Kirchner reaccionó ayer con dureza ante el apriete de EE.UU por Transener.

EL IMPERIO VINO A APRETAR LAS MARCAS A LA ARGENTINA

EFE-BBC-ElLitoral-MERCADO-EL DIARIO (New York)

kirchner-shnnon-2
 "Es importante que la Argentina, a través de sus funcionarios, haya dicho con claridad su posición sobre Transener y respecto de Hugo Chávez" (D´Elía)  

EL IMPERIO VINO A APRETAR LAS MARCAS A LA ARGENTINA

 

EE.UU.: KIRCHNER RECHAZÓ APRIETES

EE.UU. PREOCUPADO POR LA VENTA DE TRANSENER

ENTRE PRESIONES DE EE.UU., EL BANCO MUNDIAL Y FONDOS BUITRES

EE.UU., EN EL SUR SIN PENSAR EN CHÁVEZ

EE. UU. INTENTA LLEVAR ARGENTINA "A PATADAS EN EL TRASTE"

DISCURSO COMPLETO DE KIRCHNER MOLESTO POR INJERENCIA EE.UU.

BUENOS AIRES PLAGADA DE FUNCIONARIOS ENVIADOS POR BUSH

__________________________________________________

EE.UU.: KIRCHNER RECHAZÓ APRIETES

En medio de la polémica por una carta que habría enviado la Embajada de EE.UU. a Julio de Vido, en favor de un grupo inversor de su país, por la venta de acciones de Transener, dos funcionarios se reunieron con Alberto Fernández.

 

De la redacción de El Litoral

 

El secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU., Thomas Shannon, y el subsecretario de Asuntos Políticos, Nicholas Burns, estuvieron hoy con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y con el presidente Néstor Kirchner, en momentos en que arrecia la polémica por los supuestos "aprietes" del gobierno de George Bush en relación con la empresa transportadora de energía Transener.

 

Tras una hora de reunión, Shannon y Burns -que luego brindaron una conferencia en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales- se excusaron de hacer declaraciones periodísticas, aunque el primero las había formulado previamente.

 

Tampoco Fernández habló con los periodistas ni se informó aún el contenido de lo conversado en el encuentro, en el que el presidente Néstor Kirchner participó brevemente para saludar a los funcionarios norteamericanos que llegaron anoche a la Argentina.

 

Kirchner rechazó ayer en duros términos los "aprietes" que atribuyó a un fondo de inversión de Estados Unidos interesado en adquirir acciones de Transener, dueña de las redes eléctricas de alta tensión, y advirtió que "Argentina no es una republiqueta".

 

"Éste es un gobierno cristalino y va a tomar la decisión que tiene que tomar con toda la soberanía nacional que corresponde. A nosotros no nos apura nadie, menos estos fondos de inversión que muchas veces nadie sabe cómo funcionan, de quién son o a quiénes pertenecen", aseveró.

 

Interferencias

 

Kirchner salió al cruce de una información publicada ayer por el diario Clarín, según la cual la Embajada de los Estados Unidos envió al ministro de Planificación, Julio de Vido, una carta expresando su "preocupación" sobre "interferencias que están surgiendo en un negocio eléctrico", con referencia a la venta a un fondo norteamericano de la mitad de Transener.

 

En ese contexto, agregó que "no nos van a correr para tomar una decisión nacional", ni "vamos a aceptar aprietes ni apuros de ninguna naturaleza", y expresó su malestar por las comparaciones con el caso del Swifgate de la época menemista, por lo que reclamó: "íNada de querer ensuciarnos con aquellos sinvergüenzas del pasado, que cometieron actos que avergonzaron a los argentinos!".>

 

De Vido confirmó hoy que el Ente Nacional de Regulación Eléctrica (ENRE) desaconsejó la venta de acciones de Transener al fondo de inversión norteamericano Eton Park y ahora tiene que decidir el futuro de la operación la Secretaría de la Competencia.>

 

En cambio, evitó confirmar la existencia de la carta del embajador de Estados Unidos en la Argentina, Earl Wayne. "No voy a hacer comentarios sobre mi correspondencia privada", contestó De Vido, ante una consulta de la agencia DyN. "El presidente ya se refirió al tema y dijo todo lo que tenía que decir", agregó De Vido.>

 

Durante un acto en la Casa Rosada, Kirchner dijo haber leído en algún medio que "hay inquietud en alguna embajada por alguna licitación, alguna venta que se está haciendo del transporte de electricidad, más precisamente la empresa Transener", que es dueña de las redes de alta tensión.

 

Falta de respeto

 

Al referirse a la información publicada en Clarín, Kirchner sostuvo que "hay inquietud porque dicen que hay un fondo, de un determinado país, que estaría muy preocupado e interesado en esta licitación" y agregó que le "parece una falta de respeto absoluta, porque en esta Argentina hoy se decide con cristalinidad".

