"Desde nuestro lugar de militantes homenajeamos esa memoria colectiva que pone pasión y esperanza en cada una de las luchas."

COMPAÑERA ISABEL LITA ARTOLA ¡SIEMPRE PRESENTE!

Por Daniel Brion y Martin Garcia

Mi voz la que va gritando,/ mi sueño el que sigue entero,/ y sepan que solo muero,/ si ustedes van aflojando.// Porque el que murió peleando/ vive en cada compañero.

ISABEL “LITA” ARTOLA

¡¡ PRESENTE ¡!

Isabel Amanda Artola era una compañera militante y combatiente de la organización Montoneros.

 Lita, como le decían todos sus amigos, sse desempeñaba como Diputada de la Nación, por el Distrito Buenos Aires (Vicente López) del Partido Justicialista en el Bloque del Frente para la Victoria – PJ cuando falleció.

 En el Hospital Güemes, después de varios días con síntomas muy similares a la gripe, dolor de huesos, sensación de malestar, fiebre, tuvo tres infartos y no salió, termino en un paro respiratorio a las 22:30 hs del Sábado 9 de Junio de 2007.

El Lunes 11 de Junio de 2007 se realizo un responso de “cuerpo presente” en el Salón Presidente Juan Domingo Perón del Congreso Nacional desde las 08:30hs hasta las 11:30 hs en que el cortejo marcho hacia el Cementerio de Olivos donde fue enterrada por familiares, amigos y compañeros.

 Dos fechas fuertes para ella y para nosotros el 9 de Junio para morir y el 11 de Junio para su entierro.

 Sin dudas, de haber podido elegir, le hubiera gustado, que fuera así.

 En el Congreso habló la Compañera Cristina Alvarez Rodríguez, y en el Cementerio de Olivos, el Comandante Carlos Kunkel.

 La ceremonia finalizó con la marcha peronista.

 Dejaba a dos hijos varones y una mujer, y a su Compañero Justo Pereyra, padre de los chicos, su esposo de casi toda la vida. 

 Y LITA SE FUE AL COMANDO CELESTIAL

 Por Daniel Brión*

 IMEPU

Cuando falleció la Diputada de la Nación Isabel Artola, en el Sanatorio Guemes, luego de un fallo cardiorrespiratorio, para todos los que tuvimos la suerte de conocerla, de ser sus amigos, sus compañeros y de laburar con ella, se nos fue Lita.

 Porque esta Diputada de la Nación nunca dejo de ser Lita, como le decíamos desde la militancia, nunca “se la creyó”, sólo cambió su puesto de lucha, su lugar en la fila, nunca sus ideales, ni su amistad y ni su sentido de cumpa.

 Se fue a juntar con tantos compañeros por los que luchó y cuyas banderas continuó levantando.

 Eligió para irse justamente el 9 de junio, esa fecha que ella nunca olvidó, fue ella quien, por primera vez, hizo un homenaje a los caídos en esas jornadas de 1956, junto a sobrevivientes, familiares y compañeros utilizando el Salón Auditorio de la H. Cámara de Diputados de la Nación.

 Después de 18 años de búsqueda también logró ubicar los restos de su compañero de tantas luchas, Raúl Ricardo Herrera, una de las víctimas de la Masacre de Fátima y es gracias a ella que ya descansa en el cementerio de Boulogne.

 Querida Lita, querida Jefa (como te llamé cariñosamente) estoy seguro que estarás abrazada con mi viejo, Mario, con el Gral. Valle, con el Nono Lizaso, con La China, con Miguel, con tu compañero de luchas, te incorporas a ese Comando Celestial al que siempre vamos a rendir homenaje.

 Lita, te llevaste también un pedazo mío con vos, ese pedazo de los afectos, quiero terminar, como homenaje, con este pedacito de esa canción que tantas veces entonamos por otros cumpas:

 DB/

 

*Daniel Brión es hijo de Mario Brion, fusilado por Aramburu y Rojas en los basurales de Jose León Suarez.

Mi tumba no anden buscando,

porque no la encontrarán,

mis manos son las que van

en otras manos tirando.

 

Mi voz la que va gritando,

mi sueño el que sigue entero,

y sepan que solo muero,

si ustedes van aflojando.

 

Porque el que murió peleando,

vive en cada compañero.

