ACUERDO SOBERANO VENEZUELA-BOLIVIA PARA EXPLOTAR HIERRO DESDE EL ESTADO

Morales y Chávez firmaron en Venezuela tres acuerdos para constituir compañías mixtas que se dedicaran a la madera, el cemento y la petroquímica.  

 

 Morales y Chávez firmaron en Venezuela tres acuerdos más para constituir otras compañías mixtas que se dedicarían a los sectores de la madera, el cemento y la petroquímica.

ACUERDO SOBERANO VENEZUELA-BOLIVIA PARA EXPLOTAR HIERRO DESDE EL ESTADO

Sectores bolivianos (de la derecha “separatista-N&P) rechazan que el convenio se firmó de manera inconsulta

 

La Paz.- Organizaciones cívicas (“separatistas” neoliberales) de la región boliviana de Santa Cruz (oriente), donde está el yacimiento Mutún, criticaron el acuerdo entre el presidente Evo Morales y su par de Venezuela, Hugo Chávez, para explotar conjuntamente esa mina.

 

"A Bolivia los venezolanos no pueden venir a hacer lo que les dé la gana", dijo a Efe Luis Núñez, vicepresidente del comité cívico de Santa Cruz, entidad con gran poder de convocatoria en el oriente boliviano, que es feudo de la oposición separatista neoliberal a Morales (Prefieren que venga Bush a hacer lo que le de la gana-N&P) .

 

"Hay leyes y normas que se deben cumplir, sea quien sea el inversionista", apuntó Núñez, al señalar que lo correcto sería hacer una licitación internacional (Para que vengan las corporaciones del imperialismo-N&P).

 

En su visita a Venezuela del pasado fin de semana, Morales firmó con Chávez una carta de intención para crear una empresa mixta que explore y explote 50% del hierro del Mutún, considerado uno de los yacimientos más grandes de Suramérica.

 

"Como gobierno tenemos obligación de garantizar la inversión", manifestó hoy Morales en una rueda de prensa ofrecida en La Paz.

 

Para el vicepresidente de los cívicos de Santa Cruz, lo que Venezuela pretende con ese acuerdo es "hacer negocio" y, a la vez, tener "injerencia" en la política boliviana, siendo este un punto de vista acerca del cual ha alertado a la opinión pública en reiteradas ocasiones la oposición (Como lo han hecho las corporaciones de EE.UU.) .

 

"La decisión (de Morales) es unilateral, (Obviamente, decide el Estado y el gobierno elegido por el pueblo, es un acuerdo geoestrategico-N&P) los bolivianos (“separatistas” pro yanquis-N&P) merecemos respeto", afirmó a Efe Edil Gericke, el presidente del comité cívico de Puerto Suárez, localidad que se encuentra ubicada a unos 45 kilómetros de la mina Mutún, en la frontera con Brasil.

 

Para Gericke, antes de firmar la carta de intención con Chávez, Morales debía haberlo consultado con los sectores sociales ( se refiere a los “separatistas” ) y no ser un "títere" de su amigo y aliado venezolano (chicana-N&P).

 

El otro 50% del hierro del Mutún lo explotará e industrializará la empresa india Jindal, que firmó un contrato con el gobierno boliviano en julio pasado y se comprometió a invertir 2.100 millones de dólares en los próximos 40 años.

 

Morales pidió al Congreso de la República que agilice la aprobación del contrato suscrito con Jindal para que pueda entrar en vigor.

 

"Con el Congreso Nacional me siento frenado, me están frenando y no nos permiten avanzar porque hay muchos acuerdos, contratos parados", lamentó el mandatario boliviano.

 

Junto con la carta de intención para trabajar conjuntamente en el Mutún, Morales y Chávez firmaron en Venezuela tres más para constituir otras compañías mixtas que se dedicarían a los sectores de la madera, el cemento y la petroquímica.