ahí nomás. Ni Evita, ni Hillary: Cristina".

 

Además de elegir presidente y vicepresidente entre 14 candidatos, este domingo poco más de 27 millones de argentinos, repartidos en 24 provincias, van a las urnas para renovar la mitad de la Cámara de Diputados (130 legisladores de un total de 257), un tercio del Senado (24 parlamentarios de un total de 74) y cientos de intendentes (alcaldes). Además, siete provincias eligen hoy a sus futuros gobernadores.

 

Son las quintas elecciones presidenciales que se efectúan en Argentina desde que en diciembre de 1983 concluyó la dictadura militar instaurada en marzo de 1976. La novedad es que esta vez habrá más sufragios femeninos que masculinos: votarán 13.869.130 mujeres y 13.221.062 varones. Ellas aventajan a los hombres por 648.068 votos. En otras palabras, representan 51,2 por ciento del electorado.

 

ACTIVA, INTELIGENTE, IRACUNDA

 

La candidata del Frente para la Victoria (FV) inició su militancia política en la Juventud Peronista durante la década del 70, cuando era estudiante universitaria en la ciudad de La Plata. Se casó con Néstor Kirchner en marzo de 1975 y se graduó como abogada en octubre de 1979.

 

Diez años después fue electa legisladora provincial en la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Cruz, en la Patagonia, al sur de Argentina,  de donde es nativo su marido. Fue reelecta en 1993 y dos años más tarde llegó al Senado Nacional representando a Santa Cruz. En 2001 fue nuevamente electa senadora por la misma provincia.

 

En los comicios legislativos de octubre de 2005 fue nuevamente elegida senadora, pero esta vez por la provincia de Buenos Aires, en representación del Frente de la Victoria, un desmembramiento del Partido Justicialista (peronista).

 

La mayoría de encuestas preelectorales indica que CFK tiene una intención de voto que oscila entre el 39 y el 47 por ciento. Muy atrás le sigue Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, con el 18 por ciento.


En tercer lugar se ubica el economista Roberto Lavagna, de la coalición Concertación para Una Nación Avanzada (UNA), con el 14 por ciento. Y mucho más lejos se ubica Ricardo López Murphy, del movimiento Recrear, con 4,5 por ciento.

 

Culta y ambiciosa, Cristina Fernández se destaca por hablar en público sin leer sus discursos, ni sus conferencias en universidades extranjeras, ni sus exposiciones ante hombres de negocios de Estados Unidos y Europa. Como contrapartida, ha sido muy criticada por evitar todo contacto con la prensa argentina.

 

El ex presidente argentino Raúl Alfonsín, primer mandatario civil después de la dictadura militar, la definió como "activa e inteligente, pero muy iracunda" y consideró que "crispa a la sociedad".

 

El miércoles pasado, en la primera entrevista que otorgó a un medio local en la campaña electoral, CFK dijo que si accede a la presidencia seguirá los lineamientos políticos y económicos de su marido, pero aclaró que no va a "cogobernar" con él. En declaraciones a la radio La Red, de Buenos Aires, la primera dama y senadora aseguró que si gana recibirá a todos los líderes opositores. "Viví sentada con la oposición (en el Senado). ¿Qué dirigente de la oposición que haya pedido una audiencia no la ha conseguido?", preguntó.

 

Seductora en ciertas ocasiones y de mal carácter en otras, a cuatro días de las elecciones, Cristina Fernández interrumpió su silencio casi sistemático y ofreció varias entrevistas. "A pocas horas del cierre, Cristina Kirchner se acordó de la radio y la TV", tituló el diario Página 12 al día siguiente. Y el periódico Clarín, el de mayor circulación en Argentina, no se quedó atrás: "El día en que la candidata rompió su propia norma y habló con la prensa".

 

ABRIENDO SENDEROS

 

Casi todos los analistas locales coinciden en señalar que la casi segura victoria de Cristina Fernández de Kirchner representa la prolongación del actual gobierno. Pero mientras unos lo ven positivamente, otros lo consideran negativo: sus partidarios aseguran que será "la versión mejorada"; sus adversarios mencionan "la continuidad del proyecto".

 

"Néstor Kirchner pudo presentarse tranquilamente en estas elecciones para un segundo mandato, pero le cedió el luga a su esposa y se irá con un alto nivel de aceptación, a pesar de que asumió en mayo 2003 con sólo 22 por ciento de los votos en la primera vuelta electoral", explica el sociólogo Alfredo Ossorio, del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).

