A pesar de Ambito Financiero y la version de la Embajada de EE.UU.

EN LA ISLA MARGARITA, LA OPEP DEL GAS Y EL GASODUCTO DEL SUR SALEN CON FRITAS

Pagina 12/

rafael_ramirez_2
El Ministro de Energía de Venezuela, dio como ejemplo los convenios con Argentina : -El gas que tiene Sudamérica debe ser para el consumo y el desarrollo de Sudamérica.

En la Isla Margarita, la Opep del Gas y el Gasoducto del Sur sale con fritas.

 

EN LA CUMBRE DE MARACAIBO SE AVANZO EFECTIVAMENTE EN EL GASODUCTO DEL SUR Y EN EL PLAN DE LA OPEP DEL GAS.

(A Pesar de Ambito Financiero y la version de la Embajada de EE.UU.)

 

Con la presencia de todos los Presidentes de la Región (menos Tabaré), se anunció la primera etapa de la construcción del Gasoducto, con el tramo Güiria (Venezuela) y Recife (Brasil), de 5 mil kilómetros de extensión, a un costo de u$a 11 mil millones.

 

Se acordó la OPEP del gas y se bajó la polémica sobre biocombustibles

 

Los presidentes de la región reunidos en Isla Margarita. Predominó la idea de la Soberanía Energética Latinoamericana.

   

 Desde Isla Margarita

 

Con Argentina como principal aliado, Venezuela se dio el gusto de lograr darles, en la reunión de Ministros de Energía de Sudamérica, el puntapié inicial a 2 proyectos de fuerte contenido político: el Gasoducto del Sur y la Organización de Países Productores y Exportadores de Gas del Sur.

 

Aunque suene grandilocuente, el apoyo dado hacia ambas iniciativas por todos los Ministros presentes, incluido el de Brasil, representa el respaldo Político hacia el proyecto más ambicioso que están impulsando en conjunto Argentina y Venezuela y en los que aparece cada vez más comprometido Bolivia.

 

Recientemente, un semanario Uruguayo definía al Gobierno de Venezuela de una forma que se adapta perfectamente a lo que sucedió en esta Cumbre Energética Sudamericana, después de todos los chisporroteos previos que preanunciaban una tormenta en la relación entre sus miembros.

 

“Venezuela es como esa mina del barrio, la más bonita, la más llamativa, la que todos desean, pero con la que ninguno quiere que lo vean por lo que puedan decir”, describía aproximadamente en esos términos la revista Brecha la sensación que existe en Uruguay sobre la vinculación de ese País con el Gobierno de Chávez.

 

En tiempos de escasez de energía y horizontes de agotamiento para los recursos no renovables, la necesidad puede más que las apariencias.


Venezuela ha puesto los recursos de su subsuelo al servicio de su proyecto Político Sudamericano, apoyado en una férrea integración con sus vecinos de la región.

 

Ayer, martes 17 de abril, el Ministro de Energía y Minas de Venezuela y Presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, dio como ejemplo los convenios de cooperación con Argentina para describir la forma de integración que Venezuela propone. “El gas que tiene Sudamérica debe ser para el consumo y el desarrollo de Sudamérica”, subrayó varias veces el Ministro anfitrión durante las casi 4 horas de reunión a puertas cerradas con sus pares regionales, en las que casi no hubo lugar para los discursos protocolares.

 

No fue ingenuo ni inocente que la reunión se abriera con una amplia exposición de los avances logrados en materia del proyecto del Gasoducto del Sur, la idea calificada por los Liberales como “faraónica” de atravesar Sudamérica de Norte a Sur, desde Venezuela hasta Argentina, con un caño que represente la integración física de todo el Continente.

 

Esa obra “faraónica” tendrá su 1ª etapa en la construcción del tramo Güiria (Venezuela) y Recife (Nordeste Brasileño), de nada menos que de 5 mil km de extensión (4 mil en territorio Brasileño) y a un costo de U$A 11 mil millones, según estimó una fuente de la delegación Argentina. Según lo expuesto por Ramírez, la obra se pondría en marcha a fines de 2009 y estaría prestando servicio en 2013.

