Los optimistas dicen que crisis tambien significa oportunidad.

HAGAMOS UNA IGLESIA NACIONAL Y POPULAR, CATOLICA, APOSTOLICA Y LATINOAMERICANA.

juan-pablo-ii-y-helder-cama
Helder Camara, aqui con Juan Pablo II. Tomemos el ejemplo de los sacerdotes del tercer mundo, de los curas carismáticos y sanadores y del compañero Jesus de Nazareth.

HAGAMOS UNA IGLESIA NACIONAL Y POPULAR, CATOLICA, APOSTOLICA Y LATINOAMERICANA.

 

Por Martin Garcia

 

Los optimistas dicen que crisis tambien significa oportunidad.

 

Aprovechemos que este Papa Benedicto XVI de la Iglesia Catolica Apostolica y Romana ha vuelto a las catacumbas y vayamonos. Nada es para siempre. Todo comienza y todo termina.

 

Hagamos una Iglesia Nacional y Popular Catolica Apostolica y Latinoamericana.

 

Pongamos a Bergoglio al frente que es compañero, a Farinello, a Ruben Dri, al Pocho Brizuela, a Pajarito Fernandez, que tambien lo son, a muchos otros que lo son indudablemente y tomemos algunas medidas.

 

Si los ingleses pudieron hacer una Iglesia de ellos y renunciaron a Roma ¿Por qué no podemos hacerlo nosotros?

 

Al querido Cristo de Nazareth llamemoslo el Compañero Jesus ya que lidero la lucha contra el imperio romano y el poder financiero que expoliaba a los habitantes de Judea.

 

Ampliemos la familia y veneremos a la Virgen Maria y a Maria Magdalena como su compañera. Y a  sus hermanos. Y a su padre terrenal, San Jose, el carpintero.

 

El Compañero Jesus es hijo de Dios, según el, como todos nosotros.

 

Consagremos la igualdad del hombre y la mujer como lo hizo el compañero Jesus y actuemos en consecuencia. Que pueda haber sacerdotes y sacerdotisas.

 

Sigamos la luz que nos ilumino el camino de Jeronimo Podesta y eliminemos el celibato ¡Cuantos grandes sacerdotes nos hemos perdido por insistir en este tema cuyo unico beneficio es traccionar propiedades familiares para consolidar un poder economico alrededor del Vaticano.

 

Declaremos Santos a Evita, a la Difunta Correa, al Che Guevara, al Gauchito Gil, al Cura Lorenzo, a Tupac Amaru y a Fray Luis Beltran que fue el cura de la Revolucion de Mayo. Tambien a Óscar Arnulfo Romero, a Camilo Torres, a Enrique Angelelli, Jorge Novak, Jaime de Nevares, Esteban Hesayne, Alberto Devoto, Vicente Zazpe, Camilo Cienfuegos, al Padre Mugica, a los palotinos y a las monjas francesas, si es que se puede avanzar mas alla del lugar de los martires.

 

Tomemos el ejemplo de los sacerdotes del tercer mundo y de los curas carismáticos y sanadores.

 

Y de  tantos otros.

 

Debemos darle especial enfasis a curar y sanar el espiritu y con ellos la totalidad del ser de cada uno del equilibrio y la armonia de todos nuestros hermanos y hermanas por la practica del amor del Compañero Jesus y de todos nosotros.

 

A traves de la practica del amor responsable podremos reforzar los conceptos de dignidad, valía, honor, homradez, alegría, responsabilidad, perdón, ya que todos tenemos derecho a equivocarnos y tambien a ser perdonados desde una perspectiva de ser reconocidos en nuestra verdadera dimension, en nuestro propia dignidad, de acuerdo a las circunstancias, educación, conocimiento, alejando de la moral publica y la presion social toda idea del pecado, de culpa que sea condenatoria, artificial, hipocrita y conveniente para las clases dominantes y para los fines imperiales de explotacion y sobreexplotacion, como el racismo y las clases sociales.

