1534 – SEBASTIÁN BENALCÁZAR FUNDA GUAYAQUIL, DE ECUADOR

Benalcázar funda la ciudad de Santiago en 1535 en uno de los sitios reconocidos como «GUAYAQUIL VIEJO», en la desembocadura del Babahoyo (Amay), el estero de Dima o la boca del Yaguachi FUNDACIÓN DE GUAYAQUIL          

La fundación de la ciudad de Santiago de Guayaquil es uno de los temas más polémicos y controversiales de la historia Hispanoamericana; por esta razón hemos optado por transcribir las dos hipótesis mas difundidas así como la resolución que en 1929, tomara en relación el cabildo, como producto de las sugerencias hechas por los más notables historiadores de la ciudad.

HIPOTESIS 1

Defendida por Miguel Aspiazu, (que es quien la enuncia), Dora León Borja de Szasdy (que es quien la completa) y Julio Estrada Ycaza que es quien la analiza con mayor profundidad:  «La ciudad de Santiago de Guayaquil fue fundada cerca del actual asentamiento de la ciudad de Riobamba el 15 de Agosto de 1534. La fundación es hecha con el nombre de Santiago de Quito, por Diego de Almagro y Sebastián de Benalcazar tomando el sitio mencionado como un asentamiento provisional y solo como un ardid que permitiera adelantarse a Pedro de Alvarado en la conquista del Reino de Quito

De este modo y según los historiadores mencionados, se aplicaba la cédula real dada por la reina en 1529 a Pizarro. Luego de esta fundación, Aspiazu nos habla de 4 reasentamientos hasta ubicarse la ciudad, en 1537, en las faldas del «cerrito verde» o cerro Santa Ana y gracias a la intervención del capitán Francisco de Orellana. 

HIPOTESIS 2   

Defendida por el Dr. Rafael Euclides Silva, que es quien la enuncia y respaldada por el ilustre historiador y hombre de letras de España, Don Antonio Jaén Morente.

En la conquista de la provincia de los Huancavilcas, Chonos y Colimas, actúa el Capitán Sebastián de Benalcázar, partiendo desde San Miguel de Piura y sometiendo a los Punaes. Benalcázar funda la ciudad de Santiago en 1535 (no se anota ni mes ni día) en uno de los sitios reconocidos en la antigua documentación de la ciudad como «GUAYAQUIL VIEJO», bien sea en la desembocadura del Babahoyo (Amay), el estero de Dima o la boca del Yaguachi. Siendo sus primeros alcaldes los capitanes Antonio de Rojas y Diego de Daza.

Benalcázar erige la Tenencia de Gobernación De la ciudad de Santiago, encargando la alcaldía al capitán Diego de Daza con el fin de dirigirse a Quito y emprender la conquista de Cundinamarca.

Quedan en Santiago 24 vecinos. Silva anota además una segunda fundación realizada por Francisco de Orellana el 25 de Julio de 1538 basado en el análisis de la documentación existente en una escritura pública fechada 8 de Junio de 1538, (cuyo original descansa en la Biblioteca del Congreso en Washington) y cuyo estudio , en palabras del mismo Silva, «permite inducir con mucha precisión histórica, que la definitiva refundación de la ciudad de Guayaquil coincide con el 25 de Julio de 1538 gracias a la intervención de Orellana.»

Fuente: https://www.guayaquil.gov.ec/laciudad/historiaFundacion.htm

SITUACIÓN Y LOCALIZACION GEOGRAFICA DE LA CIUDAD DE GUAYAQUIL.

» Guayaquil con respecto al Meridiano de Greenwich, está ubicada a 2° 12′ 00′ latitud Sur y a 79° 53′ 00′ de longitud Oeste. Esta localizada en la región costera, con un promedio de altitud de 4,60 metros sobre el nivel del mar. La temperatura máxima es de 35° c., mínima 18° (. y promedio 26° c. La humedad relativa máxima es 95% y mínima 80%.

La precipitación media anual es 620 mm, a excepción de los períodos anormales originados por el Evento de El Niño (E.N. Oscilación Sur). , Guayaquil, es la capital de la Provincia del Guayas.

Dentro de sus limites urbanos existe el bosque húmedo tropical en las estribaciones de los cerros Blanco y Azul, que forman parte de la Cordillera Chongón Colonche, el más importante de costa ecuatoriana; regula el clima, controla las inundaciones y produce una gran cantidad de material orgánico para el desarrollo de la biodiversidad.

