La historia de los ferroviarios es una historia de lucha, de rebeldías y desapariciones.

HOMENAJE A LOS FERROVIARIOS

Juan Carlos Cena (Agenda de Reflexion)

tapa-ferroviarios
Dura lucha es la de los memoriosos ferroviarios empecinados por hacer recular a ese vacío llamado olvido, primero en la cabeza de los nuevos ferroviarios y luego en la sociedad.

  HOMENAJE A LOS HOMBRES QUE ESTAN EN LA VIA


1º DE MARZO, DÍA DEL FERROVIARIO

 

Por Juan Carlos Cena 

Mo.Na.Re.FA

2007

 

Día olvidado.

 

El olvido aún mantiene el campo conquistado sobre la memoria en este simbólico 1º de marzo, día del ferroviario.

 

Dura lucha es la de los memoriosos ferroviarios empecinados por hacer recular a ese vacío llamado olvido, primero en la cabeza de los nuevos ferroviarios y luego en la sociedad.

 

Hoy es un día de nostálgica recordación para los ferroviarios veteranos, que engrosan el ejército de desocupados y jubilados.


85.000 ferroviarios a la calle y el ferrocarril saqueado, desintegrado, anulado, pasto de comerciantes y corruptos, políticos y gremialistas cipayos.

 

Es un día triste en esta larga diáspora. Pero a pesar de ello los ferroviarios recuerdan lo que fueron y lo que fue el ferrocarril aquel, el deficitario.

 

El recuerdo regresa en ese “¿te acordás?" Momento en que da su primer paso en busca de la memoria, el primer tranco dado para ganarle al olvido.

 

Una de las características de los ferroviarios fue siempre su terquedad. Pero corresponde aclarar que trabajar en el ferrocarril no es lo mismo que ser ferroviario.

 

El ferroviario incorporó en su Ser al Objeto ferroviario como su Sujeto: el ferrocarril era suyo, pero no como una propiedad privada, sino porque él era parte del ferrocarril; no estaba añadido, adosado, sino incluido; el ferrocarril y él constituían un conjunto integrado.

 

Caminar por las playas de maniobras o recorrer sus rincones, era como recorrer el patio de tu casa.

 

Somos como nuestros hermanos aborígenes, donde el árbol (objeto) es el sujeto, donde ellos son la naturaleza y no están sobre ella.

 

Nosotros los ferroviarios somos el ferrocarril, no estamos sobre él.

 

La historia de los ferroviarios es una historia de lucha, de abnegaciones, sacrificios, rebeldías, muerte y desapariciones.

 

 Desde sus inicios el movimiento obrero ferroviario fue duramente reprimido. Nunca lo doblegaron.

 

Todos los gobiernos de todos los signos trataron de sujetar y domesticar a los trabajadores “ferrucas”.

 

Nunca lo lograron desde 1896, la primera huelga masiva contra los ingleses, o la del 6 de enero de 1912 con 52 días de huelga.

 

Siete mil ferroviarios enfrentaron a las 18 empresas británicas y así hasta el advenimiento del gobierno peronista, donde son movilizados militarmente en 1950, cuando la mismísima Eva Perón concurre a los talleres de Remedios de Escalada para disuadirlos, sin lograr tal cometido.

 

Muchos de esos compañeros que le dijeron que no a Eva, más tarde, en 1955, integraron la Resistencia Peronista.

 

Eran jóvenes peronistas en esa huelga, pero tenían metido dentro de su ser la pertenencia: la de corresponder a la clase obrera.

 

Luego, después de 1955, represión, movilización, Plan Conintes en tiempos de Frondizi.

 

Dura huelga resistente de 42 días contra el primer intento de desguace ferroviario de la mano del general Larkín.

 

La dictadura de Onganía militarizó a los ferroviarios mediante el Decreto 5.324: todos teníamos grado militar.

 

La respuesta obrera fue la formación de las comisiones clandestinas ferroviarias, resistiendo a todos los intentos represivos.

 

La última dictadura militar genera un vacío generacional entre los ferroviarios; compañeros desaparecidos por todo el territorio; se instala el terror; pero a pesar de ello los ferroviarios nunca dejaron de luchar. Tafí Viejo fue el lugar más golpeado.

 

El regreso de las democracias relativas encuentra a la sociedad en su conjunto, al decir de John William Cooke, blanda.

 

Los factores de poder adueñados y consolidados dentro del aparato del Estado cometen el desguace del ferrocarril.

 

Primero son los intentos de Alfonsín de la mano del eficiente Terragno y luego Menem, con toda la iconografía peronista y el embuste, cierra los ferrocarriles y expulsa a 85.000 ferroviarios a la calle.

 

Con el ferrocarril desintegrado y los ferroviarios expulsados el sistema comete en un mismo acto un gigantesco “ferrocidio”.

 

Así las cosas, hoy 1º de marzo podemos decir que nuevamente los ferroviarios se van erectando.

 

Nuevas luchas, mismos patrones, traidores de todo los pelajes, cipayos globalizados, intelectuales “progres” recontraconvertidos, otros reciclados, algunos sancionado judicialmente por un premio mal habido, profesionales almaceneros, y así: la mediocridad se instaló y nos cubre.

 

Como dijera el poeta Roque Daltón: “No hay héroes posibles cuando la tempestad ocurre en un oscuro mar de mierda”.

 

1º de marzo, tiempo surcado por las luchas que comenzaron en el siglo XIX. Más de cien años les costó a los explotadores intentar domesticar la rebeldía ferroviaria, pero no pudieron.

 

Todo germina de nuevo, la clase obrera y los ferroviarios en forma particular, que en su dimensión dialéctica siempre renacen de sus cenizas demostrando que no hay un fin, sino un recomienzo más dinámico, dando así la repuesta más rotunda a ideólogos oficiales y reconvertidos y a la cobardía intelectual de algunos.

 

Para terminar, homenajeo a mis compañeros en este día con César Vallejo, de su libro “España, aparta de mi este cáliz”:

 

Solía escribir con un dedo grande en el aire:

"¡Viban los compañeros! Pedro Rojas",

de Miranda de Ebro, padre y hombre,

marido y hombre, ferroviario y hombre,

padre y más hombre, Pedro y sus dos muertes.

¡Viban los compañeros

a la cabecera de su aire escrito!

¡Viban con b del buitre en las enseñanzas

de Pedro y de Rojas, del héroe y del mártir

AgendadeReflexion.com.ar – Contacto:

alejandropandra@yahoo.com.ar

 

 

NOTA DE LA NAC&POP: Los ferrocarriles no son de los ferroviarios sino del Pueblo todo. De la misma forma los canales de TV no son de los trabajadores de la TV sindicados en los sindicatos de Television, sino que son del pueblo argentino, de la misma manera que el Correo argentino no son de los compañeros carteros sino del pueblo mismo. Por eso hoy le decimos a los Compañeros ferroviarios

(2007)

¡Viva los ferrocarriles argentinos!!

¡Viva el pueblo argentino ¡

¡Viva la Patria!

¡ Viva los Compañeros ferroviarios!

¡Honor a su lucha, sus caidos, heroes y martires ferroviarios!