 

Consagremos la doctrina de Juan XXIII, Helder Camara, Jeronimo Podesta y de tantos Santos que hemos tenido y consagremolos Santos a todos ellos.

 

Hagamos una amplia amnistia y reincorporemos a todos los sacerdotes que fueron apartados de la Iglesia por practicar el amor.

 

Casemos a todos los que quieran casarse y sean primerizos o se hayan divorciado de cualquier otro matrimonio anterior. No es justo que los adinerados puedan divorciarse por el Vaticano y los pobres no.

 

Casemos a quien quiera consagrar su amor para compartir la vida con el ser amado.

 

Jerarquizemos la familia y luchemos para ampararla. Ampliemosla a todos los miembros de la familia, los padres, los hijos, los abuelos, los tios, los ex tios, los sobrinos, los ex sobrinos, los ex esposos y esposas, los ex suegros, los hermanos de los hijos, y los hijos de los hermanos de los hijos, sin distinguir hijos de hijastros ni medio hermanos. Que reinen hermanos y hermanas por doquier y toda la familia, por doquier.

 

Despues, el tiempo y la distancia diran como sigue cada relacion, pero consagremosla antes como la familia ampliada o la familia grande, como la de Sandrini.¡Hay que agrandar la mesa!

 

Despues de la amnistia, echemos a todos los sacerdotes, obispos, cardenales, monjas, etc. que se hayan abusado sexualmente de menores de edad.

 

No hagamos como en Roma que crucifican a los separados y protegen a los pedófilos.

 

Consagremos a Latinoamerica como el territorio de la hermandad, la solidaridad, la familia, la vida y el amor, y condenemos la guerra de cualquier tipo.

 

Demosle rango de territorio de la Pacha Mama.

 

Cuidemos los bienes que nos ha dado Dios en la naturaleza incluyendo entre esos bienes a nosotros mismos,  no olvidemos que Jesus decia –Ama a los demás como a ti mismo…que es lo mismo que decir –Amate a ti mismo como amas a los demás.

 

Condenemos claramente la riqueza obtenida de la explotacion del hombre por el hombre.

 

Luchemos por lo necesario para cada uno y por que este al alcance de todos. La riqueza que nos han puesto a disposicion es demasiado grande y abundante y alcanza para todos. No nos dejemos engañar ni robar por otros, que sirven a otros intereses ajenos a nuestra comunidad.

 

El derroche debe ser condenado, la ostentacion, el racismo, todo lo que nos divida y que este engendrado por el odio. Nosotros dediquemonos al Amor.

 

Jerarquicemos el trabajo como parte de los derechos divinos del hombre. Y tambien el derecho a la felicidad.

 

Volvamos a poner aquello de -Perdona nuestras deudas asi como nosotros perdonamos a nuestros deudores (Aunque dejemos lo de las ofensas que tambien es bueno) ya que respondia al jubileo que era una costumbre de declarar perimidas a las deudas contraidas con anterioridad a cada uno y volver a repartir, como en el juego de las cartas, a cada uno, lo suyo.

 

Demos la noticia al mundo que hemos declarado a Latinoamerica reino del amor.

 

Nosotros iremos por la felicidad del pueblo y la grandeza de la gran familia latinoamericana.

 

Quienes se opongan  a esto seran caracterizados como hijos del Diablo y del Imperio o los Imperios y condenados al odio de los pueblos y a la infelicidad eterna.

 

Nuestra Iglesia Nacional y Popular, Catolica, Apostolica y Latinoamericana se dedicara, desde su inicio, a liderar la Gran Revolucion por la Vida y el Amor.

 

¿Acaso el Compañero Jesus no vino a darnos esa noticia y anotarnos en esa lucha?

 

MG/

 

N&P: El Correo-e del autor es Martin Garcia martingarcia@fibertel.com.ar