También cuenta con suelos aluviales, que hace que su superficie tenga un gran potencial de uso agropecuario.  

Debido a su fertilidad se pueden utilizar en una amplia gama de cultivos. Esta ubicada en la confluencia de los ríos Daule y Babahoyo, formando el gran Río Guayas que desemboca en el Golfo de Guayaquil -apertura al Océano Pacífico de una vasta área estuarina.   

La ciudad aún conserva parte del manglar, que por sus características, constituye un gran recurso natural, calificada mundialmente entre las pocas zonas marinas de amplia biodiversidad..» 

Guayaquil

ILid gloriosa de la Patriasueño noble de un pueblocoro sagrado de emocionesGuayaquil ciudad míacuna de hombres que han amadolibertad sin condiciones. IIFue octubre nuestro gritocon su aurora clarinada¡salve oh Guayas por América!¡salve oh Patria es el canto!de tus hijos sin la espadacon orgullo vibra el alma.

Prof. Edgar Paredes Velasco  

GUAYAQUIL GLORIOSA Y PATRIOTA.

«Guayaquil nació acunada frente al Río Guayas en las faldas del cerro Santa Ana. Fundada por Francisco de Orellana en 1535, nuestra ciudad  fue extendiéndose por las planicies, enfrentando con valor las adversidades. El 9 de Octubre de 1820 en la casa del cabildo, Guayaquil dio el Primer Grito de la Independencia. Fue su bandera, con los colores celeste y blanco y las estrellas de Octubre la que primero flameó en el Ecuador como provincia libre. En sus barrios, plazas, parques, calles y monumentos, esta nuestro patrimonio histórico. El testimonio de amor de hombres y mujeres que trabajaron por su ciudad, para que con su ejemplo Guayaquil majestuosa se erija grande sobre el tiempo.»

GUAYAQUIL VALEROSA Y GALANTE.

Ciudad pequeña unida y galante. Guayaquil fue símbolo de alegría, de amabilidad, de entusiasmo. En el barrio de Las Peñas, las casas viejas  frente al río, sus calles adoquinadas, los faroles encendidos, quedan como fieles testigos de serenatas a la luz de la luna, del amor de ¡a belleza de la mujer guayaquileña, de la caballerosidad, de sus nombres, de su valor. Muchos ofrendaron su vida por defender a Guayaquil de los piratas. En la plazoleta del fortín, esos cañones mirando al horizonte son la muestra permanente de un Guayaquil majestuoso, que se erige grande sobre el tiempo.

GUAYAQUIL, ASTILLERO REAL DE LAS AMÉRICAS.

Los astilleros dieron fama a Guayaquil; la habilidad de nuestros artesanos y aprovechamiento de nuestra riqueza forestal, permitieron dar forma a todo tipo de embarcaciones, que pronto surcaron los ríos y los mares para el transporte fluvial para el comercio, para la defensa de nuestra soberanía. El buque Guayas fue el primer buque a vapor que se construyó en las costas americanas del Pacífico en 1840. Carlos III fundó los Reales Astilleros de nuestra ciudad. Guayaquil majestuosa, se erige grande sobre el tiempo.

GUAYAQUIL, PULSO VITAL DEL DESARROLLO ECONÓMICO DEL PAÍS.

La calle de la orilla, el malecón, fue testigo de nuestro progreso. Guayaquil crecía vigorosa. En la calle Pichincha denominada De el Comercio se asentaron las primeras firmas importadoras, las primeras  industrias se iniciaban, las actividades bancarias, la prensa libre. Llegaron las mulas y los carruajes, luego las góndolas y con la electricidad vino el tranvía, después el automóvil, el correo, los teléfonos para seguir creciendo con el paso de los años pujante y laboriosa. Guayaquil corazón vital del desarrollo del país, se erige majestuosa grande sobre el tiempo.

GUAYAQUIL, TRADICIÓN MARINERA.

