Homenaje a los detenidos desaparecidos y asesinados en la Masacre de la provincia del Chaco

TODO SOBRE LA MASACRE DE MARGARITA BELÉN

Por J. A. Sala, Carolina López Forastier y Jorge Giles -

El 5 de octubre de 1975, un grupo armado realiza el ataque al Regimiento 29 de Formosa, produciendo un fuerte golpe a las fuerzas de seguridad. Un año de después se lleva a cabo la Masacre en Margarita Belén, en tanto forma de “escarmiento”, “venganza” por ese hecho.

TODO MARGARITA BELÉN

Homenaje a los detenidos desaparecidos y asesinados en la Masacre de la provincia del Chaco

15/05/2007 –
Chaco, Margarita Belén


Discurso del Presidente Nestor Kirchner
 

nkenmargaritabelen1200

Abuelas; Madres; Hijos; compañeros presentes, autoridades: conmueve hasta lo más profundo todo lo dicho aquí; conmueve, porque aún hoy nos cuesta creer que hayan sido capaces de tamaños hechos; conmueve, porque algunos de los nombres mencionados aquí uno tuvo la suerte de conocerlos allá en La Plata y bastante, estudiando, compartiendo, discutiendo, debatiendo como decía aquí la compañera de H.I.J.O.S, es decir, toda una historia de vida que parece tan cercana y a veces está tan lejos.


También dijeron acá algo que es verdad y yo voy a seguir insistiendo con una frase de volver a pedir disculpas, no en nombre de un Presidente que es una circunstancia de la historia, un tiempo de la historia, sino en nombre del Estado Nacional Argentino al pueblo chaqueño, a los fusilados, a los desaparecidos, a los agraviados, pedirles disculpas, porque por primera vez después de 31 años un Presidente de la Nación está presente acá. 


(APLAUSOS)


Les puedo asegurar que más allá de mis pensamientos, no vengo con una actitud individual, sino vengo con la expresión colectiva de la conciencia que el pueblo argentino ha tomado, gracias a Dios, sobre estos hechos. 


Superada las lamentables leyes de Obediencia Debida y Punto Final, lo importante sí del juicio a la Junta en su momento, también lo vamos a rescatar con absoluta amplitud, se irá avanzando en la nulidad de los indultos por los medios judiciales como corresponde, es evidente que es la Justicia argentina la que tiene que
actuar.

No me quiero entrometer, porque seguramente mañana me van a dedicar decenas de editoriales -no hay problema- como hacen siempre que dicen: “El Presidente se entromete en la Justicia”.


Yo no me entrometo en la Justicia, como un argentino más pido Justicia y tengo derecho a hacerlo. 


(APLAUSOS)


Por eso queridos amigos tenemos que seguir esta tarea, que las Madres, las Abuelas y los Hijos nos marcaron con absoluta claridad, con amor, con pasión, sin venganzas, recogiendo las semillas que sembraron nuestros amigos y compañeros para construir esa sociedad que nos merecemos entre todos los argentinos.


Bien dijeron acá recién: “todavía estamos tratando de salir del infierno”.

Después de semejantes cosas no se sale por voluntarismo del infierno, se va construyendo y con mucha dificultad la alternativa de un país mejor que espero podamos hacer entre todos.

Ese va a ser el mejor homenaje que le vamos a rendir a aquellos que dieron todo, no pidieron nada, tuvieron dignidad hasta el último minuto y soñaron con una patria no para un partido o un sector, sino en una patria para todos.


Por eso los quiero abrazar acá, como si estuviéramos hace 30 años atrás, a nuestros hermanos de Margarita Belén; acá estamos con vuestro espíritu, nos abrazamos a ustedes, nos caen lágrimas juntos.

Pero aquella impotencia e indefensión del ayer creo que hoy la estamos derrotando con el renacer de la conciencia del pueblo argentino. Muchísimas gracias, mucha fuerza. 
(APLAUSOS)

13 de diciembre de 1976

MASACRE DE MARGARITA BELÉN

Al Gral. Brinzoni, al Gral. Rearte, ex Gral. Nicolaides, ex Interventor Gral. Serrano, ex Cnel.Zucconi, ex Cnel. Hornos, ex Mayor Renee, ex Tte. Cnel. Larrateguy, ex Ten.Patetta y otros ex miembros del Ejercito Argentino.


