Como mujer peronista rindo homenaje a las compañeras textiles de Nueva York en su holocausto y a todas las militantes asesinadas.

EVITA Y LA MUJER

Por Teresita Quintela

Evita:-«Ha llegado, la hora de la mujer argentina redimida del tutelaje social, y ha muerto la hora de la mujer relegada a la más precaria tangencia de la vida moderna.»

EVITA Y LA MUJER

Por Teresita Quintela *

NAC&POP

08/03/2007

En 1908, en los Estados Unidos de Norteamerica 129 mujeres compañeras obreras textiles de Nueva York, iniciaron una huelga por mejores salarios y mejores condiciones de trabajo para las mujeres.

 Enfrente suyo se situaron el capitalismo salvaje y el machismo que no permitía que unas mujeres osaran alzarse contra su poder.

 Las compañeras encontraron la muerte como respuesta a sus demandas como obreras y como mujeres. 

Fueron quemadas vivas en un incendio provocado por los dueños de la fabrica.

Ese holocausto, ese genocidio, que intento ser una advertencia para las mujeres en la marcha por sus derechos, termino siendo una bandera de lucha para las mujeres de todo el mundo.

Podríamos  encuadrar los orígenes del movimiento de lucha por los derechos de la Mujer en cinco periodos histórico; el mundo antiguo, el inicio del cristianismo con Jesus, la ilustración, la revolución francesa y los sufragismos.

 En primer lugar, cabría señalar el papel del feminismo incipiente en las sociedades griegas del Mundo Antiguo aparecen algunas historias como es el caso de las «amazonas» el mito de mujeres que se organizaban  en comunidades femeninas en libertad sin la opresión de los varones.

En segundo lugar destaca el cristianismo y el mensaje que trae Jesús de Nazareth.

Para Ruben Dri, en el evangelio de Marcos, escrito unos años después de la muerte de Jesús, Cristo anticipa y proclama claramente y taxativamente la igualdad del hombre y la mujer, una revolución que no es continuada y mas bien soslayada.

 En tercer lugar, la ilustración destaca obras clave como «Sobre la igualdad de sexos» de Pulen de la Barré (f) (1673) que establece que hombre y mujeres nacen libres e iguales y por tanto tienen todos los mismos derechos.

 En cuarto lugar se destaca la Revolución Francesa a finales del siglo XVIII, cuando las mujeres se organizan y reivindican su identidad como oprimidos por su condición de mujeres redactando sus propias peticiones.

 Así, se redacta la «Declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana» en 1791 por Olimp de Gugués, (f) que reclama abiertamente la necesidad de la igualdad social denunciando el modelo social vigente donde el hombre quiere mandar como un déspota sobre un sexo que recibió todas las facultades intelectuales. 

En quinto y ultimo lugar se destaca el movimiento sufragista, entre los siglos XIX-XX aunque iniciado a mediados del siglo XIX.

 A partir de las dos guerras mundiales, el feminismo sufre un periodo no de recesión, pero si de cierta calma.

 Evita, en su misión de ayuda humanitaria por Europa dirá en Madrid el 15 de junio de 1947 que «Este siglo no pasará a la historia con el nombre de «Siglo de las Guerras Mundiales..sino con otro nombre mucho más significativo: «El Siglo del Feminismo Victorioso».

 En la Argentina de Perón, ya en su primer discurso oficial, Evita se refiere a la mujer en ese sentido.

 Dice:- «.. hay millones de mujeres injustamente pospuestas en aquello de mayor valor en toda conciencia: la voluntad de elegir…» 

Eva se propuso como meta personal la participación masiva de la mujer en política, hasta que el 9 de septiembre de 1947 el Congreso aprueba la ley 13.010 que permitía a las mujeres incursionar en cargos políticos y fundamentalmente a votar.

 Desde entonces los logros se fueron sucediendo y le siguió el censo de mujeres peronistas en todo el país , la  organización de la primera Asamblea Nacional de Movimiento Peronista Femenino el 26 de julio de 1949.

Con  la creación del Movimiento Peronista Femenino se presentaría en las Unidades Básicas, capacitación política, clases de alfabetización, de corte y confección, danzas, arte culinario, asistencia médica, jurídica, enfermería y hasta el mismo Partido Peronista Femenino.

 Para las elecciones del 11 de noviembre de 1951 el Peronismo incluyó a mujeres en todas sus listas nacionales para legisladores. concretando el sueño de miles de mujeres, ya que en su representación ocuparon sus bancas 23 diputadas y 6 senadoras en 1952.

 La Argentina de Perón adelanta situaciones de derecho para las mujeres incluso con la Ley de Divorcio aprobada en las Cámaras.

 Así como para el cristianismo la mujer de mujeres es la Virgen María, indudablemente para las peronistas, la mujer de las mujeres es Evita. 