 

"La Argentina no es una republiqueta y quienes tienen la responsabilidad de hacer circular esas versiones, que tengan la calidad del trato y del respeto internacional de manejarse como corresponde", aseveró.>

 

Luego, rechazó que se mencione "el vergonzoso negociado `Swiftgate' para tratar de justificar que le demos a este fondo sí o sí para evitar que suceda lo mismo", con referencia a la denuncia sobre pedido de coimas de funcionarios nacionales a aquella empresa que hizo el entonces embajador estadounidense Terence Todman, y que desató una serie de renuncias en el gobierno de Carlos Menem.>

 

"Esto que quede absolutamente claro, se siguen todos los pasos que corresponden; si corresponde, corresponde, y de lo contrario no. Así como nosotros no interferimos en la soberanía de ningún país, acá, en la Argentina, no vamos a aceptar apuros ni aprietes de ninguna naturaleza", advirtió.>

 

Transferencia

 

El presidente recordó que por decisión de la Secretaría de la Competencia, la brasileña Petrobrás debe desprenderse de sus acciones en Transener "para evitar tener actitudes monopólicas", debido a que adquirió activos energéticos de Pérez Companc. Petrobrás había anunciado un acuerdo para transferir su participación en Transener al fondo de inversión norteamericano Eton Park, por un total de 54 millones de dólares, pero la operación sigue sin aprobación y surgieron versiones de que incluso sería rechazada por parte del ente regulador del sector eléctrico.

 

"Siempre se puede mejorar"

 

El subsecretario para Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos, Thomas Shannon, ponderó hoy la relación bilateral con la Argentina, aunque afirmó que "siempre se puede mejorar", y desestimó cualquier malestar por los vínculos con el gobierno venezolano del presidente Hugo Chávez.

 

Asimismo, Shannon restó importancia al hecho de que el presidente George Bush no venga a la Argentina en su próxima visita a la región donde, entre otros lugares, estará en Montevideo.

 

En ese sentido, dijo que su gira -en la que está acompañado por el subsecretario de Asuntos Políticos, Nicholas Burns- constituye "un viaje lleno de posibilidades".

 

Al hablar esta mañana por radio Diez, antes de su encuentro con el jefe de gabinete, Alberto Fernández, Shannon destacó el rol de la Argentina en el control de armas y en la lucha contra el terrorismo, y elogió la recuperación "muy impresionante" de la economía del país, y se manifestó en favor de crear "un ambiente favorable para la inversión interna y externa".

 

El funcionario del Departamento de Estado dijo, respecto de los vínculos con Argentina: "están buenos, y estamos trabajando bien, pero como cualquier relación, siempre podemos mejorar nuestra manera de trabajar juntos".

 

Además, explicó la presencia de Burns en que "nuestra relación con Argentina es mucho más que el Hemisferio Occidental, es el mundo entero. Esto da la oportunidad de profundizar nuestro diálogo en muchos temas".

 

EE.UU. PREOCUPADO POR LA VENTA DE TRANSENER

 

El embajador Earl Wayne envió una carta a Julio De Vido. Allí le pide explicaciones sobre la situación del fondo de inversión de su país ante los rumores de que el Gobierno no aprobará la venta de la empresa de energía.

 

Por medio de una carta, el embajador de los Estados Unidos, Earl Wayne, le informó al ministro de Planificación, Julio De Vido, su preocupación por los inconvenientes en la venta de la mitad de Transener a un fondo norteamericano.

 

Cuando en 2003 Petrobras compró los activos energéticos de Perez Companc, el Gobierno obligó a la empresa brasileña a desprenderse de la mitad de Transener. En junio pasado, Petrobras acordó con el fondo de inversión norteamericano Eton Park la transferencia del 50% de Citelec, controlante de Transener; por un monto de 54 millones de dólares.

 

Esta operación generó recelo en el Gobierno, porque Transener es considerada una empresa clave, y entienden  que no puede estar manejada por un fondo de inversión, que sólo apunta al corto plazo.

 

Luego trascendió que el ENRE, el ente regulador de la electricidad, rechazaría la venta al considerar que "las expectativas del fondo de inversión no ponderan del mismo modo que el accionista involucrado en la actividad las vicisitudes específicas del sector".

 

Si la venta finalmente no es aprobada, se posibilitaría la transferencia de la empresa a manos de ENARSA; la compañía estatal, junto a un grupo privado local.

 

Transener es dueña de 8.800 kilómetros de líneas de alta tensión y a través de Transba, además, controla 5.500 kilómetros de las líneas de transporte eléctrico de la provincia de Buenos Aires. Su facturación anual supera los 300 millones de pesos.

 

Sabado 10 de Febrero del 2007

MERCADO

KIRCHNER, ENTRE PRESIONES DE EE.UU., EL BANCO MUNDIAL Y LOS FONDOS BUITRES

 

El presidente se irritó por una carta poco sagaz del flamante embajador Earl Wayne. Pero la nueva alza del riesgo soberano (4,9%, a 210 puntos) apunta a otra operación, lanzada por fondos buitres ante el Banco Mundial, vía Ciadi.

