MALVINAS CONVOCANDO Y CON LA GESTA DANDO.

jorgetaianaenlaun-2-1
Los argentinos ¿pensamos que solo disparando discursos en el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas podremos recuperar nuestras islas?   MALVINAS CONVOCANDOJunio: un mes de llantos, dudas y silencios vergonzantes Por Enrique Oliva03/VII/07 El pasado mes de junio hemos vivido los argentinos llorando viejas glorias perdidas y derrotas ganadas.  Comenzamos celebrando el 4 de junio que nos dio un coronel criollo, con milenaria sangre india americana en sus venas, para iniciar el camino de la recuperación de una patria sometida por el entonces Imperio Británico que habíamos repetidamente vencido en sus intentos colonialistas en varias batallas. Seguimos con el 9 de junio conmemorando a los fusilados por un gobierno criminal ya abrazado sin consuelo al FMI, con un proceso de destrucción de nuestro país que había logrado soberanía política, independencia económica y justicia social. La misma casta macabra hasta eligió un basural para asesinar por la espalda a trabajadores hermanos. El 14 de junio intentamos revivir, casi sin adhesión oficial, la batalla de Malvinas y la guerra que merecíamos ganar, con otro tributo de sangre en el altar patrio. El 16 de junio recordamos a los centenares de mártires caídos y lisiados en Plaza de Mayo por las bombas y metralla de aviones hechos por obreros y técnicos argentinos pero manejados por criminales cipayos. El 3 y el 24 de junio asistimos a comicios donde el pueblo tuvo que optar entre listas sin nombres que nos representaran. Había “peronismo sin peronistas”,  como dice el compañero Carlos Ponce. ¿Es que funciona aun el canallesco y proscriptor decreto 4161 de 1956 del golpe fusilador? Y después de los comicios asistimos a otro espectáculo: se abrió el libro de pases de los borocoteros. El 20 de junio, Día de la Bandera, Belgrano nos debe haber acompañado en el llanto de la vergüenza impotente porque el símbolo ondea sobre la miseria, desocupación y falta de atención a quienes fueron los únicos privilegiados, los niños, éstos hoy abandonados, engañando al hambre con el “paco”; sin futuro.  Ninguno de los actos fue multitudinario, por el descreimiento en la partidocracia de traidores, impostores y bandoleros burócratas. Terminado junio nos esperaba el 1º de julio, aniversario de la muerte del General Juan Perón, para autohumillarnos ante el país que él liberara.  Ese 26, algo más 300 compañeros lo visitaron en su encierro de San Vicente. Pero los policías eran más, pues el antiperonismo creó un clima de terror en el lugar, como lo viera todo el país el 17 de octubre último.  Días después, nos llegará el 9 de julio, y no seremos capaces de ruborizarnos al decir y repetir ¡Oh juremos con gloria morir! Y el  26 de julio volveremos a misa para rezar una vez más por Evita, cuando debemos rezar por nosotros, que perdimos el camino por ella marcado. Perón y Evita, nuestros grandes maestros muertos del Siglo XX, jamás podrán descansar en paz si no los recuperamos como banderas populares. Sus restos yacen profanados por  años de ignominias nada cristianas. Los acontecimientos memorados deben llamarnos a reflexionar y actuar en consecuencia, como reza el escudo familiar del General San Martín: “Velar se debe la vida, de tal suerte, que viva quede en la muerte”.  Pero ¡oh triste realidad! los fabricantes de banderas y escarapelas se quejaron de haber vendido 40 % menos que en igual época del año pasado. ¿Qué pasa con  Malvinas? En junio también los medios de difusión nos enteraron que la Cancillería ha repetido las protestas por Malvinas en el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas y en la OEA, mientras en Londres celebraban con bombos y platillos la “victoria” sobre Argentina de 1982. El propio presidente de la nación ha tenido enérgicas expresiones sobre nuestros derechos a las islas y los titulares hablaron de palabras “firmes y duras”.  También nuestro mandatario hizo público un mensaje al nuevo Primer Ministro ingles, Gordon Brown, al asumir ese cargo, aprovechando la oportunidad para pedirle discutir la soberanía de Malvinas. ¡Cómo se reirán de nosotros las multinacionales colonialistas! Nos siguen haciendo el mismo juego que a España con Gibraltar.  