Al Dr.Mazzoni, Flores Leyes, Pace de Elias, corresponsables en funciones actualmente y otros miembros del Poder Judicial de Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones.

 A los ex jefes policiales Ceniquel Thomas, actuales Manader, Cardozo, Yedro, otros funcionarios del Servicio Penitenciario Nacional: Casco, Broca; del Servicio Penitenciario Provincial: Alvarez, Galarza, Inchausti, otros.

A los médicos forenses Dr. Grillo, Saenz, Gómez.


A Martínez de Hoz, Cavallo y la Patria Financista, ideólogos del proyecto económico represivo que endeudaron y quebraron a las economías regionales.


A la partidocracia aliada con la mafia argentina-paraguaya. Todos responsables encubiertos y descubiertos y de: 
Tortura y tormentos a mujeres embarazadas.


Abandono de bebe sin identificación en los traslados de las madres


Tormentos a los ex detenidos en la Unidad Nro. 7 de Resistencia que sobrevivieron.


Tormentos agravados a los ex detenidos en la Alcaldía de Resistencia.


Tormentos a las ex detenidas en la Unidad Nro. 2, Villa Devoto sobrevivientes.


Tortura, apaleo en doble fila de verdugos a los compañeros hasta la demolicion en la Alcaidia, matanza y desaparición a
l@s detenid@s indefens@s.


Los daños infligidos a los Familiares, Madres y Padres e Hijos son inconmensurables e inenarrables.


Por lo tanto: 
No hay mesa de dialogo posible!!


Hay consecuencia en la búsqueda de la verdad histórica!!


Hoy como ayer, ningún hogar pobre en el país!!


Hay urgencia de Juicio y Castigo!!


Antecedentes

1880 Campaña del desierto

1919.Talleres Vasena

1921 Patagonia

1935 La Forestal

1955 Plaza de Mayo

1956 León Suarez

1972.Trelew.

1973.Ezeiza

1974-1976 Triple A

1976-1983.Fusilamientos en las cárceles de Córdoba, Salta, Resistencia, La Plata.


30.000 desaparecidos y más de 500 bebes nacidos en los centros clandestinos de detención y secuestrados al poco tiempo por los torturadores de sus padres.
 

Entre 1976-1983 las generaciones nacidas aproximadamente entre las décadas del ’40 y ’50 fueron masacradas y desaparecidas por el terrorismo de estado, hasta sus H.I.J.O.S. nacidos en las mazmorras del Régimen Dictatorial que aun seguimos buscando.

 En mas de un siglo, los crímenes a militantes populares y a la población indefensa nunca fueron juzgadas en profundidad de investigación y castigo y por lo tanto repetidos, reproducidos por la ausencia de un criterio de racionalidad politico-etico- jurídico.

H.I.J.O.S, Familiares, Compañeros y Amigos de los militantes fusilados en la Masacre de Margarita Belén el 13 de diciembre de 1976.Marcha de la Resistencia 

En homenaje va este poema hacia  todos ellos:

LOS ROSTROS DE MIRADA JOVEN


Los rostros que tuvieron sus sueños
Aun están con nosotros

Y en cada mirada infundenpalabra, pluma y armas

Y en cada mirada flamean

Coraje, entrega y Patria.

Los rostros de nuestra historia

Los rostros de mirada joven

Aun están con nosotros.

» Es la historia la que hace al hombre y él quien la realiza»

J. A. Sala- hijo de Nestor Carlos Sala fusilado en Margarita Belén, nacido en la alcaldía de Formosa-



MARGARITA BELEN


Por Carolina López Forastier


Era una madrugada tan oscura, como eran oscuros casi todos los días allí.

Margarita Belén, fue para mi un cuento de terror.


Esos cuentos de brujas que uno nunca quiere que realmente existan.


Casi 30 años después, abrir el diario y enfrentarme con la noticia fue estremecedor .

