Si el camino para la obtención del derecho había sido arduo, el de la capacitación cívica y el de la preparación de las mujeres para desempeñarse en las lídes políticas lo sería aun más.

1947 SE SANCIONA LA «LEY EVITA» Nº: 13.010 CON LOS DERECHOS POLÍTICOS DE LA MUJER.

Por Eduardo Dipasquale

Evita»El sufragio, que nos da participación en el porvenir nacional, lanza sobre nuestros hombros una pesada responsabilidad, la de saber elegir».

NAC&POP

09/09/2007

PROMULGACION DE LA LEY 13.010 DE LOS DERECHOS POLITICOS DE LA MUJER

votofemenino-500-a

«LEY EVITA»

Art. 1º – Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos.

Art. 2º – Las mujeres extranjeras residentes en el país tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o les imponen las leyes a los varones extranjeros, en casos que estos tuvieren tales derechos políticos.

Art. 3º – Para la mujer regirá la misma ley electoral que para el hombre, deviendosele dar su libreta cívica correspondiente como un documento de identidad indispensable para todos los actos civiles y electorales.

Art. 4º – El Poder Ejecutivo dentro de los dieciocho meses de la promulgación de la presente ley, procederá a empadronar, confeccionar e imprimir el padrón electoral femenino de la Nación en la misma forma que se ha hecho el padrón de varones. El Poder Ejecutivo podrá ampliar este plazo en seis meses mas.

Art. 5º – No se aplicaran a las mujeres las disposiciones ni las sanciones de carácter militar contenidas en la ley 11.386. La mujer que no cumpla con la obligación de enrolarse en los plazos establecidos, estará sujeta a una multa de cincuenta pesos moneda nacional o la pena de quince días de arresto en su domicilio, sin perjuicio de su inscripción en el respectivo registro.

Art. 6º – El gasto que ocasione el cumplimiento de la presente ley, se hará de rentas generales, con imputación a la misma.

Art. 7º – Comuníquese, etc.

(Boletín Oficial 27/09/1947) 

“LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y DE TRATO ES UN ACTO  DE JUSTICIA SOCIAL”

UPCN
___________________

 


UN POCO DE HISTORIA

Hacia fines del siglo XIX y las tres primeras décadas del siglo XX se dan en la Argentina, como parte de un proceso internacional, las primeras luchas sufragistas y llegan y llegan los primeros efectos de la primera ola del feminismo.

Existieron 50 años de la lucha por parte de las mujeres de cuño feminista, librepensadoras, liberales, reformistas y socialistas, conformadas fundamentalmente por mujeres profesionales. En nuestro país, las mujeres votaban solo en el orden municipal y no igualitario para todas, dado que era voto calificado.

En 1883, en la ciudad de Pampa del Chañar, San Juan, se confeccionó el primer padrón femenino. En 1896, se fundo el Partido Socialista. En su plataforma política establecía la igualdad política y laboral de las mujeres.

Posteriormente, se autoconvocaron una serie interminable de agrupaciones feministas que nos dejaron este recorrido. En 1902 se organizó el Centro Socialista Feminista con Fenia Chertkoff. En 1905 se creó la Liga Femenina Nacional vinculada con organismos internacionales sufragistas.

En 1908 nacía el Centro Feminista a cargo de Elvira Rawson de Dellepiane, primer mujer radical seguidora de Leandro N. Além. En 1910 Buenos Aires fue sede del Primer Congreso Femenino Internacional. En 1918 se crea la Unión Feminista Nacional liderada por Alicia Moreau de Justo.

Otra dirigente destacada Carolina Muzzilli, fue una pionera del Socialismo en los Sindicatos. Al aplicarse la Ley Sáenz Peña, en las elecciones nacionales en 1916, para los grupos feministas ese acontecimiento significó un punto de inflexión, intensificándose las acciones publicas para la conquista de su reclamo.