 

“No aceptaremos aprietes”, sostuvo Néstor Kirchner, fiel a su estilo casi tejano, aludiendo a la misiva donde se manifiesta preocupación porque Argentina pudiese trabar la venta de 50% de Transener a un fondo privado (Eaton Park), no a otro operador sectorial, lo cual siembra sospechas de compra apalancada. Máxime recordando que en el resto del paquete participa otro fondo de ese tipo, Dolphin.

 

Pero quizá la clave de los desvelos de Wayne no esté en Buenos Aires, sino en Caracas. Justamente ayer, Petróleos de Venezuela le compraba a AES, estadounidense, el control (82,1%) de Electricidad de Caracas, por US$ 739.250.000. Ya entonces, el negocio energético norteamericano observaba con resquemores la mayor adquisición del ramo en la Unión Europea: la alemana E.On pagaba € 41.000 millones por la española Endesa, fuerte operadora en Latinoamérica.

 

Sea como fuere, tampoco la imagen de Petrobrás –compañía estatal- ante el gobierno argentino no sale bien parada. Entretanto, la venta de acciones Transener a Eton Park se desarrollaba con normalidad. Petrobrás declaraba no haber recibido comunicación oficial sobre supuesto rechazo de algo que, en verdad, no representa cifras altas tratándose del sector. No obstante, falta el OK de la comisión pro defensa de la competencia.

 

Mucho más inquietante parece la súbita campaña de medios lanzada desde la “fuerza de tareas Argentina”, sello que oculta al especulador suizo Nicola Stock, a quien todavía buscan bonistas alemanes e italianos engañados por varios bancos en 1998/2001.

 

Afirmando representar a más de 120.000 pequeños ahorristas (jamás pudo demostrarlo), el personaje se presentó al centro internacional para arreglos de diferencias por inversiones (Ciadi), dependencia del Banco Mundial.

 

Stock reclama 20% de las deudas pendientes de negociación, o sea más de US$ 5.000 millones, que le significarían comisiones muy atractivas. No por casualidad, un día antes, medios rioplatenses allegados a Stock sostenían que el juez federal Joseph Griesa (Nueva York) estaba “harto de Argentina y sus pleitos”. Como no es normal que un magistrado estadounidense hable así, era dable presumir una nueva una campaña de opinión. La súbita aparición de Stock en primera página parece confirmarlo.

 

Como se sabe, las acciones colectivas no están previstas en el derecho internacional positivo. Además hay otro facto curioso: un segundo grupo de bonistas -de acuerdo con iguales fuentes- estaría representado por un discutido ex ministro de Carlos S.Ménem, bajo cuyo gobierno se acumuló la fenomenal deuda externa objeto del canje timoneado por Roberto Lavagna y Guillermo Nielsen.

 

Jueves, 8 de febrero de 2007 – 15:08 GMT 

EE.UU., EN EL SUR SIN PENSAR EN CHÁVEZ

 

Por Rosario Gabino

BBC MUNDO, BUENOS AIRES 

 

Ni pensamos sobre Hugo Chávez, no vamos a visitar Venezuela, estamos enfocados en nuestros amigos, en países con los cuales trabajamos, como Brasil y Argentina

 

El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos estadounidense, Nicholas Burns, y el subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, llegan este jueves a Argentina luego de su visita a Brasil.

 

Ambos funcionarios explicaron que el objetivo del viaje es fortalecer los lazos con estos dos países, los más grandes y poderosos del Cono Sur y "grandes amigos" de Estados Unidos, según el subsecretario de Estado.

 

Nicholas Burns es tercero en la jerarquía del Departamento de Estado de EE.UU. después de la secretaria Condoleezza Rice, y Thomas Shannon es el principal diplomático de la Casa Blanca para Latinoamérica.

 

En Brasil, Burns se reunió con el canciller de ese país, Celso Amorim, y con el futuro embajador brasileño en Washington, Antonio Patriota. Allí anunciaron su compromiso para intensificar las relaciones bilaterales y producir conjuntamente "biocombustibles" como el etanol.

 

En el encuentro, el canciller brasileño les sugirió a los emisarios de George W. Bush abrir el diálogo con Venezuela, país con el que Estados Unidos mantiene una tensa relación.

 

En diciembre pasado, luego de ser reelegido, el presidente venezolano Hugo Chávez anunció la nacionalización de sectores clave como las telecomunicaciones y la energía, y logró que la Asamblea Nacional le otorgara poderes especiales.

 

Chávez: tema 'number one'

 

Tanto Burns como Shannon evitaron hablar a la prensa sobre Chávez y negaron estar obsesionados con el polémico venezolano. Incluso aseguraron que ni siquiera piensan en él.

 

"Ni pensamos sobre Hugo Chávez, no vamos a visitar Venezuela, estamos enfocados en nuestros amigos, en países con los cuales trabajamos, como Brasil y Argentina", declaró Burns.