 

QUERIDA COMPAÑERA LITA ARTOLA

PRESENTE AHORA Y SIEMPRE

Daniel Brión

IMEPU

 

_____________________________________________________________

 

ISABEL ARTOLA, PERONISTA Y MONTONERA

Por Martín García

 NAC&POP

Trabajo como obrera en la fabrica de pinturas Colorín y a raíz del tema de los fusilamientos del 56 y porque cuando iba a la escuela vio un obrero que había sido asesinado, en la calle y unidad básica Combatientes peronistas,  con el Jorge el Mono Lizaso.

 Con ellos ingreso a la militancia en la Juventud Trabajadora. (JTP) 

 Muchos años después Lita consiguió recuperara esa casa y alli fundó la Casa de la memoria y la resistencia “Jorge el Nono Lizaso”.

 Su compañero, de entonces, fue asesinado en la masacre de Fátima, y cuando asumió como diputada de la Nación logró que se reconocieran sus restos y se enterraran en el cementerio de Boulogne.

 Miembro de la Agrupación Oesterheld participó muchas veces de las comidas de los lunes de los Compañeros de Utopías de la Mesa de los Sueños.

 Todavía es recordada su discusión con el Compañero Jorge Rulli, un combatiente revolucionario peronista en el Club de Veteranos de Rugby en la calle Montevideo, cuando Rulli estaba dolorido porque algunos peronistas habían participado de las Tres A, y se refirió a la experiencia de los ´70 con decepción señalando que los ultrismos habían llevado al movimiento a la derrota.  

 Lita había legado a la Cámara de Diputados en una lista que encabezaba el “carapintada” Aldo Rico, con quien había tomado contacto personal en a campaña del Movimiento Nacional y Popular, un intento de síntesis nacional, a la cual Rico se había sumado .

 Lita, entonces, reivindicó la gesta de la Juventud Peronista y de Montoneros como parte heroica y valerosa de la lucha del pueblo argentino por su liberación, a pesar de los errores y de las malas compañías que el movimiento justicialista tuvo, en algunos momentos, y lo hizo orgullosamente.

 Participó activamente en la campaña presidencial por el Movimiento Nacional y Popular que llevaba como candidato al doctor Adolfo Rodríguez Saa y un tiempo después de iniciado el gobierno del Dr. Néstor Kirchner, decidió darle su apoyo, sobre todo por la defensa encendida que el presidente Kirchner hizo de los Derechos Humanos.

 Como compañera era el prototipo de la verdadera compañera peronista de su generación.

Era una compañera entusiasta, creyente de nuestras fuerzas y de nuestra gesta. Siempre estuvo departe del sentimiento de los compañeros peronistas.

 Su sonrisa amplia y abierta nos acompaña de una manera luminosa.

Su espíritu era luminoso. Su expresión, su militancia, su decisión.

Sus homenajes, su voz, que alzaba cuando había que homenajear a algún compañero, señalar algún hecho horroroso para los argentinos del campo popular; apoyar una iniciativa bien peronista de Perón y Evita.

No se equivocaba.

 Tenía el corazón en la causa nacional y popular, la del pueblo, la de los patriotas, la de los revolucionarios de mayo, los Dorrego, los Chacho Peñaloza, los Sabino Navarro.

 Ha sido una alegría inmensa conocerla y tenerla como parte de nuestra experiencia de vida.

Tenerla como compañera, compartiendo el pan.

Es un orgullo, para muchos de nosotros, tener compañeras como ella.

Tan especial, tan inmensa, tan cercana, tan digna, tan valiente.

 Mientras cae una lágrima en mi teclado, y se nublan mis anteojos, me corre una emoción en la garganta y disparo un homenaje a quien nos dio, lo más importante, que es, la alegría de la lucha, a la que se refería Don Arturo Jauretche.

Gloria y Honor para Isabel Lita Artola

Compañera de Utopías, peronista, trabajadora y montonera.

Tu nombre será inscripto por el pueblo en el carro de la victoria. Ahora que ha llegado la hora de la verdad, serás recibida por los brazos de Evita y una lágrima en los ojos del General, agradeciendo tu lealtad y tu valentía, en el Comando Celestial donde te acompañaran tantos compañeros y compañeras de lucha, como aquel, tu compañero y Jorge El Mono Lizaso.

Compañera

Isabel “Lita” Artola

¡¡ PRESENTE!!

¡Hasta la Victoria Siempre!

