Las suma que dejó de entrar al Estado, por aportes genuinos, fue de 90 mil millones de dólares.

DURMIENDO CON EL ENEMIGO

jorge-rachid-2-2
Jorge Rachid:-Los trabajadores, han dejando, mas de 12 mil millones entre ganancias y gastos a favor de la AFJP.

 

DURMIENDO CON EL ENEMIGO –AFJP

 

Por Jorge Rachid

 

Dentro de pocos días el Congreso discutirá las modificaciones propuestas por el Ejecutivo al sistema previsional vigente desde 1994 por ley 24.241.

 

Muchos legisladores actuales que votaron a mano alzada, la derecha por supuesto, en 1993 ahora votarán con la izquierda correcciones al perverso sistema de capitalización que, extorsivamente, a exigencia del Banco Mundial, puso al sistema previsional argentino en manos de la especulación financiera, desde entonces.

 

No estamos hablando de fondos públicos, sino de ahorro interno genuino de trabajadores argentinos que desde hace 12 años han constituído un fondo que sólo, en AFJP, sin contar el sistema de reparto, posee actualmente, en papeles, cerca de 30 mil millones de dólares.

 

Los trabajadores, han dejando, mas de 12 mil millones entre ganancias y gastos, encima siendo parte de la arquitectura neoliberal de quebrar el sistema solidario previsional.

 

Si sumamos a este dato, las rebajas de los aportes patronales desde 1995 nos encontramos (quienes estudiamos el tema desde entonces), que las suma que dejó de entrar al Estado, por aportes genuinos, fue de 90 mil millones de dólares, transferidos a ganancias de empresas, con el objetivo declamado de “crear empleo” disminuyendo los costos laborales.

 

Todos sabemos como terminó esa historia.

 

Los administradores, hombres sin rostro, de un sistema del que “no se habla”, negocian con el Gobierno, como prestamistas de última instancia, con fondos de los trabajadores, a los fines provisionales, para la colocación de deuda, alterando el menú de inversiones previsto por la propia ley 24.241.

 

Con el discurso que el Estado es incompetente y corrupto en el manejo de los fondos, desde hace años estos señores financieros lucran cobrando casi el 30% del capital depositado por los trabajadores, para sentarse con el Estado a presionar tasas, supuestamente en defensa de los ahorros, cuando ya amputaron los mismos, haciendo trizas cualquier posibilidad, por mas crecimiento económico que exista, de recuperar el capital inicial.

 

Es decir que, en vez de mandar presos a los corruptos, cambiamos corrupción oficial por corrupción privada, que no puede, ademas, ser votada ni removida, y de la cual somos cautivos, empujados a entrar e impedidos de salir, tan coercitivamente, como ahora.

 

Las medidas elevadas al Congreso son un camino correcto pero con un final incierto.

 

Veamos:

 

Es correcto abrir el traspaso y permitir optar por un sistema, y en especial destinar al ingresante-al-mercado-laboral al sistema de reparto, sino es que elige una AFJP en particular.

 

Es correcto disminuir al 1% del gasto, pero hay que decirlo con todas las letras es el 1% del 7% actual o sea 14%, sigue siendo alto pues hay que agregar seguro de incapacidad y muerte.

 

Es importante haber cambiado el punto de inflexión sobre el avance de los sistemas privados y rejerarquizar lo público, pero no soluciona el problema del descreme, es decir la coaptación de los sectores de mas altos recursos y rindes financieros.

 

El sistema solidario se basa, en todo el mundo, en que quien mas gana aporta por el que menos gana, el mas joven  por el mas viejo y el mas sano por el mas enfermo.

 

Al joven pudiente y sano lo tiene las AFJP.

