El insospechado alcance de algunos agro tóxicos, comprometen la salud de nuestra población urbana.

PANDEMIA EN EL PAIS DE LA SOJA

pais-soja1-2 Se suman las sospechas que relacionan la actual emergencia sanitaria con el equivocado asesoramiento agronómico a la región.

Se suman las sospechas que relacionan la actual emergencia sanitaria con el equivocado asesoramiento agronómico a la región.

PANDEMIA EN EL PAIS DE LA SOJA

 

Por Arturo Avellaneda

 

El insospechado alcance de algunos agro tóxicos, cuyos efectos secundarios ya comprometen la salud de nuestra población urbana.

 

Asociar un monocultivo a una epidemia no es un absurdo en principio por que desde un punto de vista exclusivamente biológico, ambos fenómenos son lo mismo, una superpoblación.

 

Resulta en cambio difícil de entender por que el monocultivo de soja, tarda tanto en ser vinculado a los tres rebrotes epidémicos que fustigan la misma

región. Simplemente la superposición geográfica de la actividad sojera con la superpoblación de mosquitos resulta francamente evidente.

 

Científicos de la Universidad de Pittsburg han corroborado los letales efectos secundarios del producto Round Up (nombre comercial del glifosato producido por la empresa MONSANTO).

 

Ya no solamente elimina de los cultivos todo otro organismo viviente fundado en el metabolismo de la clorofila, sino que alcanza secundariamente a toda otra forma de vida silvestre.

 

Específicamente este estudio se avoca a los batracios (ranas) de los que se comprobó que sobre tres especies expuestas a dicha sustancia y en concentraciones usuales, dos de ellas desaparecen, mientras que una tercera alcanza remisiones superiores a un 80%.

 

La existencia de tres infecciones cuyo vector es coincidentemente el mosquito nos debe poner a pensar en que no se trata de un simple rebrote cíclico, sino que indudablemente hay una causa de magnitud industrial impulsando este enorme desajuste de la naturaleza.

 

La superposición  geográfica con el área sojera, es materialmente inobjetable.

 

En la actualidad, numerosos municipios ligados a los brotes epidémicos de dengue, malaria, paludismo y fiebre amarilla, coincidentemente ligados a la

superpoblación de diversas variedades de mosquitos habidas en Bolivia, Paraguay, Brasil, Uruguay y Argentina; aconsejan el uso de repelentes personales y el cuidado del entorno hogareño con insecticidas de venta autorizada.

 

En cambio, la fumigación de humedales y cursos de agua próximos a los centros urbanos con otros tóxicos (Malathion o fosforados semejantes), merecería un más prudente estudio de impacto ambiental, dado que podrían potenciar la plaga de mosquitos de una manera exponencial.

 

Sencillamente, las larvas de mosquito son un alimento frecuente en la dieta de otras ninfas de insectos como las del alguacil o libélula.

 

Puntualmente en su fase de ninfa, este insecto es especialmente voraz y posee un período de actividad acuática de hasta tres años antes de eclosionar a su conocida etapa adulta.

 

Con la fumigación de su hábitat se estaría retirando otro importante predador del mosquito en estado silvestre, además de las ranas.

 

Al desvanecerse el efecto del insecticida, los mosquitos podrían alcanzar rápidamente una altísima concentración poblacional mientras que a sus

predadores podría tomarles años recuperar su benéfica presencia.

 

A cuarenta y cinco años de la publicación del libro de E. Carson "Primavera silenciosa", donde esta recordada pionera denunciara la masiva pérdida de aves por consecuencia directa del empleo del insecticida DDT en la agricultura, aún no vemos el final de este destructivo asesoramiento agronómico que se cierne despiadadamente sobre todo el planeta.

 

Sin peces, sin aves, ni murciélagos, sin ranas ni otros insectos benéficos,

el umbral de una pandemia se perfila inexorable.

 

Afortunadamente nos encontramos con el período frío del año por delante, lo que hace decrecer espontáneamente la densidad de mosquitos y eso, "posiblemente" nos de la chance de reflexionar acerca de cuales son las verdaderas medidas preventivas que vamos a tomar la próxima primavera, cuando por las noches, ya ni las ranas nos quieran homenajear con su canto.

 

AA/

 

N&P: El Correo-e del autor es Arturo Avellaneda < arturavellaneda@msn.com>