Proliferaron agrupaciones sufragistas y surgieron la Asociación por los Derechos de la Mujer, el Partido Feminista Nacional liderado por Julieta Lanteri. Otro antecedente, fue el primer movimiento de mujeres radicales sufragistas denominado ”Mujeres de Hipólito Irigoyen”.

La Asociación Argentina del Sufragio fundada por Carmela Horne de Burmeister, en 1932, se convirtió en la mayor agrupación de la década del 30, llegando a tener 80.000 afiliadas. En 1934, nos detenemos en la primera Legisladora Argentina y de América Latina, Emar Acosta, del Partido Demócrata de la Provincia de San Juan.

Durante la Década Infame, la situación internacional creada luego por la guerra y las divisiones internas del movimiento sufragista, genero que la mayoría de las agrupaciones de mujeres se orientaron a desarrollar campañas contra el autoritarismo así la lucha por el voto quedo en un segundo plano.

Cabe destacar que en 1938 la Unión Argentina de Mujeres y la Asociación Argentina del sufragio femenino, con Victoria Ocampo y María Rosa Oliver, presentaron un proyecto de la Ley en la Cámara de Diputados.

Desde el proyecto de Ley presentado por el diputado socialista Alfredo Palacios, en el año 1911 hasta la sanción de la Ley 13.010 en 1947 se presentaron un total de 15 proyectos de Ley. Pero no es hasta que Eva Perón asume por sí la causa de las mujeres argentinas que este derecho finalmente se conquista y sanciona.

El Voto Femenino

Una vez en la presidencia, Perón vueve sobre la cuestión del sufragio femenino.  

Lo hace en su primer mensaje al congreso, el 26 de julio de 1946, y en el plan Quienquenal.  En este marco, Eva emprende la Campaña.  Lo hará desde distintos lugares: con los legisladores, con las delegaciones que la visitan, con las mujeres nucleadas en los centros cívicos, a través de la radio y de la prensa.  

Asi, por ejemplo, el 17 de septiembre de 1946, acuerda la acción común encaminada a la conquista del derecho al voto con las presidentas de numerosas entidades femeninas peronistas.

El 17 de enero de 1947, al recibir la visita de una delegación de maestras rosarinas, les expresa:”Estoy bregando por el voto de la mujer, y no cejaré en mi luha hasta conseguir que ello sea una realidad”.    

A partir del 27 de enero, todos los miercoles, a las 21hs, habla por radio desde la residencia a todas las mujeres, concitándolas a la lucha por los derechos cívicos.    

A su regreso de Europa donde ha aludido al tema en algunas ocasiones la ley está aún en veremos.    

“Democracia”publica una “carta de Eva Perón a las mujeres Argentinas” en la que las exhorta a redoblar la lucha para obtener cuanto antes la sanción de la ley del voto femenino.    

En este proceso hemos apuntado ya dos giros en la historia: que las mujeres entran en la política y que el proyecto fuera tomado por el oficialismo.  Podemos agregar un tercero: el mensaje de Eva va dirigido a un conglomerado femenino extenso, se instala en las mujeres, y estas pasan a desempeñar un papel activo: se realizan mitines, se publican manifiestos, grupos de obreras salen por las calles a pegar carteles en que reclaman la ley.  

Centros e instituciones femeninas emiten declaraciones de adhesión.  Se organiza una gran concentración de mujeres para el 3 de septiembre, fecha en que debe debatirse la ley de Diputados.  

El debate se posterga.  La concentración se repite el día 9. Eva, que no pudo asistir el 3, el 9 está en el recinto.  Afuera una multitud la aclama.  Otro giro: las mujeres reconocen a Eva Perón a su portavoz.    

El 23 de septiembre de 1947 María Eva Duarte de Perón, la esposa del presidente Gral. Juan Domingo Perón, llamada cariñosamente “Evita” por el pueblo descamisado, realiza el anuncio del proyecto de ley en medio de un gigantesco acto cívico en Plaza de Mayo, que dará el voto a la mujer argentina.  

