El bloque no debe permitir ser un lugar de ensamblaje de productos importados extrazona.

CUMBRE MERCOSUR: KIRCHNER PIDE UN BANCO DEL SUR

ANSA - EFE

kirchner-en-la-cumbre-de-ri
Néstor Kirchner, definió hoy "indispensable" trabajar para la creación de un Banco del Sur, del Gasoducto del Sur y una moneda única para el Mercosur.
 

CUMBRE MERCOSUR: KIRCHNER PIDE UN BANCO DEL SUR

 

RIO DE JANEIRO, 19 (ANSA)- El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, definió hoy "indispensable" trabajar para la creación de un Banco del Sur, del Gasoducto del Sur y de una moneda única para el Mercosur.

 

Al hablar durante la cumbre del Mercosur que se realiza en Rio de Janeiro, el mandatario argentino se pronunció a favor de profundizar "la integración productiva del bloque".

 

Kirchner valoró la actualidad "estabilizada en el nivel político y económico" de América del Sur, como plataforma para una profundización de la integración del Mercosur y otros países de la región.

 

El presidente argentino dijo que es necesario "reducir asimetrías entre los socios" del Mercosur, pero advirtió que el bloque no debe permitir ser un lugar de ensamblaje de productos importados extrazona.

 

Kirchner celebró el acuerdo entre Brasil y Venezuela para la construcción de la primera parte del gasoducto que pretende llegar desde el país caribeño hasta Argentina.

 

También apoyó la propuesta de Venezuela de la creación de un Banco del Sur.

 

19/01/2007 15:54

© Copyright ANSA

 

KIRCHNER RECONOCE DIFICULTADES PARA LA INTEGRACIÓN DEL MERCOSUR

"Tiene que quedar claro que nuestra soberanía pasa por esta alianza regional"

El Financiero en línea EFE

Economía – Viernes 19 de enero (09:00 hrs.)

Río de Janeiro, 19 de enero.- El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, reconoció hoy las dificultades por las que atraviesa el Mercosur, pero sostuvo que la integración regional es una herramienta para proteger la soberanía de los países sudamericanos.

 

"Debemos reconocer las dificultades de algunas industrias de los Estados parte del Mercosur. Tenemos una necesidad impostergable de lograr mayores compromisos comunes para dar solución a estos problemas", dijo Kirchner en la sesión plenaria de la cumbre del Mercosur que se celebra en Río de Janeiro.

 

El gobernante argentino admitió que el bloque tiene una "agenda inconclusa", como un "disciplinamiento a los incentivos a la producción y la inversión" que aplican los distintos socios y "que son en parte responsables de las asimetrías".

 

Dijo que también está pendiente una revisión del arancel externo común para algunos sectores productivos, y avanzar en la coordinación de políticas macroeconómicas.

 

Pese a estas dificultades y tareas pendientes, Kirchner señaló que "tiene que quedar claro que nuestra soberanía pasa por esta alianza regional".

 

En este sentido, llamó a sus colegas a diseñar una "agenda política e ideológica acorde con el nuevo escenario internacional" y a "la construcción de una vertiente que represente los intereses de los pueblos".

 

Afirmó que la "región se abre a un nuevo capítulo político" con los triunfos electorales del venezolano Hugo Chávez, el ecuatoriano Rafael Correa y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, victorias que a su entender demuestran la "disposición de los pueblos por el cambio, la justicia social y la distribución del ingreso".

 

Kirchner destacó que el ingreso de Venezuela al Mercosur como socio pleno y la solicitud de Bolivia para sumarse con igual estatus, país que consideró "con mucho agrado", hacen del bloque "un polo de atracción" y una "verdadera esperanza para el continente".

 

Añadió que el Mercosur es "un motor de consolidación de la democracia" mediante la estabilización política de la región.

 

"Los problemas siempre acechan a la integración, pero lo cierto es que hemos logrado avanzar" a fuerza "de buenos entendimientos", indicó el presidente argentino.

 

Además, destacó iniciativas como el recientemente establecido Parlamento del Mercosur, el Fondo de Convergencia Estructural, los acuerdos comerciales y, en negociación, el inicio de la redacción de un nuevo código aduanero, entre otros logros.

 

Subrayó, además, la importancia de avanzar en la creación de un Banco del Sur y en la construcción del Gasoducto del Sur.

