Cada 28 de mayo, por siempre, celebramos tu nacimiento, Negro querido.

QUERIDO COMPAÑERO CARLOS NEGRO CARELLA, ¡PRESENTE!

Por Nestor Zapata y Fernando Musante

«Porque en esos rincones donde la luz no entra,si uno se fija bien,verá que su fantasma se está sonriendo apenas esperando que vuelva una tarde muy tarde,se siente en la platea y mire hasta encontrarlo y colársele adentro. Se sabe desde siempre que da mucho trabajo y que nunca se llega.Pero está el beneficio del nada comparable a sentarse en un teatro en esas tarde húmedas y esperarse uno mismo.»

QUERIDO NEGRO CARELLA
Cada 28 de mayo, por siempre, celebramos tu nacimiento.
¡ Feliz Cumple..! 
«Porque en esos rincones donde la luz no entra,si uno se fija bien,verá que su fantasma se está sonriendo apenas esperando que vuelva una tarde muy tarde,se siente en la platea y mire hasta encontrarlo y colársele adentro. Se sabe desde siempre que da mucho trabajo y que nunca se llega.Pero está el beneficio del nada comparable a sentarse en un teatro en esas tarde húmedas y esperarse uno mismo.»

Del poema «Y entonces…» del libro «Poemas míos y de todos» de Carlos Carella.

ANCA

Por Nestor Zapata *

NAC&POP

28/05/2007

CARLOS CARELLA

1925 – 28 DE MAYO – 2007

Por Fernando Musante

NAC&POP

Un día como hoy, hace ochenta y dos años, nacía el Negro Carella.

 El nombre de Carella seguramente habrá de producir distintas evocaciones.

Muchos habrán de asociarlo a las mejores cosas que pueden adornar a un ser humano; para otros será todo lo contrario y esta bueno que así sea.

Todo hombre de bien debe tener enemigos.

 Son esos a los que la sola mención del apellido del Negro les eriza los pelos.

Los que avalaron todas las discriminaciones de las que fue objeto.

Los que lo odiaron, los que lo tildaron con todos los motes denigrantes que pudieron hallar. 

Son esos mismos que brindaron por la muerte de Evita y aplaudieron el bombardeo de la Plaza de Mayo en 1955.

Son los que convalidaron y festejaron los fusilamientos del ’56, los que justificaron la masacre del ‘72 y los que miraron para otro lado en el ’76.

Y está muy bien que, esos, lo odien; porque (como dice Serrat) entre tipos de esa calaña y el Negro, siempre hubo “algo personal”.

 A propósito de esto último, ¿se dieron cuenta de que, entre 1955 y 1976, pasaron tan sólo veintiún años?

Pensaron que en ese puñadito de años, los mismos sátrapas, cometieron una y otra vez los mismos errores (si es que pueden considerarse “errores”).

Y sigo con Serrat; ¡Qué se va a hacer, si ha de haber gente pa’ todo!

 Yo prefiero hablar de otros. Son esos otros a los que el nombre de Carella, les resuena como sinónimo de ética, de honestidad y de consecuencia militante.

Son esos a los considero mis mejores compañeros y mis más entrañables amigos (aunque a la gran mayoría de ellos aún no conozco, como dice Dolina).

 A mí, además, me pasa que cada vez que lo nombro me aparece su tremenda sonrisa y aquel sonido único “Je, Je, Je …”

Chau.

 FM/

 

N&P: El Correo-e del autor es Fernando Musante fernandomusante@yahoo.com.ar