En las buenas, jamás ocupó ningún cargo, ni fue candidata, ni convocada.

UNA FLOR PARA SUSANA VALLE

Por Daniel Brion

El 2 de septiembre de 2006 en el cementerio de Olivos, la recordamos frente la bóveda donde descansa junto a su padre el General Juan José Valle.        

UNA FLOR PARA SUSANA VALLE

General Juan José Valle

El domingo, 2 de Septiembre de 2007 a las 11 hs, en el Cementerio de Olivos, frente a la bóveda donde descansa junto a su padre Juan José Valle asesinado por la dictadura genocida de Aramburu y Rojas; y a sus mellizos asesinados por la dictadura genocida de Videla y Massera, estuvimos los compañeros.

 Habíamos sido citados por Daniel Brion, Presidente del IMEPU, hijo de Mario Brión, uno de los cumpas civiles fusilados en los basurales de José León Suárez por la dictadura de Aramburu y Rojas con una fuerte gripe encima, aguantando el fresco del mediodía que pintaba medio lluvioso.

Después mejoró.

Fue un acto pequeño, con muchos compañeros y compañeras, muy sencillo, tal como Daniel lo había pensado y que genero la conversación fructífera de varias generaciones presentes.

Allí estábamos con Coco Plaza en el aguante.

Un buen grupo de compañeros y compañeras llenaron de flores la bóveda de los Valle para ofrecerle simplemente una flor y un recuerdo.

Vinieron compañeras desde Mar del Plata, habló Porfidio Calderón, soldado de Valle, estuvo presente Delia Carnelli, viuda de Rodolfo Puiggros y Justo Pereyra, esposo de Lita Artola, la compañera que hubiera deseado estar allí-si no hubiera fallecido antes, para abrazar el recuerdo de Susana.

Ahora estarán juntas tomando mate con Evita y los Cumpas.

 

No se había invitado formalmente a nadie, ni autoridades, ni candidatos, ni hubo  medios que cubrieran el acto, simplemente, así boca a boca, militante a militante el que quiso, se entero y pudo venir estuvo y dió su presente, bajo la consigna UNA FLOR PARA SUSANA.

El 2 de Septiembre hacia exactamente un año que la querida Susana Valle se unió al Comando Celestial, donde tantos cumpas la esperaban para abrazarla y compartir con ella recuerdos, charlas, luchas y utopías, decía la convocatoria de Daniel Brion, presidente del IMEPU.

Daniel Brion agregaba:-No se fue, porque ella continúa en el recuerdo de todos aquellos que la hemos conocido, de quienes disfrutamos su presencia y admiramos desde siempre su nombre, un símbolo vivo de la resistencia peronista. Susana era el peronismo que Evita definió: “… el peronismo será revolucionario o no será nada…

Quince años vivió junto a su padre héroe, el Gral. Juan José Valle; disfrutó con él los diez años más felices de la Argentina de Perón; compartió a su lado la lucha por la recuperación de la soberanía popular avasallada por la dictadura de Aramburu y Rojas; estuvo a su lado en la penitenciaría de Av. Las Heras hasta el último minuto -previo a su asesinato por las balas de revolución fusiladora-.

Desde ese mismo momento formó parte de la resistencia peronista, se convirtió en sinónimo de peronismo y de resistencia, integrando, con un rol político, tanto las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) como la conducción del Partido Auténtico, una organización de superficie del Movimiento Peronista Montonero.

En las malas, ella siempre estuvo.

Logró esconderse de la última dictadura en los años 70, y se casó; el genocida Menéndez la mandó a prisión clandestina en 1978, donde fue sometida a torturas y vejaciones; con la misma templanza de su padre, también ella fue inquebrantable, aún cuando, en una de las tantas las sesiones de tortura, perdió –soportando la picana- su embarazo de mellizos.

Un año más tarde tuvo a su única hija, Soledad, a quién protegió hasta el último aliento junto a sus ocho nietos. Es inolvidable su risita cómplice y su mirada picara cuando, compartiendo un trago o un café, ella solía recordar: «Estuve presa antes de tener la llave de mi casa»; o con una estampida risueña nos contaba que en aquellos años de persecución y genocidio: “… cuando explotaba un cohete o se oía el estallido de una sidra descorchada, venían y me ponían en cana. . . por las dudas”.

En las buenas, jamás ocupó ningún cargo, ni fue candidata, ni convocada.

En las buenas no la tuvieron en cuenta, la ningunearon, la ignoraron.

Cuando presentó su pedido de reparación (año 1999) por todo el tiempo de detención ilegal, que le otorgaba la Ley 24.043 le fue rechazado, fundamentándose que no se podía comprobar el tiempo que estuvo privada ilegítimamente de su libertad; y al solicitar el beneficio que le  concedía la Ley 25.192, por la muerte de su padre héroe (año 2000), a los 2007 aún no le era concedido ni a ella –entonces-, ni a su hija Soledad –actualmente-, aduciendo que no presentó la declaratoria judicial que determine que Susana Valle era la heredera del Gral. Juan José Valle…; su hija y sus nietos aún esperan que el Secretario de Derechos Humanos (que la fue a despedir, compungido, el día de su velatorio) alguna vez firme la resolución que les permita percibir esa reparación económica, mas allá de formalidades estupidas. Saben que, me la imagino hoy a Susana, ya sin dolores ni enfermedades, sin necesidades básicas que cubrir, sin hambre que la acose, sin falta de vivienda que la acompañe, simplemente disfrutando la compañía de su padre, del mío, de todos los compañeros y compañeras que la precedieron en el ingreso al comando celestial y diciéndome:

Y bueno Daniel, los cumpas son así no te calientes tanto chiquito deja, alguna vez se acordaran.

Su hija, Soledad, con la pancita de su octavo hijo, y su nuevo corte de pelo cortito estuvieron presentes para alegrar el momento y ya nacido el pibe pinta como todo un Valle, lo que es mucho decir.

Compañera
Susana Valle

¡ PRESENTE !
AHORA Y SIEMPRE

 

Daniel Brion

IMEPU