 

En este sentido, aplaudió el acuerdo logrado entre Venezuela y Brasil para iniciar la construcción del tramo norte del gasoducto, y dijo que espera avanzar en igual sentido con Bolivia para "comenzar a dos puntas con este proyecto". (Con información de EFE/MOB)

 

CUMBRE DE MERCOSUR INICIA HOY LABORES AL MÁS ALTO NIVEL

 

Río de Janeiro, Enero 19-. Los presidentes de los países integrantes del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) inician HOY en Río de Janeiro, Brasil, las labores al más alto nivel en el ámbito de la reunión cumbre de esa entidad.

 

El MERCOSUR tiene como miembros plenos a Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, constan como asociados Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, y a este encuentro cimero han sido invitados Guyana, Panamá y Surinam.

 

La Cumbre del MERCOSUR acogió ayer con satisfacción la disposición del gobierno boliviano de integrarse al bloque en calidad de miembro pleno, para lo cual un grupo de trabajo creado al efecto iniciará las labores que permitirán la plena incorporación de Bolivia al conglomerado regional.

 

El canciller brasileño, Celso Amorim, adelantó que la entrada boliviana al MERCOSUR tiene el respaldo de su país y será finalmente aceptada en condiciones especiales.

 

SESIONÓ REUNIÓN DEL CONSEJO DEL MERCOSUR.

 

En Río de Janeiro concluyó este jueves la reunión del Consejo del Mercado Común del Sur, órgano formado por los cancilleres y titulares de Economía del MERCOSUR, principal mecanismo de integración del Cono Sur.

 

Al término de ese encuentro, previo a la cita cumbre que escenificarán HOY los presidentes de los países integrantes de MERCOSUR, el canciller argentino, Jorge Triana, dijo a la prensa que ese grupo es el mejor instrumento de la región para combatir los flagelos del neoliberalismo.

 

Los mandatarios que asisten a la cumbre de MERCOSUR buscan reestructurar el bloque comercial regional, resolver las desigualdades entre los países miembros y alejarse de las dañinas concepciones neoliberales.

 

El anfitrión de la cumbre de MERCOSUR, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, pidió a los socios del grupo hacer de lado los intereses nacionales y afrontar las diferencias económicas.

 

HOY VIERNES 19 DE ENERO CONCLUYE

LA CUMBRE DEL MERCORSUR

Termina el cónclave regional marcado por una acentuada división de intereses político, comercial e ideológico

 

El Financiero en línea

 

Río de Janeiro, 19 de enero.- Los jefes de Estado que clausurarán hoy aquí la XXXII Cumbre Presidencial del Mercado Común del Sur (Mercosur) llegan al cónclave regional marcando una acentuada división de intereses político, comercial e ideológico.

 

A pesar de la existencia de polos, casi radicales, se evidencia también una serie de pequeños hilos entrelazados que mantienen "viva" la existencia del bloque, bastante criticado por la falta de alcances reales de integración desde su proclamación en 1991.

 

La cumbre semestral del Mercosur, que debía ocurrir en diciembre pasado en Brasilia, la capital brasileña, y se postergó para esta fecha en Río de Janeiro para dar tiempo de "engordar" la agenda está marcada por excentricidades, seguridad y verborrea.

 

Uno de los particulares encuentros bilaterales fue el que realizaron en la mañana de este viernes el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el canciller chileno Alejandro Foxley, quienes decidieron dialogar mientras "trotaban" por las playas cariocas.

 

El tema del diferendo entre Chile y Bolivia, que reclama una salida al mar, es desde años atrás un punto de la menos una mínima mención en agendas y declaraciones de encuentros y foros regionales.

 

Los dos temas que podrían dominar la Declaración Final de la Cumbre serían el de la aceptación de adhesión de Bolivia como miembro pleno del bloque y el candente litigio entre Argentina y Uruguay por la construcción de una planta de celulosa.

 

Ese asunto fue objeto de atención el jueves, ante las reacciones de los presidentes Néstor Kirchner (Argentina) y Tabaré Vázquez (Uruguay) en hablar del tema, que ya es abordado por tribunales internacionales ante el pedido argentino.

 

Argentina reclama que la construcción de la planta, en las márgenes uruguayas del limítrofe Río Uruguay, causaría un impacto ambiental perjudicial.

 

Si los presidentes evitaron el tema, los ministros de Relaciones Exteriores Jorge Taiana (Argentina) y Reinaldo Gargano (Uruguay), protagonizaron un intenso debate en la Reunión del Consejo del Mercado Común (CMC), órgano superior integrado por cancilleres.

 

En la reunión , que definía la agenda que discutirán los mandatarios, hubo un cruce de acusaciones, de parte y parte, por la construcción de la fábrica y los bloqueos fronterizos generados por manifestantes contrarios al proyecto.