________________________________________

ISABEL AMANDA “LITA” ARTOLA

HOMENAJE EN EL RECINTO

A LOS FUSILADOS DEL 56

Señor presidente: quiero compartir con el resto de los legisladores una experiencia personal. Casualmente tengo 56 años, y a mis 8 años vi a tres de los fusilados por la revolución fusiladora de 1955 frente a la fábrica Virulana, en Munro.

 Esto quedó marcado en mi historia personal. Creo que fue a partir de ahí cuando abracé con mucha pasión la causa peronista y la reivindicación del general Valle y de los fusilados en José León Suárez, Lanús y La Plata.

 Por suerte, tal reivindicación hoy es acompañada por otros partidos políticos, porque en aquel tiempo no era así.

 Creo que este homenaje significa no sólo hacer justicia sino también reivindicar la pasión por una causa política nacional que en ese momento había sido abolida en forma absolutamente violenta. 

Recordemos que los peronistas empezamos a ser mala palabra en la Argentina. Desde aquí quiero dejar este especial mensaje para todos nosotros y las generaciones futuras.

 El general Valle y el coronel Dorrego en determinado momento fueron fusilados por la antipatria, que de ninguna manera toleraba que el pueblo argentino quisiera volver al orden institucional y democrático que había sido abolido.

 De manera que vaya un homenaje muy sentido para los compañeros familiares de esos fusilados -que trabajan en la Cámara-, como Daniel Brión y Adriana Lizaso, que sufrieron el golpe de la antipatria en sus propias familias. 

Entre ellos también podemos citar a Elena Carranza y Luis Garibotti, de San Isidro, y tantas otras personas que hoy siguen viviendo con ese estigma sin haber sido reivindicados como corresponde.

 Nosotros hemos pedido que se erija un mausoleo en Olivos, donde están los restos del general Valle, para que de una vez por todas los peronistas tengamos otro lugar donde rendir homenaje a las gesta histórica de 1956.

¡Viva el general Valle, vivan los patriotas, viva la patria!, y que nunca más vuelva a suceder algo así en la Argentina.

 Diputada Nacional Isabel “Lita” Artola

 (Aplausos.)

 __________________________________________

Los Dres. David y Victoria Loisi junto a la Diputada Isabel Artola 

Discurso de la Sesion especial celebrada el 02/03/2004

DEROGACIÓN DE LA LEY DE REFORMA LABORAL 25.250

 ISABEL AMANDA “LITA” ARTOLA

 Señor presidente: este es un momento muy importante en la vida política de nuestro país, ya que vamos a derogar una ley que forma parte del recuerdo amargo de un pasado que debemos superar lo antes posible.

¿Qué significa derogar esta norma?

Varias cosas.

 Tal derogación es un hito en la historia de esta Cámara, ya que demuestra que a pesar de la voluntad de un conjunto de legisladores que creyó que nada iba a pasar si sancionaban entre gallos y medianoche una ley perversa y encima se dejaban sobornar para hacerlo, sí ocurrieron hechos que finalmente fueron el corolario de una época.

 Ha concluido el tiempo de la impunidad.

Este también es un mensaje para quienes prohijaron, protegieron y tomaron como modelo el avasallamiento de los derechos de los trabajadores.

Debemos decir «nunca más» a esta manera de proceder.

 Quienes aquí estamos formamos parte del pueblo trabajador.

 Durante nuestra infancia, la mayoría de nosotros ha vivido tiempos felices y fuimos privilegiados. 

Cada día, desde la madrugada, nuestros padres y abuelos ponían en marcha al país y se sentían orgullosos de ser metalúrgicos, textiles, madereros, telefónicos, papeleros o de trabajar en tantas otras especialidades en las que se repartía el empleo de miles de hombres y mujeres que se identificaban por su actividad.

 Nada hay comparable en dignidad al trabajo fecundo realizado con la fuerza vital de los pueblos fuertes, como es el pueblo argentino.

 Estamos en deuda con nuestros jóvenes y con nuestros viejos.

 Con los jóvenes, porque no han podido ingresar a tiempo al mercado del trabajo, y con los viejos, porque no se los está compensando, después de una larga vida de aportes y sacrificios, con una jubilación aceptable. 

Ayer, en este mismo recinto, el presidente de la Nación dijo que la generación que apareció en la mitad del siglo pasado -gente que en la actualidad tiene alrededor de cincuenta años- hoy cuenta con la oportunidad de dar vuelta la página de la historia devolviendo a nuestros compatriotas y a nosotros mismos la alegría del trabajo.