En un párrafo de su discurso expresaba: Mujeres de mi patria; Recibo en este instante, de manos del Gobierno de la Nación, la Ley que consagra nuestros derechos cívicos.  Y la recibo, ante vosotras, con certeza de que lo hago en nombre y en representación de todas la mujeres argentinas. Siento, jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria.  He recorrido los viejos países de Europa, algunos devastados por la guerra.  Allí, en contacto directo con el pueblo, he aprendido una lección más en la vida.  La lección ejemplarizadora de la mujer abnegada y de trabajo, que lucha junto al hombre por la recuperación y por la paz.  Mujeres que suman el aporte de su voluntad, de su capacidad y de su tesón.  Mujeres que forjaron armas para sus hermanos, que combatieron al lado de ellos, niveladas en el valor y el heroísmo.  Mis queridas compañeras; ¡Inspirémonos en su ejemplo!  Este triunfo nuestro encarna un deber, como lo es el alto deber hacia el pueblo y hacia la Patria.  El sufragio, que nos da participación en el porvenir nacional, lanza sobre nuestros hombros una pesada responsabilidad.  Es la responsabilidad de elegir, mejor dicho de saber elegir, para que nuestra cooperación empuje a la nacionalidad hacia las altas etapas que le reserva su destino barriendo en su marcha los resabios de cuanto se oponga la felicidad del pueblo y al bienestar de la Nación.

Las pioneras mujeres feministas se levantan contra la ley sancionada, interpretando que se consagraba de antemano a un partido y no a la defensa de la causa de todas las mujeres en bloque.  

Entonces el lema fue:”Ahora no queremos votar”.  

Concepto:

El 09 de Septiembre de 1947 se sanciono la Ley 13.010 Derechos Políticos de la Mujer, es la incorporación formal de las mujeres argentinas en el ámbito político.

A partir de su sanción de la ley las mujeres argentinas obtuvieron los mismos derechos y deberes cívicos que la reforma electoral de 1912 había garantizado solo a los varones, es decir la obligatoriedad de votar a partir de los 18 años de edad, y el derecho a ser candidatos a puestos electivos.

No era la primera vez que se trataba un proyecto de ley de sufragio femenino en el parlamento.  Entre 1919 y 1942 se presentaron una docena de proyectos pero ninguno llegó a buen puerto.  

El tema se pospuso hasta 1945 donde adquirió nuevos bríos, logrando su promulgación dos años mas tarde. Pero en 1951 todas votaron, las peronistas y las “anti”…     

La sanción de la ley 13010 implicó la realización de una serie de tareas que hacián a su efectivación.  En la tarde del 11 de mayo de 1948, Eva concurre a las Oficinas centrales del Registro Civil donde se ha preparado una ceremonia en la cual hace entrega de las primeras partidas de nacimiento destinadas a la obtención de las libretas cívicas del futuro elctorado femenino.    

El día 23 comienza el empadronamiento, conforme al artículo 4 de la ley.

En el año 1951, cercanas ya las elecciones presidenciales, Eva enviará, en su carácter de Presidenta del Partido Peronista Femenino, un mensaje a la Cámara de Diputados en el que le pide una ley de amnistía “para aquel inexperto sector del nuevo electorado que no se ha inscripto a tiempo en los padrones”.    

Si el camino para la obtención del derecho había sido arduo, el de la capacitación cívica y el de la preparación de las mujeres para desempeñarse en las lídes políticas lo sería aun más.

La Argentina no escapa al largo y arduo proceso de lucha para extender el derecho al sufragio de la mujer en América Latina que culminó cuando en 1961, Paraguay concedió a la mujer el derecho a voto y en Guatemala, que había extendido el derecho al voto a un número restringido de mujeres en 1945, lo otorgó en su totalidad en 1965.

Las razones políticas y sociales por las cuales se concedió el derecho al voto de la mujer varían enormemente de un país a otro, lo que da cuenta la complejidad política de la región. 

De Historia de las Primeras Sufragistas Argentinas, según el trabajo realizado por el Sr. Eduardo Dipasquale, asesor legislativo de la diputada Silvia La Ruffa. 

www.nuevociclo.com.ar