 

En el marco de la cumbre otro de los puntos de atención ha sido el presidente venezolano, luego de anunciar la semana pasada durante la posesión para un segundo sexenio la intención de promulgar la reelección indefinida y la nacionalización de varios sectores.

 

El protagonismo del encuentro, sin duda, fue para Hugo Chávez, quien contó con declaraciones a su favor por parte de miembros del gobierno brasileño encabezadas por el propio presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

 

La cautela de los ministros de Economía del bloque a una propuesta de Chávez para crear el Banco del Mercosur, la desistencia por ahora de Ecuador de adherirse como miembro pleno y la ratificación del gasoducto sudamericano antecedieron el encuentro.

 

Lula, quien cada vez deja más la extrema izquierda, donde se sitúan Chávez, Morales, Kirchner y ahora el presidente ecuatoriano Rafael Correa, se alinea esta vez con la presidenta chilena Michelle Bachelet y el gobernante uruguayo Tabaré Vázquez.

 

En el otro extremo, más próximos de Estados Unidos, se ubican el ausente presidente peruano Alan García -único en faltar a la cita-, el paraguayo Nicanor Duarte y el colombiano Alvaro Uribe, quien se reunió de manera privada con Lula.

 

El Mercosur lo componen como miembros plenos Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela; mientras que como asociados aparecen Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú. (Con información de Notimex/APB)

 

URUGUAY LEJOS DE LA CONFORMIDAD CON CUMBRE MERCOSUR

 

Montevideo, 19 ene (PL) El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, no ha disimulado su malestar con integrantes del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) sino todo lo contrario, lo proclama cada vez que tiene oportunidad.

 

El gobernante asiste hoy a la última sesión de una cumbre de jefes de Estado de ese bloque integracionista efectuada en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, donde procuró a toda costa no coincidir con su par argentino, Néstor Kirchner.

 

Ambas naciones afrontan un prolongado conflicto debido a la decisión de Uruguay de construir una fábrica de pulpa de celulosa en la localidad de Fray Bentos, muy cerca de la frontera argentina.

 

"Uruguay a punto de patear el tablero en el MERCOSUR", señala este viernes un titular de primera página en un influyente medio de circulación nacional.

 

Vísperas de partir, el presidente uruguayo afirmó que se vería la cara con Kirchner, pero no está previsto ni desea, por ahora, una reunión, al menos mientras se mantengan los cortes en los puentes internacionales.

 

Pobladores de la localidad argentina de Entre Ríos, a los que aquí se califica de piqueteros, bloquearon importantes vías de tránsito entre los dos países en protesta por la planta que, aseguran, contaminará el medio ambiente.

 

Según fuentes bien informadas, Vázquez está molesto con el mandatario brasileño, Luis Inacio Lula Da Silva, por no haberse hecho eco de la posición de Montevideo en torno al diferendo.

 

El estadista del gigante sudamericano no asistió a una cumbre iberoamericana de jefes de Estado que se efectuó en esta ciudad en noviembre pasado. "Le sacó el cuerpo al problema y se fue a la playa", comentó un diplomático sudamericano en esa ocasión.

 

Como contrapartida -se dice aquí- Vázquez dejará de postre a sus socios del MERCOSUR el anuncio de que firmará un acuerdo comercial con Estados Unidos.

 

La reunión de MERCOSUR, que culmina hoy en Rio de Janeiro, fue escenario ayer de un nuevo enfrentamiento político entre Uruguay y Argentina, debido al conflicto por las llamadas papeleras o pasteras.

 

El gobierno de Kirchner se negó a dar su aval para el financiamiento de la construcción de una carretera en Uruguay, según trascendió.

 

Argentina se opuso a las dos iniciativas brasileñas para contemplar las asimetrías con Uruguay y Paraguay: la eliminación del doble tributo y flexibilización a reglas de origen.

 

Esos puntos serán analizados en una comisión especial que se reunirá en febrero próximo, y deberá decidir al mes siguiente.

 

A pesar de esa postergación, Brasil insiste e incluso habla de aplicación unilateral de la eliminación del doble tributo.

 

El Consejo del MERCOSUR aprobó ayer de tarde finalmente proyectos piloto que beneficiarán a Paraguay y Uruguay con una compensación de 70 millones de dólares a raíz de las asimetrías económicas dentro del bloque.

 

Por otro lado, Uruguay recibirá unos nueve millones de dólares que serán destinados a obras en la Ruta 26, una acción que el gobierno considera de suma de importancia para el desarrollo del país.

 

Los empleará, además, en un plan para atender "problemas sociales en la frontera", que llevará a cabo el Ministerio de Desarrollo Social, y para la "integración económica en la frontera", elaborado por el Ministerio de Industria y Energía.