 Solamente con empleo se renovarán la esperanza y la fe, y volverá a salir el sol sobre miles de hogares que tendrán pan en la mesa y el cansancio del deber cumplido cada día.

 A nadie le gusta que su familia deba concurrir a un comedor comunitario para poder alimentarse; tampoco es tarea de la escuela proveer alimentos. 

Estas son circunstancias especiales y de crisis. 

Hoy estamos derogando una ley y sancionando otra que servirá para dar marco a mejores acuerdos.

 No podemos pensar que generará más empleo, porque las leyes sirven para ayudar a las organizaciones a zanjar sus diferencias y a ordenar sus actividades.

 La generación de empleo surgirá de las políticas productivas que implementen el gobierno nacional y los provinciales.

 Las leyes no son perfectas, y más importante que el preciosismo de la letra escrita es la voluntad política de quien las ponga en práctica. 

Entre 1933 y 1934 se formularon en nuestro país las mejores leyes, las más perfectas, pero tuvo que venir la voluntad política del gobierno del general Perón para ponerlas en práctica, porque antes no se pudo hacer.

Esa voluntad política de grandeza es la que esperamos defina las futuras acciones del gobierno nacional.

 Señor presidente: proteger y alentar a nuestros trabajadores es tarea de los dirigentes que sirven a la patria y a sus instituciones.

 La única voluntad a satisfacer es la del pueblo.

 Las convenciones colectivas de trabajo, las paritarias por gremio y la discusión de los derechos y obligaciones de los trabajadores y empleadores son parte del ejercicio lógico de esta democracia que supimos conseguir y que debemos perfeccionar cada día, ya que cuando nos equivocamos las consecuencias son devastadoras.

 Muchos fueron los errores que hubo que soportar con estoicismo y con indignación.

Algunos de esos errores destruyeron conquistas de más de cincuenta años de lucha de los trabajadores.

 Jamás hubiéramos imaginado que en nuestro país, que logró un aparato productivo organizado como muy pocos en el mundo, un día se redujera el sueldo a los trabajadores y jubilados. 

Era un hecho impensable que algo así ocurriera, pero sucedió. 

También se produjeron otros hechos impensables en nuestro país, como llegar a tener una desocupación superior al 20 por ciento y una desnutrición infantil inédita.

 En el Museo de Bellas Artes de la Ciudad de Buenos Aires hay un cuadro ejemplificador de la desgracia de un hombre: se llama Sin pan y sin trabajo, y muestra una familia integrada por una mujer, un hombre y un hijo pequeño.

 El hombre, con los puños apretados de impotencia mira por una ventana la fábrica que cerró sus puertas y lo dejó exactamente como el título lo indica: sin pan y sin trabajo. 

Lo peor que le puede suceder a un trabajador es quedarse sin empleo. 

Ese cuadro de Ignacio de la Cárcova es ejemplo de las consecuencias de la década infame que tuvo lugar entre 1930 y 1940.

En esta segunda década infame que acabamos de vivir el cuadro se ha vuelto a pintar. 

Los protagonistas son otros pero la sensación de impotencia es la misma.

 Aplicando un modelo de acumulación ilícito y perverso se llegó a límites inéditos en nuestro país, reduciendo salarios, anulando convenios y pactando a espaldas de los trabajadores, determinando así un destino de miseria y desesperación para miles de hombres y mujeres.

 Nosotros creemos que esa época terminó, y estamos tratando aquí de demostrar nuestra fuerte voluntad de cambio táctico y estratégico.

 Queremos otro modelo de país con una distribución justa y con un caudal humano satisfecho y preparado para enfrentar los tiempos que vienen.

 Queremos un pueblo pujante y consciente de sus posibilidades.

Tenemos un gran país; empecemos a retomar el camino que nos obligaron a abandonar con artimañas y fantasías de mundos que nunca quisimos alcanzar.

Señor presidente: desde ya adelanto nuestro voto afirmativo a la derogación de la ley 25.250 y el apoyo a la nueva ley de ordenamiento laboral, que se deberá modificar de acuerdo con las necesidades de una Nación que crece y madura al calor de la lucha de su pueblo trabajador y requiere una legislación adecuada a los tiempos que corren.

 Diputada Nacional Isabel “Lita” Artola

 (Aplausos.)

________________________________

Sesion Ordinaria Celebrada El 30/06/2004

ISABEL AMANDA “LITA” ARTOLA

HOMENAJE AL GENERAL JUAN PERON

 Señor presidente: quiero rendir un homenaje muy apasionado al general Juan Domingo Perón, ya que formé parte, como muchos de los que estamos acá, de las columnas que el 17 de noviembre de 1972 cruzaron el río Reconquista al grito de «Perón vuelve» y «La vida por Perón».