 

 

Sin embargo, algunos analistas argentinos coincidieron en que el principal objetivo de la visita de estos dos hombres claves del gobierno de George W. Bush es limitar el creciente poder del presidente venezolano en Latinoamérica.

 

Así lo aseguró a BBC Mundo el analista de asuntos internacionales Rosendo Fraga:

 

"El punto central de la visita es político, y es la influencia regional de Hugo Chávez. Se dice que Chávez no es lo importante, porque Chávez es lo importante. Está muy claro que la influencia regional de Chávez es creciente."

 

Según Fraga, "a lo que aspiraría Estados Unidos es que los principales países de la región, que están todos en una línea más moderada – México, Brasil, Argentina, Colombia, Perú y Chile -, articularan algún tipo de acción para contener la influencia política de Chávez."

 

Luego del ALCA

 

De todas maneras, el tema económico no está fuera de los análisis.

 

Luego del fracaso de Estados Unidos en 2005 para impulsar el Área de Libre Comercio de las Américas – más conocida por sus siglas, ALCA – y ante el ingreso de Venezuela al bloque comercial Mercosur, Washington tendría que buscar otras opciones para establecer alianzas comerciales con el Cono Sur.

 

Fraga cree que el punto central de la visita es la influencia regional de Chávez.

 

Según explicó a BBC Mundo el analista internacional Pedro Brieger, "no cabe la menor duda de que parte de la agenda de la política exterior de Estados Unidos es tejer alianzas en América Latina, un continente muy convulsionado después de que en los '90 la mayoría de los países se alineara casi de manera automática con Estados Unidos."

 

"Esto claramente ha cambiado, hay regímenes que no están dispuestos a aceptar la tutela automática de Estados Unidos y que, además, se oponen al proyecto global que tenía Estados Unidos para la región, que es el ALCA."

 

"Esto quedó demostrado cuando fracasó en la Cumbre de las Américas el proyecto del ALCA que venía a impulsar Bush para todo el continente."

 

"Dividir para reinar"

 

Por otra parte, para Brieger – a diferencia de Fraga – la intención estadounidense no es generar alianzas entre los países sudamericanos sino, por el contrario, dividirlos.

 

"El fracaso del ALCA obviamente llevó a que el gobierno de Estados Unidos buscara dividir a los socios del Mercosur y evitar que se amplíe esta red de centroizquierda que se está armando en América Latina."

 

"Creo que el viaje tiene el objetivo de tejer alianzas con los sectores que Estados Unidos considera más afines a su política y crear rivalidades, porque alguno puede aparecer como más pro-estadounidense que otro. Es dividir para reinar."

 

Asimismo, tanto Fraga como Brieger descartaron la posibilidad de que Argentina o Brasil firmen acuerdos de libre comercio con Estados Unidos, cosa que sí han hecho países como Chile, Perú, Colombia y – aunque con restricciones – Uruguay.

 

En Buenos Aires, Burns y Shannon se reunieron con el canciller Jorge Taiana, el ministro de Planificación, Julio De Vido, y con el jefe de gabinete, Alberto Fernández.

 

Néstor Kirchner, casualmente, parte la semana próxima a Venezuela para firmar acuerdos de cooperación con su par Hugo Chávez.

 

SE ACABÓ INTENTO DE EE. UU. DE LLEVAR A ARGENTINA "A PATADAS EN EL TRASTE"

 

El piquetero oficialista Luis D´Elía volvió a cuestionar hoy la política exterior que adoptó Estados Unidos en la década del 90 y aseguró que "el intento de llevar a Argentina a patadas en el traste quedó en el arcón de los recuerdos".

 

De esta manera, el titular de la Federación Tierra y Vivienda expresó su rechazo a los "aprietes" que el presidente Néstor Kirchner atribuyó a un fondo de inversión de Estados Unidos interesado en adquirir acciones de Transener y la promoción de la empresa que realizó la Embajada norteamericana.

 

"Argentina necesita tener relaciones normales y fluidas que nada tienen que ver con las relaciones carnales de los ´90", advirtió el ex funcionario, quien negó que por ahora vaya a viajar a Irán, como indicaron algunas versiones periodísticas. 

 

Según analizó D´Elía, "es importante que la Argentina, a través de sus funcionarios, haya dicho con claridad su posición sobre Transener y respecto de Hugo Chávez" y valoró que el Gobierno "ha sabido mantener en estos contactos la debida autonomía ante los intereses estratégicos de Estados Unidos".

 

Al ser consultado sobre si el Gobierno mantiene una mejor relación con Estados Unidos o con Venezuela, el piquetero sostuvo que se encuentra "en una posición equidistante, equilibrada y defiende el interés nacional", dijo en declaraciones radiales.   

 

En ese contexto, opinó que "son importantes las gestiones que se van a hacer en Venezuela", en referencia al viaje que concretará Kirchner el próximo 21 de febrero, "pero también hay que mantener las relaciones fluidas con Estados Unidos, sobre todo en lo comercial".   

