"Bush se ha dado cuenta que "" la ofensiva antiimperialista va en serio"

CHÁVEZ ACUSA A BUSH DE IMPULSAR UN MAGNICIDIO

EFE

chavez-y-evo-2
Evo Morales, expreso su admiración por el presidente venezolano y lo nombró “libertador de América”, junto a Castro.  

CHÁVEZ ACUSA A BUSH DE

IMPULSAR PLANES DE MAGNICIDIO

 

Por Miriam Burgués

 

El Alto/EFE El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, acusó hoy a su colega estadounidense, George W. Bush, de impulsar planes de “magnicidio” en algunos países de América Latina que se han aliado contra el “imperio” y la globalización neoliberal.

 

“El imperio contraataca y es su propio jefe el que conduce el ataque”, dijo Chávez en la ciudad boliviana de El Alto, aledaña a La Paz, refiriéndose a la gira que Bush realiza en estos días por cinco países del continente.

 

Chávez participó en un mitin de organizaciones de izquierda junto con su amigo, colega y aliado boliviano, Evo Morales, y afirmó que la gira de Bush se debe a que el mandatario estadounidense “se ha dado cuenta de que la ofensiva antiimperialista va en serio".

 

En su segundo día de visita a Bolivia, tras pasar por Argentina y antes de seguir hacia Nicaragua, el líder venezolano firmó varios acuerdos bilaterales con Morales y arremetió contra Bush por “sembrar semillas divisionistas” entre quienes persiguen la “emancipación latinoamericana".

 

Sobre la simultaneidad de sus giras, Chávez subrayó que es sólo “una coincidencia”, puesto que Bush “es el asomado; nosotros estamos en nuestra casa".

 

El presidente estadounidense comenzó el jueves una gira por Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México.

 

“Ahora se viste el lobo con piel de oveja, viene en son de paz”, dijo en tono irónico, y alertó “contra las estrategias del imperio”, comandado por un “cadáver político” al que parece que le da “taquicardia” pronunciar el nombre de Chávez.

 

Parafraseando al líder cubano, Fidel Castro, el mandatario venezolano afirmó que, para desgracia de EE.UU., “el genio se salió de la botella y nada ni nadie podrá embotellarlo”, en alusión a una “nueva hora” de una Latinoamérica “obligada a triunfar".

 

Chávez apeló a la unidad de los pueblos y a “sacar de la confusión” a muchos compatriotas suyos que, a su juicio, viven atemorizados por toda la “artillería mediática” contraria a él y a sus aliados.

 

Morales confirmó al mandatario venezolano que su país “no está solo” en esa lucha, pero se mostró mucho más comedido a la hora de juzgar el viaje de Bush por la región.

 

El anfitrión sólo mencionó las manifestaciones de protesta en los países que visita el gobernante estadounidense, como las registradas hoy en Bogotá, y las contrastó con el apoyo que dieron a Chávez más de 4.000 personas de agrupaciones gubernamentales bolivianas que se congregaron hoy en El Alto.

 

Chávez se ganó al auditorio cuando comentó que “se le acelera el pulso” cada vez que está en Bolivia y alabó la “dignidad y el coraje” de Morales, mientras que éste confesó su admiración por el venezolano y lo nombró “libertador de América”, junto a Castro.

 

Ambos ratificaron la alianza Cuba-Venezuela-Bolivia con la firma de una declaración conjunta para profundizar la cooperación en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

 

Bolivia aceptó sumarse a Venezuela y Argentina para poner en marcha el Banco del Sur, cuyo objetivo será que Latinoamérica alcance “su independencia financiera” ante organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, a los que Chávez calificó de instrumentos al servicio de EEUU.

 

Un tercer convenio persigue la integración energética entre Caracas y La Paz, con la transferencia de tecnología y el desarrollo de nuevos proyectos de industrialización de gas.

 

Por último, Chávez y Morales firmaron la convocatoria para la primera Cumbre de Presidentes y Movimientos Sociales de la región, que se celebrará en la ciudad boliviana de Cochabamba (centro) el próximo mes de junio.