 Fuimos militantes fervientes de la causa nacional y popular que todavía nos convoca y que estamos defendiendo como podemos, a pesar de las dificultades.

 Lo que sí quiero destacar es que no es la primera vez que nos dejan solos; estuvimos muchas veces solos: en 1956 y en 1970, y ahora empezamos a quedarnos solos, porque cuando uno quiere decir definitivamente que la consigna es «Liberación o dependencia», hay mucha gente que no está de acuerdo con eso y nos abandona. 

En la época del general Perón nosotros éramos jovencitos; el país estallaba con toda su fuerza.

 Muchos fuimos privilegiados, porque disfrutamos del primer tiempo de Perón, donde teníamos todo lo que necesitábamos, el país era una fiesta, y Homero Manzi y Enrique Santos Discépolo nos dejaron las mejores páginas de tango.

 Yo digo que en la Argentina uno puede ser lo que quiera, pero si no es peronista «se la pierde», porque realmente se disfruta mucho cuando uno piensa que esos fueron los mejores años de la Argentina, donde apareció un país.

Basta recorrer algunas provincias -como Mendoza, San Juan, San Luis y tantas otras- o el Norte argentino para ver que las obras del peronismo son las únicas que todavía están en pie y siguen trabajando para eso.

 Basta ver en Buenos Aires los hospitales como el Fernández, el Durand, el Salaberry y tantos otros, que son los mismos que se construyeron y se usaron a pleno en la época de Perón.

 Hablar del peronismo en la Argentina es decir Argentina, argentinismo.

 ¿Qué podemos decir que no haya pasado en ese tiempo o que no nos haya entusiasmado?

Íbamos a la escuela secundaria y nos apasionaba la historia de los caudillos porque la descubrimos, pues el otro discurso, el de 1880, no era el discurso cierto.

Nos dimos cuenta de que nuestro país, el del pueblo, el de la América morena, era ese país, el que nos referían Scalabrini Ortiz y Jauretche. Y disfrutamos la militancia.

 Después, vinieron malos tiempos, pero la disfrutamos mucho en 1973, cuando creímos que con la vuelta de Perón cambiábamos la historia.

 El homenaje que rindo es al Perón íntegro -para contestarle al colega que preguntaba de qué Perón hablábamos-, el único que hubo, el que dijo: «¡Basta, viejo, hasta acá llegamos!» y les paró la chata a los yanquis.

 A ese Perón le rindo el gran homenaje de mi vida, porque soy una mujer que fue militante y ha comprobado que la única manera de seguir adelante en el país es siendo peronista.

 Muchos de mis compañeros están desaparecidos; otros, muertos, pero sigo teniendo ese mismo amor y continúo con esa antorcha prendida de Julio Troxler, Carlos Lisazo y el «Gordo» Repetto -que era de mi barrio-, así como de tantos otros que nos dijeron cómo era la cuestión.

 Hay una sola manera: se gobierna con lo que el pueblo quiere y necesita; no hay otra forma, compañeros.

 El general Perón nos marcó el camino allá en los años 70, y hubo un único Perón: el de la liberación o dependencia.

 Diputada Nacional Isabel “Lita” Artola

 (Aplausos.)

______________________________________

Sesion Sesion Ordinaria Celebrada el 10/11/2004

ISABEL AMANDA “LITA” ARTOLA

HOMENAJE A EVA PERÓN

 Señor presidente: me uno a mis compañeras Irma Roy e Inés Pérez Suárez en este homenaje a la mujer que a muchas de nosotras nos marcó un camino: Eva Perón.

 En su perfil, en su trajecito sastre, en su rodete y en esa especie de laureles que rodeaban su cabeza presagiando la gloria, descubrimos un camino marcado y un derrotero justo.

 Gracias a su imagen, a su lucha y a su palabra, en 1947 finalmente fuimos ciudadanas en la Argentina.

Eva Perón, con su imagen de fuerza y su voz flamígera partió al medio la historia de nuestro país. 

Se trató de una mujer que pudiendo haber sido una gran estrella de Hollywood o una reina decidió ser una militante política que, sin ninguna duda, marcó el mejor de los caminos -soberanía, justicia e independencia de nuestro país-, que lamentablemente fue tronchado pocos años después de que falleciera.

