Sigue el debate por el avance extranjero en zonas estratégicas.

«PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD SIGNIFICA PÉRDIDA DE LA SOBERANÍA».

Elsa Bruzzone (CEMIDA ) (PSI)

acuifero-ii-2
Se rechazara la pretensión del Banco Mundial de convertir al Acuifero Guarani en Patrimonio de la Humanidad, porque eso significaría la pérdida de la soberanía.

Gentileza de José María Cavalleri ingcavalleri@hotmail.com

Prensa Sindical Internacional

 

"PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD SIGNIFICA PÉRDIDA DE LA  SOBERANÍA".

Sigue el debate por el avance extranjero en zonas estratégicas.

 

Por Elsa Bruzzone*.

 

BUENOS AIRES, 25(PSI).- Nosotros hemos logrado el reconocimiento del agua como un derecho humano fundamental ligado a la salud y a la vida, como bien social inalienable que debe ser objeto de políticas de servicio público, propiedad y patrimonio de nuestros pueblos.

 

Hemos ratificado nuestra soberanía sobre el Acuífero Guaraní y hemos logrado que los parlamentarios del Mercosur lo ratificaran en diciembre del año pasado, que los presidentes de nuestros cuatro países ratificaran la soberanía de nuestros países y pueblos sobre el recurso y se rechazara la pretensión del Banco Mundial de convertirlo en Patrimonio de la Humanidad, porque eso significaría la pérdida de la soberanía, y que todos los países del mundo pasan a ser dueños del recurso natural.

 

Respecto al Patrimonio de la Humanidad, les digo que lamentablemente tenemos a Las Cataratas del Iguazú, Valle de la Luna, Península de Valdés, Hielos Continentales, los Lagos Santacruceños, el Glaciar Perito Moreno y la Quebrada de Humahuaca.

 

Esto provoca que los extranjeros estén comprando tierras, alambren y nos prohíban acceder a nuestros lagos, lagunas y ríos.

 

Tenemos derogadas todas las leyes de protección que impidieron la venta de zonas con recursos naturales y de fronteras a extranjeros.

 

Esto no es irreversible, simplemente requerimos una ley nacional para ser elevada a la UNESCO que diga que no queremos tener más zonas como Patrimonio de la Humanidad, refrendada por el Poder Ejecutivo, hacemos la presentación y automáticamente recuperamos nuestra soberanía.

 

Pero debe salir del Congreso Nacional.

 

Cuando hablan de pagar en especies, le dicen a nuestros gobiernos: "Ustedes me tendrán que pagar casi tres millones de dólares por

país porque estoy explorando para ustedes. Por todo el conocimiento estratégico brindado y que me seguirán brindando".

 

Conocimiento al que nosotros no llegamos. Sólo conocemos lo que el Banco Mundial quiere que conozcamos.

 

Fíjense: 1988: un millón y medio de dólares por país y todo el conocimiento para nuestros países, por eso insistimos que el Acuífero

Guaraní es uno de los casos más claros de corrupción y traición a la patria

de los '90.

 

Las nuevas avanzadas del Banco Mundial

 

La situación del país no ha cambiado. No ha habido reacción a nivel del Gobierno nacional.

 

Tengan en cuenta que la Unidad Nacional Ejecutora del proyecto del país está conformada por la Secretaría de Medio Ambiente, la Subsecretaría de Recursos Hídricos, Cancillería y la Jefatura de Gabinete de Ministros.

 

Es decir que todos estos temas se conocen.

 

En este momento, Lula tiene un grave problema con el Banco Mundial porque los gobernadores de los Estados, que son dueños del reservorio, se niegan a darle toda la información que tienen sobre el Acuífero al Banco Mundial.

 

Ellos utilizan el recurso desde 1930, los mismos estados son los que elaboraron los planes de exploración y explotación en beneficio de sus pueblos y no quieren renunciar a ello.

 

Pero ahora el Banco Mundial está presionando de otra manera sobre nuestros países.

 

Como es un acuífero subterráneo, que a determinada profundidad sus aguas tienen calor, minerales y aguas termales, está tratando de convencernos de que el Acuífero Guaraní no es agua, sino recurso minero.

 

De esta forma pasaría a ser una mercadería.

 

El Código de Minería, modificado en los '90, dice que los estados provinciales y el Estado nacional pueden hacer tareas de exploración

pero no de explotación porque son incompetentes.

 

Las únicas competentes son las empresas privadas y transnacionales: obligan a los estados a entregar la explotación minera a las empresas privadas.

 

Donde el agua es de superficie subterránea no importa las características que tenga: es de dominio público.

 

El Artículo 2337 del Código Civil dice que todas las cosas que son de dominio público de ninguna manera pueden ser mercancía.

 

Por fortuna, todos los códigos de agua del país están adaptados a esto, pero, además, la mayor parte de ellos dice que no importa si está en forma de nieve, líquida, arriba o abajo, si tiene minerales, si tiene temperatura; el agua termal es agua.

 

Éstas son las nuevas avanzadas del Banco Mundial, que está trabajando activamente, tomando provincia por provincia. A todas les está haciendo la misma pregunta y contratan gente: abogados, jueces, para que digan si esto puede ser posible de conseguir en Argentina.

 

Me duele profundamente que, con tantos recursos que tenemos,

la población no tenga acceso al agua potable y estemos viviendo sequías en

zonas donde está el reservorio.

 

¿Cómo es posible?

 

En este país hay agua y aunque esté mal distribuida, tenemos de sobra.

 

Lamentablemente, aún no sabemos la capacidad y el potencial del agua subterránea que poseemos, porque hace muchos años que las tareas de exploración e investigación no se llevan a cabo.

 

Esto ha sido reconocido en un informe del propio Gobierno nacional.

 

Pero insisto, el país que no es dueño de sus recursos naturales, de su tierra, de su agua, de sus bosques, de su selva, de su biodiversidad, de sus minerales e hidrocarburos para explotarlos en beneficio de su pueblo va a ser un país que siempre estará de rodillas ante las empresas transnacionales, ante los organismos financieros internacionales y ante las potencias imperiales de turno.

 

Sólo el país que es dueño absoluto de todos los recursos naturales, ese pueblo que es dueño de todo, realmente es autónomo, libre y soberano.

 

Nosotros tenemos la tarea titánica de recuperar absolutamente todos nuestros recursos naturales.

 

EB/

 

(* Extraído de las disertaciones de la profesora Elsa Bruzzone, investigadora del CEMIDA (Centro de Militares para la Democracia) que estuvo en Paraná con motivo de la proyección del Documental 'Sed, invasión gota a gota', de Mausi Martínez, en La Vieja Usina, el 3 de noviembre pasado. El evento estuvo organizado por FUNDAL y la Senaduría Departamental de Gualeguaychú.  Publicado como artículo en la Revista El Colectivo Nº 12 de Paraná, Entre Ríos, y Eco Portal.).-