1610 Muere San Francisco Solano.

Su pacífica y civilizadora labor entre los nativos americanos lo elevó a los altares. Había nacido en Montilla, España.