NO HAY GAS PORQUE HACE FRIO, HAY MAS CONSUMO Y ANTES TAMPOCO HABIA.

DyN - N&P

estaciondegnc-2-1
Las necesidades de energía han crecido porque el país crece, las industrias y los vehículos tienen más actividad y parte del pueblo puede consumir mas energía y pagarla.

NO HAY GAS PORQUE HACE FRIO, HAY MAS CONSUMO

Y ANTES TAMPOCO HABIA.

 

Las compañías distribuidoras de gas MetroGas, Gas Natural BAN y Camuzzi notificaron hoy a sus clientes industriales y de estaciones de venta de GNC la "suspensión hasta nuevo aviso" de la provisión de gas natural por redes, según una instrucción de la Secretaría de Energía.

 

La medida, que afecta al área metropolitana y norte y oeste bonaerense, obedece a una disposición de la secretaría de Energía.

 

Se trata de priorizar la vida humana, y el comercio relacionado con las provisiones de comida, y otras ventas de mantenimiento, antes que cualquier otra cuestión, incluyendo el turismo y la industria.

 

De esta manera, las estaciones de servicio de GNC de Capital Federal, Gran Buenos Aires y Ruta 2, no venderán este combustible hasta una nueva disposición en contrario.


Esta medida se dicta en vísperas de un fin de semana largo y con pronóstico de clima muy frío, y generó largas colas de automovilistas en procura de cargar sus tanques.

 

Obviamente, la gente que salía a hacer turismo por el fin de semana largo está con bronca. No podrá hacerse un turismo “gasolero” de GNC sino que habra que comprar nafta que sale mucho más. Cuestión de escasez y prioridades.

 

Las bajas temperaturas que se aproximan son el factor determinante de la situación así como la falta de almacenamiento suficiente de gas.

 

A primera hora de hoy, las distribuidoras comunicaron el corte del suministro a los establecimientos industriales, y poco después del mediodía la medida se extendió a las estaciones de GNC, del área metropolitana de Buenos Aires, y del norte y oeste bonaerense.

 

Las medidas dispuestas por Energía se asemejan a lo ocurrido hace un par de semanas, cuando el país fue atravesado por una ola de frío polar, infrecuente para el Área Metropolitana de Buenos Aires ya que se registraron las temperaturas mas bajas de los últimos 37 años.

 

Las necesidades de energía han crecido en gran parte porque el país ha despegado, las industrias y el parque automotor reclaman más energía y el pueblo también puede consumir mas energía porque está en mejores condiciones usarla y pagar por ella, aunque en los ultimas estratos de la sociedad esto no suceda.

 

Ahora, se anuncian bajas temperaturas para los próximos días, y aunque la situación de fin de semana largo podría morigerar el nivel de demanda, la Secretaría a cargo de Daniel Cameron resolvió administrar la escasez para no correr riesgos con el suministro residencial y comercial.

 

Aun así los responsables son optimistas y creen que el mismo lunes 18 podría pasar la crisis y comenzaría  a venderse GNC normalmente, aunque nadie lo confirmó públicamente, pero si en voz baja.

 

Estas medidas son adoptadas por una suerte de "comité de crisis" a nivel gubernamental, y vienen a sumarse a la prohibición de usar gas para generar electricidad en las usinas térmicas hasta el final del invierno.

 

El presidente Kirchner le estaría poniendo presión, personalmente, a los funcionarios responsables y a las empresas proveedoras.

 

El problema de la previsión de gas viene de lejos y es muy anterior a este gobierno. Aun así, algunos funcionarios del gobierno de Néstor Kirchner son muy “cerrados” y no escuchan consejos de los expertos extra K. No es en la única dependencia estatal que esto viene sucediendo.

 

El Gasoducto del Sur, proyecto estratégico del MERCOSUR, que cuenta con financiamiento del gobierno de Venezuela, es de una importancia extraordinaria y resolvería, casi definitivamente, todo tipo de problemas de provisión de energía para Latinoamérica. Sobre todo para los países miembros de la Unión Suramericana.

 

Los acuerdos del gobierno con Bolivia, también sirven para encarar el problema energético con vistas a una estabilización de las provisión de fluidos.

 

Sin embargo el papel cedido por el gobierno argentino a los planificadores brasileños, que se pusieron a trabajar entusiastamente con los venezolanos, mientras los argentinos tomábamos mate, vuelve a poner a la Argentina en un lugar por debajo del que podría tener para diseñar el futuro de tan grande y decisivo proyecto continental.

 

Las corporaciones periodísticas, que apoyan a Macri para las próximas elecciones, ponen lo suyo para aprovechar esta crisis y batir el parche contra el gobierno nacional, como si a este le correspondiera la responsabilidad total por la falta de gas. Y la cosa viene desde hace rato. Desde Menem, De la Rúa, Duhalde, etc.

 

En la década del 90 no había tantos problemas porque se cerraron innumerables fábricas y muchísima gente se quedó sin trabajo y sin recursos, empujada al sub consumo de la peor miseria que se haya conocido desde 1974.

 

Pero los taxistas, provistos de energía por Radio 10, la radio “amiga” del gobierno, intentan hacer una pueblada negro-amarelha alrededor del obelisco para reclamarle a Kirchner que resuelva “mágicamente” el problema que no se resolvió estructuralmente, en décadas.

 

Se olvidan cuando vagaban por las calles sin un centavo y sin clientes, durante el gobierno de la Alianza, o cuando, en la época de Alfonsín, la gente no tenía plata para ponerle nafta a los coches y las calles estaban vacías.