No pude dejar de llorar.

El cuento de terror, estaba terminando, no solo se había convertido en realidad, sino que habían encontrado a los malos y los llevaban a la hoguera!!!!!!!
 ….

Si estuvieras viejo!!!! para abrazar a tus compañeros desangrados esa noche!!!!!

Pensé.

Cuantos años han pasado y las cuentas  recién comienzan a saldarse, la memoria colectiva continua su paso, y el compromiso vuelve a aparecer.

Alguna vez la justicia nacerá de nuevo
Dejaran de torturarnos por pensar distinto.

Dejaran de matarnos por tener otros sueños.


Pero fue así.


La casta militar, autosuficiente y soberbia hasta la ignorancia creyó que esa era la forma de eliminar.


Se olvidó de la conciencia colectiva.


Se olvidó de que otros pueblos como los armenios y los judíos supieron mantener en la memoria de todas sus generaciones lo que significa un genocidio.


La sangre misionera brotaba de energía en ese entonces. 


Luchaba por sus campesinos, porque no existan dueños absolutos de la de la tierra ni de la yerba, por sus indios guaranies, por una reforma agraria que contuviera a los pobres, en definitiva, para que en esta bendita tierra colorada podamos estar todos, los mas y los menos, pero con dignidad, salud, comida y trabajo


¿Está mal???


¿Por qué molestaba tanto esta gente????


Porque pensaba y se cuestionaba.


Porque enseñaba  a pensar, y cuando uno piensa tiene otras herramientas para defenderse de quien pretende usurpar.


Por que cuando uno piensa puede darse cuenta de los latifundios, de los negociados y de lo que está mucho mas allá del discurso.


Y puede defenderse.


Así, se pretendió desde esta seudo  clase dominante argentina, que eliminando al transmisor se eliminaba el mensaje.

Mucha sangre misionera corrió esa madrugada en Margarita Belén. Muchos cuerpos mutilados  y masacrados hasta el grito más profundo invadieron  ese cielo cada vez más oscuro.

Llegó el momento.

Apareció el juez y la justicia. Se están escondiendo. Están disparando.

Buscarán artilugios legales o abogados complacientes, presentaran escritos.

Se fugarán. Quizás se arrepientan o pidan perdón.

Pero nunca, nunca podrán caminar ni dormir en paz por que la oscuridad de Margarita Belén seguirá en sus conciencias. 


Y porque la sangre misionera despreciada y pisoteada seguirá estando muy cerca de nuestra memoria para enseñarnos que existen sueños, que existe compromiso social, que existen ideales y que la lucha por un país que contenga a todos continua.

Y está cada vez mas cerca.

CLF/


N&P:
El Correo-e de la autora es Carolina López Forastier carolinalopezforastier@fibertel.com.ar

Envio
Gentileza de «juan jose zapata» juanjozapata1@hotmail.com

Gentileza de Norberto Hubeli acerca de los compañeros de Margarita Belen.


QUIEN QUIERA OIR QUE OIGA

Cuando no recordamos los que nos pasa
nos puede suceder la misma cosas son esas mismas cosas que nos marginan nos matan la memoria nos queman las ideas nos quitan las palabras.

Si la historia la escriben los que ganan eso quiere decir que hay otra historia la verdadera historia quien quiera oir que oiga. Nos queman las palabras nos silencian y la voz de la gente se oira siempre inutil es matarla muerte prueba que la vida existe.