Frecuentes reuniones de “acercamiento” pero siempre topando con “la voluntad de los habitantes del lugar”.  Y así llevan más de tres siglos sin señales de devolverlas. El “principio” de la autodeterminación es un cuento descarado.  Por qué entre tantas protestas gubernamentales argentinas no se recuerda con insistencia el caso de la isla Diego García en el Archipiélago de Chagos en el Índico,  Allí habían más de 2000 aborígenes, cantidad similar a los habitantes de Malvinas en 1982. Cuando la Isla fue pedida  por Estados Unidos, los ingleses se la cedieron sin consultar a quienes llevaban muchas generaciones viviendo en las mismas, pues los yanquis la querían desocupada.  Los humildes pobladores fueron expulsados a la fuerza, esposados y a golpes,  abandonando viviendas y tierras de laboreo en ese “paraíso”, sin indemnización alguna, y dispersados en otras colonias.  Así respetó Londres la “autodeterminación de los pueblos” como lo sostiene con solemne hipocresía para los casos de Gibraltar y Malvinas. Estados Unidos levantó allí en 1968 su  base atómica, la más importante en el exterior, con instalaciones para operar aviones enormes con capacidad para bombardear cualquier punto de Asia, África y la misma Europa.  Todo en el mayor misterio.  Nada de turistas, ni periodismo. A fines del año pasado se hizo público que Washington, para ampliar la base y su seguridad, recibió de Londres todo el extendido Archipiélago de Chagos. Desocupado, por supuesto. En el año 2.000, un grupo de sobrevivientes de Diego García en la Corte Suprema de Londres obtuvo una sentencia declarando la ilegalidad de su expulsión y acordándoles el derecho a ser repatriados e indemnizados, para volver a sus casas y tareas y honrar el cementerio donde reposan sus ancestros.  Pese a la sentencia del más alto tribunal inglés, el gobierno de Londres jamás cumplió sus obligaciones legales. Ni piensa hacerlo. ¿Y nosotros los argentinos pensamos que solo disparando discursos en el Comité de Descolonización de las N.U. podremos recuperar nuestras islas?         Otras vías “pacíficas” a seguir Si la fuerza es impensable en estos momentos, nada puede impedirnos al pueblo, sin participación del gobierno, ensayar algo para que las multinacionales imperiales, muy sensibles ellas al tocarles el bolsillo, sancionarlas  económicamente.  ¿Como?  Vayan algunas ideas que se están barajando en distintos círculos de veteranos de guerra y de familiares y amigos de caídos en Malvinas: a)     Declarar un boicot popular a los productos de la Gran Bretaña, invitando a hacer lo mismo a los pueblos del Mercosur y toda Suramérica.b)    Hacer movilizaciones en calles y plazas, estimulando los debates donde todos puedan expresarse y aportar ideas, sin afectar al tránsito.c)     Difundir millones de pequeñas obleas adhesivas con consignas en cuantos sitios podamos, sin ensuciar con pintadas las paredes. Niños y adolescentes se sentirán motivados a movilizarse individual y colectivamente en una movida patriótica y sin riesgos, porque nada de eso justificaría una represión.d)    Buscar que vuelvan a las aulas de escuelas y colegios los carteles y cartelitos diciendo “Las Malvinas son Argentinas”. El objetivo es tener siempre a la vista la ofensa sobre parte del territorio colonizado.  e)     Solicitar la adhesión de sindicatos y militantes políticos, religiosos y pueblo en general, sin excluir a nadie, pues la gesta de Malvinas bien demostró en 1982 ser la mayor fuerza de unión de los argentinos.f)      Alentar la natural creatividad popular para idear otras formas pacíficas de mantener viva la lucha contra la desmalvinización de conciencias criollas que promueven las multinacionales colonialistas. Esta síntesis de acciones militantes para combatir la desmalvinización día a día más activa, no podrá mancharse con oportunismos individuales o intentos con fines políticos partidistas. EO/ N&P: El Correo-e del autor es Enrique Oliva eoliva@fibertel.com.ar