ACUERDO PETROLERO EN EL ALBA

ortegaenelaaaalba
A la cumbre del ALBA asisten Hugo Chávez, Daniel Ortega, Evo Morales, Carlos Lage de Cuba y delegaciones de Ecuador, Uruguay, Saint Kitts, Dominica, San Vicente y Las Granadinas.

ACUERDO PETROLERO EN EL ALBA

Al iniciar la Cumbre, Venezuela propuso un acuerdo petrolero para los miembros de la Alternativa Bolivariana para las América (ALBA) con el propósito de garantizar el ciento por ciento de sus necesidades energéticas.

 

AP /AFP / PL / EFE / REUTERS / XINHUA

Domingo, 29 de abril de 2007

 

 

BARQUISIMETO, Venezuela, 28 de abril.- La Cumbre de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) fue inaugurada este sábado en Venezuela, con el fin de promover un nuevo tipo de integración que enfatice la unión política por encima de los intercambios comerciales.

 

A la cumbre del ALBA asisten los presidentes de Venezuela Hugo Chávez, de Nicaragua Daniel Ortega, de Bolivia Evo Morales y el vicepresidente de Cuba, Carlos Lage. Participan también delegaciones de alto nivel de Ecuador, Uruguay, Saint Kitts, Dominica, San Vicente y Las Granadinas.

 

Además, Venezuela ofreció garantizar las necesidades petroleras de Bolivia, Cuba y Nicaragua, sus socios en el ALBA, además de Haití, y propuso financiar el 50% de su factura petrolera, durante la cumbre que se inauguró este sábado en Venezuela.

 

En el acto de inauguración, el presidente venezolano Hugo Chávez dijo que “llegó la hora de que el petróleo sirva al desarrollo de nuestros pueblos” y lamentó que en el pasado “servía al desarrollo de Estados Unidos”.

 

“Ahora Venezuela pondrá sus reservas de petróleo al servicio de América Latina, primordialmente”, agregó el mandatario.

 

De acuerdo con Chávez, Venezuela financiará el 50% de la factura petrolera de esos cuatro países y creará un fondo ALBA para proyectos sociales en el área agrícola, de producción de alimentos y de promoción de pequeñas y medianas empresas.

 

El mandatario no precisó, sin embargo, cuánto sería el volumen de esos suministros.

 

Venezuela, con una meta de producción para este año de casi 3 millones de barriles diarios, vende a Estados Unidos 1.5 millones de barriles diarios.

 

A través de Petrocaribe, Venezuela ya suministra crudos a la mayoría de los países caribeños, financiando el 40% de sus facturas.

 

La Cumbre, comenzó en Barquisimeto (250 km al suroeste de Caracas) con llamados a fortalecer su alianza “antiimperialista” e integrar a los movimientos sociales.

 

Asisten también como observadores el presidente de Haití, René Préval, la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, así como delegaciones de Uruguay y de los países caribeños St. Vincent, St. Kitts Nevis y Dominica.

 

En el discurso inaugural, Ortega evocó la lucha armada del Frente Sandinista y aseveró que “cuando empuñamos las armas lo hicimos con el mismo objetivo con el que estamos librando ahora esta batalla. Apostábamos a destruir y acabar con la dominación imperialista y capitalista”.

 

Lage, por su parte, enfatizó que la “integración es subordinar la economía a la política. La integración que buscamos es la de nuestros pueblos, no de nuestros mercados”.

 

En el mismo tono, Morales sostuvo que el ALCA (Area de Libre Comercio para las Américas) que propulsaba Estados Unidos y en contraposición a la cual surgió el ALBA era el “área de libre colonización”.

 

Por ello, pidió un “comercio justo que permita resolver los problemas económicos de los países”.

 

Los primeros acuerdos del ALBA se firmaron entre Cuba y Venezuela en diciembre de 2004, pero el grupo se formalizó en abril de 2005. En 2006 se unió Bolivia y en enero de este año adhirió Nicaragua.

 

En la cumbre se revisarán proyectos en educación, salud, industria, producción de alimentos y de energía, “colocando lo social por delante”, dijo Chávez.