Nebbia –  Mignona


NOMBRE DE LAS VICTIMAS DE MARGARITA BELEN

loschicosdemargaritabelen1200

PARODI OCAMPO, Manuel de Posadas, Militante de la Juventud Peronista

FRANSEN, Luis Arturo de Posadas, Militante de la Juventud Peronista

DUARTE, Carlos Alberto de Puerto Esperaza, Militante de la J.U. Peronista

TEREZECUK,Carlos de Posadas, Militante de la J.U. Peronista

SALAS, Nestor Carlos de Quilmes, Militante del Partido Autentico

TIERNO, Patricio Blas de La Plata, Militante de la J.U. Peronista

BARCO, Luis Angel de Saenz Peña, Militante de la J.U. Peronista

CUEVAS, Mario de Reconquista, Militante de la juventud Peronista

PIEROLA, Fernando Gabriel de Parana, Militante de la juventud Peronista

ZAMUDIO, Carlos Alberto de Resistencia, Militante de la juventud Peronista

DIAZ, Luis Alberto de Mercedes (Ctes.), Militante de la Juventud Peronista

YEDRO, Roberto Horacio de Corrientes, Militante de la juventud Peronista

ZAPATA SONEZ, Reynaldo de Santa Fe, Militante de la juventud Peronista

CABRAL, Ema Beatriz de Santa Fe, Militante de la juventud Peronista

CAIRE, Carlos Maria de Concordia, Militante de la juventud Peronista

PEREYRA, Julio Andrés de Formosa, Militante de la juventud Peronista

GONZALEZ, Delicia de Goya (ctes.), Militante de las Ligas Agrarias

DE LA CARPETA DE FAMILIARES DE DESAPARECIDOS

Síntesis del “caso” de la masacre de Margarita Belén.   

Chaco, 13 de diciembre de 1976

LOS HECHOS

El 5 de octubre de 1975, un grupo armado realiza el ataque al Regimiento 29 de Formosa, produciendo un fuerte golpe a las fuerzas de seguridad.

Un año de después se lleva a cabo la Masacre en Margarita Belén, en tanto forma de “escarmiento”, “venganza” por ese hecho.

No hay prueba de ello, como tampoco de la relación posible entre los militantes asesinados y ese u otro hecho armado.


El 13 de diciembre de 1976, se simula un traslado de detenidos políticos desde la ciudad de Resistencia hasta la ciudad de Formosa.


A partir de la siesta del domingo 12 de diciembre, se comienza con los preparativos en una de las unidades de detención, la cárcel de máxima seguridad U7.

De allí se retira a 7 militantes –todos detenidos legalmente en ese momento, aunque incomunicados desde varios meses antes de sus familiares-.

Ellos eran: Sala, Parodi Ocampo, Fransen, Duarte, Cuevas, Tierno y Barco.


De allí fueron llevados en camiones del Ejército hasta la Alcaidía de Resistencia, donde a partir de aproximadamente las 20 hs, comenzaron las torturas en el comedor de esa unidad.

A este grupo se junto con otros detenidos en la Alcaidía –algunos legales y otros no- pero se conoce de su destino por el testimonio de numerosos detenidos allí que sobrevivieron a este hecho.

Allí se agregan: Diaz, Yedro, Pereyra, Zamudio y Piérola.

Los nombres de Reynaldo Zapata Soñez y su esposa Emma Cabral; Delicia Gonzalez, Carlos Tereszecuk y Carlos María Caire,  se agregan a la lista de la Masacre de Margarita Belén, dado que estas personas estaban detenidas de manera ilegal en la Brigada de Investigaciones de Resistencia y allí fueron vistas hasta esta fecha. Zapata Soñez es indicado como uno de los “subversivos” que logra fugarse en una comunicación oficial del ejército.


Respecto a las mujeres, oficialmente solo se confirma que un cuerpo de mujer es reconocido por el médico que firmó las actas de defunción como NN.


Cada uno de los testimonios aportan detalles sobre ese hecho que dan elementos para observar el grado de planificación que el hecho había tenido desde la fuerzas de seguridad.


Participaron efectivos de la Policía del Chaco, el Ejército, colaboradores civiles y miembros del Poder Judicial. Se cuenta con el testimonio escrito de un miembro de la policía del Chaco, que falleció antes de prestar declaración (Ruiz Villasuso), la información que entregó figura en el Informe Final de la Cámara de Diputados del Chaco.

Los documentos que reúnen testimonios son:
-Informe Final de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco (1985)

Causa 13. Juicio a la Junta Militar

ALLI VA LA VIDA. LA MASACRE DE MARGARITA BELEN


Por Jorge Giles

El 13 de diciembre de 1976 la dictadura militar masacró a veintidós jóvenes en un lugar llamado Margarita Belén en la provincia de Chaco.

