Cronicas de Fray Milonga

EL INSAI ERRANTE

Horacio Ferrer

horacio-ferrer-2
Horacio Ferrer:-MezcIa rara de Robison debute y Monje Loco, el lnsai Errante mora en los caños.

Cronicas de Fray Milonga

EL INSAI ERRANTE

 

Por  Horacio Ferrer

aquel muchacbo oscuro

 

Ay quien sostiene, entre los mersitas de la barra, que El Insid Errante es un pastenaca con cierto batuque bastante serio en la azotea. Opino diversamente. Para mi, el Errante, es un mozo bien digno de respetos.

 

La cuestión es esta: durante once. meses y medio, el punto trabaja el chuenga en los bondis. Es un maestro para vender su confitura.

 

Pasa él con la modesta golosina, lanza al éter un par de slogans, ¡y te asalta una gana febril de triturarte unos aromáticos chuenguitas

 

Y dia por dia,..carto contra carto -¡ lindo potranco del stud La Economía es este. coso!- va echando en su morral los palitos que "los que aplacan la sed  y perfuman el aliento, como él dice-lo arrojan como saldo.        '

 

MezcIa rara de Robison debute y Monje Loco, el lnsai Errante mora en los caños.

 

Se nutre de las frescas hierbas y de algún mastuerzo calcinado a insultos.

 

Y, como desde el sesenta y dos -a fines- viene gastando la misma camiseta y el mismo par de leones, el hecho es que el chuenguero ¡no mata un mango ni por error!

 

¿Qué caramba hace, entonces, con esa mosqueta que añapa con semejante afán?

 

¡Ayí está el busilis!

 

Después de su inmenso ayuno, el Errante se transfigura.

 

Vaya viendo: de un arconcito ranfañoso que posee en su gruta, extrae cierto repertorio de ropita muy fina, sport:

 

Un sastreciyo valiente amigo de él, se lo pone a la moda por un puñado de rupias.

 

Y el primero de enero de, cada año, lo más cafiolo, con embrocantes ahumados y un pintún de la gran 'siete, el lnsai se va a ajusticiar sus morlacos a Marpla.

 

Si la cosecha ha sido buena: a: Punta. Si muy:a: Copacabana. Si muy muy:

¡ a Viña del Mar!

 

Ignoro si la mosqueta que le asegura su fakirato delirante le alcanza para financiar la tal temporada una vez al year; o, si junto con el expendio del mascable, se manda alguna excursión de dedo. por el ajeno bolso.

 

Lo concreto es que el hombre se convierte "en el misterioso y poderoso industrial F. John lnsaid Errant, ¡magnate del caramelo" ¡Insai

 

Asi es que a lo largo de una o dos regias setimanas, el tipo vive de sultana manera. Atropellando biquinis. Masticando' ostra, poyo, crepsuyet, fuagrá y otras divinas ternuras del mantel. Pitando de hoja y martirizando hermosamente la biyetera.

 

Al cabo de lo cual, como el cabayero que  es -sin pena Y sin rabia- torna 'al chuenga, al ñoca, a la abstinencia. .

 

Filósofo, el Insai. ¡No hay qué hacerle ¡

 

A fin de año pasado, estábamos en casa de Lolo Lengua de Pana. Dado que el Lolo tiene un vichadero bastante decorosito en los .fondos de su tapera, todos los treinta de diciembre nos apilamos ayí para los rituales de oficio. Pero, esta vez, en la parriya, cincuenta gramos de pulpa, un choricito que daba angustias y dos morciyas de morirse con la capa puesta, daban la exacta medida de nuestra misiadura.

 

En torno de ese hambre en China, Ranca1es, Tito el Maravilloso, Galván R. Puccini, Dominguito Lafinestra, Rocamora, Lengua de Pana, El Maestro y Fray Milonga, un servidor, nos sacudíamos el espanto escuchando un poco de radio. y- en ese tan brumoso menester nos encontrábamos cuando, de repe, cayó. el Insai Errante.

 

Venia, como – siempre, a despedirse. Posta, educado, cordialisimo, charlamos todo con él un rato. Y por ahí, surgió el tema de su viaje.

 

-La verdá, muchachos -dijo, sacando el choricito de la yarripa y lastrándoselo ante una desesperación ambiente de ojos muy abiertos y patéticas bocas como para ópera de mudos la verdi es que las actuales posibilidades económicas del chuenga son harto limitadas-. Y dicho esto, su mano avanzó en forma de fina, pinza hasta la única pulpita la cual, segundos después, pasaba jugosamente por su esófago.

