SE ABOLIÓ LA ESCLAVITUD GANÓ LA DIGNIDAD, TRIUNFÓ LA JUSTICIA

juliopiuma-2-1
Julio Piumato:-Se llegó a un acuerdo sobre el pago de la deuda salarial y el nombramiento de los trabajadores meritorios censados.  
  

 

Comunicado de Prensa 
  EL 23 DE MAYO DE 2007, SE ABOLIÓ LA ESCLAVITUD, GANÓ LA DIGNIDAD, TRIUNFÓ LA JUSTICIA

El sol del 25 de mayo asomó hoy en el Cabildo abierto de los trabajadores judiciales.

Después de una larga lucha sostenida contra los intereses de los sectores más oligárquicos de la Justicia, donde los trabajadores no dudamos en poner hasta el cuerpo, ayer miércoles 23 de mayo, luego de una extensa reunión entre la Unión y la Corte Suprema, se llegó a un acuerdo sobre el pago de la deuda salarial y el nombramiento de los trabajadores meritorios censados. 

En una masiva concentración frente a la Carpa de la Justicia, Julio Piumato, cumpliendo el día once de ayuno, se dirigió a la multitud reunida para explicar el acuerdo alcanzado y ponerlo a consideración de los trabajadores, quienes lo ratificaron por aclamación.

Al mismo tiempo acordaron el levantamiento del ayuno de los compañeros que llevaban adelante la medida de fuerza.
 La Acordada N° 10 de la Corte, que da solución a los reclamos de nuestro gremio, dispone: la contratación durante 90 días de los meritorios censados que no perciban remuneración o que cesaren en un interinato durante ese período, asignándole una no inferior a la correspondiente a escribiente auxiliar, para hacerla efectiva a partir del 1 de junio de 2007.

La contratación por ese término tiene por objetivo verificar a través de comisiones mixtas evaluadoras que ese personal reúne los requisitos de ingreso previstos en el Reglamento para la Justicia Nacional a efectos de ser incorporados en la categoría de “escribiente auxiliar”.

Además dispone recordar enfáticamente a todos los tribunales del Poder Judicial de la Nación la prohibición de nombrar o admitir nuevo personal en condición de meritorio no remunerado y recomendar a las Cámaras Nacionales y Federales el ejercicio de un estricto control al respecto.
 
Estos puntos constituyen un absoluto triunfo de nuestra organización gremial porque se da fin a la situación irregular y aberrante de los hoy ex – meritorios y termina con la esclavitud en la Justicia. 
 

Por otra parte, solicita a la Jefatura de Gabinete la partida presupuestaria necesaria a fin de proveer al pago de una suma mensual no remunerativa ni bonificable a partir del 1 de junio de 2007 y por el lapso de doce meses con el objeto de cancelar la diferencia salarial reclamada por la Unión.

Esta acordada, sumada a la Acordada N° 9, que fija la pauta de incremento salarial para el corriente año 2007, en los siguientes términos: a partir del 1 de junio de 2007, un 10% sobre los salarios del mes anterior, a partir del 1 de agosto de 2007, un 6,5% sobre los salarios del mes anterior, hacen efectivos nuestros reclamos y la resolución del conflicto.  
 

Nuestro Secretario General  remarcó: “la maniobra perversa que quisieron montar, con la firma de la acordada N° 9, para atrasar la solución. Se trató de una maniobra palaciega porque no contemplaba el pedido global de los trabajadores”.

Sin embargo, no pudieron impedir que el conflicto se soluciones de manera integral, tal como lo había planteado la UEJN. De manera que los sectores reaccionarios que querían mantener la esclavitud en la Justicia perdieron y  esta batalla la ganaron los trabajadores y la Justicia.

En esta batalla, que es la batalla entre la Justicia y la arbitrariedad, la batalla entre la Justicia y el Feudo, la batalla entre la libertad y la esclavitud, la batalla entre la patria y la colonia, los judiciales estamos del lado del Pueblo argentino y vamos a seguir luchando hasta que la Justicia Social y los Derechos Humanos sean la piedra fundamental sobre la que se construya la futura Justicia.  