 

Tampoco resultó casual que el 2º expositor fuera Julio De Vido, quien repasó los puntos de avance del acuerdo con Bolivia para licitar y construir el Gasoducto Nordeste en Argentina, por el que este país recibirá 20 millones de metros cúbicos diarios de gas, a partir de 2010 si el cronograma de obra se cumple.

 

Con la apertura de la licitación prevista antes de los próximos 90 días y el inicio de obras programado para Octubre, este emprendimiento de 1200 km y un costo aproximado de 1800 millones de dólares (incluida la planta compresora y separadora de gases en Yacuiba, Bolivia) está planteado como parte del mismo trazado que integrará la conexión Güiria-Recife al norte.

 

Si las 2 primeras exposiciones estuvieron perfectamente calibradas, no fue menos oportuna que la 3ª corriera por cuenta del Ministro de Energía Brasileño, Silas Rondeau, quien elogió la iniciativa y puso a Brasil en el centro mismo del desarrollo del gran Gasoducto del Sur.

 

“El proyecto es de gran importancia, de enorme expectativa para Brasil, al punto que se han realizado más de 50 reuniones técnicas en nuestro País; el Gasoducto del Sur forma parte de nuestro proyecto estratégico”, planteó con firmeza.

 

Carlos Villegas, de Bolivia, intervino para garantizar que su país contará con los recursos suficientes para ofrecer el gas comprometido con Argentina en el año 2010, en respuesta a los comentarios sobre una eventual caída en su producción por el parate de las inversiones tras la nacionalización de hidrocarburos.

 

El representante de Ecuador adhirió calificando el proyecto como "El aprovechamiento de una oportunidad histórica. Y aseguró que su país trabaja con Perú para aprovechar al máximo el gas de nuestra área” a través de interconexiones en red.

 

La mayor sorpresa provino de la definición del representante del Gobierno Colombiano, quien se refirió al gran gasoducto como “Un proyecto estratégico para nosotros, dada la necesidad de su País de integrarse con vistas a su situación en el mediano plazo. Si en 4 años no obtenemos resultados distintos a los actuales en nuestras exploraciones, vamos a tener dificultades de abastecimiento de hidrocarburos”, advirtió.

 

El actual desarrollo del Gasoducto Transoceánico con Venezuela permitirá una complementación que resultaría incomprensible desde el punto de vista de la relación Política entre ambos Gobiernos (Chávez y Alvaro Uribe).

 

El otro plato fuerte del menú estuvo en la presentación de la llamada OPEP del Gas del Sur, una propuesta de coordinación de Políticas de producción, de precios y de exportación de los Países de la región en materia de gas.

 

Hasta Brasil, al que se suponía totalmente ajeno a la iniciativa promovida por Argentina, Venezuela y Bolivia, se pronunció en su favor. “Tenemos un conocimiento apenas inicial de la idea, pero estamos totalmente de acuerdo en su desarrollo”, definió Silas.

 

El 1º y más difícil paso ya estaba dado.

 

Tras las expresiones generales de apoyo a la idea del Gasoducto del Sur y a una unión estratégica en torno de una OPEP del Gas Regional, ya se empezó a trazar la idea de un “anillo energético” más ambicioso que otras ideas anteriores: Unir en un trazado a todos los Países del Pacífico para cerrar un círculo con la conexión de Venezuela con Argentina.

 

Con todos interconectados, se sueña, el gas podría fluir en cualquier sentido hacia allí donde en cada momento se necesite.

 

Proyectando en grande, los participantes de esta Primera Cumbre Energética Sudamericana acordaron dejar de lado las diferencias con respecto al desarrollo del biocombustible.

 

El tema apenas apareció tangencialmente durante el encuentro, siempre en tono amable y sin doble intención.

 

Fue el gesto de devolución al Brasil por su respaldo a las 2 iniciativas que fueron eje del encuentro.

 

Pagina 12/