FUTBOL: SOBRAN VÁNDALOS FALTAN BUENOS DIRIGENTES

José Luis Ponsico

pepeamalfitani-2-1
Don "Pepe" Amalfitani, que murió a los 74 años con su casa hipotecada llevó al Velez a ser una institución de 30 mil socios y una Universidad pública. Fútbol – Crisis.  FUTBOL: SOBRAN VÁNDALOS FALTAN BUENOS DIRIGENTES Por José Luis Ponsico Buenos Aires, 26 de mayo (Télam,) Mientras se siguen levantando voces respecto de los males de nuestro fútbol, ahora , desde lo cultural, como una necesidad de volver al amor por la camiseta y dejar de lado el odio, la violencia no se detiene. Algunos medios periodísticos impulsan campañas para terminar con la violencia en el fútbol y desde la publicidad se invoca a recuperar el amor por la camiseta en medio de la crisis que lleva mucho tiempo. No se indaga tanto en las verdaderas causas: la ausencia de buenos dirigentes. Ese es el punto. Es muy difícil de imaginar que alguien como José Amalfitani, que durante un cuarto de siglo -mediados de los ´40, fines de los ´60- elevó culturalmente la misión del dirigente de fútbol, hubiera permitido que desde la AFA. en 1986 viajaran los jefes de las distintas barrabravas al Mundial México´86. Don "Pepe" Amalfitani, que murió a los 74 años con su casa hipotecada -relato de Raúl Gámez de cómo hubo trámites para levantar la hipoteca del entonces presidente de Vélez- fue uno de los mayores cultores hace 40 años de aquella dirigencia.  En Vélez llevó al "Viejo Fortín" un club de barrio, a una institución con 30 mil socios y una Universidad pública. Y en ese tiempo no ganaban campeonatos. Pero crecía como institución y era orgullo del fútbol argentino. Hoy, la supuesta enfermedad de las llamadas barrabravas y susconsecuencias, es algo que ningún dirigente desconoce.  Desde José Barritta (alias: El Abuelo) jefe de "La Doce" en Boca y Carlos Godoy (alias: el Negro Thompson) su par en Quilmes han pasado veinte años. Pero desde 1986 al Mundial de Alemania lo único que cambió fue elestilo ahora "fashion" de los cabecillas que viajan pagados por dirigentes y futbolistas a ver los mundiales de fútbol.  En este caso, al centro de Europa. Los "Patovicas" de River Alan Schlenker y Adrián Rousseau reemplazaron a los otros, ambos fallecidos. El final de Barritta se precipitó después de los crímenes de dos hinchas de River, en abril del´94. Desde lo cultural otros presidentes de clubes importantes también están muy lejos del ejemplo Amalfitani. En los últimos tiempos, Juan José Muñoz, de Gimnasia y Esgrima La Plata; Eduardo López, de Newell´s, además del propio José María Aguilar, cuestionado en River. Ayer en el Monumental -hoy sería clausurado- volvió a estallar parte de la San Martín alta, después que hace 15 días la guerra entre "Los Borrachos del Tablón" como tema de la Justicia. Esta vez, luego del enfrentamiento sobre el playón de la avenida Udaondo. En Bánfield tras el alejamiento de Patricio Hernández como DT. -una de las primeras cesantías en el Clausura- se supo que el presidente Carlos Portell, antes de la primera fecha y por un jugador que no llegó a pedido del entrenador, dijo "Que no se ponga pesado porque lo echo".Se refería a Patricio  López, el de Newell´s, tiene experiencia: en los últimos doce años despidió a 16 técnicos. Un verdadero récord. El escocés Sir Alex Ferguson que lleva 20 años en el Manchester United no saldría de su asombro. En esta realidad de dirigentes ricos y clubes pobres donde la irrupción del intermediario fantasma determina que la venta de futbolistas al exterior sea la principal, fuente de enriquecimiento, pero no del club, no hace mucho la Justicia condenó a un grupo de directivos de Nueva Chicago. En agosto de 2006 se conoció un fallo judicial por el que siete integrantes de la comisión directiva del club de Mataderos, entre ellos el ex presidente Juan Manuel Guerra, fueron condenados a cumplir "diez días de prisión domiciliaria, en suspenso" por transgredir una norma. Casi un eufemismo La imputación tenía que ver con "omitir recursos básicos de la organización de la seguridad y no cumplir con la recomendación de control de los organismos competentes" fue la causa. Ocurrió después de un partido ante Huracán de Parque Patricios por la "B" Nacional, donde hubo refriegas. El panorama de la violencia en las tribunas no escapa demasiado a una violencia estructural que emana, a veces, de los escritorios y algunos despachos.  Lo sabe Julio Grondona, que preside la AFA. desde 1979. La triste realidad es que los dirigentes que hicieron grandes a los clubes están todos muertos. JLP    N&P: El Correo-e del autor es Jose Luis Ponsico < jponsico@hotmail.com>