EN EL PAÍS SE DESCARTA A LOS ANCIANOS Y SE EXPLOTA Y PROSTITUYE A MILES DE NIÑOS, DIJO

Silvina Premat (LA NACION)

Respecto de intervenir en las cuestiones sociales dijo :-"deben meterse en ellas sin miedo a ensuciarse las manos. Si no  pueden ir a un centro de yoga"

ACCION  POPULAR  NACIONALISTASan Martín – Rosas – Perón EN EL PAÍS SE “DESCARTA” A LOS ANCIANOS Y SE “EXPLOTA Y PROSTITUYE” A MILES DE NIÑOS, DIJO BERGOGLIO. Por Silvina Premat LA NACION  El cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires y presidente del Episcopado argentino, denunció que en la Argentina se vive una “cultura del descarte” por la que “se aplica la pena de muerte” mediante el aborto y la “eutanasia encubierta” de ancianos mediante el abandono y el maltrato.  Además, dijo que se “explota y prostituye” a miles de niños.  El cardenal primado hizo estas afirmaciones ayer durante la presentación del “Documento de Aparecida”, producido por los obispos latinoamericanos reunidos en esa ciudad de Brasil en mayo.  La semana pasada, el Secretariado Nacional para la Familia, dependiente del Episcopado, denunció que “el gobierno mata”, al referirse a la intervención de funcionarios que favorecieron la práctica de un aborto en Mar del Plata, en el caso de una joven discapacitada. Pero ayer, el cardenal amplió la apuesta.  Dijo que el aborto, el uso de preservativos o las uniones civiles de homosexuales "no entran en el eje fundamental" del derecho a la vida por el que reclama la Iglesia sino que son "casos específicos que en una mentalidad pluralista pueden tener sus más y sus menos".  Explicó que "el derecho a la vida es dejar vivir y no matar; dejar crecer, alimentar, educar, curar y dejar morir con dignidad. No interferir manipuladoramente". Y pidió: "No pongamos todo en la misma bolsa y no me obliguen a ser más explícito por razones de buen gusto".  Ante unos 200 sacerdotes, religiosas y laicos, Bergoglio dijo que "la palabra más mencionada en el documento de Aparecida es «vida»" porque la Iglesia es muy consciente de que lo más barato, lo que menos se cotiza en América latina, es la vida" y que hoy se vive una "cultura del descarte de todo lo que no sea funcional", sean niños o ancianos.  Esta cultura, dijo, es como una "nueva ilustración" que se expresa en un "progresismo ahistórico, sin raíces" y en un "terrorismo demográfico".  Mentalidad del descarte  Afirmó: "En la Argentina hay eutanasia encubierta. Las obras sociales pagan hasta cierto límite; si te pasás, «morite, total sos viejo». Hoy se descarta a los viejos cuando, en realidad, son la sede de la sabiduría del pueblo".  Esa mentalidad del descarte influye también, según el purpurado, en el trato con los niños. "A los chicos se los maltrata; no se los educa ni alimenta. Muchos son prostituidos y explotados", dijo.  Luego dio detalles: "Y esto pasa acá, en Buenos Aires, en la gran ciudad del Sur.En algunos hoteles de cinco estrellas se ofrece prostitución infantil: figura en el menú de entretenimientos, bajo el título de «Otros»  Como ya lo hizo en otras oportunidades, Bergoglio denunció que "sobre la calle Amancio Alcorta, entre Pompeya y la Villa 21, en cualquier horario hay nenas de entre 11, 12 o 13 años ofreciéndose. Y después corren con ese dinero a comprar “paco”. Esas chicas y chicos procrean niños neurológicamente enfermos Son de descarte".  "Decimos que no estamos de acuerdo con la pena de muerte, que es una injusticia. Pero en la Argentina tenemos pena de muerte. Puede ser condenado a muerte un niño concebido por violación de una mujer de mente idiota. Seamos conscientes de que con eufemismos no podemos tapar la cultura del descarte", dijo el cardenal.  A los sacerdotes pidió que no sean "puritanos" y no centren sus homilías en los aspectos morales, sino en el anuncio de Jesucristo. "Hablamos de lo moral porque es más fácil. Además, y esto es mal gusto, se eligen temas de la moral matrimonial y los vinculados al sexto mandamiento porque parecen más coloridos. Así damos una imagen de Iglesia tristísima."  Al referirse a los parágrafos del documento vinculados a la situación socioeconómica de América latina, Bergoglio aseveró que "hoy ya no bastan los términos «incluidos»y «excluidos»; hoy están también los que caben y los que sobran".  En alusión a la intervención de los católicos en las cuestiones sociales, invitó a "meterse en ellas sin miedo a ensuciarse las manos. Si no quieren ensuciarse, pueden irse a un centro de yoga, que ahí les va a ir bien".  En la V Conferencia del Consejo Episcopal Latinoamericano, reunida en Brasil, Bergoglio representó un papel fundamental. Fue elegido por la mayoría de los 156 obispos de la región para presidir el documento que, según él mismo, marcará la evangelización del continente en los próximos años.