 

El principal contrincante de Kirchner en 2003, el ex presidente Carlos Menem (1989-1999), del mismo partido pero de signo ideológico contrario, decidió no participar de la segunda vuelta cuando estimó que no iba a ganar.

 

Ossorio, ex dirigente juvenil peronista en los años 60 y 70, señala los méritos de Kirchner: "Recibió un país devastado, pero renegoció la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), impuso un modelo de crecimiento económico, disminuyó la pobreza a la mitad y otorgó 11 aumentos salariales".

 

"Cristina Fernández tendrá desafíos más difíciles", predice el sociólogo, un experto en planeamiento estratégico que estuvo exiliado de 1975 a 1983 en México, donde fue director en la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (SARH). "Los trabajadores y los jubilados reclaman mayores incrementos, mientras que a los grandes empresarios les preocupa la espiral de aumentos de precios y salarios".

 

DEL RIDÍCULO AL APOCALIPSIS

 

Las críticas a la pareja presidencial a veces rozan lo ridículo. "Antes reprobaban a Néstor por su vestimenta, por lo desalineado, por su mal gusto para seleccionar ropa",  dijo la semana pasada el creativo publicitario Fernando Braga Menéndez, gran defensor de Kirchner y su esposa, en entrevista con radio El Mundo. "Ahora las criticas son al revés: le reprochan a Cristina el buen gusto, su atuendo lujoso, su buen paladar; en ese terreno se debate la oposición".

 

El locuaz Braga Menéndez, que cuenta con varias empresas privadas en su cartera de clientes, ya hizo marketing político para otros dos presidentes: Héctor Cámpora (1973) y Raúl Alfonsín (1983-1989).

 

"Hablan de los viajes de Cristina. Ella es invitada. No he visto que inviten a ninguna política o mujer de un presidente a grandes universidades en Estados Unidos y Europa", dijo el publicista, uno de los más reconocidos de Argentina. "Ni la mujer del presidente francés, ni la del español, ni la del inglés tienen el grado de reconocimiento de CFK".

 

Pero la cereza del postre la sirvió un personaje del fragmentado peronismo que no estaba invitado al banquete.El miércoles pasado, un día antes del cierre de campaña, el ex presidente Carlos Menem trazó un panorama apocalíptico para la Argentina si triunfa Cristina Fernández.

Señaló que la mezcla de inseguridad, inflación y bajos salarios crean una situación explosiva "porque no hay gobierno ni autoridad" y vaticinó que habrá segunda vuelta.

Kirchner "no es peronista, sino populista y de la peor calaña", dijo el ex mandatario. "El kirchnerismo representa al anticristo".

 

DERECHOS HUMANOS Y

DEPENDENCIA ECONÓMICA

 

También hay peronistas convencidos de que no hay nada que elogiar. "Cristina Fernández es Néstor Kirchner con ropa de marca y zapatos caros", afirma el veterano militante nacionalista Edgar Schmid, integrante del movimiento Cóndor (Comunidad Nativa de Organizaciones Regionales), que lidera el subcomandante de la Fuerza Aérea (retirado) Horacio Ricciardelli, combatiente en la guerra de las Islas Malvinas en 1982.

 

"Un ideólogo de los militares que tomaron el poder de 1976 a 1983 dijo que mientras hubiera chimeneas habría peronistas. Se refería a que con industrias habría clase trabajadora y oposición", explica. "Entonces desindustrializaron Argentina y la colocaron en situación de dependencia a un costo de 30 mil desaparecidos".

 

"A 25 años de terminada la guerra de Malvinas, se habla mucho de derechos humanos pero no se toca nada de la estructura de dependencia", sostiene Schmid, coautor con Ricciardelli de Los Protocolos de la Corona Británica, un libro de 712 páginas. "La escasez de circulante y la elevada tasa de interés, no la controlan ni el Ejecutivo ni el Legislativo, sino una logia de banqueros del Bank for International Settlements, con sede en Basilea (Suiza)".

 

Según Schmid en la historia argentina hubo tres estructuras impositivas: hasta 1946 el sector agrario era el privilegiado; de 1946 a 1976 se favoreció al sector industrial y desde 1976 hasta hoy sólo se beneficia el sector financiero. "Declaman contra la dictadura militar, pero siguen con la misma estructura impositiva", indica.