El día anterior aquellos militantes fueron arrancados de distintas cárceles, trasladados al regimiento de Resistencia y a la Alcaidía local donde fueron torturados antes de ser conducidos a la muerte.

El autor es uno de los protagonistas de aquella historia.

Es el suyo un relato descarnado y tierno a la vez.

Hila retazos de la memoria para mostrar los gestos cotidianos de los prisioneros en la inmediatez de la muerte, la pequeña alegría arrancada en medio de aquella oscuridad, la última palabra -la que lacera la carne y el alma- de quienes se despedían convencidos de que les esperaba lo peor, la azarosa condición de sobreviviente y la deuda que conlleva.

Jorge Giles quiere que su relato, ya en prosa, ya como poema, dé cuenta de esa deuda, rescate el lugar de la vida. Porque el testimonio, el suyo y el de muchos, es la prueba de lo infructuoso del intento de la dictadura por volver no-hombres a quienes ´´desaparecía´´.

Porque aun cuando su narración bordea lo intimista, y no pretende ser neutral ni contar ´´todo´´, o precisamente por ello, porque narra desde el lado de adentro la experiencia del límite, tiene el alcance del relato épico.

Es la palabra del sobreviviente que vuelve comunicables las voces de los asesinados, no como simples víctimas sin voluntad, sino como revolucionarios que, pese a tanto dolor, humillación y ofensa recibida, siguen de pie, enteros, para que alguna vez se cuente otra historia.

Para que esa batalla sea alguna vez retomada por otros.

Allí va la vida conmueve, nos compromete, muestra el poder del testimonio, siempre necesario y a la vez inacabado, capaz de sobrevivir al hombre.

EQUIPO NIZKOR
Información
22jul03

La cámara federal de Resistencia dejaba en libertad a diez oficiales responsables de la masacre de Margarita Belén.

Los diez oficiales del Ejército -tres de ellos en actividad- acusados de la Masacre de Margarita Belén perpetrada en 1976 recuperaban la libertad por orden de la Cámara Federal de Resistencia.

El tribunal hizo así lugar al recurso de habeas corpus que había presentado el defensor oficial Carlos Pujol, y con el cual se suspendieron las declaraciones indagatorias de los militares, que estaban detenidos desde hace un mes.

El abogado de la querella, Mario Bosch, denunció que «dos de los camaristas deberían haberse inhibido ya que una fue funcionaria del Gobierno chaqueño durante la dictadura militar y otro juró como juez por los Estatutos del régimen de facto».

Se trataba, siempre según el letrado, de la camarista Beatriz Fernández, de quien dijo que habría estado empleada en el Ministerio de Trabajo durante la dictadura, y del camarista Tomás Inda, que -señalaba- habría hecho el juramento.

El tercero de los jueces de la Cámara Federal chaqueña es Diómedes Rojas, que asumió en el gobierno constitucional de Raúl Alfonsín, el primero tras la dictadura.

El tribunal, además, cuestionó la competencia del juez federal de Chaco que venía actuando en el caso, Carlos Skidelsky, y consideró que el expediente pertenece a la Cámara Federal de Rosario, que tuvo en sus manos el caso durante años.

La resolución estuvo basada en un añejo dictamen del fiscal federal Jorge Auat, que se había pronunciado por la incompetencia de Skidelsky, aunque luego esa situación se revirtió.

Auat dijo que se usó como elemento «un dictamen de mi autoría que señalaba la incompetencia del juez, pero era una opinión desactualizada».

«Yo sostuve en un momento que la competencia, de acuerdo a un fallo de la Corte, recaía sobre la Cámara de Rosario, pero después la propia Cámara declinó esa atribución y envió el expediente a Skidelsky; es decir que ese dictamen quedó sin efecto», resaltó el fiscal.

Según el fiscal, los imputados de homicidio agravado por el número de personas y alevosía deberían «seguir privados de su libertad y ser trasladados en esa calidad a la nueva jurisdicción resuelta por la Cámara».

