INQUILINOS EXPLOTACION, SOMETIMIENTO, DEGRADACION.

Radames Marini

Los informes oficiales, que pretenden a ocultar la inflación, sin embargo  admiten un crecimiento en el 2007 de los alquileres  dos veces y media mayor que el promedio de precios.

LAUNION ARGENTINA DE INQUILINOS

Denuncia


EXPLOTACION, SOMETIMIENTO Y DEGRADACION. VIOLACION DE DERECHOS HUMANOS POR AVARIICIA Y USURA.

 
El lunes 1° de octubre se conmemora el Día Internacional del Inquilino (International Tenat’s Day) instituído por la Unión Internacional de Inquilinos ( International Union of Tenants ) con sede en Estocolmo, Suecia y que representa a los inquilinos de 54 países.

La circunstancia encuentra a los inquilinos argentinos sometidos a una situación injustificable, e injustificada,  de abuso y degradación tanto personal como familiar.
Muchos de los que vivían de la inversión financiera hasta la crisis del 2001 y que se encontraron con un mercado sin bancos ni bonos ni acciones y tenían dinero disponible, adquirieron inmuebles desvalorizados por la devaluación utilizándolos como reserva de valor.

Esta actitud masiva generó una sobrevaluación de los inmuebles que rápidamente recuperaron, y superaron, su valor anterior estimado en dólares.
A partir del 2005, sus propietarios,  pretendieron obtener, mediante el alquiler de estos inmuebles sobrevaluados, una renta que los inquilinos, asalariados o jubilados, no pueden pagar porque sus remuneraciones no se revaluaron de igual manera.

Los propietarios de bienes de renta presionan para obtener cada vez mayores rendimientos de su inversión, generando un crecimiento de los precios de  alquileres que superaron, aceleradamente, la media de inflación.

Es así que el año 2006 terminó con alquileres que crecieron en ese año un 33% más que la media de los precios.

Los informes oficiales, que pretenden a ocultar la inflación, sin embargo  admiten un crecimiento en el 2007 de los alquileres  dos veces y media mayor que el promedio de precios.

La realidad cotidiana denuncia aumentos mayores en todos los órdenes. 

Los inquilinos que no pueden pagar estos precios deben mudarse, con el mismo ingreso a lugares más chicos, lejanos y de peor calidad, haciéndose cargo de la totalidad de los gastos de los dueños, incluyendo el reequipamiento, mantenimiento y reparación de inmuebles en malas condiciones.

Los contratos tienen una vigencia de dos años lo que obliga a un traslado sistemático de una población que se transforma en nómade y cuyos sectores de menores ingresos descienden a vivir en las condiciones más precarias de vivienda.

La apetencia desmedida de ganancias es avaricia y si se hace explotando la necesidad de los afectados es usura. Esta generando la degradación de las condiciones de vida de la cuarta parte de la población a la que se somete a una explotación inadmisible que viola derechos humanos esenciales como es el de la vivienda.

Estas condiciones de sometimiento y explotación permanecen ignoradas por la agenda pública en pleno proceso electoral en el que los derechos humanos de millones de argentinos son sistemática y públicamente violados. ¿Hasta cuando? Sin techo no hay vida.
Radames Marini
Presidentewww.inquilinos.org.ar / info@inquilinos.org.arTalcahuano 291, 4° (1013) Buenos Aires, Argentina. Telefax (54) 11 4382 3319 ó 0568 /Celular 15 4188 9658 / Fuera de hora 4373 4376  

 

Denuncia


EXPLOTACION, SOMETIMIENTO Y DEGRADACION. VIOLACION DE DERECHOS HUMANOS POR AVARIICIA Y USURA.

 
El lunes 1° de octubre se conmemora el Día Internacional del Inquilino (International Tenat’s Day) instituído por la Unión Internacional de Inquilinos ( International Union of Tenants ) con sede en Estocolmo, Suecia y que representa a los inquilinos de 54 países.

La circunstancia encuentra a los inquilinos argentinos sometidos a una situación injustificable, e injustificada,  de abuso y degradación tanto personal como familiar.
Muchos de los que vivían de la inversión financiera hasta la crisis del 2001 y que se encontraron con un mercado sin bancos ni bonos ni acciones y tenían dinero disponible, adquirieron inmuebles desvalorizados por la devaluación utilizándolos como reserva de valor.

Esta actitud masiva generó una sobrevaluación de los inmuebles que rápidamente recuperaron, y superaron, su valor anterior estimado en dólares.
A partir del 2005, sus propietarios,  pretendieron obtener, mediante el alquiler de estos inmuebles sobrevaluados, una renta que los inquilinos, asalariados o jubilados, no pueden pagar porque sus remuneraciones no se revaluaron de igual manera.

Los propietarios de bienes de renta presionan para obtener cada vez mayores rendimientos de su inversión, generando un crecimiento de los precios de  alquileres que superaron, aceleradamente, la media de inflación.

Es así que el año 2006 terminó con alquileres que crecieron en ese año un 33% más que la media de los precios.

Los informes oficiales, que pretenden a ocultar la inflación, sin embargo  admiten un crecimiento en el 2007 de los alquileres  dos veces y media mayor que el promedio de precios.

La realidad cotidiana denuncia aumentos mayores en todos los órdenes. 

Los inquilinos que no pueden pagar estos precios deben mudarse, con el mismo ingreso a lugares más chicos, lejanos y de peor calidad, haciéndose cargo de la totalidad de los gastos de los dueños, incluyendo el reequipamiento, mantenimiento y reparación de inmuebles en malas condiciones.

Los contratos tienen una vigencia de dos años lo que obliga a un traslado sistemático de una población que se transforma en nómade y cuyos sectores de menores ingresos descienden a vivir en las condiciones más precarias de vivienda.

La apetencia desmedida de ganancias es avaricia y si se hace explotando la necesidad de los afectados es usura. Esta generando la degradación de las condiciones de vida de la cuarta parte de la población a la que se somete a una explotación inadmisible que viola derechos humanos esenciales como es el de la vivienda.

Estas condiciones de sometimiento y explotación permanecen ignoradas por la agenda pública en pleno proceso electoral en el que los derechos humanos de millones de argentinos son sistemática y públicamente violados. ¿Hasta cuando? Sin techo no hay vida.
Radames Marini
Presidentewww.inquilinos.org.ar / info@inquilinos.org.arTalcahuano 291, 4° (1013) Buenos Aires, Argentina. Telefax (54) 11 4382 3319 ó 0568 /Celular 15 4188 9658 / Fuera de hora 4373 4376