CHÁVEZ SI NO PODEMOS ENTRAR AL MERCOSUR POR LA DERECHA BRASILEÑA, ENTONCES PODEMOS RETIRARNOSâ€

Terra Actualidad – EFE

chavezlula-2-1
Hugo Chávez e Ignacio Lula Da Silva, los amigos, enfrentan a  la derecha del establishment latinoamericano que busca condicionar el Mercosur a pedir de boca de las corporaciones y los EE.UU.
CHÁVEZ “SI NO PODEMOS ENTRAR AL MERCOSUR POR LA DERECHA BRASILEÑA, ENTONCES PODEMOS RETIRARNOS”. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó hoy, en Teherán, que está dispuesto a 'retirar la solicitud' de ingreso al Mercado Común del Sur (MERCOSUR) 'si la derecha latinoamericana persiste en sus presiones' para impedir la adhesión de su país a ese bloque. Chávez agregó que su Gobierno 'no está desesperado por ingresar a un viejo MERCOSUR, que no quiere cambiar', informó un comunicado del Ministerio de Comunicación e Información, divulgado en Caracas. 'Si no podemos entrar a MERCOSUR, porque la derecha brasileña tiene más fuerza, entonces nos retiramos (…) yo, incluso, soy capaz de retirar la solicitud' de ingreso al bloque, declaró el presidente venezolano a periodistas en el hotel en el que se aloja en Teherán, donde cumple una visita oficial, según el comunicado. En Asunción el canciller de Brasil, Celso Amorim, sugirió que su país condicionaba la adhesión plena de Venezuela al Mercosur a que el bolivariano se retractara de las declaraciones que agraviaron al Congreso brasileño. "Nadie quiere una autoflagelación de Venezuela. Es necesario un gesto positivo", dijo Amorim al diario O Globo. Se refería a la polémica que tuvo con el Senado de Brasil, que espera un gesto de disculpa de Chávez por unos comentarios suyos antes de ratificar la adhesión de Venezuela. Senadores brasileños habían manifestado su preocupación por el ceso de licencia de un canal privado de televisión de Venezuela, RCTV, y Chávez los tildó de "loros" que repetían los argumentos del gobierno de Estados Unidos. Algunas patronales de sectores industriales brasileños vienen presionando al Congreso y al gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva para que frenen el ingreso de Venezuela al Mercosur en los términos en que fue acordado, admitieron empresarios citados hoy por el diario económico Valor. Los industriales brasileños, según la versión periodística, temen que la entrada de Venezuela afecte las negociaciones del Mercosur con otros mercados, como la Unión Europea, debido a las posiciones políticas del presidente venezolano, Hugo Chávez. Los empresarios brasileños también tienen dudas sobre las ventajas que obtendrán con el ingreso de Venezuela al Mercosur, incluso porque el ritmo de desgravación arancelaria del país vecino aún no ha sido acordado. Entre las patronales que exigen una revisión de la inclusión de Venezuela en el Mercosur figura la Confederación Nacional de la Industria (CNI). La patronal manifestó sus preocupaciones en carta enviada a los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y a los ministros de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, y de Desarrollo, Industria y Comercio, Miguel Jorge. "No se trata de contradecir la posición política del gobierno, sino de explicar que, para adherir al bloque, los países necesitan al menos cumplir las etapas necesarias", afirmó la gerente de la unidad de negociaciones internacionales de la CNI, Soraya Rosar, en declaraciones al diario Valor. La Confederación, que admite que las exportaciones brasileñas hacia Venezuela han registrado un significativo crecimiento, está preocupada con la diferencia en la velocidad en que Brasil tendrá que abrir su mercado a Venezuela y lo contrario. "Venezuela es un mercado importante para el sector textil, pero no puede crear dificultades para la apertura de mercados más amplios", dijo por su parte el director ejecutivo de la Asociación Brasileña de Industria Textil, Fernando Pimentel. El empresario hizo esta declaración al admitir que la adhesión del país vecino al Mercosur puede afectar otras negociaciones comerciales. Las exportaciones