LA NOCHE DE LOS PANTALONES AMARILLOS

Camilo García

bocafesteja-2-1
Con Boca de cara a un nuevo super vuelo a Japón, su fama ya cotiza en bolsa. Para gusto y regocijo de su pueblo, enviciado ya de conquistas. Exigente y satisfecho.

boca-campeon-4-2

LA NOCHE DE LOS PANTALONES AMARILLOS

                            

                                                 Por Camilo García   

Dirán que la magia se hizo pelota en esa empecinada pisada amasadora de Román.

 

Lo cierto es que dentro de algunos lustros, cuando se revise la caprichosa cuenta de Copas Libertadores ganadas por Boca, no podrá dejar de mencionarse “La Noche de los Pantalones Amarillos”.

 

Esa insólita remienda de amarillos pato, incongruentes con los de la camiseta, con lo que Boca se regaló otra vuelta de Copas.

 

Pequeños datos serán el penal que despilfarró Martín Palermo; o el cabezazo en el palo que pudo darle una luz de hazaña al desteñido y avergonzado rival local.

 

Nunca menos alegre el Porto de Gremio, abofeteado vuelta y vuelta por un Riquelme apurado de fundir su nombre a fuego en seis estrepitosos meses pasajeros.

 

Y Russo que ocupó la silla eléctrica con una costosa pero brillante sonrisa oreja a oreja, se anotó un galón en el pecho a prueba de olvidos.

 

Así son las copas, imposibles de olvidar.

 

Con Boca de cara a un nuevo super vuelo a Japón, su fama ya cotiza en bolsa. Para gusto y regocijo de su pueblo, enviciado ya de conquistas. Exigente y satisfecho.

 

Popular o enriquecido. Local o visitante en buen numero. Siempre es Boca. El equipo de la mística. De las vueltas de la vida. El equipo de un barrio en todos los barrios.

 

Desde Tokio hasta Malvinas, desde Rusia a Necochea, todos saben bien que es Boca, el que rima con la Copa, que se mira y no se toca, teke teke toka toca, de esa hinchada que reloca, no olvidará nunca, la noche que Román inmortalizó con su cara interna, “La Noche de los Pantalones Amarillos”

 

Una leyenda que escapó de la cordura, para enloquecer a la mitad del pueblo, más el que adscribe la moción.

 

¡Viva Boca campeón! (que aviva a boca a viva voz).

 

CG/

 

N&P: El Correo-e del autor es Camilo García camilometeoro5@hotmail.com