 Evita nunca morirá para nosotros, y desde donde está sigue marcando ese camino de gloria que la Argentina merece.

 Muchas de nosotras nos hicimos peronistas y tomamos como ejemplo la figura de Evita; una figura tan especial y diferente cuya historia mucho se parece a la de la emperatriz Teodora de Bizancio. 

Fueron dos mujeres que desde el llano llegaron al poder. 

A sus veintiocho años -estando en la cima del poder político- Evita viajó a Italia y dijo a algunos gobernantes europeos que les iba a mandar comida, que los iba a ayudar.

 Desde su pequeña dimensión de mujer argentina, desde su inocencia e ingenuidad, ayudó al continente más poderoso del mundo; y lo ayudó de verdad.

 Por eso, hace pocos días le inventaron una historia trágica y negra con un magnate de las embarcaciones -me refiero a Onassis-, a raíz de lo cual presentamos una nota diciendo que jamás en la vida de Dios se puede pensar que Eva Perón, estando en la cima del poder político de la Argentina, habría de tener un affairecon cualquier magnate.

 Eso hace que esa figura grandiosa que trascendió las fronteras de la Argentina esté inscripta en la historia de los grandes hombres y mujeres universales.

 Nosotros, desde aquí, desde nuestro pequeño lugar, le agradecemos profundamente el énfasis con que llevó adelante la idea del voto femenino.

 Cabe aclarar que en este Congreso se había presentado veintitrés veces la propuesta del voto femenino y nunca había sido aceptada.

 Las mujeres peronistas sabemos que hubo luchas anteriores, pero fue de la mano y gracias a la fuerza y voluntad irrefrenable de Eva Perón que las mujeres finalmente pudieron votar en el año 1951, y desde aquel entonces lo hacemos con el fervor cívico que nos supo contagiar.

 Muchas gracias, y ¡viva Eva Perón!

 Diputada Nacional Isabel “Lita” Artola

 (Aplausos.)

________________________________

Sesion Ordinaria Celebrada el 17/11/2004

ISABEL AMANDA “LITA” ARTOLA

HOMENAJE A LA MILITANCIA PERONISTA

 Señor presidente: desde nuestro bloque rendimos homenaje hoy especialmente a la militancia.

 La palabra militante es algo que nos toca a muchos de los que hoy estamos aquí sentados y que aquel 17 de noviembre de 1972 cruzamos el río Reconquista para llegar a Ezeiza, donde regresaba después de dieciocho años de lucha nuestro líder, el general Juan Domingo Perón, por quien habíamos luchado y dejado atrás mucha mala sangre, muchas angustias de muchos compañeros que al igual que nosotros creían que la vuelta de Perón era necesaria para la unidad nacional y para que todos volviéramos a aquel país de los diez años felices.

 Todo esto también acompañado por el recuerdo de Evita que casualmente un 17 de noviembre regresaba al país -por supuesto en un féretro- porque la trajimos después de muchos años de lucha.

 Este homenaje al militante es especial para todos los que integraron esa generación de los 70, donde nos jugamos la vida -me incluyo- por la vuelta de Perón. 

Una de las consignas de la época era «la vida por Perón», y sin duda, a través del tiempo, muchos compañeros nuestros dieron su vida por el retorno, por la permanencia y por la consolidación del proyecto que finalmente no pudo ser por el golpe militar de 1976.

 Muchos de nosotros éramos esos chicos que con la esperanza y con la bandera cruzamos ese río Reconquista simbólico, que trajo al país nuevamente la esperanza.

Asimismo, desde nuestros corazones pusimos el empeño para llevar adelante el proyecto nacional, que era el proyecto que nos convocaba.

 Esa figura del militante, que parece que es como la de los ruiseñores, que se fue extinguiendo en la Argentina, es ensalzada desde nosotros, porque únicamente con militantes hay política, y únicamente desde la lucha apasionada hay política.

 Nosotros, que somos políticos, hemos pasado por esa lucha apasionada que no debemos olvidar. 

Desde nuestro lugar de militantes homenajeamos esa memoria colectiva que pone pasión y esperanza en cada una de las luchas.

 ¡Viva la militancia argentina! ¡Viva Perón!

 Además, deseo dar las gracias por el hecho de que se me haya permitido recordar a esa generación que sigue presente en su lucha y con su esperanza.

 Diputada Nacional Isabel “Lita” Artola

 (Aplausos.)