 

En materia energética, Venezuela ofrecerá a los países del ALBA más Haití cumplir con sus requerimientos energéticos y financiar el 50% de su factura, anunció Chávez.

 

 “El ALBA se ha consolidado en una primera etapa y va a continuar creciendo. El ALCA ha muerto”, sentenció el presidente venezolano.

 

En esta cumbre, los presidentes desean incorporar formalmente a los movimientos sociales de América Latina, y se prevé que en el acto de clausura este domingo firmen la “Declaración de apoyo al ALBA del encuentro de líderes sociales”.

 

A Barquisimeto han llegado cerca de 150 delegados de movimientos sociales, que este sábado se reunieron en deliberación y el domingo tendrán un “conversatorio” con los mandatarios en el pueblo cercano de Tinterero, donde funciona un “núcleo de desarrollo endógeno” de artesanos.

 

Entre los delegados de los movimientos sociales figuran desde representantes del Movimiento Sin Tierra, de Brasil, hasta del Frente Farabundo Martí de El Salvador, así como legisladores, gobernadores y alcaldes de países de América Latina.

 

En el marco de la cumbre serán inaugurados los II Juegos Deportivos del ALBA, en los que participan atletas de 31 países en 45 disciplinas.

 

El ALBA se define como un mecanismo “de unión” más que de integración comercial, en el cual los convenios sociales, como los educativos o de salud, al igual que los culturales y deportivos, buscan darle una unidad política e ideológica al grupo.

 

El canciller venezolano Nicolás Maduro aseguró que en esta cumbre “se crearán los mecanismos para mantener una articulación permanente con los grandes movimientos sociales del continente”.

 

Sin embargo, no hay una definición clara sobre cuáles representantes de los movimientos sociales tendrían derecho de participar en el ALBA.

 

Hasta ahora, el ALBA se ha concretado en convenios bilaterales Venezuela/Cuba y Venezuela/Bolivia.

 

Con esta cumbre, el grupo se planteó el reto de trascender esos acuerdos y crear una institucionalidad que permita su crecimiento.

 

La Cumbre de la Alternativa Bolivariana de América (ALBA) fue inaugurada este sábado en Venezuela con la presencia de los mandatarios Evo Morales (Bolivia), Daniel Ortega (Nicaragua), Hugo Chávez (Venezuela) y el vicepresidente cubano Carlos Lage.

 

También están presentes como observadores el presidente de Haití, René Préval, y la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa.

 

Además, acuden delegaciones de Uruguay y de los países caribeños St. Vicent, St. Kitts Nevis y Dominica.

 

En su discurso inaugural, Chávez evocó al líder cubano Fidel Castro, con quien fundó el ALBA hace tres años.

 

 “How are you Fidel. Fidel está pegado al televisor. Me ha enviado una carta que me trajo el vicepresidente Lage”, dijo Chávez.

 

Y dirigiéndose al vicepresidente cubano, Chávez elogió al “pueblo cubano que ha sido capaz de levantar su propio proyecto socialista en las narices del imperio más poderoso, cínico, cruel y violento que ha pasado por la historia”.

 

 “Con ustedes está Fidel, porque estará siempre donde haya un pueblo luchando”, agregó.

 

Chávez recordó su primer viaje a Cuba, en 1994, cuando conoció a Castro y refirió que “ahí empezó esta relación en la cual él es un padre para mí y yo un hijo para él. Es mi padre. Tengo dos padres: mi padre Hugo de los Reyes y mi padre Fidel”.

 

Originalmente, esta cumbre del ALBA estaba prevista para celebrarse en Cuba, y se pensaba que podría ser la ocasión para la reaparición pública de Castro, convaleciente y fuera del gobierno desde hace nueve meses.

 

El ALBA fue fundado hace tres años por Cuba y Venezuela. En 2006 se les unió Bolivia y en enero de este año adhirió Nicaragua.

 

Venezuela propuso un acuerdo petrolero para los miembros de la Alternativa Bolivariana para las América (ALBA) con el propósito de garantizar el ciento por ciento de sus necesidades energéticas.