brasileñas hacia Venezuela en los primeros cinco meses de este año crecieron en un 31 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado. Las ventas ya habían sido de 3.600 millones de dólares en todo el año pasado, con un crecimiento del 60 por ciento frente a 2005. Otra patronal que envió cartas a congresistas brasileños es la Asociación Brasileña de la Industria Eléctrica y Electrónica (Abinee), que sugirió que el canciller sea convocado a una comparecencia al Congreso para que explique las razones para una adhesión tan "rápida e incompleta" de Venezuela al Mercosur. Según la carta de la Abinne a cuatro senadores y tres diputados citada por Valor, los congresistas brasileños "sabrán defender los intereses nacionales y rechazarán la aprobación de la entrada de Venezuela al Mercosur en los términos negociados hasta el momento". "Soy totalmente partidario del ingreso de Venezuela al Mercosur, pero es un absurdo que paguemos el precio de esa adhesión sin una ventaja efectiva", afirmó el presidente de esa patronal, Humberto Barbato.  Venezuela firmó en julio de 2006 el protocolo de adhesión al MERCOSUR, y el proceso de ingreso incluye la aprobación de los Parlamentos de los miembros plenos del bloque: Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Chávez argumentó que 'no tiene problemas' en retirarse del MERCOSUR, porque la prioridad de su gobierno es 'construir un modelo de desarrollo propio' y 'fortalecer la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) como nuevo esquema de unión entre los pueblos'. El ALBA es una propuesta de Chávez, que ya ha sido acogida por Cuba, Bolivia y Nicaragua, la cual promueve una integración regional basada en la solidaridad y complementariedad, y que fue presentada en contraposición al Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que es impulsada por Estados Unidos. Chávez reiteró sus críticas contra el 'modelo neoliberal capitalista y de competencia feroz' que, a su juicio, guía al MERCOSUR, e insistió que el mismo debe ser 'reformateado'. Se preguntó 'qué MERCOSUR es ése?', en el que 'Uruguay se queja de no poder vender productos como el arroz a Brasil, por lo que el presidente (uruguayo) Tabaré Vázquez ha agradecido públicamente tener un buen vecino que le compra el producto, como lo es Irán'. Hasta ahora los gobiernos de Argentina y Brasil trataron siempre de moderar los embates de Chávez en cuanto a la relación con EE.UU. u otras cuestiones globales, pero cuidando de construir lentamente un bloque homogéneo en Sudamérica, al margen de las diferencias que siempre hay entre gobiernos. El viernes, en la capital del Paraguay, el presidente argentino Néstor Kirchner volvió a señalar la necesidad de unidad regional. "Nadie es lo suficientemente fuerte como para actuar solo", afirmó. El vicepresidente venezolano, Jorge Rodríguez, dijo ayer en la Cumbre de Países Asociados al MERCOSUR, que se celebró en Paraguay, que la presencia de Venezuela en la cita 'obedece a la vocación indeclinable del gobierno del presidente Chávez en la búsqueda de la integración, a pesar de todos los obstáculos y manipulaciones que se han intentado presentar', informó un comunicado oficial. El canciller venezolano, Nicolás Maduro, admitió el pasado 17 de junio que el caso RCTV 'quizás' pudiera impedir, 'por un tiempo', el ingreso de Venezuela al MERCOSUR, bloque comercial fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.  Terra Actualidad – EFE NOTA DE LA NAC&POP: Es tan imprescindible para los EE.UU. “controlar” los medios de comunicación a su servicio en cada uno de todos los países de Latinoamérica, para “controlar” los temas de agenda de la opinión pública de sus pueblos, que el caso RCTV todavía tiene prioridad “uno” para el imperio. No se puede hacer un bloque independiente “de mentirita”. El planalto brasileño tiene un acuerdo estratégico con los EE.UU. y, al decir de su voz oficiosa, Muniz Bandeiras, “si no hubiera ganado Lula las elecciones, Brasil estaría ayudando a los EE. UU. a derrocar a Chavez”. MARTINGARCIA/NAC&POP