En La razón de mi vida, Evita escribe: «…el hombre puede vivir exclusivamente para sí mismo. La mujer, no… » 

Se refería  a que la mujer vive para el conjunto, para si, para sus hijos, para su familia, para su comunidad…

 El pueblo tenía necesidad de una Evita gritando desde su propia historia de sometimientos como mujer, desde una pasión que exigió y obtuvo los derechos cívicos para todas las mujeres.

 Ese pueblo fue quien registro la dimensión exacta de su muerte, que no era la de un cuerpo vencido sino la de un hecho social.

Silenciada la voz transgresora de Evita, los humildes volverían al «balbuceo de los oprimidos».

 Evita cumplió con su destino de amor, de mujer, ocupándose personalmente de los problemas de los más necesitados, soliendo retirarse a descansar a muy altas horas de la madrugada.

 Decía Evita ya el 12 de marzo de 1947:

     «…Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad.

 Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país, que es, en definitiva, el destino de su hogar.

 Ha llegado la hora de la mujer argentina, integramente mujer en el goce paralelo de deberes y derechos comunes a todo ser humano que trabaja, y ha muerto la hora de la mujer compañera ocasional y colaboradora ínfima.

 Ha llegado, en síntesis, la hora de la mujer argentina redimida del tutelaje social, y ha muerto la hora de la mujer relegada a la más precaria tangencia con el verdadero mundo dinámico de la vida moderna.»

Eso dice Evita ya el 12 de marzo de 1947

 Como mujer peronista rindo homenaje a las compañeras textiles de Nueva York en su holocausto.

 Como mujer peronista rindo homenaje a todas las mujeres que han luchado por sus derechos, por los derechos de los niños, los ancianos, los hombres y la Patria.

 Como mujer peronista rindo homenaje a la gran mujer de la Argentina, nuestra inmortal compañera Evita, por su militancia ejemplar y su generosa entrega a favor de los humildes, los desposeídos, los discriminados, a quienes se les negaron sus derechos, como han sido las mujeres.

 Convoco humildemente a todas mis compañeras para que sigamos unidas y abrazadas a la pasión revolucionaria de Eva Perón, construyendo la grandeza de nuestra Nación y la felicidad de nuestro pueblo, como nos legara el general Perón.

 Compañeras textiles vilmente asesinadas por el capitalismo salvaje y el machismo por defender sus derechos humanos como trabajadoras y mujeres

 ¡PRESENTES!

 Compañeras que vivieron y murieron en el dolor, la discriminación, la opresión y la humillación por ser mujeres

 ¡PRESENTES!

 Compañera Evita, mujer apasionada y verdadera, en nuestro corazón, por siempre

 Compañeras caídas por la causa del pueblo y de la Patria

 ¡PRESENTES!

 Hemos recorrido un largo camino, muchachas…y este es solo el comienzo. 

Como decia Evita nuestra eterna compañera…“La Mujer no es solamente la afección o la sensibilidad.

La Mujer es la conducta y la dinámica.

La Mujer es la voluntad.” Eva Perón

 El diario británico Sunday Taimes comparó a Cristina Fernandez de Kirchner con Eva Perón, aunque a Cristina no le gustaría para nada que hagan ese tipo de comparaciones.

 Indudablemente nuestra querida senadora Cristina Fernández, tiene la voluntad de ser, lo que significa una muestra mas de que, en el mundo de la política, las mujeres estamos en un gran momento.

 Crecía su candidatura a presidente sostenida desde el mismo seno del gobierno argentino ya que su esposo, el presidente Néstor Kirchner, repetía constantemente que Cristina era la persona mejor perfilada para sucederlo.

«Pingüino o pingüina», reiteraba Néstor Kirchner frente a cuanto auditorio tiene enfrente.

 Y las chances de Cristina parecían agigantarse a medida que transcurría el tiempo.

 Una eventual asunción de Cristina sería inédita, ya que seria la primera presidenta elegida como tal por el voto popular.

 Y ella era nuestra causa entonces, llevar a una compañera, como Cristina a la cima del gobierno en Argentina para consolidar la unión de Suramérica y obtener los derechos que la mujer aun estaba esperando y por los cuales esta luchando en el mundo entero..

 A la vista de los progresos conseguidos hasta el presente y de las perspectivas que se abren, creemos que el mundo asiste al nacimiento de una nueva era en la que la mujeres tendrán el derecho y el deber de aportar su experiencia y su cultura a la organización de la sociedad y de la economía.

 Habrá que poner en marcha todos los medios disponibles para que la visión de las mujeres participe en la realización de este fin.

 Tenemos que elaborar conceptos de valores y de símbolos que nos permitan crear una civilización mejor y una manera nueva de vivir en sociedad, y abandonar ese camino en el que algunos son superiores a otros, es decir, en el que unos tienen todos los derechos y otros no tienen casi ninguno.

 Brindemos por eso.

TQ/

 

NOTA DE LA NAC&POP: Teresita Quintela era en 2007 senadora nacional por la Provincia de la Rioja. Actualmente, su hermano Ricardo Quintela, es – en 2020- gobernador de la Rioja elegido por la ciudadanía de esa provincia cuyana. MG/N&P/