 

Allí, D´Elía recordó cuando "se nos impuso el Consenso de Washington y otro tipo de políticas diseñadas por el departamento de Estado norteamericano" y remarcó que "el intento de llevar a la Argentina a patadas en el traste quedó en el arcón de los recuerdos".

 

KIRCHNER MOLESTO POR INJERENCIA EE.UU.

DURANTE EL ACTO DE FIRMA DEL CONVENIO PARA LA TRANSFERENCIA A LA NACION DE SERVICIOS FERROVIARIOS E INICIO DE LA LICITACION DEL TREN DE ALTA VELOCIDAD BUENOS AIRES – MAR DEL PLATA

 

08/02/2007 – Casa Rosada, Salón Sur

 

Señor vicepresidente de la Nación; señor gobernador de la provincia de Buenos Aires; señores ministros del Poder Ejecutivo Nacional; señor intendente municipal de General Pueyrredón; autoridades nacionales, provinciales; señores legisladores; amigos; empresarios presentes: la verdad que tenemos una profunda felicidad por poder estar anunciando este convenio, con el cual junto con el tren Capital – Rosario – Córdoba y ahora Buenos Aires – Mar del Plata damos un paso muy importante en la modernización y en la calidad del servicio para la Argentina y empezamos a marcar un rumbo en la recuperación de nuestros trenes, de nuestra interconexión nacional y de lo que significan desde el punto de vista económico, estructural, laboral, turístico, para todos los argentinos.

 

Estamos muy felices. Creo que tanto el secretario de Transporte como el señor Gobernador han sido más que explícitos en lo que significa, también lo fue el señor Intendente días pasados para que esta obra se cumpla en todos los términos, se pueda realizar y nuevamente ir a Mar del Plata pueda ser una cuestión rápida, porque a pesar de los esfuerzos que hacen los trabajadores que hoy están cumpliendo el servicio Mar del Plata – Buenos Aires, Buenos Aires – Mar del Plata, todos sabemos en las condiciones que lo están haciendo. Lo hacen por el sentimiento de patria, de nación, de integración de lo que significó para todos nosotros el tren, pero lamentablemente con todas las determinaciones que explicaban muy bien quienes me antecedieron en la palabra, nos fueron destruyendo todo el servicio de trenes.

 

Esta tarea de recuperar va a llevar años, décadas, no se recupera un servicio así nomás, y seguramente saldrá alguno a decir que si da rentabilidad o no el tren. Los grandes países del mundo, vayan a Europa, a Estados Unidos, todos lo tienen. Lógicamente aquellos que nos habían preparado para que seamos la periferia de este mundo nos dejaban reducidos a cuestiones menores.

 

Mucho que ver tiene con esto que digo también que hoy escuché algunas expresiones, decía algún medio que hay inquietud en alguna embajada por alguna licitación, alguna venta que se está haciendo del transporte de electricidad, más precisamente la empresa Transener, que por la Secretaría de la Competencia realmente se tiene que hacer, es decir que Petrobrás tiene que vender para evitar tener actitudes monopólicas. Hay inquietud porque dice que hay un fondo, de un determinado país, que estaría muy preocupado e interesado en esta licitación. En primer lugar me parece una falta total de respeto, absoluta, en esta Argentina hoy se decide con cristanilidad. La Argentina no es una republiqueta y quienes tienen la responsabilidad de hacer circular esas versiones, que tengan la calidad del trato y del respeto internacional de manejarse como corresponde.

 

A nosotros no nos van a correr para tomar una decisión nacional, respetando lo que digan por supuesto los organismos correspondientes, colocando a la hoja anterior del mismo matutino el vergonzoso negociado “Swiftgate” para tratar de justificar que le demos a este fondo sí o sí para evitar que suceda lo mismo. Este es un Gobierno cristalino y va a tomar la decisión que tiene que tomar con toda la soberanía nacional que corresponde. La Argentina decide por sí, a nosotros no nos apura nadie, menos estos fondos de inversión que muchas veces nadie sabe como funcionan, de quién son o a quienes pertenecen. Esto que quede absolutamente claro, se siguen todos los pasos que corresponden, si corresponde, corresponde y de lo contrario no, que quede absolutamente de acuerdo. Así como nosotros no interferimos en la soberanía de ningún país acá en la Argentina no vamos a aceptar apuros ni aprietes de ninguna naturaleza. (APLAUSOS)

 

La Argentina es la Argentina y estamos tratando de salir del infierno y construir un país. Así que nada de querer ensuciarnos con aquellos sinvergüenzas del pasado que cometieron actos que avergonzaron a los argentinos. Nosotros vamos a fondo y de frente porque lo podemos hacer y los argentinos, gracias a Dios, también lo pueden hacer hoy.