«De lo contrario, se consuma un desorden normativo en el derecho positivo argentino, que pasa por liberar a personas a través de una resolución contraria a derecho que, para colmo, fue motivada por un recurso de habeas corpus improcedente», indicó.

Por su parte, el abogado Bosch -de familiares de las víctimas y de las organizaciones Hijos y Cels- anticipó que la querella apelará la medida de la Cámara y si es necesario, anticipó, llegarán hasta la Corte Suprema de Justicia nacional.

Los oficiales detenidos son Athos Renes, Rafael Sabol, Norberto Tozzo, Luis Alberto Pateta, Ernesto Simoni, Aldo Martínez Segón, Horacio Losito, Guillermo Reyes y Germán Riquelme.

El décimo acusado es el coronel retirado Jorge Alcides Larrateguy, que está ingresado en el Hospital Militar Central.

La acusación es por presunto «homicidio agravado por el número de personas y por alevosía».

El ex jefe del Ejército, Ricardo Brinzoni, quien al momento de los hechos era secretario del gobierno de facto en Chaco, insistió en rechazar las sospechas en su contra y dijo que los beneficiarían las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Brinzoni expresó por Radio 10 que «Margarita Belén fue un lamentable episodio incluido en la causa por la condena a los comandantes y que, tal cual dice la Corte Suprema, no fue un enfrentamiento sino la eliminación de detenidos».

El 7 de marzo último el juez Sidelsky declaró en esta causa la inconstitucionalidad de la Obediencia Debida y el Punto Final porque esas normas, dijo, «están reñidas con las normas de las leyes argentinas y todos los pactos internacionales suscriptos por nuestro país».

La masacre ocurrió el 13 de diciembre de 1976, cuando 22 presos políticos fueron arrancados por la noche de las cárceles en Resistencia y ejecutados en forma sumarísima.

La historia oficial del Ejército contó que los 22 presos -de la Juventud Peronista y de la izquierda- intentaron escapar en dos vehículos ayudados por un comando paramilitar que atacó al convoy del Ejército que los transportaba supuestamente a Formosa.

Sin embargo, la Justicia estableció que las víctimas fueron recogidas inconscientes -tras ser torturadas- y trasladadas por la ruta nacional 11 hasta que a la altura Margarita Belén, al norte de Resistencia, fueron fusilados.

[Fuente: La Voz del Interior, Córdoba, Arg, 22jul03]

EQUIPO NIZKOR Información 08oct03 Margarita Belén, por el camino de la exhumación.

Lo ratificó al Juzgado Federal de Resistencia un testigo. Dijo que vio cuerpos apilados a la vera de la ruta 11. La investigación avanza y aparecen nuevos testimonios.

El camino a la exhumación de los cuerpos de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén avanza a pasos agigantados, gracias a una investigación particular, seria y meticulosa que encuentra nuevas pistas a cada paso.

Esa investigación permitió acercar un nuevo testimonio al Juzgado Federal de Resistencia: el de un trabajador que, acompañado de una escolta militar, tuvo que atravesar forzosamente la escena de la matanza, a la vera de la ruta 11, cerca de Margarita Belén.

Allí pudo observar los cuerpos de algunas de las víctimas de la Masacre, apiladas una alado de la otra, luego de los fusilamientos perpetrados por militares, policías y civiles al servicio de la SIDE.


También pudo reconocer a dos conocidos torturadores, ex miembros de la patota de la Brigada de Investigaciones: Carlos Thomas y Wenceslao Ceniquel, quienes ya estuvieron presos acusados de cometer torturas antes de 1976.

La orden de habilitar la exhumación de los cuerpos, dada por el juez Carlos Skidelsky, llegó a Buenos Aires.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la cámara Baja del Congreso, Hugo Perié; el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde; y el ex subsecretario general de la Presidencia de la Nación, Carlos Kunkel, ya conocen detalles del proceso que terminará con la búsqueda de los cadáveres.

Entre los avances significativos, se puede mencionar que surgieron nuevos relatos y el aporte de más pistas y posibles testigos, para determinar exactamente dónde comenzarán las exhumaciones.