 

Ahora pensemos ¿Que hubiese sucedido con los jubilados si en vez del Estado hubiese existido en el pasado éste sistema, con aportantes a los bancos BIR, Patricios, Mayo?, por solo nombrar algunos con quiebras fraudulentas ¿y si en los papeles de la Bolsa hubiesen comprado (como si lo hicieron los señores sin rostros de las AFJP), fondos de ENRON de EEUU o Parmalat de Italia o Fortabat en nuestro país?, (los primeros con quiebras fraudulentas y la última en convocatoria de acreedores).

 

Nuestros jubilados no hubiesen tenido ni los 150 pesos miserables que cobraron por años.

 

Por eso la recuperación del salario jubilatorio y las modificaciones propuestas son un camino correcto, aunque incipiente.

 

¿Cuales son entonces las cuestiones de lo incierto?

 

En primer lugar debemos decir que sólo 14 países del mundo tienen éste sistema, el resto implementa sistemas estatales y además sistemas de fondos de inversión privados, donde el ciudadano negocia sus fondos excedentes por sistema de capitalización, discutiendo condiciones y retiros en forma personalizada y no descuentos compulsivos ni gastos sobre capital sino sobre ganancias de intereses.

 

En éste marco la convivencia de ambos sistemas es impensable porque el sistema solidario es el aporte del trabajador hoy para que cobre su padre hoy, es el aporte empresarial que desgrava, hoy para garantizar Seguridad Social hoy al desamparado y al desocupado, es el ahorro hoy para financiar obra pública hoy que mejore calidad de vida del pueblo hoy y tambien para invertir en bosques que crecen como la vida y son recursos renovables.

 

Así hacen la mayoría de los países desarrollados del mundo donde el Estado está presente.

 

Por lo tanto la convivencia con un sistema que miente sobre rendimientos, compulsivo en sus descuentos, extorsivo en su manejo y que solidifica el individualismo cultural como expresión social, ( haciendo creer que sus fondos son plazo fijo, cuando son parte de un sistema provisional), no puede durar mucho mas.

 

EL SISTEMA PREVISIONAL ES LA MATRIZ DE UN MODELO SOCIAL SOLIDARIO,

 

LAS AFJP SON LA CARA VISIBLE DEL CAPITALISMO SALVAJE NEOLIBERAL  EN RETIRADA EN TODO EL MUNDO.

 

Los argentinos y el Gobierno debemos decidir un modelo estructural en Seguridad Social que garantice su perpetuidad y transparencia.

 

Se puede construir, como lo hemos hecho en otras épocas, si tenemos en claro los objetivos estratégicos del modelo de construcción social de los futuros 25 a 50  años.

 

Las administradoras deben pasar a ser seguros de retiro legislados hacia esos fines, como cualquier seguro, y controlados por el Estado, pero la jubilación de los argentinos como dice el artículo 14  bis de la Constitución Nacional es una responsabilidad del Estado.

 

Actualmente aportan al sistema AFJP sólo el 40% de 11 millones de afiliados, siendo el resto morosos que están perdiendo capital.

 

El Estado con fondos o sin fondos responderá ante nuestros compatriotas ya que siempre, es su obligación constitucional.

 

Si a esto le sumamos el 45% de trabajo en negro que no aporta ni tributa tomaremos conciencia que estamos ante instancias decisivas en cuanto al camino a seguir en lo estratégico para construir un país mas justo y equitativo.

 

Esperamos de los legisladores que asuman su responsabilidad histórica y el Ejecutivo que confíe en el pueblo si se trata de dar batallas para la que estima en correlación de fuerzas desfavorables.

 

Para estas batallas el pueblo argentino con grandeza y desprendimiento siempre acompaña a sus gobernantes si los gobernantes se atreven a darla rompiendo el coloniaje neoliberal de mas de treinta años.

 

JR/

 

Bs. As. 2-2-07

 

El Dr. Jorge Rachid pertenece al IBAPE, al CESS y al MNyP

 

N&P: El Correo-e del autor es Jorge Rachid jorgerachid2003@yahoo.com.ar