 

Después podríamos redactar la historia de ese fondo, quién se presentó, el capital que tiene, la relación directa del que se presentó con ese fondo, 3.200 euros, un montón de cosas podríamos decir pero eso lo vamos a dejar para los organismos técnicos que corresponde.

 

También es muy importante lo que se ha dado, que el salario dobló a la inflación, en los tres estamentos lo hizo, en los salarios formales, informales y públicos. Hoy me contaban que algunos decían que en los informales eso es malo, no, eso también es bueno, que en los informales haya doblado a la canasta básica y a la inflación el crecimiento del salario, porque si el salario informal va creciendo se va acercando al formal y eso va a permitir un blanqueo mucho más rápido. Esto hay que estudiarlo bien, son temas claros y precisos que se dan permanentemente.

 

También hoy escuchaba o leía por allí que por el cambio en el INDEC creció el riesgo país argentino. Yo digo ¿creció a 6.000, a 7.000, a 10.000? No, primero que es una información totalmente errónea, porque les voy a contar algo, y quienes escriben sobre estas cosas tienen el deber de informarse. ¡Hay que informarse, chicos, hay que estudiar! Hay que informarse de lo que va sucediendo en el mercado financiero. En primer lugar obviamente que por un cambio de funcionario estas cosas no pasan, de esto olvídense, hablemos las cosas con absoluta claridad. En segundo lugar, subimos de 184 de riesgo país a 202. En tercer lugar, desde diciembre del año pasado hay un fondo que a través de un banco de inversiones estuvo comprando bonos, lo voy a decir para que quede absolutamente claro: hubo un fondo que estuvo comprando muchos bonos argentinos, una especulación del mercado, compra bonos y hace 10 días empezó a venderlos porque evidentemente está generando rentabilidad. Lo mismo le pasa a Brasil, eso es lo que está moviendo el mercado de los bonos. Es decir, no se puede ser tan superficial y querer hacer un análisis de que eso generó una inquietud y un cambio en el supuesto riesgo país, que es muy bueno, 202; si fuera 240 es muy bueno y si fuera 300 es muy bueno, tuvimos 7.000 de riesgo país. Pero la verdad que esto fue lo que pasó, suponemos que es de un determinado país que se mueve ese fondo, que no lo puedo decir, pero esto es lo que está pasando en el mercado internacional y lo estamos siguiendo de cerca, no es nada ilegal, es la natural compra y venta de bonos que se produce en los mercados internacionales. Pero para que les quede absolutamente claro esto es muy importante tenerlo en cuenta.

 

También les puedo asegurar que tenemos una profunda alegría; cuando hoy me informaba como lo hago habitualmente pensaba, cambiando de tema, cuando en el día de ayer me dice Cristina “voy a ir al partido de Argentina – Francia”. “¿Vas a ir al partido?”, digo yo. Cuando estábamos de novios y ya casados en La Plata la llevé dos veces a ver Racing – Gimnasia, ganó las dos veces Gimnasia y no la llevé más. Me decían que era una actitud autoritaria, pero bueno…, fue así, hasta un partido que ganábamos 3 a 1 después lo perdimos 4 a 3. Lo recuerdo como si fuera hoy. Fue y bueno, tuvimos la suerte de que ganó Argentina gracias a la gran actuación de los jugadores, al gran técnico que tenemos y nos pusimos todos contentos los que nos gusta el fútbol. Pero ya había algunas mentalidades que querían que pierda Argentina para que digan “perdió Argentina por culpa de que tal fue”. No se puede ser tan mediocre en la vida. Ganó y bueno, ahí está, fue y es así. Por eso yo cuando voy a ver a Racing no voy ni con ella ni con Ginés, cuando voy con Ginés pierde también. Lo fuimos a ver Ginés, ¿no?, y perdimos con Olimpo. (Riendo).

 

Pero estas son las cosas de la vida, las cosas lindas de la vida, hay que vivirla con mucha alegría y la verdad que estoy muy contento de cómo están funcionando las cosas en la Argentina. Hay que estar tranquilo, hay que tener alegría, el país va a seguir invirtiendo. Fíjense, otra muy buena noticia por la que estoy contento: la cosecha argentina puede llegar a 94 millones de toneladas, cuando el récord fue 84 millones creo que en el 2004. 94 millones de toneladas, por lo que puede tener una incidencia de más de un punto en el producto. Esto es muy bueno, la producción argentina, nosotros aplaudimos la tarea de los productores, en ese aspecto leí hoy también que el precio de la soja volvió a subir muy bien. Es decir, son todas noticias buenas e interesantes para que la economía argentina siga adelante. Hay que tener muchas ganas, mucho optimismo, hay que trabajar con muchísima fuerza y esto es central para la construcción del país que estamos soñando.

