El caso El Masri enturbia las relaciones entre la UE y Bush

LOS VUELOS SECRETOS DE LA CIA

AP / El Semanario digital

Las autoridades judiciales de Alemania ordenaron detener a  13 agentes de la CIA acusados de secuestrar al alemán Khaled al-Masri y llevarlo en secreto a Afganistán.

LOS VUELOS SECRETOS DE LA CIA

El caso El Masri enturbia las relaciones entre la UE y Bush

 

Feb. 01, 2007

ORDENAN DETENCIÓN DE AGENTES DE LA CIA

Associated Press

BERLIN

 

Las autoridades judiciales de Alemania ordenaron la detención de 13 presuntos agentes de la CIA acusados de secuestrar a un alemán y llevarlo en secreto a Afganistán, dijo el miércoles la fiscalía de Munich.

 

El fiscal Christian Schmidt-Sommerfeld añadió que las órdenes de captura fueron giradas en los últimos días.

 

El fiscal indicó que las órdenes de captura fueron emitidas en relación con el caso de Khaled al-Masri, un alemán de ascendencia libanesa quien asegura que fue secuestrado en diciembre del 2003 en la frontera Serbia-Macedonia y llevado en avión por la CIA a un centro de detención en Kabul, Afganistán, donde fue maltratado. Al-Masri dice que fue liberado en Albania en mayo del 2004 luego que la CIA determinó que había detenido a la persona equivocada.

 

La fiscalía de Munich ha dicho con anterioridad que los investigadores españoles les comunicaron los nombres de varios agentes secretos de Estados Unidos que habrían participado en el secuestro ocurrido en el 2003, pero de inmediato se desconocía si eran las personas buscadas.

 

Ninguno de los sospechosos fue identificado. Sin embargo, Schmidt-Sommerfeldt indicó posteriormente que «los detalles personales contenidos en las órdenes de detención son, que sepamos, alias de agentes de la CIA''.

 

''La futura investigación estará centrada en intentar identificar claramente a los sospechosos'', agregó.

 

El canal de la televisión alemana NDR dio a conocer una lista con los nombres de los 13 — 11 hombres y dos mujeres — que según dijo obtuvieron sus reporteros. Agregó que tres de ellos fueron contactados por los periodistas aunque todos ellos se negaron a formular comentarios.

 

La secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice y las autoridades estadounidenses se negaron a comentar el caso. Aun así, la canciller alemana Angela Merkel indicó que Estados Unidos reconoció que cometió un error con al-Masri.

 

Schmidt-Sommerfeld dijo que la fiscalía se concentró en los 13 sospechosos tras recibir una lista en diciembre del 2005 de posibles sospechosos recopilada por los periodistas españoles con fuentes en la Guardia Civil, la policía paramilitar española que depende del Ministerio del Interior y del de Defensa.

 

Con la ayuda de las autoridades españolas, pudieron proseguir una investigación de ''personas concretas'', indicó Schmidt-Sommerfeld.

 

Luego llegaron otras pistas, como la de la fiscalía de Milán y del senador suizo Dick Marty, que encabezó la investigación sobre las detenciones y transferencias de la CIA, por encargo del Consejo de Europa. Schmidt-Sommerfeld no aclaró qué pistas eran.

 

Por otra parte, las autoridades italianas han solicitado la detención de 26 estadounidenses, al parecer todos menos uno agentes de la CIA, en relación con el secuestro en el 2003 en Milán del clérigo egipcio y presunto terrorista Osama Moustafa Hassan Nasr.

 

El Departamento de Justicia se ha negado a cooperar con la fiscalía de Munich, debido a los procedimientos legales en curso en Estados Unidos.

 

Al-Masri pidió a un tribunal federal de apelaciones de Richmond, en el estado de Virginia, que readmitiera una demanda judicial que incoó en mayo, por considerar que un juicio podría perjudicar la seguridad nacional al revelar detalles de las actividades de la CIA.

 

Elsemanaldigital.com

        

SECUESTRADO Y TORTURADO

 

31 de enero de 2007

 

El caso de El Masri forma parte del sumario relacionado con los vuelos secretos de la CIA, que está siendo objeto de investigación en el Parlamento alemán.

 

La orden de captura de 13 personas de la CIA en relación con el presunto secuestro del alemán de origen libanés en un vuelo que salió de Palma de Mallorca arroja luz sobre la investigación.

 

La fiscalía de Múnich ha dictado orden de arresto contra 13 personas -todas ellas colaboradores de la CIA- en relación con el presunto secuestro de Jaled el Masri, un alemán nacido en Líbano, según anunció el programa Panorama de la radio-televisión alemana NDR.

 

Para la justicia alemana, esos 13 individuos, agentes encubiertos por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), son sospechosas de privación de libertad y de heridas corporales graves, precisó NDR. Al ser interrogada, la fiscalía de Múnich se negó a confirmar las informaciones de la cadena regional de radio y televisión.

 

La pesadilla de Afganistán

 

Jaled el Masri declaró haber sido detenido en Macedonia a fines de 2003, secuestrado y luego entregado a agentes estadounidenses que lo llevaron a Afganistán, lo encarcelaron, lo golpearon, lo acosaron y luego lo liberaron al cabo de cinco meses sin ningún cargo en Albania el 29 de mayo de 2004. Sin embargo, EEUU ya se había percatado de su error mucho antes de la liberación el El Masri.

 

La orden de captura de la fiscalía no tiene validez en Estados Unidos, y según del diario Die Welt, la justicia estadounidense se muestra hasta ahora remisa a colaborar. Sin embargo, los acusados sí podrían ser detenidos en el caso de que viajaran a Europa.

 

Pistas de la Guardia Civil

 

Según el programa Panorama la Fiscalía de Múnich obtuvo la pista de los presuntos secuestradores gracias a la Policía española. Varias presuntas operaciones de secuestro despegaron del aeropuerto de Palma de Mallorca, en concreto, la de Jaled el Masri.

 

El programa Panorama dijo que en un informe de la Guardia Civil consta que El Masri fue secuestrado por un grupo de 13 agentes de la CIA en un Boeing 737. El vuelo N3113P salió de Palma el 23 de enero de 2004. En Macedonia subió al avión El Masri y continuaron hasta Afganistán, donde fue encarcelado.

 

Según el diario Die Welt, la Policía española ha podido averiguar los nombres de todos los pasajeros del vuelo y dispone de copias de los pasaportes de parte de ellos. En la mayoría de los casos se trata de identidades falsas.

 

Según Panorama, la CIA, a la hora de falsificar las identidades de los agentes, utilizó unos métodos muy simples y fáciles de detectar. El programa logró dar con el nombre y la dirección auténtica de tres de ellos sin demasiados problemas.