China se vengo de los mercados globalizados devaluando el Yen.

SE ACABO EL VERANITO DE LA ECONOMIA MUNDIAL

Diario sobre Diarios

wall-street-2
China mejora su costo en los mercados y comienza la debacle economica efectiva de los EE.UU.: recesion, perdida de puestos de trabajo y fin del despilfarro a costa de otros.

China se vengo de los mercados globalizados devaluando el Yen.

SE ACABO EL VERANITO DE LA ECONOMIA MUNDIAL

Comienza la debacle economica efectiva de los EE.UU.: recesion,

perdida de puestos de trabajo y fin del despilfarro a costa de otros.

 

Ambito anuncia la “debacle financiera” por culpa del país asiático

 

Responsabilizan a China por una caída de las Bolsas mundiales, incluso la de la Argentina

 

Clarín fija que Shanghai “hizo caer las bolsas en el mundo”.

 

Para El Cronista, la amenaza de una suba en las tasas desató “el peor temblor financiero en 20 años”. No obstante, todos miran a EE.UU.

 

La alarma financiera corona las planas de los diarios.

 

La constante es que todos atribuyen el “derrumbe mundial de los mercados” a una caída en la Bolsa china, aunque también deslizan que las advertencias de recesión en EE.UU. y/o el atentado a su vicepresidente, ayer en Afganistán, habrían contribuido al desplome.

 

Clarín fija que “como consecuencia de medidas oficiales para frenar la especulación”, la Bolsa china “causó un martes negro mundial”. Pero remarca que el fenómeno “se combinó con malas perspectivas de la economía de EE.UU.”, lo que originó “un efecto dominó en el mundo”, ejemplificando que “Wall Street registró la peor caída desde el 11-S”.

 

El Cronista apela a bautizar como “fiebre amarilla” o “Síndrome de China” al fenómeno que provocó “el peor derrumbe de la bolsa en una década”, según Sabrina Corujo.

 

Florencia Donovan, en tanto, afirma que según analistas de Wall Street “podrían venir más bajas”. Soledad Navarro y Clara Agustoni aseguran que el mundo “tiembla ante la idea de que China enfríe su economía” y Paula López atiende al colateral “retroceso en los granos y alza del petróleo”.

 

La Nación asienta los temores de “un freno en la economía global” y Javier Blanco equipara la “eventual recesión en EE.UU.” a la “desaceleración en China” para explicar las razones de la baja. Roberto Seifert suma la caída de los precios de los granos.

 

Ambito culpa a China en portada, pero Luis Beldi indica que son cinco las razones de la debacle. A la caída de la bolsa en el país asiático y las previsiones de recesión de Greenspan, suma la revaluación del Yen, la caída en la compra de bienes de bienes duraderos y el fallido atentado contra el vicepresidente Cheney.