 

Por eso, buen día Felipe y Daniel, también para el amigo intendente de Mar del Plata y quienes están acá, se puso en marcha toda la operación para hacer la licitación del tren a Mar del Plata; contento con todas las informaciones y noticias que vamos teniendo, y hay que tener firmeza en la Argentina, tener absoluta firmeza porque este país defendido, corrigiendo errores y trabajando con muchísimas ganas lo podemos convertir en un país que cada vez sea mejor para todos los argentinos y podamos salir de ese infierno, que todavía nos cuesta porque obviamente no se sale de un día para otro.

 

Les agradezco profundamente que hayan puesto en marcha esto, Felipe, en serio, es importante que alguien que está terminando su gestión tenga la fuerza que vos tenés, a veces no pasa, y las ganas también que tiene Daniel de llevar este adelanto. Daniel ya está fuertemente en camino, y realmente te va muy bien, mejor de lo que yo esperaba. (Riendo) Te felicito. Lo otro, será pingüino o será pingüina, hasta luego, muchas gracias. (Aplausos)

 

NK/

 

Webmaster@presidencia.gov.ar

(54) 11-4344-3600

Balcarce 50 – cp 1064, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

_______________

www.laarena.com.ar

editoriales

BUENOS AIRES PLAGADA DE FUNCIONARIOS ENVIADOS POR BUSH

Segunda injerencia del embajador Wayne en asuntos de Argentina.

El embajador estadounidense, Earl A. Wayne, ha incurrido en la segunda injerencia en nuestros asuntos internos, al quejarse al presidente Kirchner de la supuesta exclusión de un fondo de inversión en un negocio eléctrico. Esta vez lo suyo no pasó inadvertido.

 

Por Emilio Marín

 

El debut del diplomático en su labor de lobby para promover los negocios norteamericanos en nuestro país fue en la primera semana de estadía, en noviembre pasado. Allí, al ser recibido por el ministro Julio De Vido –que le abrió su despacho en varias otras oportunidades, lo mismo que la mayoría de los ministros del PEN-, abogó para se adoptara la tecnología ATSC para la televisión digital. Si se atendía a su petición-exigencia, que supone descartar las ofertas de la Unión Europea y Japón, prometió que Estados Unidos iría liberando transferencia tecnológica en el rubro.

 

En ese momento, la intromisión abierta y pública del embajador, denunciada por este medio en solitario, no provocó ninguna respuesta del gobierno de Néstor Kirchner. Mejor dicho, ninguna respuesta de tono crítico.

 

Sí abundaron en De Vido los elogios porque Wayne le prometió que en dos años las inversiones estadounidenses serían de 3.000 o 4.000 millones de dólares en las áreas petroleras, gasíferas y de electricidad.

 

O sea que en primera instancia la administración Kirchner vio con buenos ojos que el flamante diplomático se lanzara a la pesca de buenos contratos y negocios para sus corporaciones.

 

Ahora, en cambio, llegó el momento del reproche.

 

El presidente de la Nación se quejó públicamente de que el suyo es “un gobierno cristalino y va a tomar la decisión que tiene que tomar con toda la soberanía nacional. A nosotros no nos apura nadie, menos estos fondos de inversión que muchas veces nadie sabe cómo funcionan, de quién son o a quiénes pertenecen”.

 

Esas palabras destempladas tuvieron un destinatario preciso, por más que el orador no hizo en la Casa Rosada nombres y apellidos.

 

Es que se había publicado que Wayne envió una carta al ministro De Vido quejándose de que el fondo de inversión Eton Park, estadounidense, tenía trabas para ganar la mayoría accionaria de Citilec, consorcio que controla laprincipal empresa de transmisión eléctrica de alta tensión, Transener. Eton había abrochado la compra a Petrobras pero el ente regular de la energía, ENRE, aparentemente le daba largas al visado.

 

La nota norteamericana dejaba traslucir su sospecha de que el gobierno prefiere que ese lugar en Transener lo ocupe una alianza entre la mixta Enarsa y la privada Electroingeniería con sede en Córdoba. Esta última viene ganando importantes licitaciones organizadas por Planificación Federal. 

 

En buena hora que las autoridades argentinas pongan límites al accionar de lobbista del representante de Washington. Pero su defensa de lo nacional no es creíble, atento a la permeabilidad que han mostrado ante sus actividades.

 

Cabeza de playa

 

Wayne desembarcó en la Capital Federal el 5 de noviembre último. En sus tres meses de estadía ha sido recibido en seis oportunidades por Jorge Taiana, contando la última de la serie.

 

Ayer llegó al Palacio San Martín acompañando al número 3 del Departamento de Estado, Nicholas Burns, y al secretario de Estado adjunto para asuntos americanos, Tom Shannon.

 

La vez anterior, hace pocos días, fue en compañía del vice representante comercial externo, John Veroneau, quien llegó desde Montevideo luego de firmar allí un Acuerdo General de Comercio e Inversiones como primer paso hacia un Tratado de Libre Comercio.

 

Esa gestión en Uruguay fue una bomba de tiempo contra el Mercosur pero Wayne y Veroneau subieron hasta el piso 13 de nuestra cancillería donde mora Taiana como si fueran los enviados del mejor aliado de Argentina y el bloque del sur.