 

Durante la última Cumbre Suramericana, celebrada en diciembre pasado en esa misma ciudad, Morales intentó reunir a los presidentes del área y a organizaciones de izquierda, pero sólo Chávez acudió a esa cita.

 

Chávez, que visitó ayer las zonas amazónicas de Bolivia devastadas por las inundaciones provocadas por el fenómeno climático “El Niño”, partió hoy de El Alto hacia Managua, donde se reunirá con el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega.

 

CHÁVEZ FESTEJA EN BOLIVIA

SU EXITOSO PASO POR ARGENTINA

Chávez llegó a Trinidad, Bolivia, desde Buenos Aires y en el aeropuerto, no más, tardó media hora en los saludos. Se abrazó alborozado con Evo Morales por el éxito de su paso por Buenos Aires, atenuado por el gobierno y exaltado por los grupos de izquierda. Lleva ayuda para las víctimas de las inundaciones pero la razón esencial de su gira es manifestar contra la visita de Bush a Brasil y Uruguay, y su presencia en Colombia. No estuvieron para recibirlo el prefecto del anegado departamento de Beni y el alcalde de Trinidad, molestos por la prepotencia de los custodios venezolanos.

 

Trinidad, Bolivia (AP, ANSA y EFE) Ñ El presidente venezolano, Hugo Chávez, criticó ayer con la misma virulencia que había empleado en la Argentina la gira que realiza George W. Bush por Latinoamérica, al señalar que con ella busca mantener en estas tierras el imperialismo del que es jefe y calificó como ridículos los planes de la Casa Blanca para ayudar a la región.

 

En un discurso de más de una hora, y ante unas 1.500 personas que llegaron con banderas venezolanas, cubanas y bolivianas al aeropuerto de esta ciudad del oriente boliviano para darle la bienvenida, Chávez afirmó que el ""neoliberalismo es el camino al infierno"".

 

En contraposición, sostuvo que el ideario del presidente cubano Fidel Castro, a quien llamó ""padre"", abrió la senda del socialismo del Siglo XXI, que a su juicio es el único camino para los pueblos desde el Caribe a Tierra del Fuego.

 

Chávez, acompañado por el presidente boliviano Evo Morales, también anunció que después de asistir mañana a un acto organizado por el gobierno cerca de La Paz donde se anuncian manifestaciones contra la gira de Bush, seguirá viaje a Nicaragua donde se encuentra su aliado, el mandatario sandinista Daniel Ortega.

 

Además, fustigó a la oposición en Bolivia y a sectores de la prensa que critican permanentemente su supuesta injerencia en este país.

 

Indicó que ellos son la quinta columna que favorece los planes hegemónicos de Bush.

 

También se comparó con Simón Bolívar al señalar que quienes lo atacan en Bolivia y en Venezuela, son los mismos que expulsaron de Caracas al Libertador.

 

Indicó que el neoliberalismo, que promueve Bush en estas tierras, cayó ""como mil huracanes, como mil inundaciones"" sobre Bolivia y otros países, al aludir a las inundaciones que sufre este país desde diciembre, que ya han cobrado 51 vidas y afectado a 79.000 familias.

 

Antes, el presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Ricardo Alarcón, también presente en la cita, se había manifestado en el mismo sentido. El viceministro de cultura de Ecuador, Antonio Preciado, fue el tercer invitado internacional.

 

Chávez explicó que llegó a Bolivia para entregar ayuda de su país para los damnificados, consistente en la donación de dos helicópteros de fabricación rusa y 40 tractores para los campesinos de Beni, el departamento del que Trinidad es capital, también afectados por las inundaciones.

 

Chávez se declaró ""tremendamente impresionado por la magnitud de la tragedia"", y sugirió que el Banco del Sur, cuya creación concertó con el presidente Néstor Kirchner, destine una parte de sus primeros recursos a apoyar la recuperación económica de la región.

 

El mandatario elogió la presencia de centenares de voluntarios cubanos y venezolanos que llegaron para apoyar en las tareas de auxilio a los damnificados, y destacó que, en el caso de su país, es la primera vez que envía brigadas de activistas similares a las que Cuba tiene en distintas regiones.