La investigación, metodológica y seria, está encabezada por Amanda Mayor, madre de Fernando Piérola -una de las víctimas de la Masacre- y Juan Carlos Goya, ex preso político.

El juez Carlos Skidelsky convocó al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para que encuentren e identifiquen los cadáveres de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén.
Fuentes consultadas por este medio, esperan que el EAAF llegue al Chaco en una semana a más tardar.

El cementerio San Francisco Solano será otro de los escenarios de las exhumaciones, además del campo ubicado cerca del monumento en homenaje a las víctimas de la Masacre y de Margarita Belén. Así quedó confirmado ayer.

Los fusilados el 13 de diciembre de 1976 fueron enterrados por lo menos en dos lugares, uno en el cementerio -que ya fue descripto por distintos testigos a el DIARIO de la Región y corroborado en el Juzgado Federal- y en un campo cerca de Margarita Belén.


Un nuevo -y tal vez decisivo- giro tomó la causa abierta en la Justicia Federal chaqueña por la Masacre de Margarita Belén: familiares de las víctimas presentaron un pedido de exhumación para recuperar la identidad de los 22 desaparecidos el 13 de diciembre de 1976 -o por lo menos de algunos de ellos-.

Los organismos de derechos humanos de Resistencia esperan la llegada de la entrerriana Amanda Mayor, madre de Fernando Gabriel Piérola, uno de los fusilados y desaparecidos en la Masacre.

El antecedente inmediato y -exitoso- sucedió en el cementerio San Vicente, Córdoba, donde el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) logró recuperar la identidad de varios cadáveres de desaparecidos y enterrados en fosas comunes.

La idea no es nueva, ya en vísperas del 27º aniversario de la Masacre de Margarita Belén, familiares de las víctimas, ex presos políticos, miembros de la agrupación H.I.J.O.S. (Hijos por la Identidad y la Justicia, contra el Olvido y el Silenico) y de otros organismos de derechos humanos comenzaron a conversar sobre la posibilidad de pedir la exhumación.

La paralización total de la causa para diciembre del año pasado era tan patente como los es hoy. Esa fue una de las razones de pensar en las exhumaciones el año pasado. Y sigue siéndolo en 2004, cuando se hará la presentación ante la Justicia Federal.

En un escandaloso fallo de la Cámara Federal de Apelaciones, se hizo lugar a una hábeas corpus y se liberó a diez de los militares que participaron del «convoy de la muerte», en ese pantomima de traslado de la alcaidía de Resistencia a una cárcel de Formosa, que fue una simple escusa para fusilar a 22 presos políticos en el camino.

Para frustrar más cualquier intento de avanzar en la justicia y castigo a los genocidas, volvió a enredarse la competencia que había peleado y ganado el Juzgado Federal de Resistencia, a cargo de Carlos Skidelsky, quien puso preso menos de 45 días a los represores.

El pedido de exhumaciones puede abrir una nueva brecha en la investigación y en el proceso judicial mismo, opinan quienes conocen de cerca del proceso cordobés.

Los militares se opusieron a entregar los cadáveres de las víctimas a sus familiares, incluso llegaron a ocultar las muertes.

A los pocos que devolvieron los cuerpos, lo hicieron a ataud cerrado y con la prohibición expresa de abrirlos.

En el informe final de la Legislatura chaqueña, elaborado en los ’80, hay una pista clara sobre dónde buscar: el 13 de diciembre de 1973 el intendente de la dictadura «capitán Schenone, ordenó la apertura de tumbas (en el cementerio San Francisco Solano.

Ese mismo día se hacen presentes en el cementerio tropas del ejército y policía, que luego de desocupar las dependencias, proceden a sepultar 10 cadáveres».

Hay un lugar por dónde comenzar a buscar.

Así como el dato de «Chengo» Alimirón, correntino exiliado en Alemania, ratificó que en el Regimiento 9, de la vecina provincia, hubo un centro clandestino de detención y tortura, en el Chaco, la base militar sobre avenida 9 de Julio también habría tenido el mismo fin.

Así lo revelaría un testigo clave que es buscado para que declare ante la Justicia.