 

Burns y Shannon vinieron a hablar de política y de la política exterior de nuestro país, luego de pasar por Brasilia. Fueron recibidos en la Casa Rosada por el Jefe de Gabinete Alberto Fernández, por cuya oficina pasó el propio Kirchner para saludarlos en un gesto político nada casual.

 

Era la combinación de una dosis de crítica por el affaire Eton Park con la búsqueda de la unidad con la Casa Blanca manifestada desde el 21 de setiembre último, cuando el santacruceño tocó la campanita de la Bolsa de Wall Street.

 

El objetivo de la dupla estadounidense es atraer al gobierno argentino a una relación de mutua comprensión y apoyos recíprocos, aún cuando ésta no alcance la dimensión “carnal” que tuvo durante el menemismo.

 

El Departamento de Estado quiere meter una cuña entre Kirchner y el demonizado presidente de Venezuela.

 

El martes de esta semana, en una comparencia ante el Congreso, Condoleezza Rice volvió a atacar a Hugo Chávez como si éste significara un cáncer para su país y la región en su conjunto.

 

Burns y Shannon piensan que si logran algún tipo de acuerdo en Buenos Aires, pueden contener la influencia del bolivariano en Bolivia y Ecuador, que -bajo la dirección de Evo Morales y Rafael Correa-, no van por los carriles deseados.

 

Los dos enviados del Norte expusieron en dos de los ámbitos donde mejor se sintoniza la onda estadounidense: el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y las representaciones israelitas de AMIA y DAIA. Con éstas no los une ningún amor sino la necesidad de seguir pegando en los flancos de Irán, luego que la justicia local pidiera la detención de ocho funcionarios iraníes, entre ellos el ex presidente Alí Rafsanjani, acusados sin pruebas como responsables de la voladura de la mutual judía en 1994.

 

Las intromisiones políticas

 

Wayne ha llevado a los ministros del Ejecutivo propuestas lesivas al interés nacional, como reiniciar ejercicios militares conjuntos y participar de la “guerra contra el terrorismo” a nivel mundial.

 

Ese mismo tipo de sugerencias acercó a los oídos de los ministros de Justicia y de Interior, el secretario de Justicia estadounidense Alberto Gonzales, también presentado por el flamante embajador.

 

La breve estadía del fiscal general provocó la ira de los organismos de derechos humanos más cercanos al oficialismo, como Madres de Plaza de Mayo y Madres Línea Fundadora.

 

Quien dio consejos a Alberto Iribarne y Aníbal Fernández -debieron llegarse hasta la embajada en Palermo, jugando de visitantes- no puede hablar de justicia y ley.

 

El funcionario de Bush ideó la figura del “combatiente enemigo” para burlar las convenciones de Ginebra sobre el trato a los prisioneros de guerra de Afganistán e Irak.

 

Fue sindicado como el responsable de las violaciones a los derechos humanos cometidos por las tropas norteamericanas en las cárceles de Abu Ghraib en Irak y Guantánamo en la parte oriental de Cuba usurpada desde 1901.

 

“El caballero de la tortura” también bajó línea en Buenos Aires; que se lo recibiera ya es un escándalo.

 

Wayne se ha plantado como un diligente defensor de Monsanto, Exxon, Bell South, Citibank, Eton Park, Wal Mart y Lockheed Martin, cuya planta de Córdoba visitó la semana pasada, luego de cenar con el gobernador José Manuel de la Sota y almorzar con el intendente Luis Juez.

 

Y en simultáneo, hace de cabeza de playa para el desembarco de las misiones políticas imperiales que llegan para “ablandar” las posiciones del gobierno. Kirchner, tras el episodio de Wall Street y el pago de toda la deuda con el FMI, está en  una tónica de reamigamiento con Washington. De allí que sume su granito de arena a la ofensiva contra Irán, vía causa AMIA.

 

En cambio es menos previsible que el patagónico capitule y se convierta en un operador de Bush. En esa dudosa categoría no está y por eso el anuncio de la gira de aquél por esta parte del mundo no incluyó Buenos Aires.

 

En marzo el texano andará por Uruguay, Brasil, México, Guatemala y Colombia, a cuyos gobiernos considera como más afines a su política.

 

Kirchner por su parte llegará a Caracas dentro de diez días y, sin arrepentirse de su giro amigable con la Casa Blanca, tratará de que Chávez compre otros 2.000 millones de dólares de títulos públicos argentinos y le abra a Enarsa un área de explotación del crudo de la Faja del Orinoco.

 

Así es la política de tironeos, zigzags, idas y venidas que caracteriza al presidente argentino, que no aciertan a descifrar sus críticos que lo igualan con Alvaro Uribe Vélez (Colombia) y Felipe Calderón (México); ni sus admiradores, que fantasean con que es un antiimperialista igual a Chávez, Evo Morales y Fidel Castro