 

El militante del movimiento Cóndor afirma que ni Kirchner ni su esposa le dan importancia a los cinco componentes de la "soberanía de mercado": emisión de moneda, política impositiva, control aduanero, deuda externa y planificación del futuro.

 

"EL HECHO MALDITO DEL PAÍS BURGUÉS"

 

El escritor Jorge Luis Borges comenzó a detestar al cantante de tangos Carlos Gardel después de muerto porque le encontraba una sonrisa parecida a la de Juan Domingo Perón. Con su habitual ironía, autor de Ficciones, El Aleph y El Libro de Arena, afirmaba: "Los peronistas no son buenos ni malos; son incorregibles".

 

Por algo fue que el periodista, teórico y militante revolucionario argentino John William Cooke (1920-1968), definió al peronismo como "el hecho maldito del país burgués". En un caso de extraña coincidencia política que se mantiene desde años, los sectores más conservadores de la sociedad argentina en ocasiones marchan juntos con la clase media "progresista" y la izquierda menos representativa en su fobia al peronismo en cualquiera de sus variantes.

 

"Con la candidatura de CFK reverdeció un antiperonismo tan violento como no se había visto en medio siglo", escribió Horacio Verbitsky en Página 12 el 5 de agosto de este año. "Un brote de intemperancia como no se conoció en el país en medio siglo saludó el lanzamiento de la candidatura presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, quien en su primer discurso proselitista dijo que se identificaba con la Evita del puño crispado y no con el hada buena que amaba su madre". Con sarcasmo, Verbitsky tituló su artículo "Qué porquería, los peronistas"

 

Prácticamente desde 1945, ganaderos, grandes empresarios, banqueros y especuladores financieros coexisten en estas circunstancias con pequeñas sectas trotskistas, maoístas, "comunistas revolucionarias" y "socialistas de los trabajadores" que cada vez que se presentan a elecciones rondan el uno o uno y medio por ciento de los votos.

 

La única excepción a esta contradictoria regla la constituye la llamada Izquierda Nacional, creada en 1945 por el polémico ensayista, historiador y dirigente político Jorge Abelardo Ramos (1921-1994) y hoy representada por tres o cuatro agrupaciones.

 

UNA "LARGA Y DESGASTANTE DECADENCIA"

 

Entre los herederos críticos de Ramos -que poco antes de su muerte renunció paulatinamente a sus ideas y aceptó ser embajador en México durante la presidencia de Carlos Menem- se encuentra la corriente Patria y Pueblo (PyP), creada en 2000, que apoya a Néstor Kirchner y respalda la candidatura de su esposa.

 

"Cristina Fernández y su marido buscan reorganizar en un nuevo sistema político a los sectores sociales interesados en la independencia nacional, la reconquista de la soberanía económica, la dignificación social y salarial, la democratización de los debates en el seno del pueblo y la consolidación del proceso de integración latinoamericana", dice el secretario general de Patria y Pueblo, Néstor Gorojovsky.

 

Pero el político, que es geógrafo (premio nacional en la especialidad), experto en estadísticas agrarias y profesor universitario, advierte: "Sin este nuevo sistema político, la recuperación relativa obtenida desde 2001, y que es el origen de la popularidad de ambos, se desfondará".

 

Gorojovsky, miembro del consejo editorial de la publicación mensual Question Latinoamérica y director de la revista Política, es optimista, a pesar de todo. "Se están dando condiciones excepcionales para profundizar y ampliar la unidad esbozada en el Mercosur, estrechar los vínculos con la revolución bolivariana y liquidar para siempre el aislamiento cubano. Cristina de Kirchner es la única candidata con posibilidades dispuesta a mantenerse en esta ruta".

 

El peronismo, sostiene el secretario general de PyP, "llega astillado a todas las elecciones y sus fragmentos suelen enfrentarse entre sí con más dureza que con sus antiguos adversarios. El voto por Cristina Kirchner es un nuevo paso superador de esta larga y desgastante decadencia".

 

RB/

 

NOTA DE LA NAC&POP: Este artículo fue publicado en el diario Milenio, de México, el domingo 28 de octubre.

 

N&P: El Correo-e del autor es Roberto Bardini bambuprensa@yahoo.com.mx

 

https://bambupress.wordpress.com/  https://boletinbambu.wordpress.com/