Sucede que en lo que hoy es la Base de Apoyo Logístico, en los ’70 habría habido detenidos ilegales -incluso un ciudadano europeo-.

También se revelaría que en la Masacre de Margarita Belén hubo más fusilados que el número oficial que se maneja hasta ahora.

El testigo sería de peso y podría complicar la situación de los genocidas del 13 de diciembre de 1976.

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), exhumar significa desenterrar un cadáver o restos humanos, definición fría para un trabajo antropológico que va mucho más allá.

Ese otro trabajo también encuentra definición en el diccionario de la REA: Sacar a luz lo olvidado.

En este caso, que un desaparecido recupere su identidad, es «reaparecerlo» de los confines del horror, es devolverlo a su familia.

En definitiva, reconstruir el pasado para poder construir el futuro.

«En el año 403 a.C., en Atenas, después de una larga guerra civil, los demócratas suceden a los oligarcas en el gobierno del país.

Proclaman una amnistía y una reconciliación generales.

Por decreto, cada ciudadano debe jurar olvidar las desgracias del período prescedente».

Con este texto comienza Tierra de Avellaneda, un documental realizado en la década del ´90 por Daniele Incalcaterra, que muestra a través de un caso particular, el trabajo de reconstrucción del pasado para poder construir en el futuro que lleva a cabo desde hace 19 años, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

El EAAF es una organización científica no gubernamental, sin fines de lucro, que desde 1984 trabaja aplicando las ciencias forenses, particularmente la antropología, en la investigación de violaciones a los derechos humanos en todo el mundo, para poder establecer la causa de la muerte de las víctimas e identificar los restos óseos.

La antropología forense es un instrumento científico fundamental tanto para la recolección de evidencia ante las cortes judiciales en casos que involucren la violación de los derechos humanos como para el proceso de reconstrucción de la verdad sobre lo ocurrido en el pasado reciente.

Pero este trabajo científico no solo permite reconstruír la historia y sumar pruebas judiciales, cumple también con una tarea humana básica, que es la restitución de los restos de las víctimas a sus familiares.

En diciembre de 2002 la jueza federal cordobesa Cristina Garzón de Lascano ordenó la exhumación del cementerio de San Vicente (Córdoba), en el marco de la causa «Averiguación de enterramientos clandestinos» durante la última dictadura militar.

El trabajo encargado al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) dio sus primeros resultados al año siguiente, en julio de 2003, el primero de los cadáveres cuya identidad logró ser establecida corresponde a un joven de 18 años, Mario Osatinsky, quien, como otros, fue ultimado a balazos en el cráneo el 25 de marzo de 1976, un día después del golpe de Estado.

El segundo cuerpo encontrado pertenece a Liliana Sofía Barrios, argentina, nacida el 7 de junio de 1955 en la Capital Federal, quien murió el 7 de abril de 1976 como consecuencia de politraumatismo torácico y abdominal causado por «múltiples impactos de proyectiles de armas de fuego».

La tercera identificación del cuerpo de un desaparecido corresponde a Horacio Pietragalla, un dirigente montonero asesinado en 1975 por la Triple A.

La trama completa una historia paradigmática de lo que hizo el terrorismo de Estado en la Argentina en la década del ’70: tras el crimen de Pietragalla, las fuerzas de seguridad secuestraron a su mujer, Liliana Corti, y le robaron a un hijo que luego fue entregado a un militar.

El joven recobró su identidad en 2003  y viajó a Córdoba a recuperar los restos de su padre, que dejó de ser un NN.

La cuarta identidad recuperada es la de Gustavo Gabriel Olmedo, acribillado a balazos junto a sus amigos José Luis Nicola y Vilma Ethel Ortiz en marzo de 1976 por grupos de tareas del Tercer Cuerpo de Ejército.

La resolución establece que ingresó en la morgue judicial el 26 de marzo de 1976, luego de ser asesinado con tres disparos en la cabeza y el tórax.

[Fuente: Por Marcos Salomon de El Diario, Chaco, Arg, 25abr 04 y 09 ago 04 vía Mirta Clara]