 

Por lo demas -agregó, con la boca nena, ya, por la primera morciya- tanto "Punta" como "Viña" y tanto "Copa" como "La Feliz", me tienen .un poquitito estufo.

 

De modo que, para esta vez, he puesto unos dineritos en cierto billete para el gordo de esta noche. ¿Captas? Si la pego, el lunes ya estará  John Insaid Errant revoleando su tostado cuerpo humano por las tibias arenas del Mediterráneo, trabajándose a las bisnietitas de Manón Lescó, o capturando pequeñas aztecas desamparadas en :' Acapulco. ",

 

Y, todo soñador, el Errante se embocó la postrera morciya en el buche, como si estuviera jugando al sapo, y mostrando, de paso -¡grave error!- el mágico 4274 que lo haría veranear lindo

 

¡Pobre Insai Ayunador voluntario de cincuenta y cuatro semanas habla creído que "eso" que estaba al calor de las brasas, era el resto de un salvaje banquete que ya nos hablamos metido en el hoyo. ¡No lo hizo por mal Pero a Lolo lengua de Pana le dio muchisima bronca que el Errante se hubiera hecho ese sólo con nuestros

manjares. y como quien no quiere la cosa. el Lengua sintonizó bajito en la radio la transmisión del sorteo, desapareciendo luego a la sordiniya.

 

Los demás hambrientos seguimos sintiendo los proyectazos playeros del viajero. Al rato, de pronto, Rocamora sube el volumen del receptor y oímos todos, clarito, en la voz emocionada de uno de los nenes cantores:

 

-¡El cuatro mil doscientos setenta y cuatro,. con treinta miyone de sopes!… El lnsai Errante palideció. Se paró, como embrujado. Y levantando sus garras a lo infinito -parecia un mamboretá grotesco- murmuraba: Cannes… Miami… Jaguai… ¡Cannes!… ¡Miami! …¡Jaguai!

 

En eso, reapareció el Lolo preguntando, a.lo gil: si al lnsai le habia caldo mal el morfi.

 

¡Cannes, Lolo!  ¿Te das cuenta? ¡Se me hizo, viejo! -gritaba el afortunado poseedor del 4274, yorando y riendo e iniciando un fato general que se convirtió en canto y en locura, ¡Ay! tuvo el Insai su momento fatidico.

 

Sacó el fajo de money del bolsiyo y dándoselo al Lengua de Pana, le ordenó con fraterno hilito de voz: -¡Con todo, Lolin! ¡Ya! ¡Tres joneas de champán franchute! ¡Veinte kilos de masita con mucha crema! ¡Tomá. querido, tomá! Es la guita que ahorrada para el veraneo. ¡y que.ya-no préciso! ¡Rompela. tirála, quemala!

 

¡Es para ustedes, hermanitosl ¡Andá. Lengua! ¡qué no quede ni rastro de este vento!

 

¡Ni rastro!-. Y seguia: -Jaguai… Costa Azul..

 

Por mi parte, confieso que no estaba tan alegre..Con El Maestro intercambiamos una mirada de duda. Eso de que el niño cantor hubiera dicho "con treinta miyone de sopes ¡ francamente! A pesar de: mis cavilaciones, el festeyamento, a lo gargantúa, siguió densamente.

 

Los anormales manducaron como en. un torneo con los ahorros del Errante. ¡Como si fuera la última vez!

 

Dias después. de tardecita, me lo encontré al pobre "F. John Insaid Errant". Era -un pichoncito sin amparo. Una seca hoja toda apedreada por el tormentón. Una andante gota de amargura-        

 

-¡Qué vamos a hacerle, amigo Milonga!

 

Se equivocó la radio. Las boliyas estarían gastadas. ¡Cosa del destino! ¿Me voy a poner a yorar por eso? -y mientras el yanto lo .asediaba, porfiado, desde atroden, chapó un 22 con su . bolsita yena de chuenga y de fracaso. Y se alejó.

 

¡Sos una mugre, Lolo Lengua de Pana ¡Dios quiera que un día se atraganten las imitaciones en el alma ¡Bazofia! ¡Mugre! ¡Pura mugre!'

 

HF/