Buenos Aires, 24 de mayo de 2007.
 

Laura Iparraguirre
SECRETARIA DE PRENSA_____________________________________
“Este triunfo de ustedes está dedicado a nuestros 30.000 hijos desaparecidos.”DISCURSO DEL 24 DE MAYO DE 2007. MERCEDES DE MEROÑO. Por Julio Piumato Queridas Madres, compañeras, compañeros:                           Ante todo, agradecer así, públicamente aquí a las Madres no sólo por su solidaridad y el significado que tuvo para todos nosotros, no sólo con los que ayunamos, para todos los judiciales del país en medio de la lucha que estamos por reivindicaciones muy importantes, recibir la solidaridad de las Madres en nuestra carpa frente a la Plaza Lavalle.  (..) Nosotros en este conflicto sentimos como heríamos intereses poderosos, nuestra lucha fue objeto de un cerrojo informativo, lo que pone en el tapete y demuestra que la campaña de las Madres por una nueva ley de radiodifusión que denuncia que la comunicación no puede quedar en manos de grupos oligopólicos que definen el sentido de la información, no por la verdad, sino por intereses económicos a proteger.  (…) Las Madres convocaron a una conferencia de prensa y esa convocatoria, mágicamente, determinó que después de una semana los medios vinieran a la carpa. Así que el cerco informativo se rompió por la decisión de las Madres. Y por el compromiso que Hebe de Bonafini hizo público en esa conferencia, de que si esta lucha no era escuchada, a partir de la semana que viene, una de las Madres iba a ayunar con nosotros.  Nuestra lucha, incluía además paros, movilizaciones y otras medidas. Pero el significado que tiene la Asociación Madres de Plaza de Mayo en Argentina queda fuera de toda discusión, y lo que hubiera significado que una de las Madres ayunara junto a nosotros en la Plaza, creo que fue uno de los elementos que apuró el desenlace.  Hoy al mediodía, y por decisión de nuestra gente, al haber firmado la Corte Suprema el otorgamiento de todas las demandas que impulsaron esta lucha, determinaron que pudiéramos levantar el ayuno y levantar el plan de lucha. Las demandas eran de carácter salarial, pero había una muy sensible, y que es el acabar con el trabajo esclavo en el Poder Judicial, los mal llamados meritorios, esos que trabajan y no cobran. Ese era uno de los mecanismos que el Poder Judicial fue generando en la dictadura militar para establecer un sistema feudal que consiste en una permanente violación de los derechos humanos y sociales de quienes trabajan en la justicia.  (…) A partir del 1º de junio no hay más los mal llamados “meritorios” en la Justicia. Hay trabajadores que van a cobrar sus salarios. Y otra norma que prohíbe que esos jueces de mentalidad feudal, que son los que nos cierran las puertas a todos los argentinos que van en busca de derecho, en busca de justicia. A partir de ahora, se prohíbe terminantemente la existencia de trabajadores sin cobrar y con una misión, las cámaras de apelaciones, que no solo tienen que comunicar esta decisión, sino que tienen que velar por el fiel cumplimiento de la misma. Hoy ya no son meritorios, son juventud judicial, que han demostrado la fuerza, la garra y el compromiso militante para seguir luchando por lo que nos hermana a todos, porque la justicia social impere en la Argentina.  (…) Por eso a las Madres, en nombre de los compañeros de todo el país, nuestro más afectuoso reconocimiento y desde ya una deuda tremenda que tenemos con ustedes por el apoyo, el amor, la solidaridad y la entrega que nos han dado.  Julio PiumatoUEJN  MADRESHipólito Yrigoyen 1584, Buenos Aires, Argentina (1089)prensa@madres.org / https://www.madres.orgTel: 4384-0998