La Armada Nacional, gloria del Ecuador. Cuando nuestro País soportó la agresión armada del Perú en 1941, un grupo de jóvenes marinos sin distinción de grado se unieron con valor para combatir al enemigo y así el BAE Calderón, el pequeño barco, se convirtió en un gigante guiado por los héroes de Jambelí, que el 25 de Julio de 1941 nos dieron el hermoso ejemplo de que con fe y con valor se ganan las. batallas. Desde 1977 la fragata Guayas surca los mares del mundo con sus velas desplegadas al viento. Aquí nuestros marinos han templado su espíritu, han hecho suya la nostalgia de dejar la tierra para llevar en el alma el romance de su destino.

GUAYAQUIL, SÍMBOLO DE ARROJO Y SACRIFICIO.

El Cuerpo de Bomberos de Guayaquil: honor y tradición. Los incendios destruyeron a Guayaquil, dice la historia, por nueve repetidas ocasiones. La Ciudad Vieja del siglo XVI fue destruida casi en su totalidad en el incendio grande de 1896, para perecer definitivamente en 1902 en el incendio de¡ Carmen. Una época de lucha contra la adversidad y de fe para seguir adelante. Son los bomberos los que nacen con Guayaquil para defenderla, para salvar vidas, para ser solidarios con el dolor. En la ciudad nueva continúan los incendios sembrando destrucción, pero allí están nuestros bomberos dando ejemplo de amor y de valor. Guayaquil resurge de las cenizas como el ave Fénix y se erige grande sobre el tiempo.

GUAYAQUIL, GENEROSA Y SOLIDARIA.

La Junta de Beneficencia de Guayaquil fue creada por Ley el 17 de Diciembre de 1887. 105 años de servicio a todos los más necesitados, cubriendo todo el ciclo de la vida del ser humano desde su nacimiento hasta su muerte. Allí están sus hospitales, Enrique Sotomayor, el Alejandro Mann, el Luis Vernaza ,el Lorenzo Ponce, aliviando el dolor de niños, hombres y mujeres ecuatorianos. Sus hospicios: Bien público y el Corazón de Jesús, endulzan los años tristes de la vejez. El Cementerio General blanco y silencioso, uno de los más hermosos de América. La Lotería nace en 1894 para apoyar esta labor. Casi 100 años Jugando con la suerte, entregando millones de sucres en premios…el «Guachito» es símbolo de fe y solidaridad.   Guayaquil generosa y solidaria, se erige majestuosa, grande sobre el tiempo.

GUAYAQUIL, CUNA DEL VOLUNTARIADO.

Guayaquil, tuvo en  sus mujeres el mejor ejemplo de generosidad y servido social. La sociedad de Beneficencia de Señoras, es la primera institución de Voluntariado  y Servido Social: fue fundada el 19 de Mayo de 1878. 114 años de educar  a niños y jóvenes en sus escuelas y colegios católicos, bajo el lema  «Dios es Caridad», brindando asistencia a través de sus servidos médicos. Siguen adelante con el aporte de muchas mujeres que hacen grande al Ecuador. Guayaquil generosa y solidaria surge majestuosa, grande sobre el tiempo

GUAYAQUIL, CIUDAD CATÓLICA.

Guayaquil ciudad católica, tiene en sus iglesias el verdadero testimonio de su fé. La Catedral, la iglesia más antigua de estilo gótico moderno, construida en 1695, se la conocía cómo la iglesia matriz. La iglesia de San Francisco destruida por el incendio, fue reconstruida en 1909. En 1894 la iglesia de La Merced, con su altar  mayor motivo de admiración para propios y extraños. La de Santo Domingo, en la que se refugiaba  la población de los incendios. En 1889  la iglesia San José. Allí están estos templos para consuelo y esperanza de los fieles católicos. Guayaquil ciudad consagrada al corazón de Jesús, se erige majestuosa grande sobre  el tiempo.        

GUAYAQUIL, PUERTO DE LA PATRIA.

Guayaquil nace mirando el ancho y caudaloso Guayas. Los edificios públicos, las mejores casas, todo lo que era importante tenía vista al río. Guayaquil también miró al Salado, su brazo de mar, convertido en un lugar obligado para la tertulia, la diversión y para tomarse un buen baño. Río y mar juntos abrazan a Guayaquil, dándole un marco de belleza natural, simbolizando lo que somos: Una ciudad puerto, libre y abierta que abriga con amor a todos los ecuatorianos. Guayaquil, corazón de la Patria ecuatoriana se  erige majestuosa, grande sobre el tiempo. 

Fuente  https://www.guayaquil.gov.ec/turismo/GuayaquilImagenes.htm.